¡REBUZNOS A DUO!

Lejos del coro que le ha cantado al Presidente Morales todos los acordes posibles para entonarle la canción del Burro, tuve que tragarme la ironía con la que me preguntaron “¿oye sabes lo que ha dicho tu Presidente?” La verdad no sabía, porque el tiempo que tengo ahora entre cátedra y trabajo administrativo me ha quitado el espacio que antes tenía para seguir la política boliviana desde este lugar del mundo donde me encuentro.

Como Evo dice tantas cosas en su pequeño mundo banal del Poder que lo tiene borracho de contento, pensé que otra vez el imperialismo habría sido el objeto de sus declaraciones. No estuve muy lejos. Calvos, homosexuales, coca cola y plásticos rodearon esta vez la idea de que el capitalismo es el enemigo de la humanidad.

Para no repetir las burlas y hasta los insultos que se ganó merecidamente, lo que sigo preguntándome es porque todo este despliegue de medios que se movieron para difundir la Cumbre, no indagaron que hace la coca a la pachamama y que hacen los precursores que siguen a la coca para convertirla en cocaína. Y en qué tipo de economía se mueve todo este negocio de millones de dólares. Que yo sepa la coca no está nacionalizada, pertenece a la propiedad privada de los cocaleros y su ámbito de acción es el libre mercado, donde el precio decide las cantidades que se producen y que se demandan. Es decir la coca se mueve en el sistema del libre mercado capitalista.

Evo protege la coca, por tanto protege el libre mercado y el sistema capitalista que lo sustenta. Así de simple. Su discurso es vergonzoso y demuestra la doble moral de este personaje que hace uso de la investidura Presidencial para atacar lo que en realidad instrumentaliza. El capitalismo.

Y mientras grita estupideces en do mayor, las inversiones capitalistas como las de Jindal se le vuelan, los acuerdos para industrializar el gas se postergan, la minería deja de invertir, la agricultura tiene la frontera agrícola disminuida, la madera se explota al mejor estilo capitalista en sus propias narices, y el mundo económico boliviano se desmorona.

En contrapartida como si nada de esto sucediera, su Ministro de Economía, muy suelto de cuerpo invita a los capitalistas para que pongan sus huevos en la canasta plurinacional, nada menos que haciéndoles recuerdo que esas inversiones estarán desprotegidas por la Constitución masista, que determina la inexistencia de tribunales arbitrales imparciales para juzgar diferendos. Una invitación para ingresar al infierno, empedrada de buenas intenciones.

Esto demuestra que la premisa de la que parten es que los inversores y capitalistas son burros, no saben y no responden. Mientras que ellos los vivillos plurinacionales, inmaculados defensores de la tierra, a la que degradan con la coca y furiosos enemigos de capitalismo, pueden engañarlos pidiéndoles que inviertan mientras tienen en sus escritorios decretos para nacionalizarlos.

Y Bolivia mira fascinada a Evo Morales, grande Evo, Padre espiritual de todos, futuro Premio Nobel de los Burros, dale nomás, tienes 500 años para joder nuestro futuro.

Anuncios
de napuco Publicado en 1