JUICIO A VÍCTOR HUGO


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

Confianza, es la esperanza de lovictor-hugo-cardenasgrar lo que se desea. ¿Tiene confianza el Gobierno en lograr su reelección?. Los signos y señales que están dando nos dicen que no. Y lo peor, para ellos, es que están demostrando que no tienen capacidad de maniobra y de urdir planes que hagan posible recuperar esta confianza.

Aprobaron en la Cámara de Diputados (mayoritariamente masista) un proyecto de ley Electoral, con tantos vicios y violaciones a su propia constitución y de un grado tan evidente que no resistió ni pudieron defenderlo adecuadamente en el Senado. Los cambios introducidos en la ley evidencian esta afirmación.

Como los argumentos faltaban, se lanzaron a la amenazas de todo color y tamaño; desde la renuncia en masa, el cerco de las masas y al final la huelga de hambre palaciega sin masas. Una demostración de desesperación absoluta que les llevó sin remedio a la incredulidad social. Terminaron de “paradores” en dóciles mercachifles dispuestos a la rebaja sin fin. Aceptar un nuevo padrón electoral, les mostró como un partido donde “su mayoría” no puede imponerse.

Y es que esa mayoría en el Parlamento, que en manos de cualquiera de los partidos tradicionales hubiera actuado como cuerda de violín en concierto, al M.A.S. le ha servido apenas como pañuelo para la gripe. Nunca supieron usarla con la sabiduría que aconseja el uso de la mayoridad parlamentaria y siempre tuvieron, por esa razón, que acudir al llamado de sus matones a sueldo denominados “movimientos sociales”.

Es tanta la ignorancia y la corrupción entronizada en sus filas que esa Cámara de Diputados masista se convierte en inoperante, inocua y descalificada comparsa de payasos levanta-manos. No sé si es la coca que mastican lo que les ocasiona ser como son o el padrón ideológico que reciben en formato García – Linera que se convierte en galimatías cuando tienen que digerirlo. Siempre terminan haciendo lo que les dicen sin pensar en lo que hacen.

Ahora en otra demostración de esa falta de confianza en ellos mismos, activan el Juicio de Responsabilidades, otra vez, contra Gonzalo Sánchez de Lozada, todo su gabinete y ex Presidentes de YPFB, aseverando, una vez más, daños económicos producidos y delitos cometidos, sin esgrimir una sola prueba consistente de ellos.

Y una vez más la Fiscalía General de la República remite a la Corte Suprema los memoriales escritos por abogados de gran imaginación y poca vergüenza sin realizar ninguna clase de investigación, como manda la ley. Y claro la Corte Suprema de Justicia, presionada con el San Benito de retardación de justicia, remite los obrados al Parlamento para su aprobación constitucional. ¿Qué van a demostrar los sesudos parlamentarios masistas cuando traten esta acusación propositoría?

Nada substancial, ¿por qué? porque no les interesa eso (demostrar delitos) sino descalificar al candidato Presidencial Víctor Hugo Cárdenas. Es tan poco sutil, políticamente; tan burda la maniobra que, una vez más, no pasará el test de consistencia senatorial. Ya que lo contrario sería achacado como miedo de Tuto Quiroga a otras candidaturas lo que ya es mucho desportillarse.

Pero no se detienen en su alocada carrera por la reelección, como brutos que son, se golpean la cabeza contra la roca y el piso, o se caen del escenario a la fosa pero siguen corriendo. Creo que esto es lo que más asusta, no parecen seres humanos, tienen una resistencia a los golpes que da miedo.

Así que las cosas se repiten y nadie aprende. Cuando más guerra, le hagan a Cárdenas, más lo potencian como candidato. Y cuando más candidato sea, más probabilidades de que el M.A.S. se vaya a donde todos lo mandan cada día.

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1

ENTRE BELZU Y MORALES


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

               manuel-i-belzu

La historia enseña que el gobierno de Belzu fue una administración basada en el uso político de los pobres. Algunos piensan que ese gobierno de corte populista dio a las masas oprimidas un espacio para saciar sus apetitos. Alcides Arguedas dice “todo era, pues risueño para esa prensa. Y es que como todos aquellos tiempos calamitosos en que prima la bajeza, la pobreza y el servilismo, imperaba ese optimismo fácil de los satisfechos, de los amigos y palaciegos, en espera de la colocación de los folicularios que habiendo soportado una vida de miserias, y ayunos en la oposición ahora se sienten llenos de poder…”

Belzu persiguió el apellido Ballivian, como ahora persiguen a los Sánchez de Lozada, y le endilgaba autoría a todo lo que sucedía, exactamente como se hace en estos tiempos. Luego de recibir un balazo de un estudiante al que mandó flagelar, y habiendo sido atacado por Agustín Morales con otros dos balazos, creyéndolo muerto y al grito de: “Ha muerto el tirano” trató de convocar a la revuelta y a los soldados, pero sin éxito. Tuvo que huir y Belzu no murió. Este episodio sirvió para desatar una persecución sin clemencia ni perdón, en la cual cayó el Presidente del Congreso Laguna, acusado de complicidad con el atentado y se desató una persecución “en la que se vieron escenas inauditas de violencia descarada e impune, hasta dar lugar a que dos adversarios implacables como Ballivian y Linares se uniesen en un pacto de defensa contra los atropellos del gobierno”.

Es la historia. Nuestra historia. Y se repite como una maldición sin fin. Quienes se consideran elegidos por los dioses para llevar a cabo sus designios y ambiciones, confunden lo que les sucede con lo que le sucede al Estado. Y todo aquello que atente contra ellos es un atentado al Estado.

Bajo la misma concepción de ser un gobierno de los pobres y de no admitir que se atente contra la vida del Presidente, ahora se alista un decreto para establecer un nuevo concepto o categoría jurídica, denominado por el iluminado Álvaro García como “terrorismo separatista”. El calificado como terrorista, perderá todos sus bienes, los cuales engrosaran los bienes del Estado, y como el Estado es el Presidente, entonces el decidiría que se hace con ellos.

Otra vez el caudillo emerge como el todopoderoso. Y los serviles palaciegos se mueven ágiles y dóciles para satisfacer la ira del Jefazo ante la tentativa de asesinarlo. Pasamos a otra fase de este proceso. Ahora sabemos que el Jefazo es el Estado y su vida es la vida misma del Estado, así que se instituye el “terrorismo separatista” como un delito que implica la pérdida del patrimonio. Volvemos a los tiempos del Medioevo. La culpa política implicaba la pérdida del patrimonio.

El proceso histórico nos enseña que una de las cualidades del capitalismo fue separar lo político de lo económico y de esta manera evitar que la propiedad empresarial se vea sujeta al capricho político. Pero además el patrimonio empresarial o familiar crea derechos en los socios o familiares. La conducta de uno de ellos, ¿cómo puede poner en riesgo el patrimonio de los demás?. Es decir, ¿como se explicaría que  mis acciones en una empresa puedan verse confiscadas por el Estado, debido al comportamiento de uno de los socios?. Menuda tarea para el genial ideólogo del terrorismo unitario.

Y este es el punto que creo puede salvarlos a los terroristas. Que se declaren unitarios y no separatistas, con lo cual el atentado y los actos de violencia se convierten en virtudes y dejan de ser delitos. ¡¿Qué maravilla no?!

de napuco Publicado en 1

LA VIDA NO VALE NADA


DANTE N. PINO ARCHONDO

¿Porqué hay hombres que en el uso del Poder asesinan? ¿Cuán grande es el temor que tienen por otros? ¡Qué miedo a la verdad, que miedo a las ideas y que miedo a sus inseguridades para confrontarlas!. Se asesinó a Marcelo, a Luis Espinal y se ejecutó en la calle Harrington por miedo, porque los que matan nunca tienen respuestas, sino solo mentiras.
¿Qué ha cambiado desde entonces?. Ayer fuimos rebeldes porque sabíamos que para los asesinos la vida no vale nada. Hoy volvemos a encendernos como entonces. No podemos callar y menos dejar pasar lo sucedido sin desnudar la falsedad oficial que quiere hacernos creer que valoran la unidad nacional y que defienden la democracia.
Nada más lejos de su sentir. No es cierto que defiendan valores y principios. Sólo piensan en la comodidad y placer del disfrute del Poder. Y mienten cada vez que pueden. Como cuando dicen que sienten la muerte de las víctimas de octubre de 2003 y usan esas muertes para hacer política. Porque saben que fueron ellos coautores de los sucesos de ese año. Pero no tienen el valor civil de enfrentar a la justicia y utilizan el gobierno para manipular la verdad histórica y encubrir sus responsabilidades.
No respetan la pachamama porque cuando se llenan la boca de coca y las manos producen la cocaína, la vida no vale nada.
No respetan los derechos humanos y la justicia porque cuando se asesina por miedo a perder el Poder, la vida no vale nada.
No dicen la verdad porque la sangre sin sentido los muestra como son, asesinos, para los que la vida no vale nada.
Quieren el Poder por el Poder mismo. Lo idolatran y han decidido vender su alma si fuera necesario para conservarlo. Por eso para ellos, la vida no vale nada.
Me dan pena, tan machitos para hablar de los pobres y tan cobardes para cambiar esa pobreza.
Me dan lastima, tan patéticos para usar las armas del Ejército y ordenarles intimidar.
¿No saben que en Santa Cruz la alegría del paisano no cambiará a pesar del abuso del Poder y en Tarija la sonrisa de la amistad no se ha de borrar y en el Beni la fuerza y la belleza indómita seguirá presente y en Pando la valentía del pueblo seguirá firme?.
¡Ah! tienen mucho que temer. Y mucho que responder.

trio1

de napuco Publicado en 1

CURIOSIDADES DE LA INTELIGENCIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

alvaro-garcia-linera1

 

Qué cosas tiene la inteligencia, que nos enseña y nos engaña, que nos hace creer en nosotros mismos y luego nos niega. No es esta la inteligencia a la que me refiero ahora, es la otra, la institucional, esa que tiene una estrecha relación con la Seguridad Nacional.

No habíamos escuchado hablar ni referirse al gobierno sobre este asunto. Seguridad Nacional. Difícil concepto si tenemos en cuenta la realidad que nos ahoga. Han reducido la Seguridad Nacional a un asunto de atentado contra el señor Presidente. Si estos aprestos no hubieran sucedido en el imaginario palaciego, la Seguridad Nacional estaría como siempre.

¿De qué Seguridad Nacional nos hablan? Cuando las fronteras son territorio libre para el ingreso de precursores, de droga, de dinero, de avionetas al servicio del narcotráfico, cuando la Policía Nacional mendiga un salario y sus policías tienen que hacer huelga de hambre para que se los atienda, cuando a pesar del 45 por ciento de presupuesto destinado a ellos y las Fuerzas Armadas, la realidad de estas instituciones es patética. Cuando la vida de todos los bolivianos, no solo del Presidente, no tiene seguridad alguna en las calles y caminos de la patria.

droga-1

¿Qué Seguridad Nacional debemos invocar? Y a partir de esta pregunta, puedo explicarme algunas curiosidades de la Inteligencia con la que se manejan los asuntos de Estado. Por ejemplo, algo básico, muchas veces explicado en películas de acción: si lograste detectar a un grupo terrorista, que llegó al país, que está alojado en Hoteles cinco estrellas y se desplaza por el territorio nacional, ¿no debería Inteligencia, hacerles seguimiento, munirse de pruebas en todo su alcance y no operar nada, hasta no tener un conocimiento total de cuáles son los lazos y nexos de quienes financian al grupo?

Y lo elemental: dar la instrucción de cuidar la vida del principal cabecilla quien con toda seguridad sabe lo que el resto ignora. En ocho meses de seguimiento, la Inteligencia nacional no tenía nada. Y en su arranque de nervios – o de instrucciones del Ministro que sabemos, con acuerdo de los otros dos ineptos – impropio de quienes manejan estos asuntos, hacen todo lo contrario. Ejecutan al principal y con ello pierden toda la información que ahora necesitan para dar una explicación al mundo del porqué actuaron de esa manera.

Para suerte de aprendices, un periodista amigo del principal, da a conocer la voluntad póstuma del ejecutado y revela su misión. Eso es todo. Y esa revelación la Inteligencia gubernamental asume que fue información oculta. Juicio al periodista entonces. Como juicio se hace a todo lo que se opone a la voluntad suprema del dios aymara. Hasta ahí llega la Inteligencia que nos gobierna.

No hay ni nunca hubo Seguridad Nacional. Es un asunto que nos queda demasiado grande, para el tamaño institucional que poseemos. La muestra de lo sucedido es suficiente. El gobierno está rodeado de aficionados al tema. Que en su desesperación le llevan al Ministro de Gobierno fotografías truchas para salvar el pellejo. Y este Ministro en su orfandad y miedo e inseguridad personal, no se atreve a despedirlos a quienes le dieron como prueba una revista de dibujos animados. Pues bien, si esto es así, ¿podemos hablar de seguridad nacional?

Y ante todo el panorama dramático con el que se tiñe el gobierno, sale Qharinchiri, con corbata recién comprada y pose solemne a llenarnos de advertencias terroristas, mientras en el mismo instante en el que declara, avionetas de narcotraficantes aterrizan en pistas clandestinas y hacen su negocio.

La Inteligencia tiene esas sorpresas, no todo lo que aparenta ser inteligente, aunque se rodee de solemnidad y micrófonos resulta ser inteligente.

 

LA CUESTIÓN DE LA UNIDAD


DANTE N. PINO ARCHONDO

bandera_boliviana__20_1Desde el mismo momento en que Bolivia decidió constituirse en República, la cuestión de la Unidad Nacional estuvo en el tapete de los asuntos indefinidos. No sin razón, por eso el Mariscal Sucre pidió “otro premio a la Nación, el de no destruir la obra de mi creación, de conservar por entre todos los peligros la independencia de Bolivia…” No lo dijo sin que antes, le hirieran en el brazo, producto de una asonada, que tenía ligazones con los aprestos peruanos para anexar la nueva República al Perú.

La historia nos enseña que la fundación y constitución del nuevo Estado, fue discutida y resuelta en medio de al menos tres propuestas o caminos a tomar: ¿Los departamentos del Alto Perú se unirán a la república Argentina, o se declararán separados? ¿El alto Perú quedará unido con la República Bajoperuana, o también se declararán separados? ¿Los departamentos del Alto Perú se erigirán en un Estado soberano e independiente de todas las naciones, tanto del Viejo como del Nuevo Mundo?.

Charles Arnade en “La Dramática Insurgencia del Bolivia” nos hace este relato: “El proceso final del nacimiento de una nueva nación había comenzado y los miembros de la Asamblea estuvieron bien consientes de la importancia de este momento. Aunque estos hombres que habían venido a debatir acerca del futuro de Charcas, con la excepción de uno o dos, no merecían este honor. Ellos eran oportunistas. Habían venido a la Sala de la Universidad para debatir su propio futuro personal con total desconsideración por el bienestar de Charcas y su pueblo”.

Juan Carlos Urenda en su libro “Autonomías Departamentales” cita a José Luis Roca y expresa que: “De acuerdo a los textos constitucionales bolivianos, la nuestra es una República unitaria, democrática y representativa. Pero en general, no hemos podido ser lo uno ni lo otro, ni lo tercero. Somos un Estado que vive una etapa de su proceso formativo, donde aún no se ha producido la sujeción completa a un poder legítimo y a unas reglas de juego constitucionales”.

En este contexto considero debemos preguntarnos si luego de la aprobación altiplánica de la nueva constitución, hemos logrado superar la traba histórica con la que nacimos a la vida republicana. O si con ella al fin tenemos “una sujeción completa a un poder legítimo y a unas reglas de juego institucionales”. Parece que la realidad nos dice que no.

En “El estado del Estado”, documento del PNUD, se confirma esta aseveración y define muy bien la intencionalidad política subyacente en la cuestión, de la pre-existencia de los indígenas originarios campesinos: “El primer tipo imaginario supone que existen identidades, compromiso y tradiciones sociales y étnicas “pre-existentes”, que no dan mucho campo para la deliberación, o negociación democrática. Bajo esa visión lo que está en juego es la hegemonía nacional de una facción “pre existente” sobre la otra. Esta lectura, cercana al esencialismo étnico y social en Occidente y Oriente, entre clases populares y clases altas, entre mestizos y pueblos indígenas, nace del “atrincheramiento” faccional y una vocación por el poder total.

¿Qué dice la nueva constitución? Artículo 2. Dada la existencia precolonial de las naciones y pueblos indígena originario campesinos y su dominio ancestral sobre sus territorios, se garantiza su libre determinación en el marco de la unidad del Estado, que consiste en su derecho a la autonomía, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de sus instituciones y a la consolidación de sus entidades territoriales, conforme a esta Constitución y la ley.

 

Estamos no cabe duda ante el esencialismo étnico y social, que busca la hegemonía el poder total. Y estamos ante un cuadro real de pre-eminencia social de una clase sobre las otras, que se expresa de manera rotunda en la nueva constitución.

 

Un elemento central que define la cuestión de la unidad nacional. ¿Se puede tener – o pretender tener – unidad nacional, planteando la pre-eminencia social de las naciones aymaras y quechuas sobre el conjunto social restante?. El pensamiento indigenista expresado por sus ideólogos nos dice que sólo habrá unidad nacional si esta pre-eminencia étnica se cumple.

 

¿Qué le queda al resto social no pre-existente?. ¿El sometimiento? ¿Y no es por tanto lícito, al menos cuestionarse, si bajo esta superestructura jurídica vale la pena continuar?

 

 

 

 

 

 

TIRO DE GRACIA


 DANTE N. PINO ARCHONDO

alvaro-garcia-lineraLa madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?. Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso! Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta? “Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor” ¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar: “Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban” Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados? “He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general” Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos. No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición. DANTE N. PINO ARCHONDO La madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?. Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso! Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta? “Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor” ¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar: “Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban” Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados? “He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general” Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos. No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición.

de napuco Publicado en 1

TIRO DE GRACIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

La madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?.

Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso!

Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta?

“Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor”

¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar:

“Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban”

Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados?

“He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general”

Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos.

No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición.

 

 

de napuco Publicado en 1

TIRO DE GRACIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

La madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?.

Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso!

Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta?

“Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor”

¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar:

“Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban”

Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados?

“He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general”

Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos.

No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición.

 

 

de napuco Publicado en 1

TIRO DE GRACIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

La madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?.

Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso!

Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta?

“Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor”

¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar:

“Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban”

Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados?

“He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general”

Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos.

No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición.

 

 

de napuco Publicado en 1

TIRO DE GRACIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

La madrugada tiene diferentes rostros, que nos alumbra con su tenue palidez, que nos envuelve en su manto de sombras y despertares, también tiene la cara oculta que se mimetiza en las sombras de la traición. ¿Es la madrugada la hora que se escoge, antes que el alba muestre la luz del sol, para matar?.

Qhaninchiri, con el poncho al rayar el día, supiste del vacío que se siente cuando la vida clama porque cumplas tu misión. Y nos has dicho que aprendiste a matar. Para que la vida nazca. La muerte se tiñe de vida y en ella hay lugar para que el crepúsculo se haga plena luz. ¡Tú justificaste eso!

Y te han respondido como mereces. ¿Quieres saber la respuesta?

“Vaya que no quepa duda que será siempre más sano recibir una bala como voluntario peleando por una causa justa que vivir alimentándose de carroña y vendiendo carroña al mejor postor”

¿Duro no? Pega justo donde debes recibir el golpe, en tus entrañas, para que te revuelvas en medio de la saliva que arrojas. Pero no se queda la cosa ahí. Hay más y tienes que escuchar:

“Aprendí a detestar a las famosas elites políticas ideológicas del campo socialista, por un muy simple motivo: estos deplorables seres estaban más interesados – ¡no! – estaban solamente interesados en mantenerse en el poder, con sus privilegios con sus ventajas. Para ellos el socialismo era solo una cobertura, que nada tenía que ver con lo que los de abajo, el pueblo sentían y anhelaban”

Tú Qhaninchiri buscas la reelección, quieres el Poder por el Poder mismo. Ahora eres un burócrata que defiende la ley que sostiene el sistema que antes combatías. Ahora dices que defiendes la “patria” ¿cuál patria? ¿Esa que has dividido para reinar? ¿Esa que golpeas a diario con tus cercos palaciegos y que se alimenta de la sangre de unos perros degollados?

“He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo – ni “hacer” socialismo – si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación sea esto de los individuos que componen la sociedad o de los pueblos o naciones en general”

Son frases de un luchador social, son pensamientos de un revolucionario, que creía y practicaba sus creencias. Son las palabras que te han de perseguir durante toda tu vida. Porque al menos él supo morir con dignidad. No tuvo necesidad de esconderse en la madrugada. No renegó de su pensamiento y acción. No se convirtió en un burócrata palaciego, servido con guantes blancos.

No fue ni era un terrorista. Es que peleaba por lo que creía y murió con sus banderas. Tú esperas las elecciones. Solo que ahora sabemos que cada voto a tu favor es un voto para la traición.

 

 

de napuco Publicado en 1