EL NEOPOPULISMO EN ACCIÓN

ALVARO GARCIA LINERA

DANTE N. PINO ARCHONDO

Me hace gracia la seriedad con la que el señor García Linera habla desde las gradas del ex Banco Central de Bolivia, hoy Vicepresidencia de la república, enhiesto: con la voz pausada, con expresiones preparadas de antemano y frases que quieren quedarse en los anales de las cosas “bien dichas”, como: “para algunos la patria es del tamaño de su hacienda”, “el Estado será implacable con los terroristas”, “el terrorismo-separatista, una nueva categoría jurídica” y así cositas por el estilo, que lo muestran como el grande entre los enanos; o el sabio entre los ignorantes.

El neopopulismo ha tomado la forma de un melodrama. Es que no ha logrado cambiar el contenido de clase del Estado neoliberal, ni tampoco ha logrado hegemonizar la política y menos establecer un nuevo modelo económico. Pero actúan como si tales cosas fueran ciertas. Y se mueven con ese estilo de los que saben cómo cambiar las cosas y en qué momento.

El Estado neoliberal, les dejó un conjunto institucional con el que han venido accionando a la vez que demoliéndolo sin construir nada a cambio. La expresión más visible de la clase en el Estado es la formulación de políticas económicas que consolidan su hegemonía y lo que tenemos son acciones económicas desparramadas y slogans políticos que las acompañan en un sinfín de contradicciones.

La eliminación del Ministerio de Asuntos Campesinos, la conversión de las superintendencias en directorios de los Ministerios, la creación de empresas estatales sin ton ni son, acompañadas de la estatización de YPFB, y el centralismo de la inversión en manos de la Presidencia de la República es todo lo que se hizo en estos años de neopopulismo.

La economía accionó con su propio vuelo mientras le duró el combustible. Una vez vacío el tanque, la nace se va a pique y el capitán está jugando a los terroristas en la cabina. Tal el desatino con el que se gobierna.

No hemos visto nada que signifique una nueva política económica, tan solo repetición de viejas acciones enmarcadas en el capitalismo de Estado. La producción de materias primas en función a los precios externos, las subvenciones estatales a la gasolina, gas licuado y diesel, la importación de insumos y bienes de consumo como base de la economía, el abandono de la agricultura a su suerte, el achicamiento de las exportaciones por producción, precio y mercado, por una parte, y por otra, la continuidad del mercado en el establecimiento de los precios para bienes y servicios, el ajuste de los salarios al comportamiento de la inflación, el costo del dinero manejado por el sistema financiero con tasas de interés abusivas, el bolsín en acción para fijar el tipo de cambio. ¿Dónde está la diferencia con el pasado?

La diferencia más importante está en la manera de hacer las cosas. El neoliberalismo era respetuoso de la normatividad y sus transgresiones fueron mínimas si comparamos con el accionar del neopopulismo. El neoliberalismo estableció un orden institucional para garantizar la estabilidad y continuidad de su modelo económico. El neopopulismo desmorona lo hecho y no construye nada, camina entre las ruinas que genera. Y mientras todo se cae a pedazos, el Vicepresidente perpendicular a todo, desdoblado en su camisa y corbata de seda, reclama por la ley para los terroristas y sonríe por dentro como buen terrorista.

Anuncios
de napuco Publicado en 1