EL SUCRE

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

Cochabamba es una ciudad, como pocas. Tiene un no sé qué. Te embruja. Siempre he respirado un aire de paz y de poco importa, que quiero disfrutar. El sol, el aire refrescante, su comida abundante y sus contrastes, entre edificios y chicherías en medio de ellos. Quizás por todo esto, las reuniones en la llajta tienen otro sabor.

Lo que parece una invitación de contenido turístico es en realidad un escenario para mitigar las tremendas sonseras que se dijeron en la denominada Cumbre del Alba. Prefiero echarle la culpar al embrujo cochala, para no ser tan caustico con esos Presidentes empapados de socialismo y firmes creyentes de que son luchadores por la libertad y la dignidad de sus pueblos.

Entre las tantas boberías con las que se deleitaron, entre discursos grandilocuentes de lucha contra el imperialismo, de liberaciones económicas, de pronósticos reservados para el capitalismo, de alabanza al dictador cubano y propaganda sobre los días de gloria que vive su pueblo, de afirmaciones sobre el Jesucristo comunista, y cartas del Libertador, menos mal, sólo acusado de ser socialista, se decidió asumir una medida, la única , la que anuncia la liberación del imperialismo y de su dólar, la creación del Sucre, la nueva moneda del ALBA.

Y se firma el acuerdo entre todos, con cara de serios y convencidos de estar dando el paso que los pueblos reclaman. El Sucre, se usará dicen como moneda de cambio entre los países miembros del ALBA. Ya el dólar murió, ya esa señal del imperialismo terminó sus días en las cuentas bancarias de estos luchadores socialistas y enemigos del imperialismo. Al fin podrán venderse y comprarse si recurrir al dólar americano. ¡Ahí está la mejor demostración de que se puede caminar sin el imperio!

Pero la verdad es otra. Es como esa que se esconde cuando se habla de la democracia en Cuba, o de la libertad de expresión en Venezuela, o de la lucha contra la corrupción en Nicaragua, o de la unidad nacional en Bolivia. No han hecho otra cosa que crear un medio de cambio contable. Es decir una moneda virtual. Que al final tiene que saldarse con la única con la que pueden hacerlo: ¡el dólar!

Y así una vez más, los discursos dicen una cosa y las manos firman otra. Si Venezuela la vende petrolero a Dominica, esta transacción se registrará en valor de Sucres y este valor, una vez convertido al dólar imperial, será el que se abone en la cuenta del país que vendió y se debite en la cuenta del país que compró. Miren nomás la genialidad que han realizado, dar toda una vuelta para volver al principio. Todo en aras de sentirse antiimperialistas, para terminar en las manos del dólar que no quieren.

Estas payasadas, son las que les llenan de orgullo. Y cómo no podía ser de otra manera, Evo Morales estuvo como el hueco del queque. Creyendo en la moneda inventada, en que puede cambiar el mercado norteamericano por el venezolano, en las encuestas que dicen que él es el más notable de los personajes por su inteligencia y que el 80 por ciento de los bolivianos quieren el socialismo. Ojalá comience a operar con medidas socialistas en la ciudad de El Alto y les convenza de que el comercio ilegal, la evasión tributaria, el contrabando y el robo de energía eléctrica y la prostitución, así como el narcotráfico no forman parte del nuevo ideario. Y espero que los alteños, dejen todo eso en aras de ese socialismo evista como muestra de su apoyo incondicional que él cree tener.

Si no pasa eso y la revuelta termina con sus anhelos y sueños antiimperialistas será porque los alteños antes que socialistas son fenicios y más amigos del comercio ilegal que Evo de Chávez.

Anuncios
de napuco Publicado en 1