MARICUEQUITAS

Así solía referirse mi tío Quintín, cirujano, cuando alguien tenía miedo a ser operado o mostraba vacilaciones para tomar una decisión firme: “maricuequita” y no se me ocurre otra palabra para describir la posición de los tres ex Presidentes que reclaman por sus derechos ante la posibilidad de ser juzgados con una ley que, a decir por ellos mismos, tiene elementos que la hacen, cuando menos, objeto de observaciones severas y transgresiones a la Constitución, leyes y Tratados Internacionales.

En efecto la carta enviada a su Excelencia Evo Morales, dice en un análisis concienzudo, que el proyecto de ley, lo convierte en juez y parte, al ser acusador y haber nominado a sus jueces para que se los juzgue y que el juicio en sí mismo no tiene instancia de apelación, lo cual transgrede los acuerdos internacionales en materia jurídica que exigen para el debido proceso que se tenga esto en cuenta y por último la retroactividad de la ley que les juzgaría con nueva ley ante hechos originados con anterioridad a ella.

Lo que me no puedo dejar de remarcar, es la convicción con la que definen estos temas cuando se trata de ellos, pero que distinta conducta cuando se trata de otros. Claro si el juicio es a Gonzalo Sánchez de Lozada y su Gabinete. Se los puede juzgar con un Tribunal digitado, corrompido y atemorizado con juicios de prevaricato, se les puede sentenciar en única instancia y se les puede aplicar la ley sin respetar un solo ápice el Código de Procedimiento Penal.

Eso se callaron. Que se joda, fue la conducta adoptada. Carlos Mesa, el gran traidor, propugnó el juicio y llegó al extremo de destituir a los Fiscales que dijeron que no había materia jurídica probada para acusar de genocidio a los hechos provocados por Evo Morales y el Gobierno en octubre de 2003. Y no sólo eso Evo Morales y sus secuaces de octubre, fueron amnistiados por este señor, que ahora reclama justicia. Como Presidente dicto un decreto para amnistiar a unos y condenar a otros. ¿Con qué autoridad moral este señor puede reclamar para sí lo que no fue capaz de reclamar para otros?

Y en cuanto a Rodríguez Veltzé como Presidente de la Corte Suprema de Justicia nunca observó que la ley del Juicio de Responsabilidades en única instancia era violatoria de esos acuerdos y tratados a los que ahora hace referencia. Hay pues una doble moral en estos señores. Y no se queda chiquito Tuto Quiroga, que hizo del juicio de responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada su mejor acuerdo con Evo Morales sin importarle las flagrantes violaciones que se hicieron al debido proceso que ahora reclama.

Tomar a leche de tu propia vaca, es lo que les está ocurriendo. Bien merecido lo tienen. Claro que no aplaudo la ley ni sus propósitos. No estoy de acuerdo con ella, como forma de reprimir al opositor. Eso no quita que me calle ante la doble cara que demuestran quienes en su momento tenían la obligación de poder freno al desconocimiento del debido proceso, y en vez de ello se ufanaron por joder al prójimo.

Anuncios
de napuco Publicado en 1