LAS FELICITACIONES DEL FMI

 

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

¿Si después de las felicitaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional, al gobierno, recibieron por respuesta una bofetada, que hubiera sucedido de haberle hecho una crítica suave? Es que esta institución, otrora rectora inmisericorde de los ajustes estructurales con los que condicionaban la ayuda externa, está tan desprestigiada que debe tragarse los desaires de una economía como la boliviana que en el concierto sudamericano, para no ir más lejos, no tiene ninguna gravitación ni importancia.

Eso de que están conformes con los resultados macroeconómicos que arroja el ahorro y las reservas internacionales, es una paja mental que no condice con un estudio serio y responsable sobre lo actuado en materia económica.

El FMI ha hecho operaciones aritméticas. Ha visto cuanto han crecido los ingresos fiscales, y cuanto le han restado los gastos, para concluir que hay un superávit fiscal como si fuera una maravilla arqueológica incaica. Nos dice que este resultado junto con las reservas internacionales, nos va a permitir afrontar la crisis internacional en mejores condiciones. En buen cristiano le dicen al gobierno que financiaran con este superávit las importaciones anuales y que en vista de este éxito fiscal no esperen crédito externo alguno en condiciones concesionales, es decir a largo plazo y bajas tasas de interés.

Pero la verdad es otra. Los gastos corrientes han crecido en más del 200 por ciento en estos cinco años, mientras que los ingresos en estos últimos cinco años han sumado lo que se tuvo en los 15 años anteriores, entre otras cosas gracias a las chambonadas del FMI en la regulación de las operaciones financieras especulativas del primer mundo y el manejo nada escrupulosos del crédito inmobiliario. Que reflejan el triste, penoso y desacertado manejo económico del gobierno al que felicitan. Que teniendo a su disposición estos recursos no ha sido capaz de ejecutar su presupuesto y de dinamizar la economía, sumiéndola en una bandeja asistencialista de bonos y gastos superfluos.

Cómo han cambiado en el Fondo Monetario, que ahora goza con la aplicación de bonos cuando eso antes significaba la proscripción del mundo civilizado. Es que nunca tuvieron vergüenza alguna en su condescendencia cuando eso le convenía a sus intereses.

El endeudamiento interno producido por el gobierno, desde el punto de vista monetarista del Fondo era necesario para chupar liquidez, por eso no dicen nada al respecto peor realmente ¿no representa nada?, ¿y cómo se explica ese crecimiento al compas del aumento de los ingresos fiscales? Y el señor Ministro Arce, en vez de dar explicaciones claras nos dice que tiene diferencias ideológicas con el Fondo y que no seguirá sus consejos, aunque no hace mucho era un alumno que aplicaba esos consejos, que ahora rechaza, en las dependencias del Banco Central de Bolivia.

Parece que al Fondo Monetario Internacional, le importa bien poco lo que el Gobierno del Estado Plurinacional haga o deje de hacer. Esta visita se ha mostrado más de cortesía que de examen de lo actuado. Y si al final si el gobierno hará lo que crea conveniente no tiene sentido esforzarse en hacerle recomendaciones, aunque las felicitaciones no dejen de ser una gran ayuda en épocas electorales.

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1