LOS CULPABLES

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

Es curioso como se definen las situaciones, no es la primera ni será la última vez que los  vencedores hagan exactamente todo lo que hicieron los vencidos, pero claro, en el mundo del revés, lo que antes era pecado ahora es una virtud.

Con un desparpajo sin rubor alguno, el Gobierno acusa a Gonzalo Sánchez de Lozada de delincuente porque dice que mato para conservar el poder. Pero cuando el Gobierno de Evo Morales mata por la misma razón que reclama, son justicieros.

Al gobierno de Sánchez de Lozada se le dice vende patria por haber capitalizado las empresas estatales, pero cuando Evo Morales paga a las transnacionales mas de lo que sus activos valen eso se llama nacionalización.

Al gobierno de Sánchez de Lozada se lo trata de maleante porque se le endilga actos de corrupción, pero el gobierno de Evo Morales que tiene comprobados actos de corrupción se autocalifica como adalid de la dignidad.

Al gobierno de Sánchez de Lozada se le acusa de haber querido vender gas a Chile, el Gobierno de Evo Morales le vende gas a Chile por intermedio de la Argentina. El primero es un traidor a la patria, el segundo defiende sus intereses

Cómo se puede ver, todo lo que antes se hacía es satanizado y todo lo que se hace, es sacralizado. Y así vamos caminando. Al pueblo se le cuentan historias, viejas historias como si fueran nuevas y todo lo nuevo no es más que basura revuelta.

Los juicios de responsabilidades, nunca sirvieron para esclarecer los hechos políticos a que dieron lugar, siempre fueron venganzas cargadas de odio político. Y antes que la justicia prevalezca debe conservarse el fin, que no es otro que la destrucción del enemigo.

Hoy día Gonzalo Sánchez de Lozada es una mala palabra, mañana será Evo Morales y luego vendrá otro, no cabe duda. Porque la constante histórica así lo establece. La democracia tiene el sentido que el caudillo le da y las instituciones son instrumentos que se usan para dotarle de todas la tonalidades con que se pintan las cosas a nombre de pueblo.

Tan grande es la desesperación por juzgarlo que no se miden las consecuencias de actos, como el suscitado en la Cámara de Diputados, aprobando un Informe viciado de nulidades para acusar al Presidente de la Corte Suprema de Justicia, con doble votación.

Esta acción no sólo es una amedrentamiento al Tribunal de Justicia, es también un paso más que se da en dirección a Santa Cruz y Tarija, donde hay dos Prefectos que deben ser anulados políticamente, para tener asfaltado el camino de la reelección.

Por eso los daños colaterales que se producen con relación al Juicio de Responsabilidades por Octubre 2003, al gobierno le interesan menos que avanzar hacía la cabeza de Costas y Cossio. Al final saben que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín no serán habidos mientras Evo sea gobierno.

Los culpables de octubre están en el Palacio y los que administraron el conflicto en las calles están fuera del país. Es decir quienes podrían esclarecer los hechos no están. Quedan dos victimas enjuiciadas. Las victimas políticas, que somos los Ministros de la NFR, y las víctimas de uso de la fuerza desatada desde ambos frentes.

Así el juicio asume la forma de un pretexto para desarrollar otros objetivos y su final ya no le  importa al gobierno, aunque en realidad ante la ausencia de los Ministros del MNR y del MIR, el juicio se convierte en un juicio a las Fuerzas Armadas de la Nación.

 

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1