MASCA COCA PICO VERDE


cocaina

DANTE N. PINO ARCHONDO

Tenemos treinta mil hectáreas de coca, es decir 18 mil más de las permitidas por la ley, que manda la mantención de doce mil en aquellas zonas declaradas como tradicionales en su cultivo y que se entiende son para atender el acullico de la población indígena que tiene esta costumbre.

Con una disposición de orden menor a la ley, el gobierno por decreto, decide elevar el número de hectáreas a veinte mil, lo hace porque le dio la gana, así de simple. O no tan simple, lo hace porque tiene que pagar el voto condicionado que le dieron. El hecho es que lo hace. Y la comunidad internacional, esa que antes echaba el grito al cielo, cuando los gobiernos anteriores no erradicaban el cupo que les asignaban y lanzaban denuestos y cortaban la ayuda, en señal de disconformidad con lo actuado, esa misma comunidad hoy día mira al cielo y se hace de la “vista gorda”.

Esto ayuda a los cocaleros en función de gobierno a proseguir con la expansión de la hoja de coca, que se han atrevido a declararla en la constitución política del Estado, como patrimonio nacional. Declaración que implica cuando menos que la hoja de coca no puede ser extinguida, menos erradicada y al contrario, debería ser cuidada y venerada allí donde crezca.

En otras palabras el narcotráfico tiene un país donde la coca es sagrada y patrimonio nacional, por tanto, tiene materia prima asegurada para su negocio. En este sentido, los dirigentes cocaleros, nombrados como funcionarios gubernamentales para, paradójicamente, asegurar que el Estado no incentive ni favorezca su cultivo y menos producción fuera de los alcances que la ley manda, han ideado nuevas condiciones, que les permitan hacer todo lo contrario a lo que la ley manda.

Y dicho y hecho. Ahora resulta que el 62 por ciento de la población boliviana acullica. Es decir, mastica coca en la boca y absorbe con la saliva sus componentes orgánicos. Como el 62 por ciento, para los extranjeros, puede parecer algo normal, o sea, cultural en Bolivia, ya que consideran a este país, como país de indígenas, que viven con plumas en la cabeza y lanzas en la mano, el porcentaje no resulta increíble, ni raro.

Partiendo de este porcentaje, el gobierno de la coca, mediante declaraciones de su senador: Vilca, del Vice Ministro de la coca: Cáceres y la misma Presidencia de la República, lanza la idea de que la expansión del cultivo de la coca, debe alcanzar las 30 mil hectáreas. Es que un gobierno como este, no puede dejar de escuchar la demanda y pedido del pueblo boliviano que en el 62 por ciento, dice, que mastica la hoja de coca.

De acuerdo a datos que se tienen en el blog de Ernesto Justiniano, en la producción de cocaína, hemos pasado de 113 en 1997 a 200 toneladas este año. Por eso las incautaciones de pasta básica subieron de 4 mil a 26 mil en el período 1998-2008 y las de cocaína cristalizada de 362 a 7.200 kilos.

Es decir a mayor producción de la hoja de coca, mayor producción de pasta básica y cocaína. Una relación directa, que se siente en los bolsillos de los cocaleros, en el Chapare, en los Yungas, sino, véase el tema de La Asunta, cuyo crecimiento exponencial de la coca, la sitúa como el segundo productor de los Yungas, que de la nada ahora tiene más de 4 mil hectáreas de coca.

Todo esto viene acompañado de una gratificante donación, que los cocaleros harán al candidato Evo Morales en coca para financiar su campaña. Pocos podrían dudar ahora, de las manos en las que ha caído el Estado Plurinacional, de los fines que persigue y de la economía en la que se sustenta.

No contentos con generar este escenario dibujado para hacer del Estado Plurinacional territorio libre del narcotráfico, comienzan a prepararnos para hacer un referéndum que pregunte a ese 62 por ciento por qué les dicen masca coca-pico verde.

de napuco Publicado en 1

MASCA COCA PICO VERDE


DANTE N. PINO ARCHONDO

Tenemos treinta mil hectáreas de coca, es decir 18 mil más de las permitidas por la ley, que manda la mantención de doce mil en aquellas zonas declaradas como tradicionales en su cultivo y que se entiende son para atender el acullico de la población indígena que tiene esta costumbre.

Con una disposición de orden menor a la ley, el gobierno por decreto, decide elevar el número de hectáreas a veinte mil, lo hace porque le dio la gana, así de simple. O no tan simple, lo hace porque tiene que pagar el voto condicionado que le dieron. El hecho es que lo hace. Y la comunidad internacional, esa que antes echaba el grito al cielo, cuando los gobiernos anteriores no erradicaban el cupo que les asignaban y lanzaban denuestos y cortaban la ayuda, en señal de disconformidad con lo actuado, esa misma comunidad hoy día mira al cielo y se hace de la “vista gorda”.

Esto ayuda a los cocaleros en función de gobierno a proseguir con la expansión de la hoja de coca, que se han atrevido a declararla en la constitución política del Estado, como patrimonio nacional. Declaración que implica cuando menos que la hoja de coca no puede ser extinguida, menos erradicada y al contrario, debería ser cuidada y venerada allí donde crezca.

En otras palabras el narcotráfico tiene un país donde la coca es sagrada y patrimonio nacional, por tanto, tiene materia prima asegurada para su negocio. En este sentido, los dirigentes cocaleros, nombrados como funcionarios gubernamentales para, paradójicamente, asegurar que el Estado no incentive ni favorezca su cultivo y menos producción fuera de los alcances que la ley manda, han ideado nuevas condiciones, que les permitan hacer todo lo contrario a lo que la ley manda.

Y dicho y hecho. Ahora resulta que el 62 por ciento de la población boliviana acullica. Es decir, mastica coca en la boca y absorbe con la saliva sus componentes orgánicos. Como el 62 por ciento, para los extranjeros, puede parecer algo normal, o sea, cultural en Bolivia, ya que consideran a este país, como país de indígenas, que viven con plumas en la cabeza y lanzas en la mano, el porcentaje no resulta increíble, ni raro.

Partiendo de este porcentaje, el gobierno de la coca, mediante declaraciones de su senador: Vilca, del Vice Ministro de la coca: Cáceres y la misma Presidencia de la República, lanza la idea de que la expansión del cultivo de la coca, debe alcanzar las 30 mil hectáreas. Es que un gobierno como este, no puede dejar de escuchar la demanda y pedido del pueblo boliviano que en el 62 por ciento, dice, que mastica la hoja de coca.

De acuerdo a datos que se tienen en el blog de Ernesto Justiniano, en la producción de cocaína, hemos pasado de 113 en 1997 a 200 toneladas este año. Por eso las incautaciones de pasta básica subieron de 4 mil a 26 mil en el período 1998-2008 y las de cocaína cristalizada de 362 a 7.200 kilos.

Es decir a mayor producción de la hoja de coca, mayor producción de pasta básica y cocaína. Una relación directa, que se siente en los bolsillos de los cocaleros, en el Chapare, en los Yungas, sino, véase el tema de La Asunta, cuyo crecimiento exponencial de la coca, la sitúa como el segundo productor de los Yungas, que de la nada ahora tiene más de 4 mil hectáreas de coca.

Todo esto viene acompañado de una gratificante donación, que los cocaleros harán al candidato Evo Morales en coca para financiar su campaña. Pocos podrían dudar ahora, de las manos en las que ha caído el Estado Plurinacional, de los fines que persigue y de la economía en la que se sustenta.

No contentos con generar este escenario dibujado para hacer del Estado Plurinacional territorio libre del narcotráfico, comienzan a prepararnos para hacer un referéndum que pregunte a ese 62 por ciento por qué les dicen masca coca-pico verde.

 

MASCA COCA PICO VERDE


DANTE N. PINO ARCHONDO

Tenemos treinta mil hectáreas de coca, es decir 18 mil más de las permitidas por la ley, que manda la mantención de doce mil en aquellas zonas declaradas como tradicionales en su cultivo y que se entiende son para atender el acullico de la población indígena que tiene esta costumbre.

Con una disposición de orden menor a la ley, el gobierno por decreto, decide elevar el número de hectáreas a veinte mil, lo hace porque le dio la gana, así de simple. O no tan simple, lo hace porque tiene que pagar el voto condicionado que le dieron. El hecho es que lo hace. Y la comunidad internacional, esa que antes echaba el grito al cielo, cuando los gobiernos anteriores no erradicaban el cupo que les asignaban y lanzaban denuestos y cortaban la ayuda, en señal de disconformidad con lo actuado, esa misma comunidad hoy día mira al cielo y se hace de la “vista gorda”.

Esto ayuda a los cocaleros en función de gobierno a proseguir con la expansión de la hoja de coca, que se han atrevido a declararla en la constitución política del Estado, como patrimonio nacional. Declaración que implica cuando menos que la hoja de coca no puede ser extinguida, menos erradicada y al contrario, debería ser cuidada y venerada allí donde crezca.

En otras palabras el narcotráfico tiene un país donde la coca es sagrada y patrimonio nacional, por tanto, tiene materia prima asegurada para su negocio. En este sentido, los dirigentes cocaleros, nombrados como funcionarios gubernamentales para, paradójicamente, asegurar que el Estado no incentive ni favorezca su cultivo y menos producción fuera de los alcances que la ley manda, han ideado nuevas condiciones, que les permitan hacer todo lo contrario a lo que la ley manda.

Y dicho y hecho. Ahora resulta que el 62 por ciento de la población boliviana acullica. Es decir, mastica coca en la boca y absorbe con la saliva sus componentes orgánicos. Como el 62 por ciento, para los extranjeros, puede parecer algo normal, o sea, cultural en Bolivia, ya que consideran a este país, como país de indígenas, que viven con plumas en la cabeza y lanzas en la mano, el porcentaje no resulta increíble, ni raro.

Partiendo de este porcentaje, el gobierno de la coca, mediante declaraciones de su senador: Vilca, del Vice Ministro de la coca: Cáceres y la misma Presidencia de la República, lanza la idea de que la expansión del cultivo de la coca, debe alcanzar las 30 mil hectáreas. Es que un gobierno como este, no puede dejar de escuchar la demanda y pedido del pueblo boliviano que en el 62 por ciento, dice, que mastica la hoja de coca.

De acuerdo a datos que se tienen en el blog de Ernesto Justiniano, en la producción de cocaína, hemos pasado de 113 en 1997 a 200 toneladas este año. Por eso las incautaciones de pasta básica subieron de 4 mil a 26 mil en el período 1998-2008 y las de cocaína cristalizada de 362 a 7.200 kilos.

Es decir a mayor producción de la hoja de coca, mayor producción de pasta básica y cocaína. Una relación directa, que se siente en los bolsillos de los cocaleros, en el Chapare, en los Yungas, sino, véase el tema de La Asunta, cuyo crecimiento exponencial de la coca, la sitúa como el segundo productor de los Yungas, que de la nada ahora tiene más de 4 mil hectáreas de coca.

Todo esto viene acompañado de una gratificante donación, que los cocaleros harán al candidato Evo Morales en coca para financiar su campaña. Pocos podrían dudar ahora, de las manos en las que ha caído el Estado Plurinacional, de los fines que persigue y de la economía en la que se sustenta.

No contentos con generar este escenario dibujado para hacer del Estado Plurinacional territorio libre del narcotráfico, comienzan a prepararnos para hacer un referéndum que pregunte a ese 62 por ciento por qué les dicen masca coca-pico verde.

 

MASCA COCA PICO VERDE


DANTE N. PINO ARCHONDO

Tenemos treinta mil hectáreas de coca, es decir 18 mil más de las permitidas por la ley, que manda la mantención de doce mil en aquellas zonas declaradas como tradicionales en su cultivo y que se entiende son para atender el acullico de la población indígena que tiene esta costumbre.

Con una disposición de orden menor a la ley, el gobierno por decreto, decide elevar el número de hectáreas a veinte mil, lo hace porque le dio la gana, así de simple. O no tan simple, lo hace porque tiene que pagar el voto condicionado que le dieron. El hecho es que lo hace. Y la comunidad internacional, esa que antes echaba el grito al cielo, cuando los gobiernos anteriores no erradicaban el cupo que les asignaban y lanzaban denuestos y cortaban la ayuda, en señal de disconformidad con lo actuado, esa misma comunidad hoy día mira al cielo y se hace de la “vista gorda”.

Esto ayuda a los cocaleros en función de gobierno a proseguir con la expansión de la hoja de coca, que se han atrevido a declararla en la constitución política del Estado, como patrimonio nacional. Declaración que implica cuando menos que la hoja de coca no puede ser extinguida, menos erradicada y al contrario, debería ser cuidada y venerada allí donde crezca.

En otras palabras el narcotráfico tiene un país donde la coca es sagrada y patrimonio nacional, por tanto, tiene materia prima asegurada para su negocio. En este sentido, los dirigentes cocaleros, nombrados como funcionarios gubernamentales para, paradójicamente, asegurar que el Estado no incentive ni favorezca su cultivo y menos producción fuera de los alcances que la ley manda, han ideado nuevas condiciones, que les permitan hacer todo lo contrario a lo que la ley manda.

Y dicho y hecho. Ahora resulta que el 62 por ciento de la población boliviana acullica. Es decir, mastica coca en la boca y absorbe con la saliva sus componentes orgánicos. Como el 62 por ciento, para los extranjeros, puede parecer algo normal, o sea, cultural en Bolivia, ya que consideran a este país, como país de indígenas, que viven con plumas en la cabeza y lanzas en la mano, el porcentaje no resulta increíble, ni raro.

Partiendo de este porcentaje, el gobierno de la coca, mediante declaraciones de su senador: Vilca, del Vice Ministro de la coca: Cáceres y la misma Presidencia de la República, lanza la idea de que la expansión del cultivo de la coca, debe alcanzar las 30 mil hectáreas. Es que un gobierno como este, no puede dejar de escuchar la demanda y pedido del pueblo boliviano que en el 62 por ciento, dice, que mastica la hoja de coca.

De acuerdo a datos que se tienen en el blog de Ernesto Justiniano, en la producción de cocaína, hemos pasado de 113 en 1997 a 200 toneladas este año. Por eso las incautaciones de pasta básica subieron de 4 mil a 26 mil en el período 1998-2008 y las de cocaína cristalizada de 362 a 7.200 kilos.

Es decir a mayor producción de la hoja de coca, mayor producción de pasta básica y cocaína. Una relación directa, que se siente en los bolsillos de los cocaleros, en el Chapare, en los Yungas, sino, véase el tema de La Asunta, cuyo crecimiento exponencial de la coca, la sitúa como el segundo productor de los Yungas, que de la nada ahora tiene más de 4 mil hectáreas de coca.

Todo esto viene acompañado de una gratificante donación, que los cocaleros harán al candidato Evo Morales en coca para financiar su campaña. Pocos podrían dudar ahora, de las manos en las que ha caído el Estado Plurinacional, de los fines que persigue y de la economía en la que se sustenta.

No contentos con generar este escenario dibujado para hacer del Estado Plurinacional territorio libre del narcotráfico, comienzan a prepararnos para hacer un referéndum que pregunte a ese 62 por ciento por qué les dicen masca coca-pico verde.

 

MASCA COCA PICO VERDE


DANTE N. PINO ARCHONDO

Tenemos treinta mil hectáreas de coca, es decir 18 mil más de las permitidas por la ley, que manda la mantención de doce mil en aquellas zonas declaradas como tradicionales en su cultivo y que se entiende son para atender el acullico de la población indígena que tiene esta costumbre.

Con una disposición de orden menor a la ley, el gobierno por decreto, decide elevar el número de hectáreas a veinte mil, lo hace porque le dio la gana, así de simple. O no tan simple, lo hace porque tiene que pagar el voto condicionado que le dieron. El hecho es que lo hace. Y la comunidad internacional, esa que antes echaba el grito al cielo, cuando los gobiernos anteriores no erradicaban el cupo que les asignaban y lanzaban denuestos y cortaban la ayuda, en señal de disconformidad con lo actuado, esa misma comunidad hoy día mira al cielo y se hace de la “vista gorda”.

Esto ayuda a los cocaleros en función de gobierno a proseguir con la expansión de la hoja de coca, que se han atrevido a declararla en la constitución política del Estado, como patrimonio nacional. Declaración que implica cuando menos que la hoja de coca no puede ser extinguida, menos erradicada y al contrario, debería ser cuidada y venerada allí donde crezca.

En otras palabras el narcotráfico tiene un país donde la coca es sagrada y patrimonio nacional, por tanto, tiene materia prima asegurada para su negocio. En este sentido, los dirigentes cocaleros, nombrados como funcionarios gubernamentales para, paradójicamente, asegurar que el Estado no incentive ni favorezca su cultivo y menos producción fuera de los alcances que la ley manda, han ideado nuevas condiciones, que les permitan hacer todo lo contrario a lo que la ley manda.

Y dicho y hecho. Ahora resulta que el 62 por ciento de la población boliviana acullica. Es decir, mastica coca en la boca y absorbe con la saliva sus componentes orgánicos. Como el 62 por ciento, para los extranjeros, puede parecer algo normal, o sea, cultural en Bolivia, ya que consideran a este país, como país de indígenas, que viven con plumas en la cabeza y lanzas en la mano, el porcentaje no resulta increíble, ni raro.

Partiendo de este porcentaje, el gobierno de la coca, mediante declaraciones de su senador: Vilca, del Vice Ministro de la coca: Cáceres y la misma Presidencia de la República, lanza la idea de que la expansión del cultivo de la coca, debe alcanzar las 30 mil hectáreas. Es que un gobierno como este, no puede dejar de escuchar la demanda y pedido del pueblo boliviano que en el 62 por ciento, dice, que mastica la hoja de coca.

De acuerdo a datos que se tienen en el blog de Ernesto Justiniano, en la producción de cocaína, hemos pasado de 113 en 1997 a 200 toneladas este año. Por eso las incautaciones de pasta básica subieron de 4 mil a 26 mil en el período 1998-2008 y las de cocaína cristalizada de 362 a 7.200 kilos.

Es decir a mayor producción de la hoja de coca, mayor producción de pasta básica y cocaína. Una relación directa, que se siente en los bolsillos de los cocaleros, en el Chapare, en los Yungas, sino, véase el tema de La Asunta, cuyo crecimiento exponencial de la coca, la sitúa como el segundo productor de los Yungas, que de la nada ahora tiene más de 4 mil hectáreas de coca.

Todo esto viene acompañado de una gratificante donación, que los cocaleros harán al candidato Evo Morales en coca para financiar su campaña. Pocos podrían dudar ahora, de las manos en las que ha caído el Estado Plurinacional, de los fines que persigue y de la economía en la que se sustenta.

No contentos con generar este escenario dibujado para hacer del Estado Plurinacional territorio libre del narcotráfico, comienzan a prepararnos para hacer un referéndum que pregunte a ese 62 por ciento por qué les dicen masca coca-pico verde.

 

¿HASTA CUANDO PUES DON CARLOS?


carlos mesa

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

 Resulta que quien hace de su vida todo un ensayo a la oportunidad, no puede ser más que un oportunista. Y la  oportunidad lo ha acompañado a usted de una manera que no deja de sorprender. Claro que usted digita eso, analiza eso y calcula en base a eso. La oportunidad.

¿Recuerda el momento en que Gonzalo Sánchez de Lozada lo invito a ser su vicepresidente? Por supuesto que recuerda, hasta lo escribió. Fue una oportunidad, no cabe duda. La oportunidad de ser parte de un gobierno, el segundo hombre en importancia nacional y además acompañando a un personaje poderoso. No podía dejar pasar esa oportunidad y la tomó, pero no sin antes aprovecharla en toda su dimensión.

 Porque las oportunidades tienen su tamaño y eso usted lo sabe, lo supo siempre. Así que además de ser vicepresidente exigió una cobertura, por así decirlo, de pago de deudas que tenía, para no ser objeto de cobros molestos en calidad de vicepresidente y además porque la política tiene sus riesgos. Eso se calcula. En política se gana y se pierde. Hizo bien porque pagó sus deudas y resolvió su futuro.

Solo que esa oportunidad de ser vicepresidente se convirtió en otra, la de ser Presidente. Y con buen cálculo, como siempre, ese 13 de octubre dio el pasito al costado. Renegando del gobierno que lo encumbró, pero sin renunciar. Otra vez la oportunidad de ser lo que no se esperaba y que llegaba a su puerta sin que usted la llamara.

Como una cosa lleva a otra, el dejar de ser vicepresidente con el Plan de Todos, lo convirtió en el Presidente con la Agenda de Octubre. Y sin ruborizarse no sólo renegó de ese Plan que fue el objeto de su campaña, sino de los partidos políticos en general, para convertirse en el Adán político boliviano.

Y fue entonces que nos dimos cuenta de su carácter, de su personalidad. Jurar al cargo y renunciar a él, tantas veces como fuera posible. Pero nunca sin que la oportunidad estuviera primero y el cálculo personal inmediatamente después. Jurar a la Presidencia traicionando a su mentor, iniciándole el juicio de responsabilidades que debía usted encabezar. Porque antes de ese pasito al costado, usted defendió la capitalización, fue parte del neoliberalismo en acción y si octubre era la negación de todo eso, entonces usted mismo era la negación de su gobierno. Era y no era. Esa es la cuestión.

Me quedo o no me quedo. Si me quedo les doy la amnistía a los sediciosos de octubre y  los convierto en héroes y me convierto en lo que no soy. Si no me quedo, pacto con el diablo para que no me sucedan en el cargo mis anteriores socios de coalición. Porque a ellos les temo tanto como a Evo, el bloqueador.

Si soy o no soy depende de la oportunidad que me haga ser o no ser. ¿Así es?

Por eso quiere ahora ser candidato, y después de mirar las encuestas: anunciar que no lo será. Pero ahorita que las cosas pueden cambiar, dirá que puede volver a ser candidato. ¿Por qué no?  Es cuestión de oportunidad. Y los oportunistas siempre tienen una oportunidad para todo.

de napuco Publicado en 1

UNO PARA TODOS


541db07567350f5e

DANTE N. PINO ARCHONDO

En el escenario político boliviano las cosas se dan como se esperan. No hay sorpresas y menos la sutileza que la política tiene en otras partes. En nuestro medio, el mundo político es tan pequeño y tan provinciano que todos saben lo que todos hacen, pero nadie sabe lo que todos piensan.

Yo recuerdo el retorno a la democracia. La opción numero uno era la UDP, aglutinando a varios partidos de izquierda y socialdemocracia junto al MNRI, definieron una candidatura: Hernán Siles Suazo. Al frente la derecha tenía dos opciones serias: MNRH de Paz Estensoro y ADN de Hugo Banzer. El PS1 liderizado por Marcelo Quiroga, declinaba formar parte de la UDP por consideraciones ideológicas y programáticas, pues asumía que este frente electoral se acabaría en cuanto fueran gobierno por sus discrepancias programáticas, y un solo objetivo, ser gobierno. No se equivocó.

El voto fue para la UDP en tres elecciones consecutivas, aunque con disminución del porcentaje, la disminución del voto para el MNRH y ADN y el crecimiento insólito del voto para el PS1. Quien tenía una sólida consistencia ideológica y programática. La metralla asesina terminó con este proyecto el 17 de julio de 1980. Luego la derecha se estableció en tres partidos base: MNR, ADN y MIR. Por su parte la izquierda quedó reducida a su mínima expresión, sin líder ni estructura partidaria.

Desde el año 1985 hasta el 2005, esta ausencia de liderazgo en la izquierda y de acuerdos para consolidarla, facilitó a la derecha gobernar por veinte años, entre pasanakus y derroche burocrático sin importarle el pueblo ni el que dirán. Luego de la caída del MNR en octubre de 2003, es la derecha la que se atomiza y es la izquierda la que se unifica. Ahora tenemos una opción electoral alrededor del MAS y varias opciones alrededor de la oposición. ¿El mundo da vueltas no?

Lo que debe tenerse como lección de todo esto, es que la izquierda facilitó las cosas a la derecha luego de la derrota de la UDP en 1984. No tuvo capacidad de reacción, no supo defender lo que hizo y se avergonzó del gobierno de Siles y todo lo que fue udepista estaba estigmatizado, era pecado hablar de ese período y la izquierda fue vergonzante e incapaz de reaglutinarse políticamente. Fue cuando nacieron CONDEPA y la UCS como bolsones populistas que reemplazaron a esa izquierda inocua.

Ahora las cosas son las mismas pero al revés. Es pecado haber sido de la derecha y neoliberal, todo eso es anatema y en ese sentido, la oposición se avergüenza de lo que hizo y trata de maquillar su cara liberal, es cuando habla de unidad, justicia social y empleo, como si esto fuera algo nuevo. Pero lo peor es que repite la misma conducta de la izquierda vencida en el ochenta.

Y no quieren entender que la necesidad de tener una candidatura sólida, sería y creíble, no puede ser una utopía ni algo imposible. Se trata de un básico sentido de interés de clase. De visión de país. Si los señores candidatos, todos, se dicen contrarios a la política del MAS, y saben que no lograran vencerlo porque no tienen: el dinero, la estructura o el carisma para convencer a un electorado que no cree en estas elecciones y que no cree en nadie, es obvio que sueltos son nada y unidos son fuerza.

Por eso la máxima que colocó en boca de sus mosqueteros Alejandro Dumas, debería ser ahora la consigna de quienes ya no quieren ver al país rodar por el infierno: Uno para todos y todos para uno.

de napuco Publicado en 1

UNA SOLA PREGUNTA SR. CHÁVEZ


CAHVEZ 1

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

Había que hacerle solo una pregunta. Y no pudo ser. Porque los encerraron en la misma sala de prensa. Mientras Tele-Sur dirigido por el periodista boliviano y ex miembro de la Federación de la Prensa en La Paz Freddy Morales junto con el canal oficial, escuchaban los denuestos que a titulo de declaraciones hacía el Coronel Chávez.

Luego en la ofuscación y protesta de los periodistas por este trato, el señor Iván Canelas, periodista de profesión y también ex dirigente de los mismos, balbuceaba al personal de seguridad el Palacio que “filmen nomás”. Ingresaban en ese momento el señor Chávez de abrigo y a su lado el que se entiende es Presidente del Estado Plurinacional. El militar a cargo de dar parte oficial, suena los tacones y hace paso de parada, coloca la espada en el hombro y le comunica nada menos que al Presidente Chávez, el parte “sin novedad”. Este con la mano en la frente, a modo de saludo, le responde.

Evo Morales sumiso al lado de Chávez, miraba la escena como si fuera el invitado.

Es todo lo que pudo hacer la prensa en ocasión de la visita del socialista caribeño. Minutos más tarde, cuando se mostraba la sumisión del señor Morales ante Chávez recibiendo el parte como si fuera Presidente del Estado Plurinacional, (aunque dicho sea de paso, es como si lo fuera, puesto que el dinero que se gastó en la famosa nueva constitución lo dio él) el canal 7 puesto en figurillas junto con el señor Canelas como vocero presidencial, querían explicar lo sucedido.

Son asuntos protocolares decía, que no deben extrañar. Y el canal siete leía el reglamento de las Fuerzas Armadas en su artículo tantos, que dice, y no decía eso, pero más abajito, que dice, y tampoco decía eso, así como en el otro artículo que dice, y nada de eso decía. Hasta que de cansancio no les quedó otra cosa que “pasar a otro asunto”.

Que Morales es el activista de Chávez, nadie tiene duda. Que lo trata como “a su indio” lo hemos escuchado, que le tiene rodeado de sus matones y su embajador que ahora funciona como el virrey en este nuevo Alto Perú, le sigue a todas partes y le entrega los cheques que Evo entrega a sus militantes Alcaldes, no es novedad, ¿porqué tendría que admirarnos el parte de novedades que le brinda el militar encargado de la seguridad del Palacio Plurinacional?

Lo que molesta de todo esto, no es la encerrona, promovida por el propio Canelas y justificada con cierta sorna como un hecho de “celo funcionario”, tampoco las declaraciones contra el imperio, Obama y el golpe de Honduras que dice el caribeño que no necesita de pruebas para decirlo, porque hace 200 años el imperio promueve todos los golpes que hubieron, menos la afirmación de traidores a su patria que hizo el cocalero Morales a todos los que permitan tener una base norteamericana en su suelo, lo que me molesta de todo esto ciertamente, es que no se pudo hacer una sola pregunta al Comandante del cocalero Morales, Hugo Chávez: ¿porqué ha firmado acuerdos con la Argentina para dotarle de gas, quitando ese mercado a Bolivia, mientras llena los bolsillos del gobierno plurinacional con remanentes de las transferencia que le hace Irán provenientes del tráfico de uranio en el que Evo Morales está comprometido?

de napuco Publicado en 1

LA REALIDAD NO MIENTE


DANTE N. PINO ARCHONDO
Insisto, si la dispersión del voto continua Evo Morales gana. Si los que se consideran presidenciables persisten en disgregar el voto están haciéndole el juego al M.A.S. Y no son deseos, nada de eso, les paso los datos de Encuestas de la Realidad Ciudadana, una corporación privada sin fines de lucro que realiza estos trabajos desde el año 1986. Desde el año 2008 ha venido realizando trabajos para ver el comportamiento de la opinión boliviana.
La encuesta tiene a 2.200 entrevistas mayores de 18 años en todas las capitales incluida la ciudad de El Alto. Veamos que no dice:
La ciudadanía interesada en las elecciones alcanza al 15 por ciento, al 40 por ciento le interesa poco y al 30 por ciento nada. Así que vean cómo está la cosa. Tanta eleccionitis da estos resultados. Hay cansancio. Esto representa campañas más caras para captar el voto.
Solo el 12 por ciento sabe cuál es la fecha de las elecciones, o sea el 88 por ciento no sabe, apenas se acerca o no tiene idea. ¿Qué tal? Opine usted.
La encuesta se realizó entre el 1 y 12 de julio de 2009. Fresquita. La pregunta del millón: ¿si las elecciones fueran hoy, usted votaría por Evo Morales o un candidato de la oposición?
EVO MORALES 49 POR CIENTO
CANDIDATO OPOSITOR 43 POR CIENTO
La dispersión del voto hace que ningún candidato sobrepase el 7 por ciento, pero si se logra unificar a la oposición, sería cuestión de convencer al 8 por ciento de indecisos para ganarle a Evo a una segunda vuelta electoral.
No debemos ser ciegos ante este cuadro de situación. Víctor Hugo Cárdenas, Samuel Doria Medina y Jorge Quiroga rondan el 6 por ciento cada uno, Hugo San Martin y Manfred Reyes Villa el 4 por ciento, Joaquino tiene el 3 por ciento. Y no creo que estos resultados sean para inflar el pecho. Es urgente resolver esta situación. Definir el candidato que mejor perfil y fuerza tenga para terminar con esta noche negra en que nos metió el voto de diciembre de 2005.
No se trata de simpatías a esta hora ni de aferrarse al sueño de que “la otra vez empezamos con poco y luego crecimos”, son tonteras. Es hora de mirar el futuro de la patria y acabar con los ensayos populistas de los cocaleros y sus allegados. Si todos los candidatos están de acuerdo en esto, ¿qué puede impedir que unan sus esfuerzos ahora, antes de que sea tarde? Solo una cosa: su narcisismo político antes que el destino de la Patria.

de napuco Publicado en 1

EL FRENTE AMPLIO


 

 DANTE N. PINO ARCHONDO

media lunaFase de decisiones. Fechas fatales, y andanzas apresuradas. Todos esperan que todos se fijen en uno. No hay ojos para nadie. Es que algo le falta a esas alianzas que levantan manos pero ninguna esperanza. No hay química podríamos decir, entre los candidatos y el pueblo que quiere otra manera de hacer política y vivir en paz. Entonces se cae en el desanimo y acto seguido en el conformismo.

¡Que sea lo que Dios quiera! Es el rostro de una dirigencia opositora sin visión de país, pero con mucho ojo para tratar del llegar al Palacio. Todos contra Evo. Parece ser una razón suficiente desde el punto de vista de los que se sienten opositores. Dígannos ¿para qué?

Por supuesto hay frases para responder a esta pregunta: unidad, basta de odios, defender la democracia, procurar empleo. Sólo son eso. Frases sin contenido, sin la fuerza para traducir la frase en mensaje y el mensaje en acción. Hacen lo mismo que Evo, repiten frases, con la diferencia de que él ataca y ellos lloran. Pero con todo esto, se producirá un binomio seguido de al menos otros tres.

Todos se sentirán “representativos” y disgregaran el voto. El resultado es el contrario a la máxima de dice: la unidad hace la fuerza. Una oposición mediocre, no merece sino una victoria mediocre. Debido a esta tendencia, el gobierno no tiene que hacer su máximo esfuerzo, sino el necesario para controlar su voto duro y convencer a los indecisos de que es mejor Evo que cualquiera de los neoliberales agrupados.

 Me han dicho en todas la formas y tonos que pedirles a los candidatos que se unan en un solo frente para evitar la dispersión, es una utopía, una irrealidad, un buen deseo, pero que eso y la cara de Dios no vamos a ver nunca en Bolivia. Espero al menos que las últimas encuestas hagan posible que aquellas candidaturas con cierto respaldo social, pero sin posibilidades de victoria, giren sus ojos al Frente y dejen sus vicios políticos a un lado.

Para que este llamado a la unidad electoral, no sea solo la expresión de un deseo. Propongo una fórmula política para vencer sin complejos, a Evo y sus muchachos.

1.- Los Prefectos actuales de la media luna, incluidos los señores Manfred Reyes Villa y René Joaquino, se presenten como candidatos a senadores en sus departamentos. Esto jalaría el voto de la ciudadanía con su efecto multiplicador al binomio nacional. Asegura la victoria en la primera vuelta.

2.- El Binomio requiere de una figura que le quiebre el voto a Evo en el altiplano, pero que tenga una aceptación real en la media luna. El binomio debe incluir en su lista a los senadores y negociar las diputaciones que sean fruto del equilibrio entre la juventud y la experiencia.

Para que esto sea posible los actúales Prefectos tienen que reflexionar entre su mandato transitorio actual o el quiebre de la continuidad de un Gobierno, que si se repite, los dejará sin recursos para hacer ninguna gestión. Así que empeñarse en seguir siendo Prefectos sin gestión, es mejor ser Senadores con poder para otorgar esos recursos a sus departamentos.

El efecto de esta decisión abre la carrera de espacios de las Prefecturas a las nuevas generaciones que tienen que asumir los restos históricos de este momento. Lo importante es tener la menta clara y el corazón dispuesto a sacrificar las ambiciones legítimas en aras de un retorno al verdadero Estado de Derecho y democracia con empleo y dignidad. Es creo el mejor esfuerzo que podríamos hacer los ciudadanos para presionar a los candidatos a que abran sus esfuerzos en busca de un Frente serio y creíble.

de napuco Publicado en 1