LO QUE SOSTIENE EL VOTO DE EVO

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

Gran preocupación mediática, por los resultados que las encuestas arrojan, sobre la intención de voto. Mucha mayor es la preocupación que ocasionan ciertos comentarios de los llamados “analistas” como eso de que: Manfred subirá, Evo está cayendo y si sumamos los votos de todos contra Evo le ganamos. Con tales criterios vamos bien, pero estamos mal.

 

Manfred representa la oposición desesperada, Samuel la oposición gestora y Joaquino la oposición complaciente. Si observamos las actitudes electorales de Manfred, estamos ante un cuadro pintado de desastres y colorido de odios. Este discurso, sirve para satisfacer a los que no quieren a Evo de ninguna manera, ni como Evo ni como Presidente. Pero está muy lejos de convocar el voto de los indecisos, porque ellos no ven a Evo como el centro del mal ni del odio. Resultado: está definido el voto radicalizado contra Evo y podría aumentar tantito en las próximas semanas, pero nada más.

 

Samuel por su parte lo reduce todo a un cumulo de proyectos de inversión, cual si fuera una reluciente institución financiera dedicada a captar el voto de los que quieren hacer empresa. El pueblo que apenas puede llenar la canasta familiar y que está muy contento con los bonos oficiales, escucha con simpatía esta oferta, pero la siente poco suya, y es que en La Paz y Oruro el contrabando, el comercio ilegal y la burocracia centralista tiene a sus ciudadanos más contentos que trucha en el Lago. Resultado: Samuel tiene el tope de los que creen en la actividad privada y creen en la microempresa, con ausencia sensible de los propios empresarios asociados en su Confederación, donde Samuel no asiste.

 

Joaquino, quiere ser la repetición de lo que fue Manfred el 2002. Convencido de que hizo buena gestión edilicia en Potosí, se considera llamado a la Presidencia de la República, sin tomar en cuenta, que el pueblo ya no se asombra de las buenos Alcaldes y sus gestiones, lo que da por sentado. Cree que por tener una historia personal de humilde progreso y formación personal, le avala mejor que a Evo, cuya educación no alcanzó ni a la primaria. Lo cierto es que todo esto sumado a las películas de Evo, Jefazo, y tanto circo que se ha dado, ya no convoca al voto sino al bostezo.

 

No hay porqué alarmarse de lo resultados con este contexto político – electoral. Evo Morales tiene un voto cautivo muy importante que le da comodidad en esta campaña. Pero solo eso: comodidad. Y este colchón del voto, étnico aymara, cholo progresista, contrabandista, gremial acomodado, que le permite superar a sus rivales con 31 puntos de ventaja, se sostendrá en la medida que Evo garantice lo que hasta ahora está haciendo muy bien: dejar que El Alto sea el mercado liberal más grande de Bolivia, donde los impuestos y la ley los definen los alteños y su entramado de relaciones comerciales y su red social de control vecinal que permite esta situación. Dejar que Oruro sea la compuerta del contrabando, desde donde se distribuye toda la línea blanca, ropa usada incluida, alcohol y tabaco. Mientras se promueve la idea del puerto seco, para distraer la perdiz. Y sostener la minería estatal en Potosí, a costa del erario nacional, a la vez que expande las actividades de la coca y su correlato el anrcotr

 

Mientras Evo maneja este cuadro económico – social, los candidatos de la oposición convocan al voto con realidades que si bien son el pan nuestro de los medios de comunicación, no por ello constituyen el sentir del pueblo y su bolsillo. Así que vuelvo a repetir: si quieren ganarle a Evo, tienen que enamorar a sus indios, cholos, contrabandistas y gremiales que saben lo que tienen y quieren lo que saben.

Anuncios
de napuco Publicado en 1