LA CONTEMPLACION INTERNACIONAL

DANTE  N. PINO ARCHONDO

Bueno luego de casi cinco años, al final, comenzamos a darnos cuenta de algo que no quisimos ver, mas por tercos que por ciegos. Y es el blindaje con el que está ahora protegido el Presidente Evo Morales, blindaje no solo interno (boliviano) sino externo, que es el que la  comunidad internacional le otorga.

La mirada del mundo hacía el proceso boliviano, decía yo, en muchas ocasiones, es de conmiseración, algo así como un dejar hacer y dejar pasar, comprendiendo que ello es necesario para que los indígenas bolivianos, aprendieran a gobernarse. No creo que el mundo diplomático, no sepa, o no comprenda, el devenir de la historia en Bolivia, saben muy bien que pasó en la revolución de abril del 52, y las reformas posteriores que se sucedieron. Pero todo ello fue hecho, desde la mirada externa, por las minorías blancoides y no por los mismos indígenas.

Así que es comprensible, que piensen, que todo lo sucede en Bolivia ahora, es fruto de la directa intervención de los indios en el Poder y que esta fase, denominada por ellos, como descolonización, sea un proceso “interesante”. Bolivia, dicen, es el único país de Sud América en el que, cuando uno llega, puede ver a los aimaras y quechuas en vivo y en directo, caminando por su calles y oficiando su comercio. Es lógico, entonces, que ellos sean ahora protagonistas directos de su propio destino. Eso, miran con agrado.

Por cierto que el mundo diplomático entiende que este proceso conlleva algunos “excesos” fruto del aprendizaje del “saber gobernarse” que no se pueden magnificar, a extremos de mostrar intolerancia al gobierno. Declaraciones presidenciales fuera de tono y lugar, o acciones directas como la expulsión del Embajador norteamericano, y la DEA, son para este concierto externo “errores” que serán superados con el tiempo.

Puestas así las cosas, no parece haber nada, que por ahora, conmueva a la comunidad internacional a ser más exigentes con el gobierno actual, como lo fueron con los anteriores. El caso del narcotráfico, por ejemplo, cuidadosamente controlado y condicionado, en el pasado, ahora se mueve con una libertad que ya hubiera querido tener el ex Presidente de facto García Meza, ¿qué provoca esta laxitud de la comunidad internacional ante este territorio libre creado por el gobierno de los originarios? No hay una respuesta coherente y aquella de que ahora el tráfico de drogas se va a Europa y no a los Estados Unidos, no parece ser suficiente, como para mirar al techo mientras llenan su casa de drogas.

¿Y las cifras macroeconómicas? Que son el resultado de precios y no de producción, ahora reciben alabanzas del Fondo Monetario Internacional, que no hace mención a la enorme condonación de la deuda externa ejecutada en este gobierno, pero negociada en los anteriores y que calla ante el desfase de la producción y la demanda interna que es mayor gracias a los ingresos provenientes del narcotráfico y que presiona sobre los precios, que no dice nada de la caída libre de la inversión interna y externa  privadas y de la ineficiencia con la que se maneja la inversión pública y del cuantioso regalo de ingresos que tienen ahora las petroleras, que cobran el 18 por ciento en boca de pozo, pero más del 30 por ciento en reconocimiento de supuestos “costos recuperables”, que explica su silencio, por recibir sin invertir en el rubro. ¿Todo esto no tiene importancia?

En cuanto al respeto a los derechos humanos y al Estado de Derecho, ya resulta penoso tener que detallar la lista de transgresiones, violaciones y atentados que se vienen sucediendo, baste decir que en el marco de un control efectivo del Poder Ejecutivo a los otros dos poderes reconocidos constitucionalmente, todo cuando se haga o se diga ha perdido hace tiempo contenido ético y de justicia. La inversión de valores es tan fuerte, que linchamientos, asesinatos, revueltas provocadas desde el gobierno con más de 60 muertos hasta la fecha, se mira como acontecimientos lamentables o errores con daños colaterales que no tienen efecto sobre la comunidad internacional.

Bolivia parece encaminada a ser un país sin solución, ha sostener su retraso histórico y a convertirse en un incordio internacional en el mediano plazo. Toda esta contemplación internacional parece estar más de acuerdo con que este proceso justifique una intervención que simplemente un factor de tolerancia racial. O quizás ni eso.

Anuncios
de napuco Publicado en 1