LA ECONOMIA DE LOS CAMBIOS PROFUNDOS

LA ECONOMIA DE LOS CAMBIOS PROFUNDOS

DANTE N. PINO ARCHONDO

Los cambios profundos en los que se ha metido el gobierno parece que han alcanzado tal grado de fondo, que salir de la oscuridad en la que se han envuelto les va a ser muy difícil. Y es que desentrañar lo insondable de su política económica y particularmente su política fiscal no es muy complicado. Lo difícil es tratar de entender cómo se pueden hacer las cosas tan mal, teniendo a mano todas las herramientas para trabajar bien.

El gobierno de Evo Morales ha tenido ingresos en cuatro años, equivalentes a 15 años anteriores de diferentes administraciones: 353.2 miles de millones de bolivianos frente a 358.2 miles de millones anteriores. Este éxito explica la propaganda oficial como el resultado de la nacionalización del gas. Y es cierto, en parte, porque existen otras fuentes que también pesan, el endeudamiento externo e interno es una de ellas, entre ambas soportan el 81 por ciento de los ingresos corrientes.

Esta realidad en la que se sustentan los ingresos fiscales es exactamente la misma de antes. Cifras menores, las de entonces; como resultado de menores precios internacionales del petróleo y de los minerales y cifras mayores las de ahora, pero sustentadas en los mismos cimientos. Así que si de medir la profundidad de este resultado se trata, poco se ha hecho.

Lo dramático es analizar el comportamiento del gasto fiscal, ciertamente resulta penoso, comparar el discurso con la realidad. El incremento del gasto corriente es de 205 por ciento del 2005 al 2009, administración de Evo Morales. Y los mayores impactos que se ha tenido están en: sueldos y salarios de la administración pública con un 67,1 por ciento; bienes y servicios con un 591.9 por ciento y otros gastos corrientes con un 11.417 por ciento.

¿No que se habían rebajado los sueldos empezando por el señor Presidente? Y ¿no que había que terminar con las pegas políticas que los neoliberales daban a sus militantes?, y ¿no es que se tenía que acabar con el gasto superfluo que los neoliberales hacían en sus oficinas, en la compra de movilidades, en el pago de servicios de florería y otros?, cómo se explica el crecimiento del gasto en “otros gastos corrientes del 11.417 por ciento? ¿Son los viajes, viáticos, y cenas y fiestas, futbol y jolgorio oficial?

Que profundidad la que han tenido para usar del dinero público y con cuanta eficiencia se anda gastando 67.8 miles de millones de bolivianos, al garete y al compas de la morenada palaciega. Les han dado cátedra a los neoliberales, en eso de hacer lo que a uno le da la gana en nombre de los pobres. No necesitan Fondos Reservados, si tienen todo el Tesoro a su disposición para vivir bien.

Y cómo los han superado en eso de endeudarse más rápido y mejor, con la ironía de que se endeudan teniendo más ingresos. Me explico: Evo Morales recibe en cuatro años lo que otros tuvieron en quince, pero se endeuda en ese mismo tiempo en más de 10.000 millones de dólares, tomando en cuenta la deuda condonada. ¿Y para qué?

Con el mismo cinismo con el que no explican esta realidad, ahora anuncian que las recaudaciones tributarias caerán en un 16 por ciento, afectando los ingresos de 350 instituciones que deberán ajustar sueldos o despedir gente. Igual mensaje han recibido las Universidades y Municipios, a los primeros se les deberá 212 millones de bolivianos y los otros 905 millones, ya que los asignaciones reales serán menores. Uno de los cambios profundos. No cabe duda. Que tiene relación con los Certificados de Crédito Fiscal con los que YPFB paga sus impuestos, debido a la ineficiencia administrativa que campea en esa institución. Mientras con gran despliegue se le entrega 1000 millones de dólares de las reservas internacionales, para demostrar ese musculo financiero que dice tener el señor García Linera.

Así están los cambios profundos. Tan al fondo que nadie los entiende.

Anuncios
de napuco Publicado en 1