AMNISTÍA IRRESTRICTA Y ELECCIONES GENERALES

Dante Pino Archondo

No me causa sorpresa, sí cierta indignación, pero como están las cosas, ya sabemos que la ley es para el Gobierno cosa “de meterle nomás”, o sea, de aplicarla o desconocerla dependiendo como venga la mano. Y la Constitución Plurinacional cae dentro ese saco de sorpresas sin ningún privilegio. Así que la reelección presidencial es cosa definida, al menos por Evo Morales y sus muchachos.

Lo correcto sería discutir la pertinencia o no de esa decisión. Pero como ya sabemos, si es o no legal importa un pepino. La suerte está echada y quien se abstenga perderá y quien se sume al reto, solitario, tiene alguna posibilidad de obtener una tajadita congresal.

Así puesta la escena en marcha, será mejor plantearse como primera medida una adecuada preparación para contrarrestar los afanes prorroguistas. Y la lógica primaria obliga a sumar voluntades, antes que dividirlas, esto significa iniciar acciones con vistas a conformar un proceso de convergencia electoral. La oposición tiene dos caras: existe dentro y fuera del país. Este es asunto que no debe pasarse por alto. La oposición que está en el país vive en la cárcel y con juicios inhabilitadores, por tanto quienes ofician hoy de oposición como Unidad Nacional de Samuel Doria Medina el Movimiento sin Miedo de Juan del Granado y el MNR con espacios municipales, no son sino una parte del conjunto y ciertamente entre ellos no habrá ningún tipo de acuerdo, debido a la posición de MSM, que privilegia una conducta de prescindencia poco clara, si tenemos en cuenta que Del Granado hizo acuerdos con el MIR y el MNR.

La otra parte de la oposición esta proscrita y en esa condición tiene graves limitaciones, pero no imposibilidades, como veremos. Su existencia en esta condición hace obligatorio plantearle al gobierno una salida: si el MAS quiere ir a las elecciones transgrediendo su propia Constitución Política entonces debe declarar la amnistía política y la suspensión de todos los juicios incoados. Una por otra.

Para que esto pueda tener sentido, la oposición fuera del país, tiene que reunirse y emitir un pronunciamiento, cuyo contenido debe ser exigir al Gobierno la declaratoria de amnistía política irrestricta. A la cual debe sumarse toda la ciudadanía democrática, que no le tiene miedo al debate de las ideas y de las posiciones programáticas.

Este es el primer paso, sin él, lo demás será cuento de hadas.

Mientras tanto le sugiero a la oposición interna, que comience a pedirle a Evo Morales y sus muchachos, cuentas sobre todos estos años de gobierno.  Qué se hizo con la economía, con la corrupción, con el narcotráfico, con las relaciones exteriores, para decir lo menos. Este es el debate que debería estar en la primera plana de los medios, ya que el mismo servirá para aclararle al pueblo la verdadera situación nacional y evitar seguir el juego de la provocación planificada que lo único que hace es desorientar.

Si el MAS ha decidido proceso electoral, debe ser porque luego de tantos años ya se encuentra seguro de lo que hizo y a estas alturas no le debería tener miedo a sus contrincantes políticos, menos a esos neoliberales a los que tanto ataca, así que una amnistía política irrestricta seria lo correcto, por una parte, y por otra, que rinda cuentas, que demuestre sus aciertos, es lo menos que se puede pedir en las actuales circunstancias.

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1