UN REFERENDUM SUDAMERICANO

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

 

En el cúmulo de dislates que ha venido sumando Evo Morales debe añadirse este otro: convocar a un referéndum sudamericano para que “los pueblos” decidan si quieren o no bases norteamericanas. Y lo dice como si hubiera lanzado la idea más creativa de los últimos tiempos, en el pleno convencimiento que tiene – porque Evo es un convencido de que tiene ideas geniales- de que los países se deben manejar como asambleas sindicales y mejor si estas son cocaleras.

¡Un referéndum sudamericano! Y hace un llamado a los intelectuales, deportistas y originarios para que resistan al imperio, que quiere invadirnos, dice que Colombia es ahora una base como Guantánamo lo es para los Estados Unidos, para Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia. Es decir para el club de los elegidos por el Comandante Chávez.

Uno se pregunta cómo es que los candidatos de la oposición no se divierten con estas genialidades y dejan pasarlas como si fueran frases dignas de análisis. Podrían hacer fiesta, pero claro el pueblo boliviano está tan de capa caída, que la ignorancia hace declaraciones y todos escuchan y los medios se ufanan por darle contenido y todos ponen cara de pelotudos, por respeto a la investidura presidencial, cuando esta investidura le sirve al investido para limpiarse las narices.

Hasta cuándo vamos a ser el hazme reír de todos. Este cocalerito mandado a Presidente lanzando invocatorias, admonitorias y desafíos como un poderoso que infunde miedo, a quien no cree en sus necedades. Porque hay que ser bien necio para tomarse en serio a este señor. Y por lo visto los necios abundan en La Paz, Oruro y Potosí, donde el 70 o 80 por ciento quiere tenerlo de Presidente otra vez. Y las encuestas lo endiosan aún más y le hacen sentir que tiene al pueblo en sus manos y que por tanto puede decir lo que se le ocurra.

Evito dice y Evito hace, y Evito quiere y Evito pide y Evito se enoja. Y en Bolivia todos atentos a Evito. Los bolivianos giramos en torno a Evito, estamos pendientes de sus estupideces y las convertimos en noticia, y le damos cuerda a los análisis que expliquen lo que sus sonseras son.

¿No podemos parar un poquito? ¿No podemos hacer un esfuerzo para que esta comedia burlesca se acabe? Y enviarlo a este señor al lugar de donde nunca debió salir: a jugar futbol en el Chapare y tocar trompeta que es todo lo que sabe hacer. Poner la casa en orden de una vez. Y no se me entienda mal, que poner la casa en orden no es despreciar al prójimo ni excluir a nadie, sino comenzar a mirar en serio el futuro, porque ya esta bueno de desperdiciarlo como lo hacemos.

De mi parte no volveré a referirme ni a sus decires ni a sus pensares. Porque quien se preocupa de idioteces, mas idiota es.

Anuncios
de napuco Publicado en 1