LAS DOS CARAS

TRIO

DANTE N. PINO ARCHONDO

 Una característica del populismo, es mostrarse con cara de pueblo ante el resto del mundo y actuar con mano de verdugo. Es una constante convertirse en víctima y ser en realidad victimario. Siempre hablan de Justicia y nunca la practican. Reclaman respeto a su investidura pero no respetan la investidura ajena. Acusan a todos los que no son como ellos y los denigran a la categoría de delincuentes pero se comportan como tales. Son antiimperialistas para fomentar el narcotráfico, pero les gusta vivir como capitalistas.

El populismo es como es. Aquí y donde se lo practica. Fíjense nomás las encuestas de popularidad para el gordo Chávez y el indio Morales, los dos ya saben que ganaran las futuras elecciones, los dos ajustician a sus opositores y los exilian acusándolos de “malos manejos”, pero en sus gobiernos están repletos de malos manejos, de sobornos, de sobreprecios, de maletines con dinero.

Controlan sus Cortes Electorales y se ufanan en llamar a referéndums, elecciones o lo que fuera que necesita de las urnas para “demostrar” lo democráticos que son. Tienen a sus Fuerzas Armadas a la orden, les tocan el silbato y se cuadran. Claro esa sumisión cuesta. En el país el 45 por ciento del presupuesto de Gasto social, está destinado a las Fuerzas Armadas y la Policía. Solo para dar una muestra de lo que cuestan.

Denominan dignidad al uso irresponsable e ineficiente del dinero del pueblo. Lo dilapidan, pero según ellos lo hacen de “manera planificada”, tanto más cuanto esto demuestra la gravísima planificación del despilfarro en nombre de los pobres.

Son de los que cantan y gritan frases de combate tan geniales como esta: “Ja, ja, ja, Chávez no se va” “Patria o Muerte, venceremos” “Gracias a la conciencia del pueblo” y con ellas se invisten de una categoría superior a los seres humanos: son héroes.

Les gusta vestirse como soldados y tener ese aire de mandones de turno. “Estoy pidiendo que me preparen un decreto…” “Le instruyo al General que envíe una división a la frontera con Colombia”, “los abogados están para eso, para que yo le meta nomás” y lo hacen ante las cámaras para que no quede duda de su poder de mando.

Son enemigos de los medios de comunicación, que cuando eran oposición les facilitaban todas sus declaraciones y les daban una cobertura sin fronteras. Ahora que tienen poder los medios son más malos que el diablo y peores que el imperialismo del que se nutren. Y adivinen que hacen: se compran medios y a pesar de que estos se declaran en quiebra, siguen con el asunto que tanto placer les da: verse a toda hora.

Juegan futbol mostrando un vientre enorme que les cuelga indecentemente o hablan de beisbol como profesionales. Les gusta practicarlos porque leer les aburre y entender lo que leen es un martirio. Para eso tienen a sus vices, que se las dan de intelectuales.

Por todo esto ser populista es ser dos caras.

Anuncios
de napuco Publicado en 1