¿A QUIEN SE ENJUICIA EN OCTUBRE NEGRO?


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

Fue el año 2009 cuando fui convocado por la Corte Suprema de Justicia para comparecer ante el Tribunal, conformado, con el fin de iniciar el Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada y sus Ministros. Recuerdo que unos días más tarde, el señor Dennis Racicot alto Comisionado para los derechos de la ONU, estuvo en Sucre y le pedí una entrevista con el fin de explicarle lo injusto de estar en el Juicio.

En esa ocasión estuvo conmigo Erick Reyes Villa y Adalberto Kuajara, con ambos fuimos Ministros de Estado en representación de Nueva Fuerza Republicana. Y le explicamos con lujo de detalles al señor Racicot, que en los hechos de octubre de 2003 no fuimos parte ni pudimos tomar acción o decisión alguna, ya que como Ministros en carteras que tenían que ver con Desarrollo Sostenible (Erick), Trabajo (Adalberto) y Servicios Financieros (el que escribe esta nota), estábamos fuera del equipo de Ministros encargados de área política para asumir el control y administración del conflicto.

Pero no solo eso, sino que curiosamente, la Fiscalía General de la República no incluyó en el juicio a los Ministros de Hacienda, de Relaciones Exteriores y de la Presidencia, con el argumento de que ellos no firmaron el Decreto Supremo 27209, de 11 de octubre de 2003, que dispone el resguardo de camiones cisterna, por el Ejército, para abastecer de gasolina a la ciudad de La Paz. La única prueba sobre la que se basa el Fiscal para imputarnos de genocidas. Aunque el juicio asume el período de septiembre a octubre.

Bueno, lo cierto es que toda la explicación proporcionada, terminó con una respuesta del señor Racicot que me dejó pensando: “¿por qué no se van del país?” El Alto Comisionado para los derechos humanos, ya sabía que en este Gobierno no existían garantías para un debido proceso y que desde el inicio ya fuimos sentenciados, con fines absolutamente políticos.

Ahora el año 2011 por fin decide hablar y afirmar que en Bolivia existe una parcialización del Poder Judicial hacia lo político. ¿Servirá de algo?

Mientras el Fiscal Mendoza, enjuicia a los testigos de los acusados, que no digan lo que el quiere y les presiona y les somete a vejámenes hasta que declaren contra sus testigos, como pasó con el General Veliz y en los próximos días tendremos una sentencia condenatoria emitida por jueces que, a su vez, están acusados por el Gobierno de prevaricato. ¿Qué tal?

El Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada, nunca se inició, porque nunca se le comunicó, oficialmente, al ex Presidente, de juicio alguno en su contra. Lo que tenemos es un Juicio a las Fuerzas Armadas y dos Ministros que no tocan pito en nada.

Como tantas otras farsas de este Gobierno, esta una más. Una fantochada para encubrir su incapacidad real de juzgar al ex Presidente Sánchez de Lozada, porque sencillamente no tiene cómo probar genocidio y lo que si se tiene es cómo demostrar que él también usó de las Fuerzas Armadas para disparar contra el pueblo, en Sucre, durante los sucesos de La Calancha.

Lo que me mueve a aclarar todo esto, es la enorme hipocresía del señor Racicot, que actúa en todos los casos de juicios políticos mirando a un lado. No necesitamos que declare únicamente, sino que asuma nuestra defensa ante las instancias respectivas de la ONU y se ponga alto a estas payasadas disfrazadas de juicios que no son sino simples persecuciones políticas.

Anuncios
de napuco Publicado en 1

ADELANTARAN ELECCIONES


Dante N. Pino Archondo

¿Qué cambió?  Algunas cosas. Por ejemplo: el incremento de los precios de los bienes y servicios que adquiere la familia boliviana, la disminución en volumen de nuestras exportaciones y el incremento de las importaciones al resto del mundo, la paralización de la inversión privada, el incremento del gasto corriente fiscal provocado por el gobierno y la desvalorización del dólar respecto al boliviano. No es moco de pavo.

Estas variaciones de la realidad que siguen el curso anunciado hace muchos meses atrás, tienen la característica de mostrar cómo se agrava la situación de las familias y de las empresas. Los ingresos pierden poder adquisitivo, por efecto del incremento de precios. Y los precios suben porque la oferta nacional decrece y se tiene que importar. No hay oferta porque el gobierno hizo y hace todo lo posible para contraerla, amenazarla y destrozarla.

Estos ingredientes que tenemos en la olla común boliviana, preparan el descontento social. Y así se está produciendo. Huelgas y paros. Mientras el gobierno no atina a nada.

 Hay una verdad que dice: nadie da lo que no tiene. El gobierno no tiene, ni tuvo un programa económico, no le interesó tampoco confeccionarlo, porque pensó que todo era política y persecución para hacer más política. Lo cual se puede hacer por un tiempo. Y ese tiempo ha sido bastante, ¡cinco años!

Me recuerda al general Banzer. En 1972 al 73, la situación económica nacional se caía sin remedio y vino el alza de los precios del petróleo, provocada por la OPEP, luego de la guerra del  Levante, esa situación cambió la crisis por una bonanza inesperada y eso le permitió extender su dictadura hasta 1978. Cinco años. La crisis se ocultó, pero resurgió luego y por eso el retorno de la democracia en 1978: con una convocatoria a las elecciones generales irrestrictas, 1979: con el empantanamiento congresal para elegir presidente, 1980: nuevas elecciones y golpe narco delincuencial de García Meza, hasta que el año 1982 dio inició al ciclo democrático que hemos tenido hasta el año 2005.

A Evo Morales le sucedió lo mismo que a Banzer, se sacó la lotería externa y como él dictador que derrochó ese dinero en autopistas millonarias, y créditos (regalos) a sus amigos,  Evo lo hace con aviones, satélites, canchas de fulbito y empresas innecesarias.

Es tiempo de balance. Ni cabe duda. Y los resultados que tenemos están en rojo.

 ¿Qué paso? Pues lo siempre, hoy me divierto y el mañana me importa un pepino. Pasaron los carnavales. Pero la fiesta del derroche continua, con lo que aún queda de la lotería que tuvimos.

En 1978 se produjo el retorno de los exiliados de Banzer, para comenzar la recuperación de la democracia desde la clandestinidad, juventud mirista y socialista que luego de la huelga minera por elecciones irrestrictas, comenzó a enfrentarse con lo que quedaba del régimen militar.

Ahora el 2011, en pocos meses más, el gobierno tendrá que convocar, no tengo dudas, a un gran acuerdo nacional, que deberá contemplar el retorno de los exiliados políticos, y la recomposición de la oposición para luego definir el adelantamiento de las elecciones. De no hacer esto, la crisis estallará en su cara y le dejará sin rostro y con el camino pavimentado a la audacia extremista que espera la herencia del MAS.

Para evitar una radicalización del actual proceso, que comenzaría a desmembrar la unidad territorial, no hay otra salida que recomponer a la oposición. Las Fuerzas Armadas en este sentido tienen que jugar un rol muy  importante, presionando para que la sociedad civil recomponga sus relaciones políticas y no les obliguen a tomar parte en la resolución de la crisis. La propia supervivencia del MAS necesita de esto.

Lo que digo les parecerá a muchos exagerado, pero yo estoy acostumbrado a ir contracorriente. Y les aseguro que este proceso no tiene otra salida mejor que esta para preservar al menos la poca democracia que queda.

de napuco Publicado en 1

SABOR A POCO PARA MUCHOS


DANTE N. PINO ARCHONDO

De la bronca se ha pasado a una especie de letanía que por su repetición comienza a perder sentido. Todo se ha dicho y si algo queda, estará en función a nuevas ocurrencias que se produzcan en el gobierno. Los dichos y hechos del señor Morales, caben en un libro de las ocurrencias similares a las que tuvo el déspota del siglo XIX, Melgarejo. Huelgan comentarios. Aunque algunos historiadores ponen en duda las muchas cosas que luego se le imputaron, lo cierto es que su ignorancia esta fuera de toda duda.

Determinar la aplicación de un Decreto y abrogarlo en menos de 48 horas, o declarar que la Unión Europea debería invertir en Bolivia, antes que en los Estados Unidos, donde el capitalismo se muere, o jugar al futbol para patear otro tipo de pelotas y hacerse abuchear, sin dejar de soltar la cuerda de la coca – loca, que se exporta en las mismas narices del Ministro de Gobierno, son cosas que han pasado a ser cotidianas. Y sobre ellas muchos nos pasamos horas escribiendo y describiendo los absurdos, para – parecer ser – desahogarnos, pero más allá de ello, lo que se diga no tiene mayor importancia.

A la política le está pasando su factura la economía. Nada del otro mundo. En el imperio sucede lo mismo. De la desregulación económica ahora se pasa a su regulación. Mientras que en este tercer o cuarto mundo donde habitamos, del capitalismo de Estado que nunca dejamos, nos dirigimos al Estado del capital que nunca queremos.

En la ciudad de El Alto los fenicios alteños, siguen con determinación el sostenimiento, ampliación y fortalecimiento del libre mercado, que tiene su origen de acumulación económica en el contrabando y el blanqueo de los dólares del narcotráfico. Ellos no se mosquean ante las rimbombantes declaraciones del Presidente Morales ni entienden un carajo las expresiones acartonadas del Vicepresidente, cuando hablan del Estado Plurinacional, de la lucha antiimperialista o las medidas neoliberales, esas son cosas para políticos, ellos están en los negocios y punto. Pero para no desairarlos los aplauden.

El gobierno de los movimientos sociales, ha terminado siendo el socialismo de los movimientos gubernamentales, porque esa ideología no pega más allá del Palacio. Y prueba de esto son los mismos cocaleros para los cuales el Estado no es más que un paraguas necesario, pero no definitivo.

En medio de las imprecaciones oficiales ante la realidad que les rodea, estamos los otros, los que protestamos por esa realidad sin hacer mucho más. Y ciertamente creo que de la protesta hay que pasar a la propuesta – palabras dichas por su Excelencia como candidato en el 2002 – y de la propuesta a la organización seria de un frente que comience a aglutinar el descontento que le ha dejado con el treinta y algo de apoyo social, al imparable Evo.

Proponer debe ser la consigna de todos, proponer una política económica seria y posible de ejecutar, proponer las urgentes reformas constitucionales, que se requieren para desandar lo que hasta ahora se ha venido haciendo por la ruta del absurdo, proponer el fortalecimiento de las autonomías ante el debilitamiento que se les ha infringido, proponer una política internacional seria y coherente en consonancia con los cambios que se están produciendo al compás de la globalización. En fin hay que hilvanar un programa que debe ser el resultado del reconocimiento de la nueva realidad social que estamos viviendo. Realidad que se asienta en el mercado antes que en el Estado, y que reclama de este el apoyo para desarrollar las fuerzas de la producción, pero no quiere su intervención.

Pasado el carnaval comienza una nueva etapa, y desde este marzo hacia junio, mientras el gobierno se va cuesta abajo, las nuevas generaciones tienen la obligación de unir sus esfuerzos y plantarle cara al radicalismo verbal de estos movimientos narco-cocaleros, convocando a las clases medias y obreras para enfrentar el desorden y comenzar a trabajar por el futuro.

de napuco Publicado en 1