UN PRESIDENTE EN HONDURAS


ZELAYA 1

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 Repetir que debemos defender la democracia, es afirmar una convicción de vida. Al final de cuentas toda mi juventud me la pasé en esa tarea. Arrancarle a la dictadura militar las libertades de la democracia y restablecer el Estado de Derecho, fue un duro camino, en el que como muchos, apostamos, sin dudar un minuto, todos los días. Así que no existan incertidumbres acerca de nuestra fe en la democracia.

 

Pero defender la democracia no es lo mismo que manosearla, que usarla como la arcilla para moldearla a nuestro gusto y sabor. En nombre de la democracia se han cometido muchas barbaridades. La que ahora está de moda es esa democracia que repite gobiernos indefinidamente y que encubre el rostro de políticos autoritarios, voto por medio, en consultas o referéndums que cambian constituciones con ese solo objetivo.

 

Esta línea de acción tiene origen cubano, donde las elecciones que se repiten hace 50 años, siempre escogen al mismo señor Castro, luego de transcurrido el tiempo y analizado el tema, el mismo Castro, (cuenta el señor Chávez), le aconsejó que optara por el camino de la consulta popular controlada para que nadie ponga en duda su legitimidad. Consultas amañadas, resultados con más del 60 por ciento que tapen la boca al concierto internacional y luego cambios maquillados para quedarse en el poder, porque el pueblo así lo quiere. Tiene su encanto. Parten del voto en las urnas y luego establecen, como ley, el sello que le da Poder al caudillo.

 

En esta acción política no falta la deslegitimación de la oposición, mediante el uso de juicios, que son instrumentados desde el férreo control, que se ejerce en el órgano de poder judicial. En Cuba y Venezuela manda la voluntad del dictador que se renueva cada tiempo con el voto. No quede duda. El pueblo vota, pero lo hace con una sola opción y en su voto le va la vida, es decir, el empleo, el cupo de comida y la tranquilidad familiar. Así que esa democracia no se discute.

 

Lo discutible es la doble moral de quienes invocan ahora respeto a la democracia. Por ejemplo, el señor Chávez que fue golpista con un gobierno constitucional ahora se araña la cara ante los golpistas y les llama gorilas ¿qué era él cuando golpeó?. El señor Daniel Ortega fue guerrillero y sabe lo que es conspirar y desatar la violencia en nombre del pueblo, ¿qué defiende ahora?. El señor Raúl Castro es un digno sucesor de su hermano Fidel, tiene al pueblo cubano amordazado, ¿qué democracia invoca?. Y para acabar el señor Evo Morales sigue siendo un bloqueador de la democracia y conspirador a tiempo completo, ¿qué puede exigir de la democracia?

 

Por otra parte, podemos percibir que la democracia norteamericana, comienza a sentir el mea culpa de sus apoyos a dictadorzuelos de los años: cincuenta, sesenta, setenta y ochenta. Y como parece no tiene otra cosa que sentirse culpable comienza a perder el sentido del equilibrio mirando su cola de paja que no ayuda a resolver la realidad política con la que se regodean los Castro, los Chávez, los Morales, los Correa, los Ortega y ahora los Zelaya.

 

Ese club del ALBA, es un acuerdo para el manoseo de la democracia, con rostro de voto y multitudes que gritan, por hambre, consignas que les enseñan. El gobierno del señor Obama parece querer desentenderse antes que comprometerse y nos dice lo mismo que Castro y Chávez: hay que defender la democracia. Como si el concepto estuviera en duda. Pero no explican algunos sucesos. Por ejemplo la ruptura de la democracia en Bolivia el año 2003. Entonces no hubo OEA, ONU ni ALBA para defender al gobierno constitucional que fue objeto de asonada, conspiración y sedición propiciada por los mismos actores que hoy día invocan respeto democrático.

 

En America, desde el sur de Miami, para abajo, la democracia se remoja en medio de una crisis económica y gritos de guerra que contienen todos los matices; desde pedidos para firmar Tratados de Libre Comercio, hasta autonomías indígenas que tienen derecho a decidir sobre los recursos naturales que contienen sus territorios. Todo cabe. Y nadie parece interesado en ordenar el rompecabezas que se viene armando, con piezas que no contienen el modelo.

 

Lo sucedido en Honduras deviene de todo esto. Y la resolución de este asunto, traerá consecuencias. Si Zelaya es restituido, como parecen querer todos los cantos de sirena democráticos que se oyen, como ecos repetidos sin saber de donde vienen y adonde van, luego vendrá una ola de gobiernos reelegidos indefinidamente, en nombre de la democracia. Castro y su corte socialista impulsaran procesos que endurecerán las políticas socialistas e indigenistas, al menos en Bolivia y Ecuador, para dar el salto al Perú que ya está siendo asediado.

 

Así que este asunto hondureño deja de ser un tema nacional, para convertirse en un asunto internacional por sus repercusiones. Y me hace gracia la manera simplista con la que algunos políticos bolivianos vienen declarando su adhesión democrática a Zelaya sin reparar en los efectos multiplicadores que se tendrán de ser repuesto como Presidente.

 

En Honduras hubo un largo debate para considerar las reformas constitucionales y dentro de ellas el tema de la reelección presidencial y en todo ese proceso se le advirtió al Presidente Zelaya que no había consenso para dar tal paso. Pero no hizo caso, siguió con el asunto hasta generar la crisis actual. Y lo que al menos a mí me queda claro, es que en Honduras hay un Poder Judicial, una Corte Suprema que se hace respetar y define la constitucionalidad o no de las acciones del poder Ejecutivo y también hay unas Fuerzas Armadas que tienen clara su misión de velar por la integridad de su pueblo.

 

Ambos han sido respaldados por el propio Congreso hondureño que le ha dicho no a las pretensiones prorroguistas. Entonces cabe preguntarse: ¿quien defendió la democracia?, ¿aquel que buscó la reelección o aquellos que le pusieron freno a sus ambiciones?

 

No se trata de gritar ¡golpe! Sin tener conocimiento de la realidad, como no se gritó ¡sedición y golpe! En octubre de 2003 en Bolivia. Son acontecimientos que definen situaciones concretas y no pueden resumirse en calificativos que no tienen en cuenta los hechos como son.

de napuco Publicado en 1

LA CONFIANZA Y LA ECONOMÍA


DANTE N. PINO ARCHONDO

 Muchas veces tratamos los asuntos económicos únicamente en el ámbito del conocimiento científico de sus variables, de su comportamiento y resultados, pero nos olvidamos que existen factores exógenos que modifican, generan o anulan los cálculos que hacemos los economistas en análisis o estudios que expliquen su tendencia. Una de ellas es: la confianza.

Puede usted calcular el crecimiento o decrecimiento de la economía en un período dado de tiempo, puede usted inferir que el consumo, el ahorro o la inversión tendrán un comportamiento expansivo o depresivo, puede usted predecir que las tasas de interés bajaran o subirán y que el gobierno tendrá problemas de corto o mediano plazo con el uso del gasto fiscal. Y seguramente estará acertado en sus conclusiones, salvo que el factor confianza aparezca y destroce sus predicciones.

 Si el ciudadano pierde la confianza en quienes dirigen la economía y toman decisiones, será muy probable que los estudios y tendencias económicas se vean afectados y al final los esfuerzos para recuperarse se pierdan. Esto es lo que pasa ahora en Bolivia. Más allá del comportamiento de los precios en los mercados externos y de su impacto en nuestra economía, el factor confianza está en crisis y no importa lo que se diga, poco impacto tienen: las declaraciones, promesas o anuncios.

 Fíjese usted en el señor Carlos Villegas, que en todo el gabinete ministerial del Presidente Evo era un académico dedicado a la investigación económica, ¿le creía cuando era Ministro? Y ahora que ocupa la Presidencia de YPFB ¿le cree? ¿Usted confía en el Ministro de Economía y Finanzas Públicas? ¿Conoce quien es el Ministro de Planificación y Desarrollo? y usted ¿diría que la Ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural es confiable?

 Todos ellos junto a Evo Morales ¿son creíbles? La credulidad acompaña la confianza. Si no creemos en una persona, no podemos tener confianza en sus decisiones y acciones.

 Y ahora podemos entender porque la economía muestra un debilitamiento cada vez más pronunciado que se acelera en la medida en que la confianza del ciudadano se pierde en el gobierno. ¿Qué pasó? Pues que nos mintieron y la mentira es la base de la desconfianza y de la falta de credibilidad.

 No prometieron un cambio de modelo y de conducta para administrarlo, nos dijeron que ingresaríamos a un proceso de industrialización de los hidrocarburos, que se llevaría a cabo una revolución productiva, que se respetaría el poder adquisitivo de los ingresos familiares, que se nos evodotaría de vivienda social, que se implantaría “cero” narcotráfico, que se crearía una Banco de fomento al desarrollo y que Bolivia iba a dejar de ser dependiente de la ayuda externa.

 Son estas promesas las que deben compararse con los resultados concretos. Esto lo que usted hace cada día, luego se da cuenta de que nada se cumplió y que todo es mentira. En vez de industrialización tenemos fábricas cerradas y mercados externos perdidos, en vez de exportar hidrocarburos tenemos que importar gasolina, diesel y gas licuado, en vez de revolución productiva tenemos trabas y cupos para las exportaciones y en vez de coca cero tenemos una expansión creciente del narcotráfico, y para qué referirnos al crédito productivo o a la vivienda social que se han convertido en instrumentos de la corrupción con fideicomisos que son ganzúas para abrir las arcas, con parentela y militancia encaramada en las empresas estatales y ahora sabemos con perdonazos tributarios a las transnacionales petroleras.

 ¿Seguro que votará por los mismos que ayer le mintieron y ahora le vuelven a prometer paraísos?

de napuco Publicado en 1

LOS PASIVOS DEL SEÑOR VILLEGAS


 

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 Todos pueden hablar de economía, al final de cuentas inmersos como estamos en el diario vivir, tenemos un concepto de lo que para nosotros es la economía. Sabemos cuanto es nuestro ingreso y que gastos debemos afrontar cada fin de mes, si nos queda dinero después de hacer cuentas, tenemos un ahorro y si no un déficit que quiere decir que dejamos de pagar algo y tenemos que endeudarnos para cubrirlo.

 Esto es economía básica. Luego se complica. Si además de tener un ahorro usted decide colocarlo en un Banco, deberá comenzar a tener en cuenta el interés que le pagan, los retiros que puede hacer y las penalidades en que incurre si incumple con el acuerdo establecido. Pero entra a otro mundo. Y si en este su capacidad financiera le permite jugar con la compra y venta de acciones, el mundo financiero que se le abre lo coloca en un nivel distinto.

 ¿No cree que todo esto y mucho más debían conocer un economista y desde luego alguien que ocupa el cargo de Ministro y se mete a comprar acciones, mirar balances y definir cuantías?

 Una empresa que se pone a la venta o que se adquiere por otros medios (venta forzosa) – con el seudónimo de nacionalización – tiene activos y pasivos, que definen su patrimonio. Lo básico es hacer una simple operación aritmética: reste de los activos los pasivos y vea la cifra. Si los activos son superiores a los pasivos, hay patrimonio. Caso contrario no existe.

 Comprar activos sin tener en cuenta los pasivos, es lo mismo que adquirir una vivienda sin averiguar si esta tiene hipoteca. Si usted paga cien mil dólares por ella y la casa está hipotecada en cincuenta mil, usted ha pagado ciento cincuenta mil y no cien mil como creyó.

 Esto es lo que le ha sucedido al ex Ministro Villegas y actual Presidente de YPFB, adalid de la nacionalización (compra forzosa de activos) que pagó el valor de las acciones de Transredes sin tomar en cuenta los pasivos. Bueno es decir, sin restar estos del valor de los activos, porque el gobierno del sesudo señor Presidente de la República decidió emitir un decreto supremo, instrumento jurídico que se ha convertido en la varita mágica que todo lo hace posible porque “le mete nomás”, mediante el cual se tomaron la pequeña libertad de “liberar” (no debemos olvidar que Evo Morales es un libertador) a la empresa transnacional, imperialista y enemiga del socialismo evista, de sus pasivos contingentes.

 Muy suelto de cuerpo pero lleno de un cinismo contagiado, me imagino desde la vicepresidencia del Estado Plurinacional. El señor Villegas dice que no restó esos pasivos porque estaban bajo la categoría de contenciosos, es decir, que no se sabía se eran o no pasivos, hasta que exista una sentencia definitiva de la autoridad competente. Y por eso no tomó en cuenta tales montos. Total que como ese pasivo dejó de pertenecer a la imperialista transnacional, ahora tienen que pagarlos la nacionalizada empresa socialista.

 Yo creía que los socialistas, se las daban siempre de ser más inteligentes que los capitalistas, porque partiendo del hecho de refregarles en la cara su mezquina ambición de tener plus valía a costa de la superexplotación de la fuerza de trabajo, los desprecian de tal forma que ellos (los socialistas) nunca se equivocan. Si no me creen lean a Fidel Castro, que tienen mil recetas de cómo culpar al imperialismo de su situación económica.

 Lo mismo el señor Villegas no se equivoca. Lo único que hizo, fue transferir esos pasivos de los bolsillos transnacionales a los bolsillos nacionalizados. Para esta sesuda ficha movible del gobierno, al final estos pasivos ¡se pagan! que es lo que interesa.

Yo me hubiera atrevido a sugerir que si la figura era la de los pasivos contenciosos, se debía haber descontado el monto del valor de las acciones, en un fondo de previsión, hasta que estos se definan, si la autoridad competente fallaba a favor de la imperialista transnacional, le devolvía el dinero, si no, lo descontaba. ¿No era esto algo muy sencillo de pensar?

 Y con una llamada de teléfono agilizaba las manos y pesados cerebros de Impuestos Internos para que resuelvan estos contenciosos. Si el gobierno puede decidir nacionalizar las petroleras debería poder agilizar los trámites contenciosos tributarios de estas empresas nacionalizadas, inclusive antes de dar el zarpazo  final. Y es obligación de un funcionario público defender los intereses nacionales, por tanto evitar que estas empresas le ganen los contenciosos. Pero en vez de ello se tomo el camino fácil de, por decreto liberador, descontarle el pasivo. Toda una demostración de la inteligencia del equipo económico del Libertador Plurinacional.carlos villegas

de napuco Publicado en 1

EL LIBERTADOR PLURINACIONAL


DANTE N. PINO ARCHONDOevo

 

El dirigente Avalos le pide “pasito al frente”, porque quiere que Evo Morales se deje vestir con la chaqueta militar preparada para el efecto. Al estilo colonial, con hombreras abultadas rodeadas de flecos y bordados en la pechera de gracia española, le fue ofrecida la ofrenda al mismo tiempo que le proclamaba “libertador de todos los pueblos indígenas del mundo”. Evo miró la chaqueta y le dio vergüenza ponérsela. La frase libertador le agradaba, pero la chaqueta le intimidaba. A su lado Alvarito García aplaudía la ocurrencia. Los tira-sacos se reían mirando el regalo desde la tarima levantada para ellos “los importantes”.Mientras los indios sentados en el suelo no entendían que pasaba.

 

Y de la frase, del absurdo, del bochorno, confeccionado en una chaqueta de estilo español como demostración del servilismo rayano en la degradación personal, se pasó con una facilidad que sólo se puede ver en la ignorancia convertida en poder, al pleno convencimiento de que era el libertador y en calidad de tal tenía que lanzar un proclama al mundo.

 

Los escribidores palaciegos movieron los dedos rápido y produjeron la carta. Esa sublime pieza literaria que fue hasta el Perú, para ser oída por los indígenas del mundo, leída por una activista cocalera de pésima pronunciación pero de encendido verbo en frases que no terminó de entender nunca, aunque le hicieron repetir ene veces para que se escuche convincente.

 

Total la carta resonó en el Pleno de la Asamblea y sus demandas para pasar de la resistencia a la revolución no cayeron en oídos sordos. Uno, porque antes de su lectura se repartieron los billetes que hagan posible ese transito invocado y dos, porque los acuerdos ya estuvieron sellados antes del encuentro programado. Las ONgés, saben que estos asuntos se deben planificar con sumo cuidado.

 

Y adivinen: ¿Quién estaba manejando el discurso de la acción revolucionaria? Correcto: Isaac Avalos, el de la chaqueta libertaria. Quien proclamaba libertador a Evo Morales, era el mismo que llevó la carta, la plata y el discurso, con lo que demostró que el título otorgado no era solo “honoris causa”  sino todo un reconocimiento realista a Evo Morales el: “Pachacutic”

 

Y tan convencidos están en el Palacio Quemado que son la nueva Junta Tuitiva del siglo XXI que no dudaron en calificar de genocidio, la matanza provocada desde El Alto Perú no solo con cartas e ideas sino con dinero contante y sonante para dar inicio a la era libertaria del mundo indígena.

 

Se degollaron policías, como se hizo con perros en Achacachi. Demostración cabal de esa cultura por la vida que dicen tener. El libertador se sintió obligado a declarar contra el enemigo neoliberal y colonial que gobierna el Perú. Y para no dejar duda de su mandato libertario declaró que se produjo el genocidio del TLC. Nada puede detener al libertador, nadie puede osar llamarle la atención por sus actos de barbarie. El representa la liberación, el nuevo orden mundial, la nueva era.

 

Desde Lima se convoca a su Embajador en una señal inequívoca de grado de tensión en que se ha puesto a las relaciones peruano-bolivianas. El indígena canciller de Bolivia, dice que es normal que esto suceda. La realidad es otra. Ahora Evo; el libertario, comienza a sentir la soledad internacional y las miradas de reproche. Su disfraz de indio Presidente ya no oculta su traje de cocalero, de activista internacional de Cuba, Venezuela e Irán y de protector del narcotráfico. Estos son los verdaderos títulos que lo engalanan.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

LOS RESULTADOS ECONÓMICOS DEL ESTADO PLURINACIONAL


wipala

DANTE N. PINO ARCHONDO

Cada paso que da el gobierno en la dirección equivocada, nos cuesta dinero, atraso y miseria expandida. Los indicadores y resultados comparados entre el 2008 y este año nos muestran un panorama muy delicado. Pero al equipo económico parece no preocuparles estos datos, puede ser por exceso de confianza o por exceso de ignorancia, escoja usted.

Si tenemos en cuenta la caída de las exportaciones, en volumen y precio, de acuerdo datos publicados por “Hidrocarburos.com” tenemos una pérdida de 1,5 millones de TM menos exportadas entre este año comparado con el año pasado, es decir un 24 por ciento menos, que ocasiona una caída del 29 por ciento en las ventas, que de 2.185 millones de dólares el 2008 son ahora 1.555 millones de la misma moneda para este año.

El gas en este rubro tiene un impacto negativo del 27 por ciento, es decir de 355 millones de dólares menos que el año pasado y la minería que a pesar de haber incrementado su volumen en 11 por ciento ha recibido en valor 57 millones de dólares menos.

Trasladándonos al sector textilero las manufacturas vendidas a los Estados Unidos han disminuido en el 45 por ciento, con un impacto en el desempleo de 13.500 fuentes de trabajo.

La inversión extranjera directa es un 35 por ciento menos que el año pasado, y las remesas provenientes de los exiliados forzosos en busca de empleo son un 9.2 por ciento menos en el primer trimestre de este año comparado con el 2008.

Para cerrar con broche de lata, todos estos resultados de los cambios profundos, tenemos la denuncia de Gildo Angulo que nos comunica el pago de 250 millones de dólares por la compra de las acciones de la ex Transredes, hecho por el señor Carlos Villegas Presidente de YPFB,  sin haber cuantificado los pasivos de esta empresa, que según el ex candidato a la Presidencia por NFR suman: 58 millones de dólares por obligaciones incumplidas, 50 millones por litigios y 100 millones por el derrame del petróleo en el desaguadero: total 258 millones que debían ser descontados del valor de esas acciones, con un saldo en contra para Transredes de 8 millones.

Pero los cambios profundos son como las aguas turbias, cuando más agitadas menos se puede ver. Todo este daño económico debería merecer un Juicio de Responsabilidades. Sus efectos multiplicadores en la economía de las familias bolivianas son, por el momento, incuantificables.

El gobierno está perdido. Y para no reconocerlo nos marea con juicios, con persecuciones, con supuestos magnicidios y otras boberías de circo cubano. Quiere elecciones y todo el poder, y uno tiene que preguntarse ¿para qué? si cuando tuvieron la mejor coyuntura económica de los últimos veinte años no supieron hacer gestión, ¿qué harán ahora en medio de esta crisis que golpea nuestras fronteras?

La pérdida del poder adquisitivo es cada día mayor. Cien bolivianos que antes podían llenar el 25 por ciento de su canasta familiar hoy día solo alcanza para el diez por ciento de esa canasta – el dinero no alcanza – es lo que se dice cada fin de semana en ferias y mercados.

Mientras esta realidad lacera nuestros bolsillos y acelera el desempleo, el señor Morales viaja a Cuba para jugar fulbito, se la pasa en manifestaciones de todo tipo comiendo y bebiendo, declarando absurdos y sinsentidos, colocando al país como el hazme reír en el concierto internacional, generando conflictos diplomáticos por tener la boca llena de coca y sus congéneres aymaras aún lo miran con cara de bobos, como si fuera Manko Kapac caído del cielo.

Esa capa social radicada en el altiplano, dispuesta a apoyar este cuadro de situación, debería seguir su propia ruta. Y dejar al resto del país que escoja la suya. No aceptar esta realidad nos llevará a persistir en ser parte de la miseria que se quiere consolidar, como en Cuba se hizo, para tener el pretexto “histórico” de seguir gobernando para “los pobres”.

La economía nacional comienza a caerse en pedazos cada vez más grandes. Niveles de deuda interna creciente e injustificada, ingresos fiscales en franca caída, egresos fiscales corrientes en acelerado ascenso, pérdida de mercados externos, ausencia y escape de las inversiones, canasta familiar reducida, a la par de una inseguridad ciudadana que es imparable junto con la actividad delincuencial del narcotráfico. He aquí lo que podemos definir como las bondades del Estado Plurinacional Masista.

 

 “tenemos una pérdida de 1,5 millones de TM menos exportadas entre este año comparado con el año pasado, es decir un 24 por ciento menos, que ocasiona una caída del 29 por ciento en las ventas, que de 2.185 millones de dólares el 2008 son ahora 1.555 millones de la misma moneda para este año.

El gas en este rubro tiene un impacto negativo del 27 por ciento, es decir de 355 millones de dólares manos que el año pasado y la minería que a pesar de haber incrementado su volumen en 11 por ciento ha recibido en valor 57 millones de dólares menos.

Trasladándonos al sector textilero las manufacturas vendidas a los Estados Unidos han disminuido en el 45 por ciento, con un impacto en el desempleo de 13.500 fuentes de trabajo.

La inversión extranjera directa es un 35 por ciento menos que el año pasado, y las remesas provenientes de los exiliados forzosos en busca de empleo son un 9.2 por ciento menos en el primer trimestre de este año comparado con el 2008.

Para cerrar con broche de lata, todos estos resultados de los cambios profundos, tenemos la denuncia de Gildo Angulo que nos comunica el pago de 250 millones de dólares por la compra de las acciones de la ex Transredes, hecho por el señor Carlos Villegas Presidente de YPFB,  sin haber cuantificado los pasivos de esta empresa, que según el ex candidato a la Presidencia por NFR suman: 58 millones de dólares por obligaciones incumplidas, 50 millones por litigios y 100 millones por el derrame del petróleo en el desaguadero: total 258 millones que debían ser descontados del valor de esas acciones, con un saldo en contra para Transredes de 8 millones.

Pero los cambios profundos son como las aguas turbias, cuando más agitadas menos se puede ver. Todo este daño económico debería merecer un Juicio de Responsabilidades. Sus efectos multiplicadores en la economía de las familias bolivianas son, por el momento, incuantificables.

El gobierno está perdido. Y para no reconocerlo nos marea con juicios, con persecuciones, con supuestos magnicidios y otras boberías de circo cubano. Quiere elecciones y todo el poder, y uno tiene que preguntarse ¿para qué? si cuando tuvieron la mejor coyuntura económica de los últimos veinte años no supieron hacer gestión, ¿qué harán ahora en medio de esta crisis que golpea nuestras fronteras?

La pérdida del poder adquisitivo es cada día mayor. Cien bolivianos que antes podían llenar el 25 por ciento de su canasta familiar hoy día solo alcanza para el diez por ciento de esa canasta – el dinero no alcanza – es lo que se dice cada fin de semana en ferias y mercados.

Mientras esta realidad lacera nuestros bolsillos y acelera el desempleo, el señor Morales viaja a Cuba para jugar fulbito, se la pasa en manifestaciones de todo tipo comiendo y bebiendo, declarando absurdos y sinsentidos, colocando al país como el hazme reír en el concierto internacional, generando conflictos diplomáticos por tener la boca llena de coca y sus congéneres aymaras aún lo miran con cara de bobos, como si fuera Manko Kapac caído del cielo.

Esa capa social radicada en el altiplano, dispuesta a apoyar este cuadro de situación, debería seguir su propia ruta. Y dejar al resto del país que escoja la suya. No aceptar esta realidad nos llevará a persistir en ser parte de la miseria que se quiere consolidar, como en Cuba se hizo, para tener el pretexto “histórico” de seguir gobernando para “los pobres”.

La economía nacional comienza a caerse en pedazos cada vez más grandes. Niveles de deuda interna creciente e injustificada, ingreso fiscales en franca caída, egresos fiscales corrientes en acelerado ascenso, pérdida de mercados externos, ausencia y escape de las inversiones, canasta familiar reducida, a la par de una inseguridad ciudadana que es imparable junto con la actividad delincuencial del narcotráfico. He aquí lo que podemos definir como las bondades del Estado Plurinacional Masista.

de napuco Publicado en 1

A VECES LLEGAN CARTAS


cartas

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

Unas que te llenan de alegría, otras que te causan tristeza, unas que te dan buenas noticias y otras que invitan a la guerra. Claro que hay cartas que matan, como hay cartas que hieren y algunas que provocan pasiones encontradas, son cartas, las cartas que esperas y que a veces nunca llegan.

 

La carta y el cartero, el mensaje y el mensajero se complementan y actúan de acuerdo, para repetir, para entregar o para compartir su contenido. Y cuando este contenido es político, sus efectos pueden ser multiplicadores. ¿No fueron los bandos una forma de enviar mensajes a la conciencia?, ¿no fueron los panfletos feroces papeles que atacaban con más furia que las bayonetas? Y sus autores se cuidaban de ser descubiertos.

 

Hay ideas que engrandecen y que convocan a mejorar la vida, pero hay otras que buscan sembrar el odio y la muerte. Claro que las ideas matan.

 

Por eso ciertos desafíos al debate, deben ser aceptados. El que tiró el guante ahora debe recoger el otro que le acepta. Para desnudar su cinismo y para descubrir el rostro tras el cual se oculta la cara de la venganza que quiere convertirse en justicia.

 

No hay justicia en medio de la sangre, solo hay sangre. Y la muerte que se quiere trocar en trofeo es propia de los asesinos cobardes, que usan la sangre ajena para obtener el poder. Esos son los a los que hay temerles más. Porque viven entre sombras y cuando hablan ocultan su verdad con la mentira, presentándola como verdad.

 

Ya lo hicieron, ya lograron sacar a jóvenes, padres de familia y mujeres a las calles, a las carreteras, a los caminos para usarlos como punta de lanza. A eso le llaman liberación. Y luego cuando esas muertes sin sentido los encumbran, eso se llama revolución.

 

¿No nos parece la letra y música conocidas?

 

Porque nosotros lo vivimos, los paceños lo sufrimos, sentimos la bala, el gas, el humo de llantas quemadas, los gritos de guerra y los pedidos de renuncia. Ahora después de todo eso, estamos prisioneros en el valle que nos cobija, rodeados de movimientos sociales, de corruptos envueltos en mascara de dirigentes y de maleantes que usan el palo para golpear por dinero.

 

Se llaman héroes de octubre, golpean su pecho como gorilas ufanándose de haber cubierto las calles de muertos y haber sembrado el miedo en toda la república. Nos muestran sus chicotes y degüellan cachorritos indefensos para hacernos saber que les gusta la sangre. Esos son revolucionarios. Esos son los que dicen defender la vida.

 

Es la pobreza y la ignorancia los elementos que producen adhesiones al contenido de las cartas y a la invocación a la guerra. Guerra de desiguales, donde unos mueren y otros cobran la factura en nombre de los muertos.

 

A veces llegan cartas con sabor a muerte, con sabor a lágrimas.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

COMO EN BOLIVIA


OCTUBRE

DANTE N. PINO ARCHONDO

 No son casualidades. Son hechos que responden a la causalidad que los produce. Contienen los mismos rasgos y trazos que se dibujaron en octubre de 2003. Todo comenzó con un absurdo: el pedido de Felipe Quispe para que se libere al campesino Huampo, acusado de asesinato.  Como esto no sucedió, de una manera artera se planificaba la toma de rehenes en Sorata, todo con el propósito de provocar al gobierno para que actuara con fuerza y cuando la  tuvieron, y lograron los muertos que necesitaban para provocar la ira de la ciudad de El Alto, desencadenaron la sedición en su totalidad.

 Ahora se repite en el Perú, bajo el pretexto de violación a los derechos indígenas y de la propiedad que reclaman por los recursos naturales que deben ser explotados en beneficio de todos los peruanos. En octubre de 2003 el pretexto fue la supuesta venta de gas a Chile y el consiguiente reclamo de los derechos bolivianos sobre ese recurso natural.

 En ambos casos se producen victimas fatales; indígenas y militares. Pero como en octubre, ahora en este junio en el Perú, se acusa de genocidio. Y ya se están moviendo los medios dirigidos por ONGs al servicio de estos afanes desestabilizadores, allá donde ven un gobierno que hace crecer la economía al 9 por ciento anual, le atenazan desde el Ecuador y desde Bolivia, en el zarpazo artero de quienes le hacen el juego a la extremismo delincuencial del narcotráfico.

 Se denuncia intromisión extrajera en los hechos de Bagua, se acusa al gobierno del Presidente García de no dar curso a sus demandas y se distorsiona la verdad. Exactamente como en octubre, cuando se decía a los alteños que el gobierno estaba vendiendo gas a Chile y que generales chilenos estaban dirigiendo las acciones de represión. Toda esa mentira planificada sirvió para romper con el proceso democrático y entronar al que ahora es un renegado de la democracia.

 No les interesan los recursos naturales, como en Bolivia, donde los que se decían sus defensores, han terminado con la producción de gas, y nos han convertido en importadores de gasolina. Sirvientes de intereses radicados en el narcotráfico. En el Perú las fuerzas de Sendero Luminoso actualmente al servicio del narcotráfico, están en estos operativos. En Bolivia se ha dado luz verde a esta actividad y ahora es territorio libre para su expansión.

 No se trata de cerrar los ojos a esta realidad, sino de verla en toda su dimensión. Ya no es cuestión de un asunto de seguridad nacional, sino de seguridad regional, donde todas la democracias corren el peligro de ser envueltas en esta madeja de intereses, que reúnen a; inversores que especulan con recursos naturales, nexos que expanden el negocio de la cocaína, activistas que manejan recursos destinados a la convulsión social, Todo esto con el vestido del rostro indígena y sus derechos.

 Mientras las Fuerzas Armadas de Bolivia tienen que sentarse en el banquillo de los acusados, como genocidas, por haber cumplido con el rol institucional que el asigna el Estado de Derecho. Acusados por los mismos protagonistas de la subversión y de la conspiración de octubre, hoy día, encaramados como gobernantes y adalides de los recursos naturales, en cuyo nombre asesinaron, asaltaron y desde el gobierno confiscaron la propiedad privada.

 Estamos ante una arremetida, que involucra el cinturón de seguridad sudamericano. Y son los pueblos los que tienen que poner freno al avance de la anarquía planificada, donde hay un solo ganador: el narcotráfico.

 

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1