HAY QUE GUARDAR PAN PARA MAYO


DANTE N. PINO ARCHONDO
Si el consumo de incrementa y es el que explica el crecimiento, por el lado del gasto, del PIB, debemos colegir que los ingresos han aumentado y efectivamente, las exportaciones de materias primas, en valor crecieron, lo cual hace que nuestro ingreso total sea mayor comparativamente con el año 1990, año base. La Fundación Milenio nos enseña que el incremento del Petróleo al primer semestre del 2001 creció en 15 por ciento.
Esto nos está explicando algo que debería ser objeto de debate nacional. Nos estamos comiendo los ingresos que el gas y los minerales nos dan. Este mayor ingreso en vez de reconvertir nuestra economía, industrializándola y creando las condiciones para dejar de ser exportadores de materias primas, sigue el mismo camino de siempre, el del gasto, que ahora permite dispendios y exageraciones que le hacen creer al Presidente Morales que vive en la abundancia y que no tiene por qué preocuparse.
Y como anillo al dedo la CEPAL dice que Bolivia está muy bien, que le gobierno está haciendo las cosas bien. Extraña actitud, no porque no se merezca, un gobierno que le feliciten, sino porque lo que aparentemente, por ahora, está bien, en el próximo futuro puede convertirse en mal.
El Perú que tiene Tratados de Libre Comercio con todas aquellas economías que le interesan, últimamente firmó uno con Guatemala, ha decidido para el 2012 tener una Política Económica conservadora y prevé un posible cambio en la demanda mundial, que sin duda le afectará sus exportaciones, lo que significa que su producción puede verse afectada.
Por otra parte, IBCE trató en sus notas, el tema de la primarización, como concepto que explica la necesidad de que países como Bolivia, aprovechen la actual coyuntura económica, para reconvertir sus economías e inyectarles esa competitividad tan urgente el día de hoy. Dejar pasar el buen momento, que facilita la estabilidad de gobiernos populistas, es simplemente un error fundamental de la sociedad.
La inclusión social no debe comprenderse como el asistencialismo Estatal, el otorgamiento de bonos que enseñan a la gente a vivir del Estado, es la peor manera de gastar los recursos que hoy día gozamos. Y por eso la CEPAL, así como el FMI se equivocan al incentivar esta perversa manera de gastar. Está claro que ellos felicitan de dientes para afuera, porque si tan convencidos están de lo que dicen ¿porque no prestan a los gobiernos dinero para hacer esos repartos con título de bonos sociales?
Es tan hipócrita la posición de estos organismos que la situación Europea piden lo contrario en estos momentos, piden reducción de gasto social.
Bolivia ha recibido ingresos millonarios, con los que gobiernos anteriores soñaban. Pero le tocó la lotería al peor de todos, precisamente al que no tiene la menor idea de administrar, al que no sabe planificar ni organizar nada, al que anda de tumbo en tumbo haciendo declaraciones absurdas y sin sentido. Esta es una desgracia a la que debe ponerse remedio.

Anuncios
de napuco Publicado en 1