LA IZQUIERDA ES SUFICIENTE RAZON


DANTE N. PINO ARCHONDO

Garcia Linera

La insensibilidad que parece nos ha penetrado hasta el hueso, hace que lo que ayer nos estremecía, hoy día nos sea indiferente. Tanta injusticia extendida, tanto manoseo de la dignidad de los bolivianos, tanto cinismo para mentir, tanta desvergüenza para negar, nos ha anestesiado el cuerpo social  y ya nada nos causa dolor.

En nombre de la patria, como antes lo hicieron las dictaduras, se pisotean los derechos humanos. En nombre del cambio, se usan las mismas políticas de amedrentamiento y de coacción jurídica, que usaban las dictaduras. En nombre de los pobres se usan los dineros del pueblo para enriquecer una élite burocrática, como lo hicieron en las dictaduras.

Todo está permitido para el Poder y nada se le concede a la oposición. Nos dicen que la izquierda puede renegar de la ley, puede pisotearla, puede matar, puede degollar animales, puede corromper y corromperse, puede venderse y vender nuestra dignidad, puede engendrar el odio racial, porque es izquierda. Y con ese sólo argumento nadie tiene la moral para criticar ni para exigir nada.

En nombre de la pobreza todo esto está permitido. Porque reivindicarla exige este comportamiento y forma de ser. Los “pobres” en el gobierno, para vengar su pobreza necesitan que se pisoteen los derechos humanos de todos aquellos que no se consideran pobres. La pobreza esgrimida como justificación de la violencia. La pobreza utilizada como instrumento del desconocimiento a las libertades. Esta es la lógica de un grupo de activistas políticos que vienen levantando humaredas de desgracia en toda Bolivia.

Cuando se junta la ignorancia con el apetito de Poder, todo puede explotar en un solo sentido. La anarquía social da lugar al uso de la fuerza para hacer prevalecer el Poder, cuanta más anarquía hay, menos control social existe. Esta realidad es la se ha logrado construir en estos cuatro años.

El Estado no tiene lógica política – jurídica. Actúa con la lógica delincuencial, disfrazada de principios. El neoliberalismo justifica el desfalco fiscal. Las autonomías justifican la persecución y ajusticiamiento para amedrentar y hacer callar. La corrupta administración de justicia justifica su descabezamiento y el uso totalitario del Poder. La coca justifica al narcotráfico. La demanda el contrabando. El analfabetismo la penetración extranjera. El imperialismo yanqui justifica el control Estatal del Comandante Chávez.

Todo esto, es posible porque la miseria no espera razones, quiere saciar su hambre y no importa cómo. Quiere lo que tiene a mano, no pregunta cómo. Quiere pensar que tiene esperanza, no le importa cómo. Así que no le den muchas razones, cuando el alma aprieta los estómagos y la indiferencia alimenta al Poder.

De esto se aprovechan la izquierda, esa que dice ser socialista, que está en el Palacio y que las encuestas la dan por reelegida. Y a esto es que tenemos que combatir con la convicción que la democracia exige, denunciar con la verdad en la mano y vencer sin miedos ni retrocesos.

 

 

de napuco Publicado en 1

LA IZQUIERDA ES SUFICIENTE RAZON


DANTE N. PINO ARCHONDO

La insensibilidad que parece nos ha penetrado hasta el hueso, hace que lo que ayer nos estremecía, hoy día nos sea indiferente. Tanta injusticia extendida, tanto manoseo de la dignidad de los bolivianos, tanto cinismo para mentir, tanta desvergüenza para negar, nos ha anestesiado el cuerpo social  y ya nada nos causa dolor.

En nombre de la patria, como antes lo hicieron las dictaduras, se pisotean los derechos humanos. En nombre del cambio, se usan las mismas políticas de amedrentamiento y de coacción jurídica, que usaban las dictaduras. En nombre de los pobres se usan los dineros del pueblo para enriquecer una élite burocrática, como lo hicieron en las dictaduras.

Todo está permitido para el Poder y nada se le concede a la oposición. Nos dicen que la izquierda puede renegar de la ley, puede pisotearla, puede matar, puede degollar animales, puede corromper y corromperse, puede venderse y vender nuestra dignidad, puede engendrar el odio racial, porque es izquierda. Y con ese sólo argumento nadie tiene la moral para criticar ni para exigir nada.

En nombre de la pobreza todo esto está permitido. Porque reivindicarla exige este comportamiento y forma de ser. Los “pobres” en el gobierno, para vengar su pobreza necesitan que se pisoteen los derechos humanos de todos aquellos que no se consideran pobres. La pobreza esgrimida como justificación de la violencia. La pobreza utilizada como instrumento del desconocimiento a las libertades. Esta es la lógica de un grupo de activistas políticos que vienen levantando humaredas de desgracia en toda Bolivia.

Cuando se junta la ignorancia con el apetito de Poder, todo puede explotar en un solo sentido. La anarquía social da lugar al uso de la fuerza para hacer prevalecer el Poder, cuanta más anarquía hay, menos control social existe. Esta realidad es la se ha logrado construir en estos cuatro años.

El Estado no tiene lógica política – jurídica. Actúa con la lógica delincuencial, disfrazada de principios. El neoliberalismo justifica el desfalco fiscal. Las autonomías justifican la persecución y ajusticiamiento para amedrentar y hacer callar. La corrupta administración de justicia justifica su descabezamiento y el uso totalitario del Poder. La coca justifica al narcotráfico. La demanda el contrabando. El analfabetismo la penetración extranjera. El imperialismo yanqui justifica el control Estatal del Comandante Chávez.

Todo esto, es posible porque la miseria no espera razones, quiere saciar su hambre y no importa cómo. Quiere lo que tiene a mano, no pregunta cómo. Quiere pensar que tiene esperanza, no le importa cómo. Así que no le den muchas razones, cuando el alma aprieta los estómagos y la indiferencia alimenta al Poder.

De esto se aprovechan la izquierda, esa que dice ser socialista, que está en el Palacio y que las encuestas la dan por reelegida. Y a esto es que tenemos que combatir con la convicción que la democracia exige, denunciar con la verdad en la mano y vencer sin miedos ni retrocesos.

 

 

de napuco Publicado en 1

LA IZQUIERDA ES SUFICIENTE RAZON


DANTE N. PINO ARCHONDO

La insensibilidad que parece nos ha penetrado hasta el hueso, hace que lo que ayer nos estremecía, hoy día nos sea indiferente. Tanta injusticia extendida, tanto manoseo de la dignidad de los bolivianos, tanto cinismo para mentir, tanta desvergüenza para negar, nos ha anestesiado el cuerpo social  y ya nada nos causa dolor.

En nombre de la patria, como antes lo hicieron las dictaduras, se pisotean los derechos humanos. En nombre del cambio, se usan las mismas políticas de amedrentamiento y de coacción jurídica, que usaban las dictaduras. En nombre de los pobres se usan los dineros del pueblo para enriquecer una élite burocrática, como lo hicieron en las dictaduras.

Todo está permitido para el Poder y nada se le concede a la oposición. Nos dicen que la izquierda puede renegar de la ley, puede pisotearla, puede matar, puede degollar animales, puede corromper y corromperse, puede venderse y vender nuestra dignidad, puede engendrar el odio racial, porque es izquierda. Y con ese sólo argumento nadie tiene la moral para criticar ni para exigir nada.

En nombre de la pobreza todo esto está permitido. Porque reivindicarla exige este comportamiento y forma de ser. Los “pobres” en el gobierno, para vengar su pobreza necesitan que se pisoteen los derechos humanos de todos aquellos que no se consideran pobres. La pobreza esgrimida como justificación de la violencia. La pobreza utilizada como instrumento del desconocimiento a las libertades. Esta es la lógica de un grupo de activistas políticos que vienen levantando humaredas de desgracia en toda Bolivia.

Cuando se junta la ignorancia con el apetito de Poder, todo puede explotar en un solo sentido. La anarquía social da lugar al uso de la fuerza para hacer prevalecer el Poder, cuanta más anarquía hay, menos control social existe. Esta realidad es la se ha logrado construir en estos cuatro años.

El Estado no tiene lógica política – jurídica. Actúa con la lógica delincuencial, disfrazada de principios. El neoliberalismo justifica el desfalco fiscal. Las autonomías justifican la persecución y ajusticiamiento para amedrentar y hacer callar. La corrupta administración de justicia justifica su descabezamiento y el uso totalitario del Poder. La coca justifica al narcotráfico. La demanda el contrabando. El analfabetismo la penetración extranjera. El imperialismo yanqui justifica el control Estatal del Comandante Chávez.

Todo esto, es posible porque la miseria no espera razones, quiere saciar su hambre y no importa cómo. Quiere lo que tiene a mano, no pregunta cómo. Quiere pensar que tiene esperanza, no le importa cómo. Así que no le den muchas razones, cuando el alma aprieta los estómagos y la indiferencia alimenta al Poder.

De esto se aprovechan la izquierda, esa que dice ser socialista, que está en el Palacio y que las encuestas la dan por reelegida. Y a esto es que tenemos que combatir con la convicción que la democracia exige, denunciar con la verdad en la mano y vencer sin miedos ni retrocesos.

 

 

de napuco Publicado en 1

LA IZQUIERDA ES SUFICIENTE RAZON


DANTE N. PINO ARCHONDO

La insensibilidad que parece nos ha penetrado hasta el hueso, hace que lo que ayer nos estremecía, hoy día nos sea indiferente. Tanta injusticia extendida, tanto manoseo de la dignidad de los bolivianos, tanto cinismo para mentir, tanta desvergüenza para negar, nos ha anestesiado el cuerpo social  y ya nada nos causa dolor.

En nombre de la patria, como antes lo hicieron las dictaduras, se pisotean los derechos humanos. En nombre del cambio, se usan las mismas políticas de amedrentamiento y de coacción jurídica, que usaban las dictaduras. En nombre de los pobres se usan los dineros del pueblo para enriquecer una élite burocrática, como lo hicieron en las dictaduras.

Todo está permitido para el Poder y nada se le concede a la oposición. Nos dicen que la izquierda puede renegar de la ley, puede pisotearla, puede matar, puede degollar animales, puede corromper y corromperse, puede venderse y vender nuestra dignidad, puede engendrar el odio racial, porque es izquierda. Y con ese sólo argumento nadie tiene la moral para criticar ni para exigir nada.

En nombre de la pobreza todo esto está permitido. Porque reivindicarla exige este comportamiento y forma de ser. Los “pobres” en el gobierno, para vengar su pobreza necesitan que se pisoteen los derechos humanos de todos aquellos que no se consideran pobres. La pobreza esgrimida como justificación de la violencia. La pobreza utilizada como instrumento del desconocimiento a las libertades. Esta es la lógica de un grupo de activistas políticos que vienen levantando humaredas de desgracia en toda Bolivia.

Cuando se junta la ignorancia con el apetito de Poder, todo puede explotar en un solo sentido. La anarquía social da lugar al uso de la fuerza para hacer prevalecer el Poder, cuanta más anarquía hay, menos control social existe. Esta realidad es la se ha logrado construir en estos cuatro años.

El Estado no tiene lógica política – jurídica. Actúa con la lógica delincuencial, disfrazada de principios. El neoliberalismo justifica el desfalco fiscal. Las autonomías justifican la persecución y ajusticiamiento para amedrentar y hacer callar. La corrupta administración de justicia justifica su descabezamiento y el uso totalitario del Poder. La coca justifica al narcotráfico. La demanda el contrabando. El analfabetismo la penetración extranjera. El imperialismo yanqui justifica el control Estatal del Comandante Chávez.

Todo esto, es posible porque la miseria no espera razones, quiere saciar su hambre y no importa cómo. Quiere lo que tiene a mano, no pregunta cómo. Quiere pensar que tiene esperanza, no le importa cómo. Así que no le den muchas razones, cuando el alma aprieta los estómagos y la indiferencia alimenta al Poder.

De esto se aprovechan la izquierda, esa que dice ser socialista, que está en el Palacio y que las encuestas la dan por reelegida. Y a esto es que tenemos que combatir con la convicción que la democracia exige, denunciar con la verdad en la mano y vencer sin miedos ni retrocesos.

 

 

de napuco Publicado en 1

LAS FELICITACIONES DEL FMI


fmiDANTE N. PINO ARCHONDO

 

¿Si después de las felicitaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional, al gobierno, recibieron por respuesta una bofetada, que hubiera sucedido de haberle hecho una crítica suave? Es que esta institución, otrora rectora inmisericorde de los ajustes estructurales con los que condicionaban la ayuda externa, está tan desprestigiada que debe tragarse los desaires de una economía como la boliviana que en el concierto sudamericano, para no ir más lejos, no tiene ninguna gravitación ni importancia.

Eso de que están conformes con los resultados macroeconómicos que arroja el ahorro y las reservas internacionales, es una paja mental que no condice con un estudio serio y responsable sobre lo actuado en materia económica.

El FMI ha hecho operaciones aritméticas. Ha visto cuanto han crecido los ingresos fiscales, y cuanto le han restado los gastos, para concluir que hay un superávit fiscal como si fuera una maravilla arqueológica incaica. Nos dice que este resultado junto con las reservas internacionales, nos va a permitir afrontar la crisis internacional en mejores condiciones. En buen cristiano le dicen al gobierno que financiaran con este superávit las importaciones anuales y que en vista de este éxito fiscal no esperen crédito externo alguno en condiciones concesionales, es decir a largo plazo y bajas tasas de interés.

Pero la verdad es otra. Los gastos corrientes han crecido en más del 200 por ciento en estos cinco años, mientras que los ingresos en estos últimos cinco años han sumado lo que se tuvo en los 15 años anteriores, entre otras cosas gracias a las chambonadas del FMI en la regulación de las operaciones financieras especulativas del primer mundo y el manejo nada escrupulosos del crédito inmobiliario. Que reflejan el triste, penoso y desacertado manejo económico del gobierno al que felicitan. Que teniendo a su disposición estos recursos no ha sido capaz de ejecutar su presupuesto y de dinamizar la economía, sumiéndola en una bandeja asistencialista de bonos y gastos superfluos.

Cómo han cambiado en el Fondo Monetario, que ahora goza con la aplicación de bonos cuando eso antes significaba la proscripción del mundo civilizado. Es que nunca tuvieron vergüenza alguna en su condescendencia cuando eso le convenía a sus intereses.

El endeudamiento interno producido por el gobierno, desde el punto de vista monetarista del Fondo era necesario para chupar liquidez, por eso no dicen nada al respecto peor realmente ¿no representa nada?, ¿y cómo se explica ese crecimiento al compas del aumento de los ingresos fiscales? Y el señor Ministro Arce, en vez de dar explicaciones claras nos dice que tiene diferencias ideológicas con el Fondo y que no seguirá sus consejos, aunque no hace mucho era un alumno que aplicaba esos consejos, que ahora rechaza, en las dependencias del Banco Central de Bolivia.

Parece que al Fondo Monetario Internacional, le importa bien poco lo que el Gobierno del Estado Plurinacional haga o deje de hacer. Esta visita se ha mostrado más de cortesía que de examen de lo actuado. Y si al final si el gobierno hará lo que crea conveniente no tiene sentido esforzarse en hacerle recomendaciones, aunque las felicitaciones no dejen de ser una gran ayuda en épocas electorales.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

LAS FELICITACIONES DEL FMI


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

¿Si después de las felicitaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional, al gobierno, recibieron por respuesta una bofetada, que hubiera sucedido de haberle hecho una crítica suave? Es que esta institución, otrora rectora inmisericorde de los ajustes estructurales con los que condicionaban la ayuda externa, está tan desprestigiada que debe tragarse los desaires de una economía como la boliviana que en el concierto sudamericano, para no ir más lejos, no tiene ninguna gravitación ni importancia.

Eso de que están conformes con los resultados macroeconómicos que arroja el ahorro y las reservas internacionales, es una paja mental que no condice con un estudio serio y responsable sobre lo actuado en materia económica.

El FMI ha hecho operaciones aritméticas. Ha visto cuanto han crecido los ingresos fiscales, y cuanto le han restado los gastos, para concluir que hay un superávit fiscal como si fuera una maravilla arqueológica incaica. Nos dice que este resultado junto con las reservas internacionales, nos va a permitir afrontar la crisis internacional en mejores condiciones. En buen cristiano le dicen al gobierno que financiaran con este superávit las importaciones anuales y que en vista de este éxito fiscal no esperen crédito externo alguno en condiciones concesionales, es decir a largo plazo y bajas tasas de interés.

Pero la verdad es otra. Los gastos corrientes han crecido en más del 200 por ciento en estos cinco años, mientras que los ingresos en estos últimos cinco años han sumado lo que se tuvo en los 15 años anteriores, entre otras cosas gracias a las chambonadas del FMI en la regulación de las operaciones financieras especulativas del primer mundo y el manejo nada escrupulosos del crédito inmobiliario. Que reflejan el triste, penoso y desacertado manejo económico del gobierno al que felicitan. Que teniendo a su disposición estos recursos no ha sido capaz de ejecutar su presupuesto y de dinamizar la economía, sumiéndola en una bandeja asistencialista de bonos y gastos superfluos.

Cómo han cambiado en el Fondo Monetario, que ahora goza con la aplicación de bonos cuando eso antes significaba la proscripción del mundo civilizado. Es que nunca tuvieron vergüenza alguna en su condescendencia cuando eso le convenía a sus intereses.

El endeudamiento interno producido por el gobierno, desde el punto de vista monetarista del Fondo era necesario para chupar liquidez, por eso no dicen nada al respecto peor realmente ¿no representa nada?, ¿y cómo se explica ese crecimiento al compas del aumento de los ingresos fiscales? Y el señor Ministro Arce, en vez de dar explicaciones claras nos dice que tiene diferencias ideológicas con el Fondo y que no seguirá sus consejos, aunque no hace mucho era un alumno que aplicaba esos consejos, que ahora rechaza, en las dependencias del Banco Central de Bolivia.

Parece que al Fondo Monetario Internacional, le importa bien poco lo que el Gobierno del Estado Plurinacional haga o deje de hacer. Esta visita se ha mostrado más de cortesía que de examen de lo actuado. Y si al final si el gobierno hará lo que crea conveniente no tiene sentido esforzarse en hacerle recomendaciones, aunque las felicitaciones no dejen de ser una gran ayuda en épocas electorales.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

LAS FELICITACIONES DEL FMI


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

¿Si después de las felicitaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional, al gobierno, recibieron por respuesta una bofetada, que hubiera sucedido de haberle hecho una crítica suave? Es que esta institución, otrora rectora inmisericorde de los ajustes estructurales con los que condicionaban la ayuda externa, está tan desprestigiada que debe tragarse los desaires de una economía como la boliviana que en el concierto sudamericano, para no ir más lejos, no tiene ninguna gravitación ni importancia.

Eso de que están conformes con los resultados macroeconómicos que arroja el ahorro y las reservas internacionales, es una paja mental que no condice con un estudio serio y responsable sobre lo actuado en materia económica.

El FMI ha hecho operaciones aritméticas. Ha visto cuanto han crecido los ingresos fiscales, y cuanto le han restado los gastos, para concluir que hay un superávit fiscal como si fuera una maravilla arqueológica incaica. Nos dice que este resultado junto con las reservas internacionales, nos va a permitir afrontar la crisis internacional en mejores condiciones. En buen cristiano le dicen al gobierno que financiaran con este superávit las importaciones anuales y que en vista de este éxito fiscal no esperen crédito externo alguno en condiciones concesionales, es decir a largo plazo y bajas tasas de interés.

Pero la verdad es otra. Los gastos corrientes han crecido en más del 200 por ciento en estos cinco años, mientras que los ingresos en estos últimos cinco años han sumado lo que se tuvo en los 15 años anteriores, entre otras cosas gracias a las chambonadas del FMI en la regulación de las operaciones financieras especulativas del primer mundo y el manejo nada escrupulosos del crédito inmobiliario. Que reflejan el triste, penoso y desacertado manejo económico del gobierno al que felicitan. Que teniendo a su disposición estos recursos no ha sido capaz de ejecutar su presupuesto y de dinamizar la economía, sumiéndola en una bandeja asistencialista de bonos y gastos superfluos.

Cómo han cambiado en el Fondo Monetario, que ahora goza con la aplicación de bonos cuando eso antes significaba la proscripción del mundo civilizado. Es que nunca tuvieron vergüenza alguna en su condescendencia cuando eso le convenía a sus intereses.

El endeudamiento interno producido por el gobierno, desde el punto de vista monetarista del Fondo era necesario para chupar liquidez, por eso no dicen nada al respecto peor realmente ¿no representa nada?, ¿y cómo se explica ese crecimiento al compas del aumento de los ingresos fiscales? Y el señor Ministro Arce, en vez de dar explicaciones claras nos dice que tiene diferencias ideológicas con el Fondo y que no seguirá sus consejos, aunque no hace mucho era un alumno que aplicaba esos consejos, que ahora rechaza, en las dependencias del Banco Central de Bolivia.

Parece que al Fondo Monetario Internacional, le importa bien poco lo que el Gobierno del Estado Plurinacional haga o deje de hacer. Esta visita se ha mostrado más de cortesía que de examen de lo actuado. Y si al final si el gobierno hará lo que crea conveniente no tiene sentido esforzarse en hacerle recomendaciones, aunque las felicitaciones no dejen de ser una gran ayuda en épocas electorales.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

LAS FELICITACIONES DEL FMI


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

¿Si después de las felicitaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional, al gobierno, recibieron por respuesta una bofetada, que hubiera sucedido de haberle hecho una crítica suave? Es que esta institución, otrora rectora inmisericorde de los ajustes estructurales con los que condicionaban la ayuda externa, está tan desprestigiada que debe tragarse los desaires de una economía como la boliviana que en el concierto sudamericano, para no ir más lejos, no tiene ninguna gravitación ni importancia.

Eso de que están conformes con los resultados macroeconómicos que arroja el ahorro y las reservas internacionales, es una paja mental que no condice con un estudio serio y responsable sobre lo actuado en materia económica.

El FMI ha hecho operaciones aritméticas. Ha visto cuanto han crecido los ingresos fiscales, y cuanto le han restado los gastos, para concluir que hay un superávit fiscal como si fuera una maravilla arqueológica incaica. Nos dice que este resultado junto con las reservas internacionales, nos va a permitir afrontar la crisis internacional en mejores condiciones. En buen cristiano le dicen al gobierno que financiaran con este superávit las importaciones anuales y que en vista de este éxito fiscal no esperen crédito externo alguno en condiciones concesionales, es decir a largo plazo y bajas tasas de interés.

Pero la verdad es otra. Los gastos corrientes han crecido en más del 200 por ciento en estos cinco años, mientras que los ingresos en estos últimos cinco años han sumado lo que se tuvo en los 15 años anteriores, entre otras cosas gracias a las chambonadas del FMI en la regulación de las operaciones financieras especulativas del primer mundo y el manejo nada escrupulosos del crédito inmobiliario. Que reflejan el triste, penoso y desacertado manejo económico del gobierno al que felicitan. Que teniendo a su disposición estos recursos no ha sido capaz de ejecutar su presupuesto y de dinamizar la economía, sumiéndola en una bandeja asistencialista de bonos y gastos superfluos.

Cómo han cambiado en el Fondo Monetario, que ahora goza con la aplicación de bonos cuando eso antes significaba la proscripción del mundo civilizado. Es que nunca tuvieron vergüenza alguna en su condescendencia cuando eso le convenía a sus intereses.

El endeudamiento interno producido por el gobierno, desde el punto de vista monetarista del Fondo era necesario para chupar liquidez, por eso no dicen nada al respecto peor realmente ¿no representa nada?, ¿y cómo se explica ese crecimiento al compas del aumento de los ingresos fiscales? Y el señor Ministro Arce, en vez de dar explicaciones claras nos dice que tiene diferencias ideológicas con el Fondo y que no seguirá sus consejos, aunque no hace mucho era un alumno que aplicaba esos consejos, que ahora rechaza, en las dependencias del Banco Central de Bolivia.

Parece que al Fondo Monetario Internacional, le importa bien poco lo que el Gobierno del Estado Plurinacional haga o deje de hacer. Esta visita se ha mostrado más de cortesía que de examen de lo actuado. Y si al final si el gobierno hará lo que crea conveniente no tiene sentido esforzarse en hacerle recomendaciones, aunque las felicitaciones no dejen de ser una gran ayuda en épocas electorales.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

¿BOLIVIA SOCIALISTA?


DANTE N. PINO ARCHONDO

  • pobreza 2

Ya por allá en los años setenta, cuando la dictadura banzerista había culminado con el golpe del 21 de agosto de 1971, al gobierno del General Juan José Torréz González – que se debatía entre las fuerzas de la izquierda que exigían implantar la Asamblea popular y la derecha que le amenazaba frente a este intento – decidió usar el nacionalismo revolucionario como escudo de un proceso en el que el Estado seguía comandando la economía y el sector privado se constituía en su comodín pasivo.

A eso Marcelo Quiroga le denominó los siete años de farra militar empresarial, que tuvo luego que pagar el pueblo, al recuperar la democracia en 1978. La dictadura mantuvo el Capitalismo de Estado como proceso económico y uso de él en beneficio de una clase burguesa que desde entonces se acostumbró a medrar en licitaciones, compras estatales y políticas arancelarias y tributarias que les permitieran generar excedentes económicos, cuyo final era la expatriación de los mismos o el gasto en consumo suntuario.

Marcelo, Secretario Ejecutivo del PS-1 logró multiplicar el voto ciudadano en tres años de elecciones consecutivas, gracias a los golpes cívico – militares que se sucedieron para no entregarle el gobierno al Dr. Siles Suazo, colocándose como  la tercera fuerza política nacional, en clara tendencia de confrontación con ADN que resultó ser la segunda fuerza en ese año de 1979.

Este choque ideológico y programático que se vislumbraba en el corto plazo, representaba la polaridad política que iba a producirse entre el sistema del capitalismo de Estado y el socialismo marxista- leninista. Marcelo, no negaba su visión socialista que significaba el control del Estado de los medios de producción estratégicos: minería, petróleo, comercio exterior, banca y seguros, Nunca trató de engañar a su electorado que se multiplicaba exponencialmente, y siempre les dijo con claridad, que además de todo eso, él iba a socializar la educación y la medicina.

Esta claridad programática unida a su capacidad de expresión y didáctica política para interpretar el proceso boliviano desde el punto de vista materialista y dialectico, hacía que sus pasos tácticos en busca de la unidad de la izquierda no fueran de ninguna concesión al carácter programático que pretendía ejecutar.

Pero las balas asesinas truncaron a este líder en sus propósitos y determinaron que fuera la UDP, luego el MNR, luego el MIR y al final la ADN quienes, mediante pactos y alianzas impusieran el liberalismo económico como proceso de continuidad al capitalismo de Estado.

Queda entonces la incógnita de saber que hubiera sucedido de no haberse producido su asesinato el 17 de julio de 1980. Marcelo iba a ser gobierno. Eso parecía inevitable en aquel tiempo. Y claro se tenía ya la experiencia de lo sucedido a la Unidad Popular de Allende y el fracaso de la Asamblea Popular de 1970 – 71.

El proceso histórico ha tenido otro camino, y es el que ha demarcado al final los resultados que ahora estamos viviendo. En vez de socialismo tuvimos capitalización, participación popular y seguro universal materno-infantil. Ahí acabaron los avances sociales que permitió el sistema al pasar del Capitalismo de Estado a un liberalismo moderado, si somos realistas en la definición de las reformas.

El neoliberalismo, nunca existió en  Bolivia como lo hizo con las privatizaciones que se produjeron, por ejemplo, en la Argentina, Chile y México. Y así como nunca tuvimos un neoliberalismo ortodoxo, tampoco tendremos ningún tipo de socialismo marxista – leninista. El tiempo del centralismo político y económico pasó, el programa socialista de Marcelo ya no es aplicable ahora y las privatizaciones tampoco.

De ahí que el M.A.S. camina en círculos sin encontrar salida al surco que le lleva al mismo punto de partida. No puede aplicar un programa socialista y no le alcanza el tamaño para aplicar el liberalismo económico. Se contenta con ponerle etiquetas a sus acciones de corte liberal. Nacionaliza el gas, pero paga las acciones de las petroleras y les devuelve sus gastos mediante contratos lesivos al interés nacional. Quiere explorar y perforar pozos petroleros y termina expandiendo las pozas de maceración de la cocaína. Quiere dar educación y acaba enseñándoles a escribir su nombre a los analfabetos. Quiere desarrollar el área rural y termina dando plata para construir canchitas de futbol.

No tienen un programa, sino actitudes y etiquetas. Y con este equipaje de contradicciones, de delirios grandilocuentes, y vacíos profundos, se presentan ante el pueblo declarando que son los únicos que saben qué hacer con el país. Y el país en realidad no sabe que quieren hacer con él. Los candidatos oficialistas están muy despistados, pero disimulan bien, lo penoso de todo esto es que los candidatos de la oposición andan peor que ellos.

de napuco Publicado en 1

¿BOLIVIA SOCIALISTA?


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

Ya por allá en los años setenta, cuando la dictadura banzerista había culminado con el golpe del 21 de agosto de 1971, al gobierno del General Juan José Torréz González – que se debatía entre las fuerzas de la izquierda que exigían implantar la Asamblea popular y la derecha que le amenazaba frente a este intento – decidió usar el nacionalismo revolucionario como escudo de un proceso en el que el Estado seguía comandando la economía y el sector privado se constituía en su comodín pasivo.

A eso Marcelo Quiroga le denominó los siete años de farra militar empresarial, que tuvo luego que pagar el pueblo, al recuperar la democracia en 1978. La dictadura mantuvo el Capitalismo de Estado como proceso económico y uso de él en beneficio de una clase burguesa que desde entonces se acostumbró a medrar en licitaciones, compras estatales y políticas arancelarias y tributarias que les permitieran generar excedentes económicos, cuyo final era la expatriación de los mismos o el gasto en consumo suntuario.

Marcelo, Secretario Ejecutivo del PS-1 logró multiplicar el voto ciudadano en tres años de elecciones consecutivas, gracias a los golpes cívico – militares que se sucedieron para no entregarle el gobierno al Dr. Siles Suazo, colocándose como  la tercera fuerza política nacional, en clara tendencia de confrontación con ADN que resultó ser la segunda fuerza en ese año de 1979.

Este choque ideológico y programático que se vislumbraba en el corto plazo, representaba la polaridad política que iba a producirse entre el sistema del capitalismo de Estado y el socialismo marxista- leninista. Marcelo, no negaba su visión socialista que significaba el control del Estado de los medios de producción estratégicos: minería, petróleo, comercio exterior, banca y seguros, Nunca trató de engañar a su electorado que se multiplicaba exponencialmente, y siempre les dijo con claridad, que además de todo eso, él iba a socializar la educación y la medicina.

Esta claridad programática unida a su capacidad de expresión y didáctica política para interpretar el proceso boliviano desde el punto de vista materialista y dialectico, hacía que sus pasos tácticos en busca de la unidad de la izquierda no fueran de ninguna concesión al carácter programático que pretendía ejecutar.

Pero las balas asesinas truncaron a este líder en sus propósitos y determinaron que fuera la UDP, luego el MNR, luego el MIR y al final la ADN quienes, mediante pactos y alianzas impusieran el liberalismo económico como proceso de continuidad al capitalismo de Estado.

Queda entonces la incógnita de saber que hubiera sucedido de no haberse producido su asesinato el 17 de julio de 1980. Marcelo iba a ser gobierno. Eso parecía inevitable en aquel tiempo. Y claro se tenía ya la experiencia de lo sucedido a la Unidad Popular de Allende y el fracaso de la Asamblea Popular de 1970 – 71.

El proceso histórico ha tenido otro camino, y es el que ha demarcado al final los resultados que ahora estamos viviendo. En vez de socialismo tuvimos capitalización, participación popular y seguro universal materno-infantil. Ahí acabaron los avances sociales que permitió el sistema al pasar del Capitalismo de Estado a un liberalismo moderado, si somos realistas en la definición de las reformas.

El neoliberalismo, nunca existió en  Bolivia como lo hizo con las privatizaciones que se produjeron, por ejemplo, en la Argentina, Chile y México. Y así como nunca tuvimos un neoliberalismo ortodoxo, tampoco tendremos ningún tipo de socialismo marxista – leninista. El tiempo del centralismo político y económico pasó, el programa socialista de Marcelo ya no es aplicable ahora y las privatizaciones tampoco.

De ahí que el M.A.S. camina en círculos sin encontrar salida al surco que le lleva al mismo punto de partida. No puede aplicar un programa socialista y no le alcanza el tamaño para aplicar el liberalismo económico. Se contenta con ponerle etiquetas a sus acciones de corte liberal. Nacionaliza el gas, pero paga las acciones de las petroleras y les devuelve sus gastos mediante contratos lesivos al interés nacional. Quiere explorar y perforar pozos petroleros y termina expandiendo las pozas de maceración de la cocaína. Quiere dar educación y acaba enseñándoles a escribir su nombre a los analfabetos. Quiere desarrollar el área rural y termina dando plata para construir canchitas de futbol.

No tienen un programa, sino actitudes y etiquetas. Y con este equipaje de contradicciones, de delirios grandilocuentes, y vacíos profundos, se presentan ante el pueblo declarando que son los únicos que saben qué hacer con el país. Y el país en realidad no sabe que quieren hacer con él. Los candidatos oficialistas están muy despistados, pero disimulan bien, lo penoso de todo esto es que los candidatos de la oposición andan peor que ellos.