LA BANCA, SUS CREDITOS Y EL GOBIERNO


DANTE N. PINO ARCHONDO

La realidad es testaruda. Ni duda cabe. La economía es doblemente testaruda. Lo que perciben muy bien, tanto el gobierno como los empresarios. Y es que los mercados y los precios no tienen color político, ni saben de ideologías como esa que se refieren a una economía plural, establecida en la Constitución Política del M.A.S.

Dejando a un lado sus veleidades: el Gobierno comienza a entender que no se puede vivir de política y que estos cinco años ya fueron suficientes para planear usando el combustible y aceleración que le dejaron los gobiernos neoliberales. Quizás el que mejor definió la situación del gobierno fue el finado Panka Anaya: están en una bicicleta- dijo- y tienen que pedalear para no caerse, el rato que dejen de pedalear se paran y se caen.

Creo que llegó ese momento. La distracción política ya no funciona para hacer olvidar la realidad económica. Al punto de que Evo Morales, sin el menor rubor en la cara, se reúne con sus archí-enemigos, los empresarios, denominados por él como: neoliberales, capitalistas, especuladores, conspiradores y otros calificativos innombrables. Y los empresarios, que saben con quién se meten y están acostumbrados a recibir esos denuestos, con tal de ganar dinerito, se tragan los sapos y le ofrecen nada menos que 4 mil millones de dólares.

Entre la escasez provocada por la economía plural y sus bases en apronte, el gobierno no tiene otro camino que recurrir a los empresarios. Estos con la billetera llena y sin mercado capaz de absorber esos 4 mil millones de dólares, ponen el dinero a disposición del gobierno. ¡Banqueros tenían que ser!

Estamos hablando de una suma que representa el 24 por ciento del PIB que se tiene. Y sabemos que el mercado financiero no está listo para recibir esa cantidad de ingresos. No sólo porque en el corto y mediano plazo es imposible usarlos y además porque nadie tiene la seguridad de que el día menos pensado el señor Morales, emulando a su comandante Chávez, comencé a expropiar paseando por las calles, así que invertir en Bolivia es demasiado riesgo.

Pero supongamos que los banqueros han decidido prestarle al gobierno para operar sus proyectos: desde luego para financiar las importaciones de todo lo que hoy escasea: azúcar, aceite, arroz, leche, carne y verduras, por otro lado proyectos de siembra de caña, soya etc. y por ultimo sus obras de canchas de futbol, poli funcionales, reparto de dinero a los Alcaldes, y carreteras a pedido de comunidades. La pregunta es ¿y sobre qué garantías van a darle al gobierno, los dineros que confiaron sus depositantes? Si todo eso se esfuma, y nadie al final del día puede devolver esos 4 mil millones, ¿cómo diablos les devuelven a sus clientes los recursos confiados?

La Superintendencia de Bancos – si seria profesional – creo que alertaría al gobierno y les llamaría la atención a los banqueros, sobre tales proyectos. Su obligación es velar porque los dineros depositados en los Bancos sean utilizados en créditos solventes y de segura devolución. O al menos debería informarse de manera transparente, cómo se operará con esos 4 mil millones entre Bancos y Gobierno, para que los depositantes tengan la oportunidad de decidir si dejan o no sus recursos para tales efectos.

Otra duda que tengo es: ¿no será que los banqueros quieren hacer lo mismo que en la década de los setenta cuando prestaron a gil y mil y luego el gobierno tuvo que solucionar sus quiebras con dinero de los contribuyentes?

En todo caso, a mi no me digan que estoy provocando nada, sino que estoy alertando sobre una operación anunciada por los medios de comunicación y que se refiere a la reunión sostenida en Palacio y donde se ofrecieron estos recursos que no son de los Bancos, sino de los depositantes.

Anuncios
de napuco Publicado en 1

NUNCA EXISTIO JUCIO DE RESPONSABILIDADES A GONI



DANTE N. PINO ARCHONDO

El resultado del denominado Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada, no es el producto de un proceso adecuado a lo que manda la ley. Es sencillamente imposible pedir que el olmo, nos de, como fruto: peras. Porque nadie da lo que no tiene. Así que pedir que la administración de justicia sea proba, en Bolivia, es pedir imposibles.

Lo que mal comienza mal acaba, dicen. Y el juicio de responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada, terminó siendo un juicio de responsabilidades al Alto Mando Militar y dos ministros inocuos en el conjunto del Gabinete. Sucede que el Fiscal General de la República nunca pudo sentarlo en el banquillo del acusado, en realidad, si hablamos oficialmente, Goni, nunca se enteró de algún juicio en su contra, porque nunca fue notificado legalmente. O sea que el pretendido Juicio no es más que una charada de tipo político, que tiene como acusados a militares que cumplieron ordenes presidenciales y a dos Ministros que no tocaron pito en el conflicto.

Esto, que de por sí ya es bastante, como para dar por terminado un proceso llevado a cabo con un procedimiento vergonzoso y violador de la ley, no termina de seguir contabilizando otro acto transgresor y vergonzante. Resulta que el Tribunal, que la ley manda conformar para juzgar los Juicios de Responsabilidades, determina que debe estar compuesto por 12 jueces y que estos deberán dictar sentencia con dos tercios de sus miembros.

Hace rato que el Juicio se lleva a cabo con siete jueces. Es decir con un número insuficiente para dictar sentencia. Pero estos mismos jueces, interpretando al ley (que no es su función) decidieron seguir con el proceso. Hace pocos días el juez Ortuste falleció, lo que dejó al Tribunal con seis jueces. Por tanto, dos tercios de 12; son ocho jueces, quedan seis. Qué se pretende con este numero de jueces?

Hasta donde puede llegar la violación al debido proceso? hasta el linchamiento, es la respuesta!

Uno debería pensar que los actuales miembros de ese Tribunal, al menos por dignidad, deberían dar por concluido este penoso proceso. Pero no pueden. Tienen sobre sus cabezas una guillotina. Todos están acusado de prevaricato por el gobierno de Evo Morales. Y aún así, prosiguen ejerciendo su labor. Es lo mismo que el acusado de delinquir ejerza autoridad para juzgar.

Con este cuadro de situación está terminando el inexistente juicio de responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada.

de napuco Publicado en 1

LOS MACHITOS DE AYER EN EL CONGRESO


DANTE NAPOLEON PINO ARCHONDO

Algunas lecciones simples de microeconomía nos enseñan que el comportamiento del consumidor está determinado por el nivel de su renta, sus gustos, expectativas y la posibilidad de poder cambiar el consumo de un bien por otro que le brinde igual satisfacción.

Esta lección básica para cualquier estudiante, parece que no se conoce y menos entiende en el Palacio de Gobierno. La actual Ministra de Desarrollo Productivo Morales, (pertenece al clan Morales Dávila) repite lo que ha entendido y le han dicho los empresarios del azúcar, sin ningún criterio propio, al extremo de que su única acción será “salir corriendo a comprar azúcar en el mercado internacional”

La actitud del gobierno, en relación a todo lo que es empresa privada ha sido de – cuando menos – retaceo, confrontación, ataque y competencia. No quiso atender requerimientos para prevenir y planificar la producción de caña, se puso al frente acusándolos de especular y de tratar de desestabilizarlos políticamente, usó a la empresa EMAPA para comprar azúcar y distribuirla en el mercado, pensando que eso asustaría a los productores y les obligaría a sacar el producto al comercio. Y todo fue un sonoro fracaso.

No sólo es el azúcar, sino todo lo que mayormente se consume en la canasta familiar, ha tenido una variación de precios muy importante y el poder adquisitivo de los ingresos familiares se ha venido abajo, es decir esos ingresos son cada vez menores en términos de precios relativos. El pueblo siente que los precios suben y sus ingresos bajan. Así de simple.

Cuando se sale el burro se tranca el corral. Y entonces, recién se dan cuenta de que comprar caro y vender barato no es negocio. Compran diesel, gasolina, gas licuado, carne, arroz, aceite y azúcar, caros para venderlos barato. Es la filosofía de Evo y García Linera. Si no quieren producir los empresarios capitalistas y neoliberales, entonces el Estado compra y vende por su cuenta, para darles una lección. Eso se convierte en política económica y el resultado de esta política comienza a mostrar su rostro y al ver lo que contiene, el gobierno se asusta.

Luego de mirar las cifras y entender que han perdido dinero comprando caro y vendiendo barato, deciden hacer lo que el mercado hace: regular precios.

Cuando hay mayor demanda que oferta, los precios suben. Si esto no ocurre porque se establecen precios por debajo de los que el mercado fija, se produce escasez. Es decir el producto desaparece del mercado y no hay policía que sirva para resolver el tema.

La vida tiene sorpresas, dice la canción, y el gobierno que está manejando ineficientemente los recursos del pueblo, tiene que dar una explicación. Cuando era parlamentario, los masistas en el Congreso, decían que éramos unos levanta – mano, que no ejercíamos nuestras atribuciones para convocar a los Ministros y censurarlos por sus malas políticas. ¿Y ahora?, ¿dónde están esos parlamentarios que criticaban, que se mofaban de los neoliberales? No habían sido tan machitos como se pintaban. Hasta ahora ni uno sólo ha emitido una petición de informe que obligue al equipo económico del gobierno a defender y explicar el resultado de su política económica.

El gasolinazo de fin de año, debía haber obligado al equipo económico del gobierno a dar una explicación de cara al pueblo. Es lo mínimo que se podía esperar, pero no, tiemblan, solo al pensar en pedir explicaciones. Este es el parlamento del MAS, estos son los que se llenaban la boca criticándonos, simplemente me dan risa.

de napuco Publicado en 1