BOLIVIA ENTRE EL MAR LA ECONOMIA Y LA POLITICA

DANTE N. PINO ARCHONDO

Entendiendo por tal no la unanimidad sino el asentimiento y beneplácito. Urge llegar a uno. Situaciones que en política se presentan cuando los intereses “se juntan”. Es decir coinciden porque el gobierno está contra la pared social que el mismo ha creado y la oposición tiene la urgencia de liberarse. El punto que hace coincidir ambas urgencias son los precios y los salarios. Como país, hemos sufrido un retroceso en casi todos los órdenes: la economía, la estabilidad institucional, la seguridad nacional y social y la educación. Resultado de la aplicación de políticas erráticas, contradictorias y superadas. Toda la persecución política desatada hubiera tenido sentido, junto con las acusaciones de corrupción, mal manejo institucional y pobreza extrema, si el gobierno hubiera demostrado, que revertió esa situación y logró colocar al país, al menos en indicadores similares al Perú. Los señalados con el dedo, como los autores de todos los males pasados. Han sido convocados, por su principal detractor al Palacio, con el motivo, ciertamente curioso, de establecer una política de Estado para recuperar el mar. Neoliberales, corruptos, traidores a la Patria e indignos de vivir en el nuevo Estado Plurinacional, fueron calladitos y hasta sonrientes a darle la mano y los mejores consejos para que pueda enfrentarse al chileno usurpador. Está claro que si se hubieran negado a ir corrían el riesgo de ser tildados de traidores. Pero no es más cierto, que para llevar el encuentro adelante, debían haberle exigido la suspensión de los juicios en su contra, por un mínimo sentido de dignidad. No es posible entender, que se pueda hablar de asuntos de Estado, entre acusador y acusados nada menos que de corrupción. Con la reunión sostenida han demostrado que todos pertenecen al mismo club de los hipócritas y solapados políticos que insultan y destrozan su dignidad y honra, pero nada les importa. Evo Morales es lo mismo que critica y denigra. Más allá de este penoso cuadro de miserias concertadas. Si algún encuentro corre prisa y tiene que hacerse para evitar un colapso nacional, es la convocatoria nacional para repensar al país, y reintegrarlo al mundo global. Eso necesita de una declaratoria de amnistía política irrestricta. ¿Cómo se puede pensar en resolver nuestro enclaustramiento marítimo, cuando tenemos al país destrozado socialmente, aniquilado económicamente, aislado internacionalmente? ¿Qué política de Estado se puede esperar en medio de la situación nacional actual? Solo los ilusos creen en aparecidos. Y está claro que al gobierno no le interesa el tema marítimo, sino calmar a sus movimientos cocaleros y sociales de El Alto, que están a punto de caerle encima. Ya no pueden disimular que son civilmente débiles ante los militares y militarmente débiles ante los civiles. El gobierno no tiene sino una salida: la convocatoria a un Acuerdo Nacional y la oposición no tiene sino esta realidad para fortalecerse y recuperar el espacio perdido. En este cuadro de situación nadie pierde, todo ganan y lo más importante, se recupera la credibilidad internacional necesaria para poder hablar del enclaustramiento marítimo con seriedad.

Anuncios
de napuco Publicado en 1