RECORRIENDO LA HISTORIA

DANTE N. PINO ARCHONDO

Si como dice Oppenheimer, en su libro Basta de Historias, miraríamos hacía delante y no al pasado, si el Estado Plurinacional estuviera construyendo el futuro caminado de esa manera, todas las fuerzas sociales estuvieran en otra dinámica. Pero para desgracia nacional, tenemos toda la fuerza puesta en la historia y toda la energía gastándose en volver a revivirla sin un sentido del por qué.

Los Ministros originarios que acompañan al Presidente no están en la Bolivia de ahora, sino en las tierras del Kollasuyo, están quinientos años atrás. Y tratan a la Iglesia Católica como recién llegada, a la bandera como cosa ajena, y a los bolivianos como intrusos. Todo este andamiaje coloca a la educación en un carro antiguo y en vez de educar a nuestros niños con la visión del futuro, les quieren castrar el pensamiento retornándolos a tiempos anteriores a la Colonia.

No cabe duda que estamos frente a un grupo de fundamentalistas indigenistas que añora el retorno de su pasado. Lo triste, es que ese pasado no lo conocen y andan confundiendo sus ritos con la historia y crean imaginarios mundos de sabiduría, donde hubo más barbarie que otro cosa, y al final son unos renegados originarios con cerveza en la mano.

Una verdadera revolución debiera ser la del conocimiento y dedicarle un generoso 15 por ciento del PIB para reformar toda la educación. Lo cual sólo será posible si se termina con la sindicalización de este sector y se coloca al sistema en un ámbito institucional ajeno al quehacer político. Debía el gobierno declarar a la Educación “bajo bandera”. Por supuesto que se deben tener Maestros bien formados y bien pagados y no los vándalos que ahora se denominan así y que se dedican a lanzar piedras en las calles.

Para vencer el atraso y vencer al imperialismo, tenemos que educarnos, tenemos que dejar de mirar atrás. Para esto hay que tener coraje y sólo un proceso como este justificaría la existencia de un cambio. Si toda esta coyuntura internacional estuviera volcada a cambiar la educación todo podría justificarse, pero además de que no es así, tenemos a la coca esparcida por todo el país y los narcos defendiéndola con todo pretexto.

Mientras los niños son usados para vender cocaína, o para matar como en México, el gobierno reacciona de manera infantil y se declara “pobre pero digno” Es que la pobreza y la ignorancia para este gobierno es un negocio. Mientras existan pobres Evo Morales tiene razón de ser. Y no hay forma de negar la realidad, pero si Bolivia tiene este gobierno es porque los niveles de educación son tan bajos que un Evo Morales o un señor Avalos pueden ser considerados como personas que hacen opinión. Y claro los medios ayudan bastante. Más allá de lo que desearíamos estamos recorriendo las cortinas de la historia para consolarnos porque no tenemos la puerta del futuro.

Anuncios
de napuco Publicado en 1