EL JUICIO NEGRO DE LA MENTIRA


DANTE N. PINO ARCHONDO
Lo que viene sucediendo con el juicio de responsabilidades denominado Octubre Negro, por lo oscuro y tenebroso que ha tenido y tiene en todo su proceso, es el fiel reflejo de lo que sucederá una vez constituidos los Órganos Judiciales que se eligieron en los pasillos del congreso y en los escritorios del palacio de gobierno.
Me impresiona la poca o ninguna importancia que le dan los medios a lo que viene sucediendo en el juicio de responsabilidades a cinco miembros del Alto Mando Militar y dos Ministros de todo el gabinete que debía estar en el mismo.
En efecto, lo primero que se debe remarcar es la demagogia de los que funcionan como abogados de la defensa y los dos Fiscales: Mendoza y Arancibia, haciendo creer a los supuestos familiares de las víctimas que desde más de quince días realizan una protesta frente al Palacio de Justicia, convencidos de que la sentencia que se dictará es, contra Gonzalo Sánchez de Lozada, y no les dicen que este señor, ni siquiera ha sido notificado con el famoso juicio, o sea, que para él no existe juicio alguno, no tiene aviso de tal cosa.
Segundo, la sinvergüencería de los dos fiscales Mendoza y Arancibia, que declaran sin ruborizarse que apuran el juicio y presionan incuso usando el tiempo de vacaciones judiciales, con el único fin de postularse a pegas en la judicatura – dicen que por causa de este juicio tienen muchas renuncias a sus apetitos – y en este baile les siguen los jueces que componen el Tribunal de sentencia, configurando un verdadero cuadro patético de ambiciones que danzan al compas del juicio.
Tercero, la ausencia en el juicio no solo de los principales responsables en los sucesos de septiembre y octubre de 2003, sino de aquellos que habiendo firmado el D.S. 27014 que para los fiscales es la prueba del genocidio (este decreto autoriza el aprovisionamiento de gasolina a la ciudad de La Paz) no están en el mismo, sin que estos señores hayan dado una sola razón valedera para que eso ocurra, me refiero a los Ministros interinos de Relaciones Exteriores, de la Presidencia y de Hacienda, ¿Qué pasó con ellos?
Cuarto, la curiosa composición del Tribunal de sentencia, que está con siete de los doce miembros que debería tener para dictar por dos tercios sentencia, donde cuatro de ellos están acusados de prevaricato por el mismo gobierno, tres pretendieron ser candidatos al Tribunal Supremo y todos negociando el juicio a cambio de la sentencia.
Quinto, esta colusión de intereses entre Jueces y Fiscales en el ámbito más descarado de la historia jurídica del país, es única, si tomamos en cuenta que pretenden encarcelar a cinco militares que respetaron la Constitución, acataron directrices Presidenciales y actuaron en el marco de la ley; y a dos ex Ministros que son nada más que muñecos de las circunstancias que por razones que no comprendo se han prestado a legalizar este juicio sabiendo de antemano que iban a ser sentenciados por lo que no hicieron.
Sexto, es realmente penoso llegar al momento en el que los verdaderos responsables de todo lo acontecido están gozando de buena salud en los Estados Unidos y en el Palacio de Gobierno, gracias a un decreto de amnistía que dictó el señor Carlos Mesa en una prueba evidente de su traición al gobierno que juró defender y de su complacencia con los que ahora se pavonean con el título de héroes por haber desatado no solo un enfrentamiento innecesario sino toda la debacle que el país padece actualmente en medio de una bonanza económica sin precedentes.
Pues bien, todo esto no es más que el pálido reflejo de lo que acontecerá en Bolivia una vez consolidado el proceso de selección congresal que se ha producido y de voto sin elección que se tendrá.
Quienes creen que el juicio de octubre se acaba con los sentenciados, están muy equivocados, porque la misma dinámica de violación a los derechos constitucionales, de transgresión permanente a debido proceso, de acusaciones sin pruebas, de utilización de la justicia para saciar la venganza política, se aplicara a los que resta.
Lo actuado ha sido la prueba más vergonzosa y clara de la carencia de justicia, de uso personal y ausencia de garantías, eso es lo que se extenderá a todo el ámbito judicial y con ello el Estado de derecho habrá pasado a ser una nominación más.

Anuncios
de napuco Publicado en 1