RECORRIENDO LA HISTORIA


DANTE N. PINO ARCHONDO

Si como dice Oppenheimer, en su libro Basta de Historias, miraríamos hacía delante y no al pasado, si el Estado Plurinacional estuviera construyendo el futuro caminado de esa manera, todas las fuerzas sociales estuvieran en otra dinámica. Pero para desgracia nacional, tenemos toda la fuerza puesta en la historia y toda la energía gastándose en volver a revivirla sin un sentido del por qué.

Los Ministros originarios que acompañan al Presidente no están en la Bolivia de ahora, sino en las tierras del Kollasuyo, están quinientos años atrás. Y tratan a la Iglesia Católica como recién llegada, a la bandera como cosa ajena, y a los bolivianos como intrusos. Todo este andamiaje coloca a la educación en un carro antiguo y en vez de educar a nuestros niños con la visión del futuro, les quieren castrar el pensamiento retornándolos a tiempos anteriores a la Colonia.

No cabe duda que estamos frente a un grupo de fundamentalistas indigenistas que añora el retorno de su pasado. Lo triste, es que ese pasado no lo conocen y andan confundiendo sus ritos con la historia y crean imaginarios mundos de sabiduría, donde hubo más barbarie que otro cosa, y al final son unos renegados originarios con cerveza en la mano.

Una verdadera revolución debiera ser la del conocimiento y dedicarle un generoso 15 por ciento del PIB para reformar toda la educación. Lo cual sólo será posible si se termina con la sindicalización de este sector y se coloca al sistema en un ámbito institucional ajeno al quehacer político. Debía el gobierno declarar a la Educación “bajo bandera”. Por supuesto que se deben tener Maestros bien formados y bien pagados y no los vándalos que ahora se denominan así y que se dedican a lanzar piedras en las calles.

Para vencer el atraso y vencer al imperialismo, tenemos que educarnos, tenemos que dejar de mirar atrás. Para esto hay que tener coraje y sólo un proceso como este justificaría la existencia de un cambio. Si toda esta coyuntura internacional estuviera volcada a cambiar la educación todo podría justificarse, pero además de que no es así, tenemos a la coca esparcida por todo el país y los narcos defendiéndola con todo pretexto.

Mientras los niños son usados para vender cocaína, o para matar como en México, el gobierno reacciona de manera infantil y se declara “pobre pero digno” Es que la pobreza y la ignorancia para este gobierno es un negocio. Mientras existan pobres Evo Morales tiene razón de ser. Y no hay forma de negar la realidad, pero si Bolivia tiene este gobierno es porque los niveles de educación son tan bajos que un Evo Morales o un señor Avalos pueden ser considerados como personas que hacen opinión. Y claro los medios ayudan bastante. Más allá de lo que desearíamos estamos recorriendo las cortinas de la historia para consolarnos porque no tenemos la puerta del futuro.

Anuncios
de napuco Publicado en 1

FUERZAS ARMADAS


DANTE N. PINO ARCHONDO

Un polvorín de comentarios levantaron las declaraciones de un militar de apellido Cueto, que afirmó el carácter socialista de las Fuerzas Armadas, en acuerdo con lo que dispone la Constitución Política del Estado, que ha convertido a Bolivia en Estado Plurinacional, a la hoja de coca en patrimonio cultural y a los indios, en originarios y campesinos. De todo lo cual se deriva que las Fuerzas Armadas están en  un contexto, originario, comunitario y socialista. Razón no le falta al general, ya que si la superestructura jurídica se ha modificado las FF. AA. tienen que nadar en la alberca que les toca.

Lo que me llevó a preguntarme, ¿cuán importante es que las Fuerzas Armadas sean socialistas, anti imperialistas o capitalistas y pro imperialistas, si denominaciones más o menos, su realidad no cambia?

¿Qué son las Fuerzas Armadas en Bolivia? Comparadas con sus similares en Brasil, Chile, Perú y Colombia, ¿para dar ejemplos cercanos? Casi parecen un grupo de ciudadanos armados, sin uso ni beneficio, que viven de un presupuesto pobretón y que les mantiene como reserva armada del grupo palaciego de turno.

Si esta es la realidad, realmente ¿importa cómo se denominen? Soldados sometidos a vejámenes, oficiales buscando cómo vivir mejor, generales ganando pluses de origen dudoso, negociando compras de armamento millonarias, callando ante las voces de mando venezolanas, inclinando la columna ante las demandas norteamericanas, sometiéndose a consignas vacías propias de la ignorancia en el poder. Ciertamente si se quieren llamar Fuerzas Incaicas, Fuerzas originarias o Fuerzas de acomodo, para lo que realmente son, me parece que no tiene la menor importancia.

Estos generales que salen hablando de lo que no entienden, simplemente, como sus propios camaradas dicen, son unos busca pegas, adulones y mediocres militares. Así que tratar de darle importancia a un asunto que no debiera ocupar sino la columna de chistes, nos demuestra la desesperación de algunos por usar cualquier cosa para levantar polvo, que al Gobierno no le llega a la cintura.

Si les escandaliza que las Fuerzas Armadas sean socialistas, es que no entienden el mensaje. El socialismo que predica el Gobierno es el socialismo de la pobreza y el atraso económico, así que esas Fuerzas Armadas serán la expresión de ese sistema. Creo que esos generales que ahora están viviendo bien con la ayuda externa que les llega, deberían desmentir lo dicho por Cueto, no por convicción ideológica contraria al socialismo, sino porque su nivel de existencia actual no condice con ese nivel de conciencia que reclama Cueto.

de napuco Publicado en 1

VER PASAR Y DEJAR HACER


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

La suerte de Bolivia parece girar en un círculo que nos da la sensación de que avanzamos, pero al final, volvemos al punto de partida. En las mejores coyunturas históricas internacionales hemos tenido los peores Presidentes y en la peores, a los mejores. Para dar algunos ejemplos de esto, de 1971 a 1978, cuando los precios de las materias primas se dispararon, el general Banzer gobernó al país, dilapidando los recursos de ese momento, pero cuando esta situación cambió y estuvimos acorralados por esos mismos precios internacionales el Dr. Paz Estenssoro tuvo que girar el eje de la revolución nacional y dar pasos dolorosos pero necesarios con el fin de recuperar una economía debilitada, ahora que los precios internacionales vuelven a escalar por efecto del crecimiento de la demanda global, tenemos un gobierno que no atina, que no sabe y que con su política económica equivocada, para decir lo menos, está dejando que nuevamente Bolivia pierda el tren del desarrollo.

¿Será esto una maldición de los dioses? ¿Cómo es posible que ante una situación como la presente, tengamos una administración de nos jala para retroceder lo poco que avanzamos y que recibe por ello el voto mayoritario con complacencia y anuencia de los que hasta ayer protestaban por ello?

¿Es que en Bolivia se ha perdido el sentido de la realidad? No cabe duda que en ciertos momentos los pueblos se equivocan de una forma parecida al suicida que ve solo en la muerte la solución a su angustia. Para que eso no suceda tiene que haber hombres y mujeres que eviten esa insensata acción de buscar el retroceso y acrecentar la miseria en un futuro cercano.

El mundo vecino al nuestro está desplegando sus esfuerzos para convertir la crisis financiera y económica de los países grandes en palancas de salto hacía niveles de vida mejores. Perú afianza la inversión, abre sus puertas al comercio, se coloca metas ambiciosas y despliega esfuerzos para reconvertir su economía de exportaciones primarias en exportaciones diversificadas. Chile camina al mundo del desarrollo y Brasil ha tomado esa misma ruta con una contundencia que no tiene sino un camino por recorrer, y es el de lograr abatir a la pobreza, con la creación de la riqueza, que nace de una economía que desarrolla todas sus potencialidades.

En Bolivia, se despilfarra, lo mismo que en la década de los setenta. Se hace demostraciones ostentosas de lujo para los círculos palaciegos, se habla en nombre de los pobres mientras se los mantiene igual, se coloca a la economía en una ruta crítica que sostiene y ahonda la dependencia externa y fomenta la desigualdad social.  Necesitamos una verdadera revolución, aquella que no tenga contemplaciones con los aventureros y mentirosos que ayer como hoy nos dejaron relamiendo la miseria como dulce pegajoso.

de napuco Publicado en 1

ESTA TERCA ECONOMIA


DANTE PINO ARCHONDO

Esta terca economía no entiende la normativa. Bueno si decimos que la economía positiva se define como las cosas son y la normativa como debían ser, quiere decir que las cosas como son, deberían aceptar a las cosas como deben ser. Pero la realidad nos muestra otra cara.

La escasez no es sino el resultado de la mayor demanda sobre la oferta y esto se produce porque la demanda crece debido a un mayor flujo de ingresos o porque la oferta se redujo debido a costos de producción más altos. Los ciclos conocidos como la sequía o inundaciones producen perdidas que la producción no puede superarlas sino tiene un apoyo financiero sostenido y si sumamos a esto las amenazas contra la propiedad, es seguro que la oferta se reducirá.

Mientras la producción nacional ha dejado de crecer la demanda viene recibiendo flujos de ingreso provenientes de narcotráfico y de la apreciación de la moneda que incentivan el consumo presionando sobre los precios.

En Bolivia tenemos un desfase entre la oferta y la demanda. Esto no se soluciona con policías ni con decretos, ni mucho menos gastando divisas en importaciones de aquello que de hecho producimos y debemos seguir haciéndolo

Se trata de ver las cosas como son y de dejar de querer que sean como deseamos. El gobierno se empeña en aplicar normativas a hechos con los cuales no puede lidiar. Los precios buscan mercados y eso es lo que ocurre ahora. La producción actual incluso menor a la que debía ser, busca su mercado y el azúcar, el aceite, la soya, las papa, las verduras y la carne y el gas licuado, se van allá donde los precios proporcionan mayores beneficios.

Lo que estamos viviendo ahora es el resultado de las malas decisiones que hace cuatro años se tomaron por el proceso de cambio y no por el neoliberalismo. Se dejaron pasar momentos en los cuales  el cuidado con la producción era asegurar que esta garantizara el consumo. Pero prefirieron lo político y se amenazó con expropiaciones, pues bien, tienen lo que buscaron.

El mercado ha sido puesto a un lado y en su lugar se quiere colocar al Estado, pero al final del día, no saben cómo hacerlo. Y nos quedamos sin mercado y sin Estado. Es lo que comienza a entender el pueblo alteño pidiendo a gritos que el gobierno atienda el mercado y la respuesta de este es que quiere más Estado.

Si los que gobiernan creen que desde sus despachos pueden decidir con la voluntad de su firma en disposiciones normativas, pasando por encima de la realidad, lo único que hacen es sentirse poderosos, mientras el pueblo pierde.

de napuco Publicado en 1

ESE OCTUBRE DE 2003


DANTE N. PINO ARCHONDO

Únicamente por la tozudez  de tres Fiscales que pasaron en este juicio y que no quisieron, porque pudieron, trabajar en la búsqueda de la verdad y establecer las responsabilidades concretas a hechos concretos, Octubre Negro, terminará como un espectáculo digitado y orquestado desde esferas políticas, sin pena ni gloria. Ahí está Gonzalo Sánchez de Lozada, quien ni siquiera ha sido notificado con el juicio en Bolivia. Lo que significa que para él no existe ningún proceso, que él sepa legalmente. Y sus cercanos colaboradores, Carlos Sánchez Berzaín y Yerko Kukoc no están en el mismo. Cualquiera con dos dedos de frente tendría que preguntarse ¿cómo se puede averiguar la verdad, si los directos responsables de la administración política y militar de los hechos no están en el juicio?

Es tan evidente que no se podía haber llevado a cabo este juicio sin la presencia del ex Presidente Sánchez de Lozada que basta referirse a la nota presidencial que es de conocimiento de la Fiscalía, por la cual asume la responsabilidad de la movilización de las Fuerzas Armadas y la Policía para  sofocar los movimientos armados que se produjeron en esos días, como la prueba más fuerte que obliga a que este juicio tenga sentido sólo si el ex mandatario está en él.

Y ahora resulta que Felipe Quispe, declara por segunda vez a los medios que el instruyó la emboscada de Warisata, que desató la sucesión de acontecimientos posteriores y no fue un acto religioso, sino una emboscada armada que pretendía obtener muertos como bandera. Dice este activista indígena que Evo Morales no estaba en el país sino en Libia, durante esos hechos, que él no sabe nada ni podría aportar nada al esclarecimiento de los sucesos de octubre, pero se olvida que Evo Morales dio la orden para que se bloquee la carretera central La Paz- Oruro- Cochabamba, provocando desabastecimiento en las ciudades y que Gustavo Torrico soliviantaba a los universitarios de El Alto atacando a comerciantes que no querían acatar el paro, incendiando y golpeando a los alteños para que acataran sus órdenes.

En mi libro Octubre Sin fin relato todos los hechos que se produjeron y que muestran el enfrentamiento armado sucedido. ¿Qué responsabilidad tengo yo en todo esto? Ninguna. Pero estoy en el juicio. ¿Qué responsabilidad tienen Erick Reyes Villa y Adalberto Kuajara? Ninguna. Pero están en el juicio. ¿De qué y por qué van a ser sentenciados? Ante Ministros que nada tuvimos que ver con los hechos, se va a pronunciar una sentencia sin pies ni cabeza, forzada, y manipulada, con el único fin de dar satisfacción política al Gobierno, necesitado de tener un final, para un tema que nunca empezó en realidad.

Vergüenza profesional debía sentir el Fiscal Mario Uribe, un títere del Poder y vergüenza propia debían sentir los fiscales Mendoza y Arancibia, instrumentos dóciles que tienen la misión de mostrar como verdad la ausencia de la verdad y de pedir sentencia para los inocentes, mientras no han tenido ni nunca tuvieron las agallas de lograr la extradición de Sánchez de Lozada y su Ministro de Defensa, ni trabajaron para encontrar a Yerko Kukoc. Eso no les importó, sino tener en frente a los que de nada pueden acusar. Pero ahí están, queriendo hacer politiquería y nada más.

Pero si estos fiscales son la pobre expresión de la administración de justicia, que tendremos que decir de ese Tribunal de la Vergüenza, que se limita a decir, que nada puede hacer, ante las presiones del Poder Ejecutivo. Miserables jueces acusados por ese mismo gobierno de corruptos. Este es el triste escenario del juicio, al que no me presté, con mi presencia, para legalizarlo.

de napuco Publicado en 1

LA CONTEMPLACION INTERNACIONAL


DANTE  N. PINO ARCHONDO

Bueno luego de casi cinco años, al final, comenzamos a darnos cuenta de algo que no quisimos ver, mas por tercos que por ciegos. Y es el blindaje con el que está ahora protegido el Presidente Evo Morales, blindaje no solo interno (boliviano) sino externo, que es el que la  comunidad internacional le otorga.

La mirada del mundo hacía el proceso boliviano, decía yo, en muchas ocasiones, es de conmiseración, algo así como un dejar hacer y dejar pasar, comprendiendo que ello es necesario para que los indígenas bolivianos, aprendieran a gobernarse. No creo que el mundo diplomático, no sepa, o no comprenda, el devenir de la historia en Bolivia, saben muy bien que pasó en la revolución de abril del 52, y las reformas posteriores que se sucedieron. Pero todo ello fue hecho, desde la mirada externa, por las minorías blancoides y no por los mismos indígenas.

Así que es comprensible, que piensen, que todo lo sucede en Bolivia ahora, es fruto de la directa intervención de los indios en el Poder y que esta fase, denominada por ellos, como descolonización, sea un proceso “interesante”. Bolivia, dicen, es el único país de Sud América en el que, cuando uno llega, puede ver a los aimaras y quechuas en vivo y en directo, caminando por su calles y oficiando su comercio. Es lógico, entonces, que ellos sean ahora protagonistas directos de su propio destino. Eso, miran con agrado.

Por cierto que el mundo diplomático entiende que este proceso conlleva algunos “excesos” fruto del aprendizaje del “saber gobernarse” que no se pueden magnificar, a extremos de mostrar intolerancia al gobierno. Declaraciones presidenciales fuera de tono y lugar, o acciones directas como la expulsión del Embajador norteamericano, y la DEA, son para este concierto externo “errores” que serán superados con el tiempo.

Puestas así las cosas, no parece haber nada, que por ahora, conmueva a la comunidad internacional a ser más exigentes con el gobierno actual, como lo fueron con los anteriores. El caso del narcotráfico, por ejemplo, cuidadosamente controlado y condicionado, en el pasado, ahora se mueve con una libertad que ya hubiera querido tener el ex Presidente de facto García Meza, ¿qué provoca esta laxitud de la comunidad internacional ante este territorio libre creado por el gobierno de los originarios? No hay una respuesta coherente y aquella de que ahora el tráfico de drogas se va a Europa y no a los Estados Unidos, no parece ser suficiente, como para mirar al techo mientras llenan su casa de drogas.

¿Y las cifras macroeconómicas? Que son el resultado de precios y no de producción, ahora reciben alabanzas del Fondo Monetario Internacional, que no hace mención a la enorme condonación de la deuda externa ejecutada en este gobierno, pero negociada en los anteriores y que calla ante el desfase de la producción y la demanda interna que es mayor gracias a los ingresos provenientes del narcotráfico y que presiona sobre los precios, que no dice nada de la caída libre de la inversión interna y externa  privadas y de la ineficiencia con la que se maneja la inversión pública y del cuantioso regalo de ingresos que tienen ahora las petroleras, que cobran el 18 por ciento en boca de pozo, pero más del 30 por ciento en reconocimiento de supuestos “costos recuperables”, que explica su silencio, por recibir sin invertir en el rubro. ¿Todo esto no tiene importancia?

En cuanto al respeto a los derechos humanos y al Estado de Derecho, ya resulta penoso tener que detallar la lista de transgresiones, violaciones y atentados que se vienen sucediendo, baste decir que en el marco de un control efectivo del Poder Ejecutivo a los otros dos poderes reconocidos constitucionalmente, todo cuando se haga o se diga ha perdido hace tiempo contenido ético y de justicia. La inversión de valores es tan fuerte, que linchamientos, asesinatos, revueltas provocadas desde el gobierno con más de 60 muertos hasta la fecha, se mira como acontecimientos lamentables o errores con daños colaterales que no tienen efecto sobre la comunidad internacional.

Bolivia parece encaminada a ser un país sin solución, ha sostener su retraso histórico y a convertirse en un incordio internacional en el mediano plazo. Toda esta contemplación internacional parece estar más de acuerdo con que este proceso justifique una intervención que simplemente un factor de tolerancia racial. O quizás ni eso.

de napuco Publicado en 1

DESTRUIR ES LA CONSIGNA


DANTE  N. PINO ARCHONDO

La pendularidad presidencial en sus actos y dichos es proverbial y comprensible. Su formación personal no puede dar más de lo que tiene. Pedirle coherencia en el manejo de las relaciones internacionales es una tarea difícil. La carga ideológica con la que se mueve es de tal magnitud que no le permite ver más allá del alcance de sus ojos. Para el señor Presidente, el mundo bueno es de los Castro y el mundo malo todo lo que no es de ellos.

Así, que con una personalidad tan débil, es presa fácil de cuanta persona llega a él y le dice algo. Si personas corrientes tienen ese poder, en el Palacio de Gobierno, hay que imaginarse lo que le sucede cuando tiene a Fidel Castro en sus oídos. Esas palabras son música celestial. Castro lo trata con misericordia intelectual. Por ejemplo, cuando le dice que la revolución ahora no se hace mediante el uso de la guerrilla, sino al estilo Chávez. Para frenar sus ímpetus de querer, siendo Presidente Constitucional, y en calidad de tal, desde el mismo poder que controla, provocar una guerrilla, que lo encumbre, igual que a Castro.

Es decir, Evo Morales, quiere derrocarse asimismo, para luego recuperar el trono por las armas. ¡Hay mi Dios del cielo!

Frente a esta paradoja del pensamiento presidencial, no podemos extrañarnos, cuando luego de arribar de su viaje a Irán, declara con toda la convicción de la influencia iraní en su cerebro, que hay que destruir a los Estados Unidos. Luego en una entrevista con el cura Pérez, pide el restablecimiento, cuanto antes, de las relaciones diplomáticas, con el imperialismo al que quiere destruir. ¡No hay que entenderlo! Descuide usted. Simplemente asimile.

Ese es Evo Morales. Y por eso evita el debate político. No tiene ideas propias, nunca las tuvo. Vive prestándoselas, de todo el que puede.

Con este nivel creer que el Estado, aún cuando sea Plurinacional, pueda dirigirse adecuadamente, es pedirle peras al olmo. Y entonces tampoco puede sorprendernos, que ante la escasez provocada por la pésima política económica que se ejecuta, en el caso del  azúcar por ejemplo, se resuelva importarla, comprándola cara para venderla barata, lo que hace que el comprador vuelva a venderla a su lugar de origen ganando la diferencia. Costumbre que se viene repitiendo, se hizo con el maíz, con la carne, ahora con el azúcar y se hace con la gasolina, el diesel y gas licuado. Le repito no trate de entender, puede ser peligroso para su salud mental. Porque además de todo, el Ministro de Economía cree que el modelo se puede exportar y el resto del mundo está boquiabierta por lo logros obtenidos.

de napuco Publicado en 1