ES UN PIROPO DECIRLE INDIO

Dante N. Pino Archondo

Artero como es golpea por la espalda, a traición, porque eso lleva en su sangre, mentiroso porque no tiene el valor de decir lo que hace,  payaso que busca las cámaras para saciar su necesidad de “ser noticia”: Roberto de la Cruz un bravucón.

Se fue a la Corte Suprema de Justicia, en Sucre, con los pasajes pagados por el Municipio de El Alto, esperó la llegada de los acusados en el Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada, ausente en el mismo y ni siquiera notificado, pero que tiene a dos de sus ex Ministros asistiendo al “proceso” uno de ellos el “chinito” Kuajara, ex Ministro de Trabajo que asiste puntual a las audiencias que lo convocan y al verlo inicia el espectáculo que ya horas antes había planificado.

Roberto de la Cruz es un matón alteño que se considera líder y defensor del pueblo. Instigador a delinquir, provocador a sueldo y dado a ofrecer espectáculos circenses, como aquel de preparar a los “talibanes alteños” para ir a Santa Cruz a sentarles la mano a los cambas.

Tiene una lengua viperina muy rápida. Insulta, agrede, califica, denuesta al que quiere y al que puede, ni Evo Morales se libró de estas sus dotes. Es esta persona la que le propinó a Adalberto Kuajara golpes, insultos y luego se hizo la victima.

Es la misma conducta de octubre de 2003, cuando salía a las calles de la ciudad de El Alto a provocar incendios, asaltos y pedradas a los comercios que no cerraban sus puertas. Este matón no reparó en nada y mando a muchos jóvenes de El Alto a la muerte. Si hay alguien que debería ser juzgado por los hechos de octubre es este personaje y no el Chino Kuajara, que como yo y Erick Reyes Villa no tuvimos arte ni parte en esos sucesos.

Con la misma cobardía que usó para golpear a Kuajara, instigó a los alteños a salir a provocar desmanes y actos vandálicos, mientras se cuidaba de estar en los sitios donde los gases, las piedras y las balas se cruzaban, lo sucedido en la Corte Suprema de Justicia, no es sino el adelanto de la traición al juicio justo y al debido proceso, que no tendrán por motivos políticos  Kuajara y Reyes Villa.

No se que esperan de toda este proceso que dura ya dos años y que nunca tuvo ni respeto a la ley ni a los derechos humanos. El Tribunal de Sentencia, ya no tiene validez legal, porque no tiene los dos tercios que ordena la ley para dictar sentencia. Pero sigue actuando contra lo que manda la ley y sus actos son nulos de pleno derecho. ¿Esto le importa a alguien?

Los Fiscales urden pruebas y falsifican las mismas, nadie se atreve con ellos, tienen el gobierno de su lado, los jueces que dictaran sentencia están, a su vez, con juicios de prevaricato instaurados por el gobierno. A esto se le llama Juicio de Octubre Negro, y es negro no por los hechos de luto sucedidos el 2003 sino por las sombras que lo encubren y los actos sucios con los que está embarrado. Cuanto siento lo que le pasó a Kuajara, no se merece, ni estar ahí ni ser objeto de estas humillaciones y calificativos amparados desde el Poder.

Anuncios
de napuco Publicado en 1