EL MODELO ECONOMICO CRUCEÑO

DANTE N. PINO ARCHONDO

Lo primero que debemos preguntarnos es ¿cuál? Y acto seguido tenemos que hacer otra pregunta: ¿es posible hablar de un modelo económico, cruceño, paceño o beniano? La respuesta a ambas es, No.

Y es que Santa Cruz, está viajando en el mismo micro que todos. No está en otro. Y no se equivoquen, porque esas equivocaciones terminan haciendo creer que se puede marchar sin compañía y ser igualmente grandes. El modelo económico que tiene Santa Cruz, es el modelo, que tiene el país. Y dentro de él, puede ser que Santa Cruz, opere mejor que Potosí o La Paz, eso es otra cosa, pero a no confundir gimnasia con magnesia.

Otra aclaración que vale la pena hacer: Santa Cruz aprovechó mejor el neoliberalismo que otras regiones y pudo transferir recursos hacía el sector productivo agro industrial, hizo más contrabando que otras regiones al calor del mercado sin control, captó el ahorro interno, por transferencias del sistema financiero, depósitos convertidos en créditos, porque el mercado cruceño se amplió por efecto de la migración interna y todo esto mostró el beneficio del emprendimiento empresarial mejor que en el resto del país.

A eso se le denomina utilización del modelo con mayor eficacia y mejor desempeño, pero no se le puede denominar “modelo económico cruceño”

Creo que el reclamo cruceño, desde diciembre de 2005, tiene origen en la mayor demanda de recursos financieros y económicos para sostener el despeje de la economía que tuvo en el transcurso de casi veinte años. Lo que el gobierno de Evo Morales les denegó, llegando al extremo de disminuir sus ingresos con el fin de cortar las alas políticas de su dirigencia y evitar que se constituyan en liderazgos de alcance nacional.

El encono justificado del pueblo cruceño con esta decisión de priorizar lo político frente a lo económico y social, es lo que llevó a levantar las banderas de la autonomía, como el camino para evitar mayores restricciones presupuestarias desde el gobierno central.

Y las autonomías como bandera de reivindicación social tuvieron el apoyo de todo el pueblo, cruceño o no de nacimiento. El crecimiento económico buscado bajo las alas autonómicas es una demanda que no se la puede desconocer. Evo Morales ha caminado entre la duda de ahogar estas pretensiones- para lo cual no ha ahorrado acciones delincuenciales, de ajusticiamiento, con el fin de descabezar el liderazgo político cruceño- y dar curso a las autonomías con el riesgo de verse sobrepasado en su ambición de controlar el poder, que no lo ha tomado, en calidad de inquilino sino de dueño de casa.

Y es que el crecimiento económico nacional, tiene un polo de producción agroindustrial oriental y otro de producción textil occidental, amén de su mercado que para el oriente es importante. Estos dos polos configuran a cualquier modelo económico que se quiera establecer.

Está claro, que es el liberalismo económico el que ha posibilitado el crecimiento regional de Santa Cruz, y por eso mismo, el intervencionismo estatal es dañino para sus pretensiones, como lo es para otros departamentos. Es donde se equivoca el MAS, al pretender agrandar el Estado por encima de la actividad privada, cuando se ufana de que el Estado controla el 60 por ciento del PIB. Mala señal y malos vientos.

Esta posición masista de controlar centralmente la economía nacional, no es sino un modelo regresivo, del cual Santa Cruz no se podrá evadir. Por eso afirmo que Santa Cruz no puede tener un modelo económico propio sin antes romper las cadenas del centralismo que no se lo permite.

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1