COSTOS Y EFECTOS DE LA CAIDA DE GONZALO SANCHEZ DE LOZADA



DANTE N. PINO ARCHONDO
Siempre que se escoge la alternativa de menor valor por otra de mayor valor se incurre en un costo de oportunidad. Eso es lo que pasó el año 2003. Se decidió por la ineptocracia y se derrocó a la democracia.
El año 2005 muchos votaron por el gobierno actual, creyeron en su prédica del cambio y del mejor vivir. Pues bien ha transcurrido el tiempo suficiente para hacer comparaciones con la cabeza fría y de esta forma saber si ese cambio se produjo y que nos trae hacía delante.
En el área social las enfermedades epidémicas como el Chagas, la Malaria, tuberculosis siguen igual, la mortalidad infantil no ha mejorado y la educación pobre en presupuesto, a pesar de la multiplicación de los ingresos, esta como siempre con sueldos miserables para los maestros, sin equipamiento ni condiciones en las escuelas y un pobre nivel de enseñanza – aprendizaje.
El 2003 se ofertó al país exportar gas al mercado norteamericano y se hicieron conocer los siguientes datos:
La inversión en hidrocarburos creció de 1991 al 2003 en 513%, esto significó un aumento de 472 millones de dólares a 2.900 millones.
Se descubrieron 4 mega campos y se tenía de 1996 al 2003 40 pozos perforados por año, se concretó la venta de gas al Brasil y se construyó el gasoducto.
El 2013, las inversiones petroleras no superaron la cifra de 800 millones de dólares destinados únicamente a incrementar la producción gasífera.
El 2003 se tenían como datos que las reservas de gas certificadas alcanzaban los 54.86 TCF, es decir crecieron 8 veces desde 1997. Este año conocíamos que la mitad de territorio nacional tiene potencial hidrocarburífero y que del total del territorio de 1.098.581 Km2 las concesiones bajo contrato eran de 43.385 Km2 es decir el 8 por ciento.
Los 4 Mega Campos son: Margarita, San Antonio, San Alberto e Itaú
El año 2013 sabemos que estos campos gasíferos han sido súper explotados y no se han producido descubrimientos importantes que proyecten nuestra oferta de gas. Por el contrario las reservas certificadas de 54.86 TCF han pasado a ser 9.8 TCF, debido a la ausencia de inversiones en exploración.
El año 2003 se iniciaron conexiones gratuitas domiciliaras de gas, el programa alcanzó a 20.000 familias: 6.201 en La Paz y El alto, 3.901 en Oruro, 4.878 en Potosí, 3.200 en Tarija y 1.935 en Camiri
El año 2013 sabemos que se efectuaron 22.000 conexiones, en siete años se hizo la misma cantidad de conexiones que en un año de gestión.
El año 2003 se tenían programados 1.400 millones de dólares en el proyecto BRASKEM – PETROBRAS para crear un complejo binacional en la frontera Bolivia – Brasil, destinado a la petroquímica.
Es decir el año 2003 teníamos proyectadas 260.000 conexiones gratuitas de gas domiciliario, petroquímicas y exportaciones al mercado externo y luego de todo esto nos quedaban 32 TCF de gas.
El año 2013 solo tenemos declaraciones de inversiones que no se realizan. Y aquellos proyectos como el Mutún están paralizados por falta de gas, el sector industrial de generación y distribución de energía eléctrica no puede cubrir la demanda por falta de inversiones, los mercados potenciales que demandaban gas han resuelto dejar de ser países cautivos de un proveedor, que no ofrece garantías de cumplimiento en sus contratos.
Con los actuales precios del gas y minerales deberíamos estar exportando el triple de hidrocarburos, produciendo 100 millones de metros cúbicos diarios de gas, pero en vez de ello, no solo los proyectos se han esfumado sino que ahora importamos GLP 48.7 toneladas métricas por día y 332.873 barriles de diesel por mes. El gasto por la subvención de carburantes en los últimos cinco años suma 1.900 millones de dólares y el contrabando de carburantes es un negocio que crece para el cual no se tienen soluciones.
En contraparte el gobierno actual trata de mostrar una bonanza económica cuando se refiere al crecimiento de las reservas internacionales y los depósitos bancarios, como los superávit comerciales.
Sería fácil explicar que todo esto es resultado del crecimiento de la demanda externa que actúa como locomotora elevando los precios de las materias primas, baste señalar que el precio de un barril de petróleo se elevó de 16 dólares el año 2005 a 140 dólares el 2009 y el gas que se vendía a 0.89 el millón de BTU ahora se vende a 9.
Lo remarcable de esta bonanza es que parece no llega a reflejarse en la producción ni en el bolsillo de los trabajadores. La producción agropecuaria va en caída libre, al menos tres factores actúan para que esto suceda: el boom de la minería que hace migrar la mano de obra hacía ese sector, los costos elevados, carencia de tecnología y bajos rendimientos y la hoja de coca, que actúa como sustituto ideal de cualquier cultivo.
Es el caso del trigo que se importa en más de dos mil toneladas, el arroz, productos lácteos, azúcar, café, té y cacao cuyos niveles de crecimiento implican ahora importaciones ascendentes.
El exceso de liquidez provocado por el incremento externo de los precios del gas y los minerales, economía de la coca, donaciones venezolanas y ahorro fiscal, incide en el crecimiento de la demanda. Luego al haber una reducción de la oferta los precios tienden a elevarse. La paradoja es que habiendo más dinero, la pobreza aumenta.
Los trabajadores ganan para sustentar su alimento y no les queda para nada más. En el área rural existen más de 16 mil comunidades rurales que viven en la inseguridad alimentaria, equivalente a un millón trescientas mil personas (Armando Méndez. El atraso Económico Rural Andino) en esta nota Méndez nos dice que: “Según un mapa de vulnerabilidad alimentaria (VAN) 166 municipios posen tierras “con potencial agrícola entre moderado y limitado” y donde un 40 % de la población sufre de desnutrición y el 85 % tiene inseguridad alimentaria”
Casi la totalidad de los municipios no tienen recursos y viven de las transferencias del gobierno y de los cheques venezolanos.
El gobierno del M.A.S lejos de cumplir con su promesa de austeridad, de eliminar los gastos reservados y la corrupción ha realizado lo contrario.
El año 2003 el gasto corriente era de Bs. 14.591 el año 2010 se gastan 36. 253 millones. En pegas para sus militantes el gasto de servicios personales ha crecido de 6.896 a 15.533 millones y el gasto en bienes y servicios de 1700 millones a 5.000 millones.
Este incremento explica el abundante apoyo “popular” que tienen a la hora de sacar gente a las calles.
No es necesario referirse a la vulneración de los derechos humanos, el desconocimiento de los derechos sociales, que se ha convertido en moneda de uso corriente, que junto con el narcotráfico ha convertido a Bolivia en una isla donde esta actividad tiene todo el apoyo encubierto de un sistema destinado a favorecerlo.
Estamos viviendo un ciclo de despilfarro, de indolencia ante las necesidades más apremiantes de los sectores populares, en medio de una bonanza económica sin precedentes. Este es el costo de oportunidad más grande en que incurrieron aquellos que le dieron su apoyo a este gobierno y que aplaudieron la caída de un gobierno progresista.
A pesar de todos los esfuerzos por desacreditar a Gonzalo Sánchez de Lozada, vistas las cosas como están, no se puede dudar sobre el camino que se abría a Bolivia para consolidar su posición de liderazgo hidrocarburífero, en su perspectiva de industrialización seria y real y en la ejecución de programas de amplio contenido social.

de napuco Publicado en 1

EL DIA DE LA REFLEXION NO DE LA DERROTA



DANTE N. PINO ARCHONDO
El 23 de marzo, debía ser una fecha de reflexión. Porque los sucesos que acaecieron en 1879, fueron el producto simple del territorio olvidado, del territorio sin conexión con el centralismo del altiplano, el territorio de los desheredados, que hasta ahora sostenemos en las extensas tierras del chaco, del Beni, de Pando, del norte de Potosí, donde el Estado no tiene cuerpo.
Se perdió el litoral porque lo descuidamos y porque dejamos que la ambición se hiciera cargo de lo que nosotros teníamos que cuidar. Así que el reclamo al mundo por una guerra injusta y por un Tratado firmado con la pistola en la nuca, debe comprender también la autocrítica, que no sabemos practicar.
En esto quiero hacer una reflexión producto de mi estadía en estas tierras del bajo Perú. La óptica peruana respecto a la Guerra del Pacífico, en su relación con Bolivia, se mira y se enseña como un hecho en el cual el Perú no tenía nada que hacer y que fue envuelto en un Tratado que lo único que le ocasionó fue la invasión chilena.
Este capítulo de la guerra, es el que no se enseña en Bolivia, es el que se pasa por alto. Y esta omisión ocasiona que entre Bolivia y el Perú se sostenga un resentimiento no expresado en ambos lados, de mutuas acusaciones por haber perdido territorios. Situación que al único que le favorece es a Chile, país desde el cual se ha desarrollado una política destinada a separar a Bolivia del Perú, de manera permanente.
Es que Chile sabe que el día que Bolivia se vuelva a encontrar con el Perú en esa Confederación que pudo haber sido y no fue, su posición geopolítica, quedaría disminuida y la razón de los desencuentros, radica en ese interés.
Tenemos el puerto de Ilo y todas las facilidades para poseer un enclave marítimo, pero no lo usamos y solo sirve para encuentros presidenciales que ratifican lo que parece ocioso, podemos viajar a Lima para gozar de sus playas, pero vamos a Arica, deberíamos tener tarifas áreas asequibles para los vuelos La Paz – Lima, Cochabamba – Lima y Santa Cruz – Lima pero esas tarifas manejadas por una línea aérea chilena cuestan más caras que ir a Miami.
Podríamos intercambiar gustos gastronómicos, podríamos tener campeonatos de futbol conjuntos, podríamos convertir al Lago Titicaca en un polo de atracción turística, podríamos volver a ser un solo país, porque nada nos separa y todo nos une.
Pero ahí está la insidia chilena y los apetitos de gobernantes que se dejan embaucar como adolecentes, a los que les ofrecen el mar en el bolsillo, o los trece puntos que nunca acaban o los ofrecimientos de negociar bilateralmente para nunca acabar o al final las amenazas de no negociar nada si persistimos en recordar el mundo que nos despojaron sin razón y por la fuerza.
Un día de reflexión al año de lo que somos, de lo que hacemos y de lo que deberíamos corregir, el 23 de marzo no debería ser el día que se recuerda la derrota, sino el día en el que se debe jurar que nunca más dejaremos a nuestra tierra sin la presencia del Estado y esto quiere decir tener un país integrado, desde Cobija hasta Tarija.

de napuco Publicado en 1

LA ECONOMA SUBTERRANEA



DANTE N. PINO ARCHONDO
La informalidad e ilegalidad económica, que se manifiesta en: la evasión, defraudación impositivas, en el contrabando que campea sin ningún problema, en el narcotráfico que hace uso del contrabando y del sistema financiero para proveerse de bienes y servicios, nunca ha tenido, como ahora, tanto espacio para desenvolverse y expandirse.
Bolivia tiene más del 80 por ciento de su economía en el ámbito de la ilegalidad, en el sector privado. Este porcentaje habla por sí mismo. En un cuadro como este, las instituciones estatales valen tanto como un cacahuate. Y si a esto le suma, una política de nacionalizaciones, incautaciones, prohibiciones que el Estado desarrolla, en nombre del anticapitalismo, no podemos extrañarnos que el volumen de la inversión extranjera directa se haya ido por el piso.
Mientras el Perú espera inversiones que superan los 50 mil millones de dólares, y abre mercados mediante convenios de Libre Comercio con los mercados más importantes del mundo como son: el norteamericano, europeo y asiático, buscando operar su ventaja competitiva en productos agroindustriales, industriales y artesanales. Bolivia hace todo lo contrario, cerrando mercados, estableciendo límites de precios que desincentivan la producción y colocando barreras de entrada a nuevas inversiones, con empresas estatales organizadas y manejadas con total ineficiencia.
Las declaraciones del Ministro de Estado británico para Latinoamérica Jeremy Browne, son ilustrativas, advierte que nuevas inversiones en Bolivia no serán posibles, debido a los actos de fuerza operados por el gobierno en nombre de nacionalizaciones que se convierten en expropiaciones generando juicios pendientes de resolución, que colocan al país en la lista negra de los inversores.
Sumemos a esto las declaraciones provocadoras del Presidente Evo Morales anunciando la posibilidad de cerrar la Embajada de los Estados Unidos en Bolivia, ante una audiencia conformada por cocaleros dedicados a la siembra y producción de coca para la cocaína, es todo lo que faltaba para reafirmar los temores y advertencias del Ministro británico.
El cuadro de situación es gravísimo, lo que está sucediendo en Bolivia, es producto de una economía informal que raya en la ilegalidad y que viene sustentando el consumo, con incremento del crédito que tiene todos los rasgos de la especulación financiera, creando activos como el de la construcción de departamentos, importaciones de bienes agrícolas y agroindustriales, así como de artículos que hoy día se usan para la elaboración de cocaína, en un circuito informal e ilegal que tiende a expandirse en toda la economía, bajo la protección estatal, que retroalimenta todo ello, con el pretexto de ser anticapitalista y anti neoliberal.
El MAS gobierna desde el año 2005, son siete años, que han colocado al país en el cuadro de deshonor entre aquellos que se distinguen por la total falta de respeto a la ley, por la corrupción institucional, por la carencia de garantías en la administración de justicia, y por el amparo abierto a la producción de coca para la cocaína.
De este cuadro de situación se benefician muchos: el comercio importador usando el contrabando, la banca apalancando recursos y fomentando la especulación de activos, la minería informal y el mercado negro de sus operaciones, el sector empresarial privado que produce con gasolina, diesel y energía eléctrica subvencionada.
Son muchos los que danzan en medio y por tanto existe complicidad con el sistema. En la superficie todo parece marchar, pero el mar de fondo comienza a generar remolinos.

de napuco Publicado en 1

PELIGROSAS EXPLICACIONES


DANTE N. PINO ARCHONDO
En serio, pero muy en serio, hay que tener cuidado con lo que se explica, hay que saber explicar. Cuando se dicen las cosas a medias a una persona poco instruida, a alguien que apenas sabe leer y escribir, en vez de aclararle las cosas se la puede confundir y esto puede llevar a esa persona a: creer que está descubriendo cosas, a decirlas como si fueran novedades y por ultimo a tomar decisiones basada en el entendimiento que tuvo.
No es justo por tanto, que aquellos que ofician de asesores, o que se acercan al Presidente le digan cosas que requieren de estudio y formación, como si fueran simples refranes. Es tremendo soltarle frases o ideas que se convierten en vendavales sin orientación y que más bien actúan con fuerza en el cerebro de quien detenta el Poder en Bolivia.
Esto pasó cuando alguien le explicó a medias la influencia de las hormonas en la alimentación de los pollos, su Excelencia rápidamente coligió que eso se transmitía a las preferencias sexuales, cuando alguien le dijo que el capitalismo es el demonio y el Estado un Dios, todo lo transmutó en bien y mal, sin distinguir nada de nada, o cuando como ahora le dicen que los Códigos de Leyes tienen origen francés o anglosajón y estos se basan en el ciencia jurídica romana, tal explicación lo confunde de tal manera que acaba pensando que es necesario nacionalizar los Códigos.
¿Cómo darle una lección de ciencia jurídica en cinco minutos a una persona como él? ¿Cómo lograr que te preste atención al menos media hora, sin que se ponga a pensar en el próximo juego de futbol? El señor Presidente es todo un desafío para un profesor.
Ya le conocemos. Le gusta inaugurar eventos, conferencias, cumbres y todo tipo de reuniones como un verdadero dirigente sindical, pero luego se retira, se va como el viento, huye de lugar, porque todo lo que luego viene, discursos, ideas, reflexiones, críticas o debates, le fastidian. No entiende, no logra relacionar una cosa con otra de manera adecuada, sino de la forma en que su acumulación de experiencia personal le permite y cuando le obligan a quedarse, su mal humor se expande rápidamente y es de temerle, porque puede decidir cualquier cosa en cualquier momento ante la mirada atónita de los que le rodean.
Esto lo sabe muy bien el segundo a bordo. Lo ha decodificado muy bien. Y se dio cuenta, antes que muchos de que su Excelencia debe estar haciendo lo que sabe: hablar de todo sin ilación alguna y pasarse la vida entre asambleas y futbol, así que le tienen siempre preparada una agenda que lo tenga lo más lejitos del escritorio y lo más cerquita de las “bases”, y no dudaron en gastar más de treinta millones de dólares para comprarle un avión.
Esta es la realidad del Gobierno en Bolivia, pero no es la realidad que conocen los estudiantes de la Universidad de Filosofía, Ciencias y Humanidades de Viena, que le aplaudieron a rabiar ante sus ocurrencias contadas como fábulas a niños ávidos de conocer a un indio Presidente y socialista. Dijo de todo, no profundizo en nada, no enseñó nada, pero lanzó consignas y se mostró como un luchador social, con éxito en el manejo económico como nadie antes de él.
Nosotros ya estamos acostumbrados a las evadas, el resto del mundo aún no, todavía es objeto de curiosidad, pero por lo mismo, hay que tener cuidado con lo que se le dice.

de napuco Publicado en 1

REALIDADES POR TESTARUDAS MAS REALIDADES


DANTE N. PINO ARCHONDO

Los efectos de la metida de pata del Evo Morales y Cía. cuando decidió meterse con las petroleras, sin saber lo que hacía y sin hacer lo que sabía, ha sido simplemente un desastre, tanto que el país ha perdido dinero, tiempo y la gran posibilidad de saltar hacia la industrialización de los hidrocarburos.

Reformulada la llamada ley de hidrocarburos, en medio de un Congreso convulsionado, donde los masistas de ayer, gritones, matones y malcriados, se oponían a la nacionalización, aduciendo que lo único por hacer era recuperar la propiedad del gas en boca de pozo, e incrementada la cuota adicional de coparticipación, al 50 por ciento, no había nada que hacer sino operar controlándolas y cuidando que las inversiones puestas ya en duda, el año 2000, no sirvieran de pretexto para agilizar una fuga de capitales o disminuir el ritmo de las inversiones en exploración.

Lo que para Evo diputado, era innecesario, paro Evo Presidente nacionalizar era tener la talla de Marcelo Quiroga. Pretensioso como pocos, se lanzó a los pozos de Petrobras con casco de obrero y militares en su afán de copiar lo sucedido en la década del 60, como si imitar fuera original y ese fue el comienzo del desastre.

El Ingeniero Carlos Pacheco que sabe lo que dice, nos muestra el cuadro de situación, en un PP denominado Situación Actual y Perspectivas de Sector Hidrocarburos. Documento que tiene fecha 29 de abril de 2009 con datos que abarcan el periodo 1997 – 2008.

En el mismo la tendencia es demasiado testaruda para dejarla pasar. En los 37 contratos de riesgo compartido que pasaron a ser contratos de operación, se mantuvieron las mismas áreas, las mismas compañías y las mismas condiciones para la exploración, con el ingrediente de que no se conocían las reservas de los pozos: Huacaya, Tacobo, Irenda, Ingre y Río Seco, esa información la tenían o esperaban tenerla Repsol y Petrobras.

Las reservas nacionales de petrolero condensado que en 1997 entre probadas, probables sumaban 200.9 millones de barriles y el año 2003 sumaron 956.9 millones pasaron a ser cosa de brujos el año 2007 y 2008, años en los que ya no habían datos y es desde entonces, que nadie sabe cuál es el nivel de las reservas, aún hoy entre informes y contra informes no tenemos conocimiento de esto. Por supuesto tampoco de las reservas de gas.

La producción de gas natural (bruta) que alcanzó el 2003 a ser 989 MMPCD comenzó a tener rendimientos decrecientes a partir de ese año. Y mientras la producción de líquidos decae al del gas se incrementa.

Pero a la vez que se incrementa la explotación del gas, la exploración de pozos decae de 64 pozos explorados el año 1998 a 3 el año 2008. Si el número de pozos posibles de explorar depende de la cantidad de activos para la exploración que tiene el país y un pozo puede llevar entre un año y año y medio de trabajo, nada se hizo en este gobierno para sostener el ritmo de exploración necesaria.

Entonces, ¿de que nacionalización, dignidad y recuperación de lo nuestro se habla? ¿No es que cuando se nacionaliza se toma el control total de las cosas: exploración, explotación y comercialización? Pero si en vez de ello se pierde ese control y no hay exploración, se produce una súper-explotación y al final no se tiene conocimiento de las reservas, ¿que se hizo? , ¿Cómo debemos denominar a lo actuado?

Lejos de ufanarse por los resultados deberían pedir disculpas, ir a los tribunales y rendir cuentas de este tremendo daño económico que le han infligido a la Patria.

Desde el año 2008 han transcurrido otros cuatro años. Y en este tiempo las petroleras de enemigas de Evo y Cía. han pasado a ser patrones primero y socios después ante los cuales Evo se inclina reverente, come y bebe de su mesa y mantiene al pueblo alejado con rejas por medio.

No podemos hablar del gas como un éxito del gobierno, pero si podemos ufanarnos de haber hecho crecer en volumen la coca y sus derivados y de enriquecer a los cocaleros y traer carteles a Santa Cruz donde el dinero de narcotráfico corre como en las mejores épocas banzeristas,

Al final Evo Morales tiene ahora dos patrones: el narcotráfico y las petroleras.

de napuco Publicado en 1

MIS DERECHOS



Dante Pino Archondo

Cuando me notificaron con la noticia de que debía enfrentar un juicio por nada menos que genocidio, no pude evitar sonreír. Yo que no congeniaba con mi padre cuando él quería enseñarme a cazar y no me hacía gracia los conejos o las perdices o las vizcachas que traía como trofeos, ahora era nada menos que un hombre acusado del peor de los crímenes que se pueden cometer: el genocidio.
Ironías de la vida sin duda alguna. No se explican con facilidad, porque simplemente suceden. Me dejaron todo un escrito donde los acusadores hablaban de muertos y heridos, causados, por el neoliberalismo, por racismo, por razones históricas de sometimiento de los aimaras, y al final simplemente porque junto con otros ciudadanos fui Ministro de Servicios Financieros.
Que esta cartera no tenga ninguna relación de responsabilidad con la administración de un conflicto, parecía que no era un detalle mayor, sino una insignificancia a la que darle importancia era simplemente un error.
Debía entender que los hombres encargados de estudiar las leyes y su manera de administrarlas, tenían que tomar en cuenta, que yo no tenía antecedentes de violencia en mi conducta, que estaba en una cartera de gobierno técnica y que al final mi permanencia en el Gabinete era de 60 días, de agosto a octubre. Con esto y el hecho de que el mismo Fiscal reconoce que no participé en los hechos de fuerza ni fui parte de los responsables que tomaron decisiones en esos días, bastaba para sentir la tranquilidad suficiente de que esa notificación era nada más que una formalidad sin ninguna posibilidad de éxito conmigo.
Con ese convencimiento, me presente a declarar en Sucre y demostrar que como Ministro de Servicios Financieros firmé un Decreto Supremo por el cual se encargaba al Ministro de Defensa a que resguarde una caravana de cisternas con gasolina para abastecer a la ciudad de La Paz.
Debía haber sospechado entonces que esas declaraciones, los descargos y todo lo que fuera de hacer, no era nada más que una burla, porque nada de lo dijera o explicara serviría para que suspendan el juicio en mi contra o al final para que me declaren inocente de semejante acusación.
Pero testarudo como mi abuelo José Archondo, fui al juicio para decir lo único que tenía que decir: soy inocente, no hay pruebas de mi participación en un genocidio y han transcurrido más de tres años sin que yo haya realizado ninguna gestión para entorpecer las averiguaciones que hizo el Fiscal en todo ese tiempo, por tanto este juicio a precluido.
Y aunque parezca mentira la Corte Superior de Justicia me respondió que el Código de Procedimiento Penal no servía sino de referente en este caso. En otras palabras se me iba a juzgar con el mejor criterio de unos jueces sobre cuyas cabezas pendían juicios por prevaricato.
Y solo entonces, cuando las instancias de explicación se agotaron decidí buscar refugio, para no ser manoseado ni tratado injustamente y peor sentenciado por algo que no hice ni fue de mi responsabilidad.
Entonces pregunto: ¿Cómo la institución denominada Derechos Humanos, se hace la sorda, ciega y muda en mi caso?, ¿cómo tiene la desfachatez de enviar cartas a mandatarios pidiendo que me nieguen el refugio?
Ahora que ha transcurrido el tiempo suficiente, cuando todos se dan cuenta de que la justicia es una manzana podrida en manos de los verdaderos responsables de esos hechos por los cuales se pretende sentenciarme, puedo gritar con fuerza y con la frente en alto por mis derechos, que han sido pisoteados, mancillados y desconocidos.
Nunca tuve miedo de enfrentar la Justicia, pero la justicia que se administre con imparcialidad y con la ley en la mano, no la justicia administrada por unos cipayos del Gobierno, compuesto por ciudadanos que si tienen una hoja de vida manchada con hechos de sangre y de violencia, los cuales quieren juzgarme, como si fuera parte de su pandilla. Antes muerto que entregarme a la manos de los verdaderos genocidas.

de napuco Publicado en 1