PEOR QUE UNA PESADILLA


Lo primero que prometió fue que en su gobierno no iba a ver “ni un solo muerto”. Luego el suelo boliviano se fue tiñendo de sangre, y en cada gota se escribió una mentira. Después todo comenzó a ser una rueda de engaños. Tanto tiempo ha transcurrido entre esa primera mentira y la última que con cada una de ellas se ha ido tejiendo un aguayo en el que puede caber todo. Y así es. A lo largo de estos diez años de uso del Poder Bolivia ha conocido el límite de la desvergüenza, cinismo y conducta delincuencial como nunca en su historia y eso que ha tenido capítulos muy serios con esa mezcla descrita.

En nombre del socialismo disimulado con eufemismos comunitarios, indigenistas y costumbristas, se ha construido un esqueleto monstruoso denominado “proceso de cambio”. El proceso ha sido denominado Estado Plurinacional, basado en una pseudo constitución creada para inocular la idea del cambio. Esta constitución nació entre bayonetas, sangre y demagogia. Por tanto su propio origen estaba destinado a ser la raíz de todos los males.

Y ahora Bolivia camina sin rumbo, tantas cosas se han confundido y otras tantas se han mezclado que es muy difícil reconocer lo genuino de lo falsario, la verdad de la mentira y lo legal de lo delincuencial. Este mundo  onírico del que no se puede despertar ha llenado el vacío dejado por todo lo que se construyó antes de octubre de 2003. Y es tan cierto que luego de esa etapa de verdaderos cambios y estrategias de desarrollo no hay nada que podamos afirmar sea una muestra de cambios y caminos de corrección.

Tanto dinero recibido gracias a esas estrategias económicas diseñadas en la década de los noventa y tanto derroche vertido sin ningún resultado son la mejor demostración del tiempo perdido. Los frutos recolectados fueron sembrados por otros. Indebidamente apropiados y mostrados como el resultado de un esfuerzo que nunca tuvieron.

En Bolivia suceden hechos impensables para otras sociedades. Tenemos un Presidente relacionado con la coca su producción y comercialización, mal hombre y mal padre es decir el peor ejemplo que un ciudadano pueda tener, pero es aplaudido. Un Vicepresidente que urde asesinatos para destrozar a la oposición política, crea empresas para beneficiar a su familia, que se adjudica títulos profesionales inexistentes pero trabaja como profesor universitario, se inventa tesis sociales absurdas que son disertadas en ámbitos universitarios como si fueran algo serio, pero es soportado y se le entrega el Poder real de definir ministros y decretos.

Bolivia no tiene los problemas objetivos de Venezuela porque ese esqueleto construido sostiene un sistema liberal y capitalista que no fue tocado más por ignorancia para cambiarlo que por convencimiento y ha generado antes que un socialismo un capitalismo salvaje, donde la explotación de los recursos naturales como la minería, forestación y la producción de la coca se hacen sin ningún control estatal serio. El comercio ilegal (contrabando) es el que sostiene al 70 por ciento de la informalidad económica y las inversiones del gobierno sirven para generar una capa burocrática que acumula riqueza en función a la corrupción y prebenda.

Este circuito es el que “llama la atención” de los organismos financieros por los resultados macro económicos que arroja y es el que recibe la calificación de “bueno”. En una clara demostración de que para el capitalismo no importan los medios sino los fines.

El capitalismo salvaje extractivo que tiene Bolivia junto con el andamiaje político que ampara una economía ilegal, ha terminado por convencer que ahora se vive mejor. Mientras la realidad de la pobreza indígena se muestra en las calles de las urbes y el olvido rural del agua potable, energía eléctrica y salud continúan igual que antes, con edificaciones de canchas de fútbol y postas sanitarias sin personal que las atienda.

Bolivia es un país olvidado por la comunidad internacional, que solo mueve la vista hacía él cuando los sucesos de sangre, corrupción y escándalos se producen para dedicarle algunos titulares. Más allá de ello Bolivia no se visibiliza. Y no tiene un rol ni peso internacional como para que los sucesos políticos que se producen en su interior genere consecuencias en su entorno externo. Con excepción de la actividad delincuencial de la coca y la cocaína que invade las fronteras vecinas quienes comienzan a dar señales de alarma.

No será entonces, como en el caso venezolano, que Bolivia llame la atención, por sucesos de contenido económico, pero indefectiblemente lo hará por el crecimiento y fortalecimiento de la actividad del narcotráfico.

 

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1

NO A LA IMPUNIDAD PRESIDENCIAL


EVODICT

DANTE N. PINO ARCHONDO

No puedo aceptar, me resisto a creer que podemos bajar los brazos, dejar que nos golpeen y sigamos el camino como si nada hubiera sucedido. Y no es, como comienzan a decir, que el asunto es una novela, con muchos episodios donde se mescla el amor, odio, venganza y tantos ingredientes que terminan por banalizar su contenido. No podemos seguir siendo una sociedad de memoria corta, donde como se dice “pasa todo y no pasa nada” porque entonces todo lo que nos sucede nos lo merecemos, porque nos convertimos en cómplices y encubridores.

No podemos desligar la relación sentimental del Presidente con el uso indebido de influencias para ocasionar daño económico al Estado. Es tan simple que no debía hacerse necesario explicarlo. Porque existió una relación sentimental entre el Presidente y la señora Zapata, es porque se produjo el delito de uso indebido de influencias, así que lo primero lleva a lo segundo irremediablemente. En otras palabras sin la existencia de la relación personal no hay delito.

Y eso es lo que desde el Gobierno se ha tratado de hacer. Negar cualquier vínculo entre el Presidente y la señora, para desvirtuar el delito penado por ley. Si lo hicieron mal es otra cosa. Mintiendo, falseando los hechos y tratando de probar lo que no pueden. Pero la intención era y es aún muy clara. Por eso se toman medidas radicales con la señora Zapata para aislarla y evitar que diga lo que sabe.

Lo que sucede es que el equipo presidencial ha cometido errores tan enormes, en la intención de sacar al Presidente de la escena de delito, que a esta altura es muy difícil creerles todo lo que digan hacía delante. Cuando los testigos falsean la verdad pierden todo su valor.

Esta situación deviene del miedo. Miedo presidencial para enfrentar la situación con la verdad, porque simplemente esta verdad lo crucifica, demuestra el delito, entonces el miedo se transfiere al Vicepresidente y los  Ministros que saben la verdad y que por ello mismo se sienten culpables por complicidad.

Lo que pasa es que el miedo tiene grados, a mayor culpabilidad mayor miedo de que se sepa la verdad y entonces comienzan la acusaciones mutuas. El Ministro de Gobierno trata de mostrarse ajeno al centro del asunto y resuelve ayudar al Presidente trabajando con jueces venales para aislarla en una celda, al mismo tiempo que le facilita medios para que haga declaraciones, que hacen blanco directo en el Ministro de la Presidencia. El Ministro de Gobierno sabe que su colega está metido hasta el cuello en el uso indebido de influencias y que única forma de evitar dañar al Presidente es sacrificándolo. Al final para eso están los Ministros, alguien usó la palabra “fusibles” para dejar claro que cuando el Presidente se equivoca son los Ministros lo que pagan la factura.

Esta situación ha colocado al Ministro de Gobierno frente al de la Presidencia y al Presidente en la disyuntiva de tomar una decisión. Si la señora Zapara da a conocer los palos blancos del Ministerio de la Presidencia entonces la suerte del Ministro está sellada. Pero esto tiene consecuencias. La factura que cobrará será muy alta.

En todo este penoso asunto, está la administración de Justicia. A la que desde el Poder Ejecutivo se la ha calificado como “podrida”. Es esta justicia podrida la que tiene que darle la dirección al delito del cual existen suficientes pruebas e indicios como para que el Procurador General actúe en defensa de los intereses del Estado. Visto está que eso no sucederá, dada la calidad de “podrida” que tiene.

Es cuando ante esta realidad que la ciudadanía comienza a banalizar los hechos. No se puede hacer nada, se dice entre voces, Evo está blindado. Esto es cierto hasta un momento en el que todo lo que le sostiene se desmorone. Y comienza a ocurrir.

DANTE N. PINO ARCHONDO

No puedo aceptar, me resisto a creer que podemos bajar los brazos, dejar que nos golpeen y sigamos el camino como si nada hubiera sucedido. Y no es, como comienzan a decir, que el asunto es una novela, con muchos episodios donde se mescla el amor, odio, venganza y tantos ingredientes que terminan por banalizar su contenido. No podemos seguir siendo una sociedad de memoria corta, donde como se dice “pasa todo y no pasa nada” porque entonces todo lo que nos sucede nos lo merecemos, porque nos convertimos en cómplices y encubridores.

No podemos desligar la relación sentimental del Presidente con el uso indebido de influencias para ocasionar daño económico al Estado. Es tan simple que no debía hacerse necesario explicarlo. Porque existió una relación sentimental entre el Presidente y la señora Zapata, es porque se produjo el delito de uso indebido de influencias, así que lo primero lleva a lo segundo irremediablemente. En otras palabras sin la existencia de la relación personal no hay delito.

Y eso es lo que desde el Gobierno se ha tratado de hacer. Negar cualquier vínculo entre el Presidente y la señora, para desvirtuar el delito penado por ley. Si lo hicieron mal es otra cosa. Mintiendo, falseando los hechos y tratando de probar lo que no pueden. Pero la intención era y es aún muy clara. Por eso se toman medidas radicales con la señora Zapata para aislarla y evitar que diga lo que sabe.

Lo que sucede es que el equipo presidencial ha cometido errores tan enormes, en la intención de sacar al Presidente de la escena de delito, que a esta altura es muy difícil creerles todo lo que digan hacía delante. Cuando los testigos falsean la verdad pierden todo su valor.

Esta situación deviene del miedo. Miedo presidencial para enfrentar la situación con la verdad, porque simplemente esta verdad lo crucifica, demuestra el delito, entonces el miedo se transfiere al Vicepresidente y los  Ministros que saben la verdad y que por ello mismo se sienten culpables por complicidad.

Lo que pasa es que el miedo tiene grados, a mayor culpabilidad mayor miedo de que se sepa la verdad y entonces comienzan la acusaciones mutuas. El Ministro de Gobierno trata de mostrarse ajeno al centro del asunto y resuelve ayudar al Presidente trabajando con jueces venales para aislarla en una celda, al mismo tiempo que le facilita medios para que haga declaraciones, que hacen blanco directo en el Ministro de la Presidencia. El Ministro de Gobierno sabe que su colega está metido hasta el cuello en el uso indebido de influencias y que única forma de evitar dañar al Presidente es sacrificándolo. Al final para eso están los Ministros, alguien usó la palabra “fusibles” para dejar claro que cuando el Presidente se equivoca son los Ministros lo que pagan la factura.

Esta situación ha colocado al Ministro de Gobierno frente al de la Presidencia y al Presidente en la disyuntiva de tomar una decisión. Si la señora Zapara da a conocer los palos blancos del Ministerio de la Presidencia entonces la suerte del Ministro está sellada. Pero esto tiene consecuencias. La factura que cobrará será muy alta.

En todo este penoso asunto, está la administración de Justicia. A la que desde el Poder Ejecutivo se la ha calificado como “podrida”. Es esta justicia podrida la que tiene que darle la dirección al delito del cual existen suficientes pruebas e indicios como para que el Procurador General actúe en defensa de los intereses del Estado. Visto está que eso no sucederá, dada la calidad de “podrida” que tiene.

Es cuando ante esta realidad que la ciudadanía comienza a banalizar los hechos. No se puede hacer nada, se dice entre voces, Evo está blindado. Esto es cierto hasta un momento en el que todo lo que le sostiene se desmorone. Y comienza a ocurrir.

de napuco Publicado en 1

MAL GOBIERNO BUEN GOBIERNO


EVODICT

DANTE  N. PINO ARCHONDO

No se me ocurre decir algo que no se ha dicho ya, en todos los medios de comunicación y redes sociales. El trabajo de periodistas ajenos al gobierno, ha mostrado una enorme red de corrupción en el centro mismo del Gobierno y como nunca se ha puesto en el ojo de la tormenta a un Presidente.

Desde que puedo decir que entendía la política un poco, recuerdo la Presidencia del general Barrientos casi a finales de 1966 justo cuando salía bachiller y buscaba mi vocación hasta el momento en que el año 1971 cuando busqué a Marcelo Quiroga Santa Cruz después de leer “Mañana el Pueblo”, un verdadero modelo de análisis político en la coyuntura, en la Universidad de San Andrés y le pedí unirme al PS1, hasta el momento en que juré como Ministro de Servicios Financieros en el último Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, nunca he vivido los acontecimientos políticos de estos últimos diez años con tanta amargura.

No es porque soy uno de los cientos de refugiados bolivianos perseguidos jurídicamente por el gobierno de Evo Morales que esa pena invade mi alma, sino porque nunca observé que gran parte del pueblo representado en los mineros, campesinos, obreros y clase media que dice ser el más del 60 por ciento sigan apoyando a un Presidente que ha demostrado ser la peor representación de lo político y de la política.

Es increíble que más del 40 por ciento hayan estado de acuerdo con el manoseo constitucional del referéndum para que pueda prorrogarse. Encuestas realizadas dijeron que más del 50 por ciento iban a votar por el NO pero también advirtieron que más del 60 por ciento apoyaban al Presidente. ¿Cómo podemos entender eso?

La lectura superficial de ello se traduce como un, no quiero que siga, pero ahora lo apoyo porque es un buen gobierno. Y sobre esta lectura se vienen preparando los acontecimientos futuros para desconocer el resultado y darle la vuelta a la tortilla.

Yo no creo que esa lectura sea la mejor. Ciertamente me cuesta aceptar que esos mineros, obreros y campesinos que han dado luchas heroicas contra el Poder corrupto y enajenador de nuestras riquezas ahora sea cortesanos de un Presidente que los ha traicionado en todos los sentidos, que le ha mentido hasta el cansancio, que les ha engañado con sus dadivas miserables mientras llena los bolsillos de los obsecuentes y que ha seguido por el mismo camino de la enajenación de nuestros recursos naturales cambiando al imperio norteamericano por el chino y haciendo negocios con gobiernos que ahora destilan corrupción en el Brasil, y en Venezuela.

Toda la información que se tiene a mano muestra el uso más desvergonzado de nuestros hidrocarburos, riqueza natural que ha dejado indemne sin inversiones y con un futuro incierto, mientras se ha despilfarrado los ingresos provenientes de la venta del gas en una farra sin fondo con esas corporaciones sindicales que se auto denominan movimientos sociales.

El uso de dineros destinados a mejorar la producción agropecuaria en gastos sin sentido y proyectos fantasmas perpetuando la postergación de enormes zonas rurales, el manto de  protección a los agentes intermediarios del narcotráfico que son sus bases electorales duras y el empapelamiento del Gobierno Nacional y sub nacionales con la cooptación de una burocracia que no produce nada. Son la muestra de ese gobierno que se lo mira como un buen gobierno.

Solo la carencia de una educación puede convertir a ciudadanos en una suerte de menores de edad que necesitan de un Tutor al cual le creen todo lo que les dice, en otras palabras es la ignorancia que se ha sembrado durante décadas la que ahora hace posible que el mal gobierno sea considerado buen gobierno.  Que un individuo sin educación y sin criterio pueda ser el ejemplo social y el Presidente que representa a los bolivianos, que empresarios e intelectuales le rindan pleitesía y le nombren Doctor Honoris Causa.

Con la justificación de que un indio puede ser Presidente, como si la condición de origen de clase fuera el todo que se necesita para conducir a una sociedad, le hacen la venia y le permiten todo. Todo a lo que ha  otros presidentes ya les hubiera costado su mandato.

No queda sino esperar que así, como esa juventud que en mi época supo jugarse la vida por recuperar la democracia emerja ahora otra que recupere los valores de la verdad, de la justicia, de  la honestidad y del respeto a la ley.

 

de napuco Publicado en 1

EL PASADO SON USTEDES


0004

DANTE  N. PINO ARCHONDO

Me disponía a salir para el trabajo y como eso me lleva unas cuantas cuadras, me puse los auriculares y sintonicé por internet  la radio. Era la inconfundible voz del señor Presidente Evo Morales. Y ahí comenzaba pidiendo paciencia porque iba a dar un informe de diez años de gobierno – ¡Carajo! –  Me dije, esto va a ser muy interesante.

Y entonces comenzó la letanía, que por experiencia sabía que era un informe enviado desde el Ministerio de Economía y Finanzas, maquillado en el despacho de algún burócrata en el Palacio y cuidadosamente elaborado bajo la mirada del señor Vicepresidente para que en cuanto a números se trate le resulte fácil al Presidente leer  y entenderlos.

Fue la expectativa seguida del desencanto. Una burda comparación entre el pasado del siglo XX con los años de gobierno. El “antes” referido a los gobiernos de la década de los ochenta y noventa, con el “ahora” indicativo de lo actual. Es decir un Ministro de Economía que realiza promedios entre un período de veinte años con otro de diez. Para empezar eso ya nos daba una muestra de lo sesgado de los datos y la inconsistencia de la comparación.

Antes todo resultaba poco o penoso y ahora todo era mucho y demandaba aplausos.  En la necedad  oficial de negarse  a ser objetivos y en la urgencia de hacerle creer a sus bases que con Evo comienza la historia,  el dibujo libre del informe se convierte en un cuento mal elaborado, peor contado y pesimamente leído. Total que hasta tuvo que pedirles que despierten y aplaudan.

Sería muy fácil destrozar ese informe, con datos oficiales pero comparaciones iguales. Eso no es lo importante, porque sencillamente el informe no buscó hacer conocer la verdad sino venderla de modo que con el envase preparado se crea que el contenido es sabroso.

Yo no tengo dudas de que muchos bolivianos crean que lo dicho es cierto y que ese mensaje de todo lo anterior fue malo y todo lo actual es bueno se quede en el ambiente para facilitar el voto por el SI. Al final ese era el objetivo. ¿Cuántos de los diputados y senadores del MAS presentes en el informe lo entendieron? ¿Un dos por ciento?

Entonces el informe hay que verlo desde el ángulo de la forma y manera con que el gobierno se ha venido manejando estos diez años. Satanizando el pasado y llegando a los mismos extremos que tenían las dictaduras militares, que nos decían que el comunismo iba a quitarnos nuestra casas y nuestros hijos, afirmaciones que se repiten en la boca del gobierno que se dice de izquierda.

Lo penoso de todo esto es que  el gobierno no quiere entender que el pasado son ellos. Que la comparación debía haber sido entre el año 2015 y el  2006. Y que desde ese ángulo todo lo que se dijo era brillo se convierte en barro sucio. No hay nada que puedan mostrar como avance. Se les cayó el Litio, el Mutún, el gas, Vinto, Huanuni, sus empresas estatales deficitarias. Pero en contraste creció la coca, el contrabando, la corrupción y el despilfarro.

Esto es lo que en fondo desearon taponar, ocultar a los ojos del pueblo el cuento masista, ese que trató de vendernos una nueva forma de hacer las cosas, y que terminó siendo más de lo mismo.

No se puede vender como oro el barro. Se puede perseguir, amenazar, usar el Poder para destrozar, denigrar y enriquecerse como vienen haciendo.  Más temprano que tarde el pueblo se cobrará la factura del derroche sindical- empresarial en el que están coludidos unos cuantos. Y quizás ese momento ha llegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1

SOCIALISMO EN APRIETOS


bolivarianos

Mientras en Venezuela el socialismo chavista anunció medidas para frenar la inflación y la escasez de bienes y servicios, que ha terminado por minar su espacio político y generar un repudio ciudadano mayoritario, el socialismo masista en Bolivia se ha dispuesto llevar a la ciudadanía a un referéndum para modificar la constitución con el fin de prolongar su mandato más allá del 2020.

En Venezuela el anuncio presidencial presentado al Congreso no pasa de ser una burda retahíla de frases huecas revolucionarias que persisten en desconocer y confundir las causas que originaron su crisis. Siguen buscando enemigos internos y externos para acusarlos de ser lo provocadores de todo y justificando sus desaciertos y errores con el manto de proteger a los trabajadores. Mientras le quitan valor adquisitivo a los salarios, venden divisas regaladas a sus militantes, ahondan la corrupción y protegen a familiares ligados al narcotráfico, anuncian que no renunciarán al modelo económico que les llevó al borde del precipicio, en una actitud demencial de persistir en hacer girar el tambor del revolver asegurando que la bala no llegará nunca.

En Bolivia el masismo encubre a todos los productores de la coca que comercian con el narcotráfico, protegen a sus dirigentes del festín de dinero que se han dado con fondos destinados a mejorar las condiciones sociales de producción y servicios usándolos en campañas políticas, enriquecimiento ilícito y despilfarro inmisericorde de los dineros del pueblo que administran circunstancialmente.

Aunque en Bolivia la crisis no ha llegado con la fuerza que se espera, los vientos que anuncian ciclones vienen en camino. La  reducción de más del 50 por ciento de las exportaciones de gas, el bien del que depende el 80 por ciento del presupuesto general, distribuido en los departamentos, alcaldías y universidades, representa un cierre del grifo de dinero al que se acostumbraron y que usaron en un despilfarro sin precedentes en la historia republicana, con la paradoja de que todos, gobierno central y gobiernos subnacionales nunca pudieron ejecutar sus presupuestos millonarios, demostrando que Bolivia no pudo salir de su condición de país primario exportador, no por falta de dinero sino por la corrupción e incapacidad de quienes gobiernan desde hace diez años.

Sin embargo tanto para los socialistas chavistas como masistas la escasez de bienes y servicios, la corrupción y la pésima administración de la economía, son efectos producidos por el imperialismo y la oligarquía. En Venezuela el señor Maduro pinta demonios en las paredes gritando contra el imperio y en Bolivia el señor Morales dice junto con su Vicepresidente García que si ellos no continúan en el Poder el sol se irá de la tierra y la luz no volverá anunciando el apocalipsis boliviano que se avecina si la ciudadanía les dice no.

Estos socialistas invocan al cielo y amenazan con el infierno si no les permite gobernar como les da la gana. Les importa un comino las leyes y la institucionalidad, si les sirve para sus propósitos las usan sino las destrozan. Se sienten predestinados (y ya tuvimos uno en Cuba que sigue insistiendo en que sin ellos no hay vida) a mandar y gozar del Poder en nombre del pueblo al que tratan como escoba para barrer.

Mientras en Venezuela se ha destrozado, en medio de la bonanza internacional, la economía en Bolivia se ha usado esa misma bonanza para generar empleo estatal, contrabandistas, narcotraficantes y ladronzuelos con el denominativo de plurinacional, originario y campesino. Estos son el 60 por ciento que apoyan a Evo Morales y que se benefician de un Estado donde la ley es cuento chino.

 

 

de napuco Publicado en 1

PREVISIONES PARA EL 2016


campesinos
Los gobiernos se dice bien, se caen por dentro. Esto significa que la descomposición interna de los factores que cohesionan al grupo en el poder se desmoronan y se destrozan entre sí. Esto es un proceso. La unidad sea ideológica, programática o simplemente de valoración del liderazgo, cohesiona al partido o a la agrupación y la convierte en una fuerza lista para conquistar el voto en democracia y asumir el Gobierno. Lo que sucede luego, cuando el grupo dominante en el Gobierno decide su continuidad negando la alternancia interna, es lo contrario de esa unidad que les llevó a ser gobierno, comienzan las divisiones, las acusaciones, las denuncias y las fracturas y la unidad cohesionante se convierte en multiplicidad disgregadora. Todo esto debilita el liderazgo e incapacita su necesidad de sostener el gobierno.

Lo que antes se encubría en los círculos dominantes o se negaba comienza ahora a conocerse y afirmarse mostrando las desavenencias y diferencias que contienen las ambiciones internas despertadas. Este es el cáncer que se come por dentro al cuerpo gubernamental.

Ocurrió a lo largo de la historia. Al MNR en la década del sesenta del siglo pasado, cuando el Dr. Paz Estenssoro quiso reelegirse negando la continuidad del liderazgo, a la dictadura militar cuando el general Banzer buscó prolongar su control mas allá de lo que sus camaradas estaban dispuestos a tolerar y la sucede ahora al MAS después del uso prolongado del gobierno mediante maniobras políticas legalizadas.

Estamos viviendo el inicio del fin. Lo que no sabemos es cómo acabará esto en medio de un panorama político opositor débil y errante. El recambio posiblemente no sea democrático electoral, y podría derivar en una ruptura interna que produzca gobiernos transitorios de fuerte contenido sindical. Me recuerda a lo sucedido en 1969 cuando las Fuerzas Armadas se disputaban internamente el gobierno y como resultado de ello solo uno, con apoyo de la COB pudo acceder al gobierno, el general Torres Gonzales. En el presente caso, las fuerzas que componen el gobierno del MAS buscaran prolongar su control en medio de crisis continuas y contradicciones inevitables hasta arrastrar en su aventura a la economía popular.

Bolivia se mueve en medio de terrenos inestables. La decisión del binomio Morales-García para asegurar de forma anticipada su prolongación en el gobierno, a ocasionado que todo el proceso de desintegración interna se acelerara y antes de lo que debía ser un periodo de cinco años estamos viviendo el final de este cuando recién comenzó.

Mala decisión tomada por la desesperación producto de los avisos de crisis económica en puertas. Cómo si esta crisis pudiera ser mejor controlada sabiendo que tendrían de antemano otros cinco años asegurados, en el entendido de que ello, les seguiría proporcionando control sobre las ambiciones de sus más inmediatos competidores. No fue así, la derrota anunciada por los mismos canales oficiales para lograr modificar la constitución política anuncia también el cambio de planes y lamentablemente estos contienen más elementos de pugna interna que de sanación buscada.

Los próximos meses el gobierno vivirá asedios internos y externos, aislado políticamente no tiene capacidad para lidiar con la crisis económica y debilitado internamente tomará medidas cada vez menos populares, aunque estas se muestren en la propaganda como tales y el sostenimiento del gasto para contentar ambiciones y pedidos no podrá ser posible sin fracturar la economía convirtiendo la bonanza en carencia.

de napuco Publicado en 1

TUMBAR A EVO


alvaro garcia linera

Justo cuando los indicadores económicos avisan que las exportaciones muestran una tendencia hacía la baja: el gas en 38 por ciento, minerales 30 por ciento, no tradicionales 24 por ciento, comparando los años 2014 al 2015 y con ello la disminución de los ingresos fiscales que trae a consecuencia una obligada contracción en los gastos, el gobierno insiste en que la economía esta protegida al impacto externo.

No querer ver lo que la realidad muestra es ir por el camino del desastre. Y luego cuando la crisis hace carne en la sociedad se buscan culpables como la derecha neoliberal o el imperialismo que no da la mano.

La ceguera ideológica es el verdadero enemigo de estos gobiernos populistas. En Bolivia a pesar de todo el discurso contra el capitalismo se ha sostenido este sistema sin mayores cambios que la creación de empresas estatales con lo cual podemos decir que el capitalismo de Estado se mantuvo. En realidad Bolivia nunca dejó de tener un capitalismo de Estado, ni siquiera cuando se capitalizaron las empresas estatales el Estado dejó de tener una presencia en ellas. Así que la tajante diferenciación que hace el gobierno de Morales con los que llama neoliberales, no tiene sentido.

Y este hecho, el haber sostenido el capitalismo de Estado, poniendo énfasis en el discurso anticapitalista pero sosteniendo sus principios y cimientos ha sido lo que al final de cuentas ha logrado diferenciar a Bolivia con Venezuela. Los analistas en temas políticos y económicos resaltan esto y tienden a poner al gobierno boliviano como ejemplo del buen manejo económico en contraposición a lo que se hizo en Venezuela y Argentina.

El hecho de que Bolivia haya sostenido y respetado las bases del D.S. 21060 en el manejo de los precios, en la política monetaria, crediticia y financiera con variantes y decisiones que pueden ser cuestionadas, pero no desconocidas es precisamente lo que hace que la economía no esté blindada como quieren hacernos creer. Si reconocemos que las exportaciones de materias primas están sujetas al precio que fija el mercado internacional, negar que la economía sea afectada es querer tapar el sol con un dedo.

En este contexto algunos elementos cercanos al Poder han pedido radicalizar el proceso de cambio aduciendo que la economía tiene fortalezas que la hacen inexpugnables al efecto externo y que ante los resultados electorales en Venezuela y Argentina urge asumir esa radicalización. No han definido en que puede consistir la propuesta, pero puede colegirse que habría que pasar de las nacionalizaciones al capital externo al asalto a la propiedad privada, de la libertad de precios a los precios controlados y de la libertad del comercio exterior al control de las exportaciones y de las importaciones.

La paradoja es que precisamente estas medidas consideradas como radicales han sido las que generaron la crisis que han concluido con las victorias electorales que se quieren prevenir. Menudo consejo de los hermanos García Linera al Presidente Evo Morales. Nos hace pensar que buscan precisamente lo que dicen no querer, tumbarlo.

de napuco Publicado en 1

ESTAMOS BOLIVIANIZADOS


t_pap___noel

Cuando una cosa lleva a otra comenzamos a descubrir la trama. Hace no poco, el gobierno boliviano calificaba de maleantes a todos los sospechosos de ser neoliberales y ni que decir de aquellos que estuvieron en funciones de gobierno durante el periódo de los pactos democráticos. No solo eran delincuentes de cuello blanco sino “vende patria”, por haber capitalizado las empresas públicas, que para la izquierda setentona, a la cual pertenecí, eran cofres sagrados que no se podían subastar y menos entregar al capital privado.

Para entender la posición hay que partir de la premisa ideológica marxista – leninista que al plantear “el cambio del contenido de clase del Estado” busca situar al partido obrero en el Poder y desde allá centralizarlo todo, vale decir: un solo partido, un solo gobierno, un Estado que decide todo y por todos y una autocracia sin límites que manda y ordena.

El Estado para esa izquierda era entonces y aún hoy, una vaca sagrada. Aunque desde ya ese Estado en manos de la burguesía es una cosa y en manos de los obreros otra. Lo cierto es que sin el Estado, la teoría nos dice, que no se puede transitar al comunismo. El Estado burgués hay que destruirlo para construir el Estado socialista paso necesario para llegar al comunismo.

Todavía aunque usted no lo crea, hay quienes están pensando en esos términos. Y nos dicen sin sonrojarse, como si el muro de Berlín no habría desaparecido, la ex Unión Soviética seguiría existiendo y el mundo estaría viviendo la polaridad capitalismo – socialismo, que ante la crisis que tiene Venezuela hay que acelerar el proceso revolucionario en Bolivia y radicalizarlo.

Es como escuchar a esos sacerdotes que nos hablan del diablo y nos quieren meter miedo con el infierno. Para estos señores el tiempo no pasa, se ha quedado en los años setenta. Y la contradicción fundamental sigue siendo el capitalismo versus el socialismo y la lucha de clases explícitamente señalada entre la burguesía y el proletariado. Y por eso predican -ellos o nosotros- ellos los diablos, los malos,la contrarrevolución y nosotros los buenos, los luchadores, los revolucionarios, dueños de la verdad.

Los buenos, es decir los revolucionarios no pueden permitir a los malos nada. Menos que ganen las elecciones, o se opongan a que ellos gobiernen de por vida. Estas son las bases del buen pensar y del buen vivir en que se encuentran sumergidos. El mundo no existe fuera de su pensamiento, si la realidad les muestra que están equivocados, no es la realidad, es la contraofensiva imperialista que no permite ver su verdad. Son los enemigos de la revolución los que operan y generan guerras económicas, escasez de alimentos, deudas y delincuencia en las calles.

Por eso no se puede ni se debe ceder nada. En Bolivia nos dicen, la economía está “bolivianizada” por eso no habrá la escasez venezolana y por tanto no debemos temer a las condiciones externas que están fijando los precios de las materias primas. Estamos blindados ante los factores que el imperialismo crea con el fin de hacer daño a los revolucionarios masistas y chavistas.

Y no dude usted que hay no uno sino miles que les creen estas tonterías y ya sea por amor a la pega que tienen en el Estado o los contratos que hacen con él que repetirán estas veleidades como si fueran palabra de Dios.

Entonces debemos prepararnos para la ofensiva revolucionaria que se viene y que seguramente ira por la propiedad privada, ya que esta es la negación del Estado socialista que debe redistribuir la riqueza. Este paso es lo que en boca de estos trasnochados revolucionarios se entiende por radicalización del proceso de cambio. Terminar con la propiedad privada es acabar con el enemigo burgués socio del capitalismo y amigo del imperialismo.

Seguramente los alteños como buenos comerciantes, los nuevos ricos masistas que se distribuyen a manos llenas los recursos del Fondo Indígena, los cocaleros que tiene su cato su sindicato y los dolares que fluyen a sus manos, los contrabandistas enemigos de pagar impuestos, los constructores ubicados en la Camara de Comercio y los dueños de departamentos que alquilan para vivir, se sentirán algo incómodos con esta posición radicalizada que nos anuncian.

Pero bueno una cosa es decir y otra cosa es hacer. Duerma tranquilo, los únicos radicalizados serán los radicalizadores.

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1

¿DONDE ESTA EL GAS?


SANTOS NO ESTA SOLO

DANTE N. PINO ARCHONDO

La situación económica tiende a ponerse gris, si la definimos en términos económicos podríamos decir que se encamina a una desaceleración en el corto plazo. La causa radica en el flujo de ingresos provenientes de las exportaciones de gas, cuyos precios ligados al barril de petróleo disminuyen. Ya se cuantificó en más de 1.500 millones de dólares la reducción y esta cifra puede ir en aumento tomando en cuenta que los ingresos comparados del primer semestre 2014 – 2015 fueron menores en un 32, 5 por ciento.

Esto representará menos dinero para los departamentos que perciben más del 50 por ciento del IDH de acuerdo a la ley 3058 que lo originó. Es necesario remarcar que el gobierno de Evo Morales se encargó de disminuir estos recursos a los departamentos aplicando el D.S. 29322 obligando a las gobernaciones a aportar el 30 por ciento para la renta propuesta por el poder ejecutivo.

Lo cierto es que a los actuales precios del crudo menores ingresos para los departamentos y el TGN, con el agravante de que esta caída hace que las inversiones petroleras sean mucho más caras y menos rentables, lo que significa que para invertir en nuevos emprendimientos se necesitarían condiciones especiales que conviertan en interesante lo que no lo es.

Según los entendidos en esta materia, las reservas gasíferas de Bolivia tienden a desaparecer, sin que se vislumbren nuevos descubrimientos que reemplacen los existentes. Tendríamos que haber desarrollado nuevos campos hace cinco años atrás para que los resultados se vean ahora, no se hizo y luego lo que tenemos son 9 TPC que podrían servir para los próximos cinco años. Esto significa que Bolivia debería cortar sus exportaciones de gas actuales a Brasil y Argentina.

El Presidente Morales ha tenido con el tema del gas declaraciones erráticas y poco serias y hasta ahora no se tiene una certificación de las reservas gasíferas confiable. Será por eso que en la desesperación por recuperar el tiempo perdido con nacionalizaciones imaginarias y amenazas al sistema capitalista por todos lados, ahora se embarca en un proyecto de ley para ofrecerles el oro y el moro a quienes les quitó el control y el dinero de los campos gasíferos.

Esta dispuesto a quitarles el dinero a los departamentos en un 12 por ciento para entregárselos a las petroleras. Demuestra la desesperación que tiene su gobierno respecto a este asunto. Y el silencio oficial que se guarda con este tema hace presagiar que las advertencias señaladas por los especialistas hace cinco años atrás se están cumpliendo.

La ironía se pinta de gas. Y parece que este recurso natural que llevó a quebrar la democracia cuando se acusó sin razón a Gonzalo Sánchez de Lozada de querer exportar gas por Chile, acusándolo de “vende patria”, ahora se convierte en el ariete que golpeará a Evo Morales recordándole que los recursos naturales pueden ser el pan del festín un día y el hambre del mañana.

 

de napuco Publicado en 1

EL FINAL DEL CICLO


evo

DANTE N. PINO ARCHONDO

Es un ciclo más que se acaba, comenzó a principios del dos mil y estamos a quince años cuando ya se vislumbra una caída pronunciada en la curva y con señales de aceleración, nos referimos al proceso populista que se denominó “bolivariano y/o socialista del siglo XXI”

Argentina marca el inicio del fin. La victoria de Mauricio Macri modifica la correlación de esa fuerza política dominante “bolivariana” que impuso conductas antidemocráticas de socorro mutuo soliviantando las violaciones permanentes a  los derechos políticos y humanos en Venezuela, Nicaragua, Argentina y Bolivia. La decisión de aplicar la cláusula democrática al gobierno venezolano, que fue el eje central alrededor del cual giraron los socios del MERCOSUR asumiendo conductas de complicidad anti-democráticas, es un toque de campana que busca despertar del silencio a sus pares para pedirles que se acabe con la farsa democrática vanguardizada por el chavismo.

El gobierno de Dilma Rousseff fue y se verá si sigue siendo el socio más fuerte del chavismo, luego de que se conozcan los resultados del 6D en Venezuela. La señora Rousseff está muy debilitada políticamente y a punto de ser enjuiciada por haber “maquillado cifras” en el presupuesto para poder gastar más de lo real. Macri ha sostenido una reunión con ella, considerando que Brasil es para él un socio importante en su estrategia económica para los próximos años. Esto se produjo acompañando el pedido para considerar la suspensión de Venezuela por graves violaciones a los derechos humanos y conducta anti democrática.

Al mismo tiempo en Venezuela se desarrolla el proceso electoral, que a la luz de los hechos en las últimas horas, no garantiza resultados ciertos y transparentes. Los llamados al uso de la violencia y el desconocimiento de una victoria de la oposición por parte de los señores Maduro y Cabello definen la situación de crisis que se vivirá en Venezuela con victoria del gobierno o sin ella.

Cualquiera sea el resultado, el chavismo no puede continuar pretendiendo dictar normas de comportamiento regional como vino haciendo desde hace más de diez años. Ese proceso concluyó. Cuba dio un giro al restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y no le interesará restañar lo alcanzado por defender a un gobierno que ha perdido sustento social y que económicamente ya no es respaldo para ellos.

Este panorama es el que envuelve al co gobierno Morales-García. El sostén político tejido por el chavismo ya no tiene fuerza. Están a las puertas de quedarse solos, aislados y sin salida. La descortesía del Presidente Obama en la última Cumbre Climática Paris 2015, al no saludar a Evo Morales tiene un significado claro de la dimensión de la importancia que los Estados Unidos le asignan al gobierno boliviano.

Y en medio de todo esto se avecina un referéndum para modificar la constitución política plurinacional buscando la re elección indefinida del binomio Morales – García. No soplan vientos a favor. Todo el andamiaje parece venirse abajo. Solo que tiranos como Maduro, Ortega y Morales no reconocen esta realidad y se empecinan en gritar consignas de guerra sin sentido antes que modificar sus políticas de derroche popular.

 

de napuco Publicado en 1