¿Y LAS OTRAS RESERVAS?

DANTE N. PINO ARCHONDO

Con gran entusiasmo el gobierno difunde el crecimiento sostenido de las Reservas Internacionales, fruto como ya es de conocimiento, del impacto de los precios internacionales en la demanda de materias primas y un enorme caja de ineficiencia para llevar adelante la inversión pública, así como el ingreso de divisas provenientes del narcotráfico, dineros que por su origen no pueden salir del  país, generando una liquidez que se está traduciendo en un aumento de los precios internos.

La fijación en el punto donde se señalan que las Reservas Internacionales alcanzan los nueve mil millones de dólares, es todo lo que hacen. Algo así como pasar la meta y recibir la copa del ganador, y esa escena lo es todo, sin detenerse a mirar el cómo se llegó al punto en cuestión y que representa.

En todo caso una de las variables que origina ese crecimiento de las Reservas monetarias, es el gas, que jalado por los precios del petróleo, le permite al Gobierno ingresos adicionales. Es la gallina de los huevos de oro. Al menos por ahora. Y encontraste con esas reservas monetarias mostradas como el éxito resonante de la nacionalización del gas, están las otras reservas, precisamente las del gas.

Y los resultados tienen un comportamiento inverso al de las reservas monetarias. De acuerdo con un informe, preliminar, en realidad un informe que se viene ocultado al pueblo, por las cifras que arroja, las reservas de gas en Bolivia habrían caído de 15,25 TCF a 8,35 TCF, que en el entender de los especialistas en la materia, representan reservas, que al ritmo de explotación actual y demanda del Brasil se acabarían un año después del cumplimiento de venta con ese país.

Las reservas de gas que son una de las causas, para que las reservas monetarias, tengan un crecimiento han disminuido y no hay según el propio gobierno, interés alguno en buscar inversiones para acrecentarlas, porque según el despistado Ministro del ramo, no necesitamos mercados externos, sino concentrarnos en la industrialización del gas.

Mientras se piensa de esta forma en Bolivia, el Perú consolida sus exportaciones de gas a Brasil, el proyecto Melchorita, que era el proyecto boliviano de licuefacción del gas, comienza a dar sus frutos y según informaciones ya habría enviado al Brasil gas, colocándose como competidor real con el gas boliviano.

Las reservas de gas se pierden por la inoperancia del gobierno, las reservas monetarias se guardan por la misma razón. Y en medio de reservas que crecen y otras que disminuyen, la reserva moral del pueblo boliviano comienza a diluirse por el efecto de leyes totalitarias que pintan de cuerpo entero al grupo palaciego encaramado en el poder.

Anuncios
de napuco Publicado en 1