¿HUBO REVOLUCION SOCIALISTA EN BOLIVIA?



DANTE N. PINO ARCHONDO
La izquierda política, fue signo de defensa de lo popular, y entre ellos de los más pobres. Por izquierda se debería entender, el modelo político, económico y social que se establece como resultado de la derrota de la burguesía capitalista y que resulta en el cambio del contenido de clase del Estado.
Se entiende que el cambio de clase tiene al proletariado en el Poder. Son los obreros la vanguardia de ese cambio, en tanto la clase campesina, debe supeditarse a ellos. El centralismo político y económico son los pilares sobre los cuales se construye el socialismo. La izquierda revolucionaria no puede existir en un ámbito democrático, donde coexistan otras opciones políticas. Es contrario a la esencia del socialismo la coexistencia democrática: donde la tolerancia, el respeto por quienes no piensen igual y la sola presencia de opciones diferentes en el parlamento, se considera un contrasentido revolucionario.
La revolución socialista se decía llega al Poder por las armas, pues se entiende que la burguesía capitalista, no entrega el Poder. No lo hace ni siquiera reconociendo que perdieron elecciones, pues en ese caso, el golpe, rectifica al voto. Por eso la lucha armada era inevitable para consolidar el Poder. Y estos conceptos resumidos, por lo breve que debe contener una nota como esta, llevaron siempre a la izquierda a tener un brazo armado, cuyos tentáculos tenían que llegar a penetrar a las Fuerzas Armadas, para cooptar desde adentro a la parte revolucionaria de las mismas, con el objeto de tenerlas listas para apoyar la insurrección que se debía planificar, en la medida que se debilitaba a la burguesía con el uso de la huelga obrera, ocasionando el debilitamiento del capital y preparar el asalto final, lanzando al partido de la revolución a tomar las instituciones represivas del Estado burgués: Fuerzas Armadas y Policía. Con ellas se debe producir el cambio del contenido de clase del Estado-burgués capitalista por el nuevo Estado Socialista.
¿Qué de todo esto ha sucedido en Bolivia, para que se hable de revolución izquierdista o de socialismo?
Lo que tenemos es el producto de la destrucción sistemática que se produjo en los partidos representativos de la burguesía nacional: MNR, MIR, ADN y NFR. Fueron ellos los que solitos, sin la ayuda de nadie, se deshicieron, mediante el ensayo de pactos de turno para gobernar, sin tomar en cuenta a las organizaciones sociales. Tal fue el grado de descomposición que llegaron a tener, que el MAS se fue armando alrededor de un dirigente cocalero, apoyado con el financiamiento europeo de ongs encandiladas por la reproducción de la revolución, donde ya no son los obreros la vanguardia revolucionaria, sino los cocaleros, en su condición, no de campesinos sino de intermediarios del narcotráfico, los que asumen esa conducción.
Y este detalle, es el que se pasó por alto. Quizás los momentos más representativos de la caída de los pactos inter-burgueses, se produce cuando Gonzalo Sánchez de Lozada huye del Palacio de gobierno mientras Ejército y Policía se disparan en plena Plaza Murillo y cuando Carlos Mesa, ofrece- rodeado por Felipe Quispe y sus hordas – ejecutar la Agenda de Octubre: estatizar el gas, enjuiciar al gobierno del que formó parte, y facilitar el acceso del MIP y del MAS al gobierno.
Es con estos pilares políticos, de los partidos nacionalistas, auto destruidos y sin fuerza, que la vanguardia cocalera toma cuerpo y se constituye en un referente electoral y fuerza política capaz de nuclear el voto campesino y urbano.
Está claro que el MAS, tenía que caminar entre contradicciones, sin una visión y menos misión nacional, para, al final caer en lo que simplemente era, es y será: la intermediación entre la coca y la cocaína.
Eso explica, lo único que hizo : expandir la coca ilegal y multiplicar la actividad del narcotráfico.
Nadie da lo que no tiene. Pedirle al MAS que industrialice los hidrocarburos, el agro, fortalezca nuestros bosques, afiance la minería, diversifique las exportaciones, se abra al mundo del comercio y tenga en cuenta la ciencia y la tecnología es como pedirle peras al olmo.
Pero si le hablamos de coca, pistas clandestinas, expansión de ella en parques nacionales, conversión de comunidades en centros de producción de cocaína y de defensa internacional de la coca, con el disfraz de cultura ancestral. Eso sí sabe hacer y de hecho lo están haciendo.
Son estos elementos los que ahora se muestran descarnadamente, y estuvieron presentes, pero ocultos, desde el año 2003. Y quienes apostaron por un proceso político de corte izquierdista y revolucionario, participando del actual gobierno, ahora se dan cuenta de participaron de un instrumento de la coca al servicio de la cocaína. Son los intelectuales orgánicos del MAS.

de napuco Publicado en 1

EL JUICIO NEGRO DE LA MENTIRA



DANTE N. PINO ARCHONDO
Lo que viene sucediendo con el juicio de responsabilidades denominado Octubre Negro, por lo oscuro y tenebroso que ha tenido y tiene en todo su proceso, es el fiel reflejo de lo que sucederá una vez constituidos los Órganos Judiciales que se eligieron en los pasillos del congreso y en los escritorios del palacio de gobierno.
Me impresiona la poca o ninguna importancia que le dan los medios a lo que viene sucediendo en el juicio de responsabilidades a cinco miembros del Alto Mando Militar y dos Ministros de todo el gabinete que debía estar en el mismo.
En efecto, lo primero que se debe remarcar es la demagogia de los que funcionan como abogados de la defensa y los dos Fiscales: Mendoza y Arancibia, haciendo creer a los supuestos familiares de las víctimas que desde más de quince días realizan una protesta frente al Palacio de Justicia, convencidos de que la sentencia que se dictará es, contra Gonzalo Sánchez de Lozada, y no les dicen que este señor, ni siquiera ha sido notificado con el famoso juicio, o sea, que para él no existe juicio alguno, no tiene aviso de tal cosa.
Segundo, la sinvergüencería de los dos fiscales Mendoza y Arancibia, que declaran sin ruborizarse que apuran el juicio y presionan incuso usando el tiempo de vacaciones judiciales, con el único fin de postularse a pegas en la judicatura – dicen que por causa de este juicio tienen muchas renuncias a sus apetitos – y en este baile les siguen los jueces que componen el Tribunal de sentencia, configurando un verdadero cuadro patético de ambiciones que danzan al compas del juicio.
Tercero, la ausencia en el juicio no solo de los principales responsables en los sucesos de septiembre y octubre de 2003, sino de aquellos que habiendo firmado el D.S. 27014 que para los fiscales es la prueba del genocidio (este decreto autoriza el aprovisionamiento de gasolina a la ciudad de La Paz) no están en el mismo, sin que estos señores hayan dado una sola razón valedera para que eso ocurra, me refiero a los Ministros interinos de Relaciones Exteriores, de la Presidencia y de Hacienda, ¿Qué pasó con ellos?
Cuarto, la curiosa composición del Tribunal de sentencia, que está con siete de los doce miembros que debería tener para dictar por dos tercios sentencia, donde cuatro de ellos están acusados de prevaricato por el mismo gobierno, tres pretendieron ser candidatos al Tribunal Supremo y todos negociando el juicio a cambio de la sentencia.
Quinto, esta colusión de intereses entre Jueces y Fiscales en el ámbito más descarado de la historia jurídica del país, es única, si tomamos en cuenta que pretenden encarcelar a cinco militares que respetaron la Constitución, acataron directrices Presidenciales y actuaron en el marco de la ley; y a dos ex Ministros que son nada más que muñecos de las circunstancias que por razones que no comprendo se han prestado a legalizar este juicio sabiendo de antemano que iban a ser sentenciados por lo que no hicieron.
Sexto, es realmente penoso llegar al momento en el que los verdaderos responsables de todo lo acontecido están gozando de buena salud en los Estados Unidos y en el Palacio de Gobierno, gracias a un decreto de amnistía que dictó el señor Carlos Mesa en una prueba evidente de su traición al gobierno que juró defender y de su complacencia con los que ahora se pavonean con el título de héroes por haber desatado no solo un enfrentamiento innecesario sino toda la debacle que el país padece actualmente en medio de una bonanza económica sin precedentes.
Pues bien, todo esto no es más que el pálido reflejo de lo que acontecerá en Bolivia una vez consolidado el proceso de selección congresal que se ha producido y de voto sin elección que se tendrá.
Quienes creen que el juicio de octubre se acaba con los sentenciados, están muy equivocados, porque la misma dinámica de violación a los derechos constitucionales, de transgresión permanente a debido proceso, de acusaciones sin pruebas, de utilización de la justicia para saciar la venganza política, se aplicara a los que resta.
Lo actuado ha sido la prueba más vergonzosa y clara de la carencia de justicia, de uso personal y ausencia de garantías, eso es lo que se extenderá a todo el ámbito judicial y con ello el Estado de derecho habrá pasado a ser una nominación más.

de napuco Publicado en 1