¿LES CUENTO DEL GOLPE?

DANTE N. PINO ARCHONDO

A la juventud hay que contarle lo que uno vio y pasó, porque mucha de la historia reciente para quienes han nacido en la década del ochenta no cuenta sino como algo anecdótico.

Yo tenía 29 años y trabajaba en el Banco Central de Bolivia. Recuerdo que se llevó a cabo una reunión de la O.E.A. y que el señor Walter Guevara Arce fue nombrado por el Congreso, Presidente Constitucional, por acuerdo político, porque el nombramiento del Presidente en el Congreso se empantanó ya que ni el MNR de Paz Estensoro ni ADN de Hugo Banzer, quisieron ni pudieron ponerse de acuerdo para reconocer al Dr. Siles Suazo como el ganador de las elecciones por menos del 50 por ciento de los votos.

Eran años de dura pelea política. El MNR quería regresar al Poder después de veinte años de exilio de su Jefe y ADN procuraba evitar a toda costa que la administración dictatorial de Banzer Suarez se conociera. Siles Suazo era para ellos lo peor que pudiera sucederles. Coaligado con el Partido Comunista y el MIR, perseguidos por la dictadura banzerista, ese gobierno era una amenaza directa. Por eso no quisieron dar curso a la elección presidencial y terminaron por entregarle esa Presidencia al Dr. Guevara, quien era parte de la alianza con el MNR y fungía como Presidente del Senado Nacional.

Salidas políticas que se tuvieron entonces. Nombrar a un Presidente transitorio de forma constitucional. Pues bien ese Presidente que tenía la única misión de preparar nuevas elecciones, días antes de la llegada oficial de la OEA a Bolivia tuvo la idea de decir a los medios que para solucionar la crisis económica, necesitaba más de un año de gobierno. El Dr. Paz paró las orejas y no meditó ni le importo, que luego de las deliberaciones que la OEA hizo en Bolivia dando el respaldo más sólido a las aspiraciones bolivianas de una salida al mar, justo cuando toda la diplomacia americana cerraba fuerzas con nosotros, indujera  el golpe comandado por el General Natusch Busch, con la plena colaboración y respaldo del Dr. Guillermo Bedregal cuya figura por sí misma hablaba de quien estaba detrás de todo esto.

Fueron días llenos de vergüenza, con diplomáticos corriendo a tomar aviones para irse cuanto antes de un país al que acababan de apoyar en su demanda marítima y les demostraba lo poco civilizado que era, inclusive considerando la importancia de ese apoyo. Total el General Natusch se encerró en el Palacio, con las tanquetas que rodeaban la plaza Murillo y el vaso de whisky en la mano y el Dr. Guevara pasó a la clandestinidad. Resistía el golpe.

Luego de varios días entre los cuales se produjo la masacre de noviembre, y una manifestación de ciudadanos que se rebelaban ante el golpe militar, el General no pudo quedarse en el Palacio y el Doctor tampoco.

Fruto de esa situación nació la Presidencia de Lidya Gueiler Tejada, fue una mera transacción política, como resultado de la conspiración, el golpe y la vergüenza social. En su calidad de Presidente de la Cámara de Diputados, la señora Gueiler – como el Presidente del Senado nombrado transitoriamente Presidente de la República fue golpeado – la Presidente de la Cámara de Diputados reconociendo el golpe (una vergüenza) asumió la Presidencia.

Y entonces comenzamos a vivir la peor pesadilla. Gueiler no gobernaba, lo hacía el MNR: el MIR y el MNRI de Siles conspiraban. La situación económica emporaba y Marcelo Quiroga Santa Cruz, descorría el velo de la administración de Hugo Banzer dando a conocer toda la corrupción que se había generado en sus siete años de dictadura y los asesinatos que se produjeron, entre ellos el del General Juan José Torres Gonzales.

El General García Meza Tejada primo de la Presidenta, vio su camino facilitado y no dudó en ensangrentar al país. La permisividad de la señora Gueiler Tejada y la tremenda responsabilidad que le cabe al MNR de Paz Estensoro, produjeron el golpe delincuencial de García Meza. Su resultado tiene que ver con el asesinato de Marcelo. Ese fue el precio de toda la comedia que se desató en Bolivia, por acuerdos políticos e intereses oscuros que se expresaron en esos días en toda su amplitud.

Por eso, no comparto las alabanzas ni las expresiones de admiración a la señora Gueiler. El ser la primera mujer en la Presidencia no evita calificar la forma ni el  proceso por el cual llegó a ese cargo. El abandono político y maniobra que hizo el Dr. Paz luego con ella, nos obliga a reconocer sus impedimentos, pero lo que no podemos decir es que se rebeló contra el golpe y sus consecuencias, al contrario facilitó el hecho y dio paso a la dictadura más cruel del siglo veinte.

Anuncios
de napuco Publicado en 1