CUANDO PIENSO EN MI BOLIVIA

 

DANTE PINO ARCHONDO

Cuando miro a mi Bolivia desde lejos se me parte el alma en dos. Una parte se mueve entre mis nevados y su arco iris de colores danzando por el día y la otra parte se oscurece en la noche fría.

Cuando pienso en mi Bolivia y todo lo que soñé con darle y no pude me acoge la congoja, me atrapa la melancolía y me hace suspirar.

Cuando pienso en mis amigos, en todo lo que fueron y son, aunque no sean ahora, añoro el sol que quema en La Paz, que acalora en Cochabamba, que sofoca en mi Santa Cruz, en todas esas veces que discutíamos como cambiar las cosas y como cambiarnos entre todos.

Cuando pienso en mi familia no puedo evitar las lágrimas de ansiedad. No es la distancia, es esa especie de ausencia prolongada sin un motivo; menos una razón.

Todos estos pensamientos me acompañan y me envuelven en su manto de piedad, piedad por mí mismo, ante la soledad y un beso para todos los que amo y no me aman.

Se acercan horas muy ingratas y sentencias que matan. La luz de la verdad está oculta y temerosa, no quiere que la hieran…

Las sombras de esas paredes que retumban los ecos de las pisadas y las voces que susurran los jueces dictando su voluntad, en medio de papeles que huelen a mentiras y mentiras que tienen olor a verdades, me asusta.

Pero no estoy solo, nunca estuve, sus mensajes me llegan, de una forma que no puedo describir, me dan paz y sosiego y me acarician el alma, es cuanto tengo trazadas las líneas de mi vida y me digo que no importa lo que pase, todo es una gran lección, forma parte de su enseñanza, esa que no se dicta en clases, sino en el gran trabajo de la vida diaria.

Bolivia mi Bolivia, no te perderás por unos extraviados, no te vencerán, no podrán, y desde los Andes cantará una nueva canción, anunciando el día de la liberación.

Anuncios
de napuco Publicado en 1