EVO EL RENEGADO


fidel rev
EN EL PROPIO VIENTRE
DANTE NAPOLEÓN PINO ARCHONDO
Nada mejor para medir el alcance y profundidad que adquiere una revolución en su desarrollo que sus resultados. En estos días podemos comparar a dos procesos que se iniciaron hace más de cincuenta años atrás, la revolución de abril de 1952 liderada por el MNR y la cubana liderada por Fidel Castro en 1959.
La revolución de abril ha caminado, a veces iluminando los horizontes y en otras ensombreciéndolos. Uno de los objetivos fundamentales que esta revolución se planteó fue el voto universal, reconocer la plena ciudadanía a todos los bolivianos sin excepción y con ello el derecho a votar, a elegir y ser elegidos. Este planteamiento, quizás el menos reconocido entre los tres que definieron el carácter de esta revolución (reforma agraria y nacionalización de la minería) fue en realidad una semilla sembrada en el campo y regada con su sangre.
A lo largo de estos años entre botas dictatoriales y corbatas señoriales el voto universal fue el hito democrático que fue evolucionando, instrumentalizado siempre, por unos u otros, pero respetado y a nadie se le ocurrió desconocerlo. El derecho a elegir y ser elegido ha ido creando una conciencia popular, que se fortaleció a partir del año 1982 cuando se recuperó la democracia y cuando el Dr. Siles Suazo prefirió el recorte de su mandato al quiebre del proceso democrático.
A partir de entonces el respeto por los períodos constitucionales ha sido la constante, hasta no hace poco. Las sucesiones que se fueron produciendo entre idas y venidas electorales en cada nuevo período produjo la concurrencia de lo popular con más intensidad y presencia. Baste decir que sin este hecho, los sindicatos y los movimientos populares no hubieran podido recuperarse de la derrota sindical de 1986. Para el sindicalismo boliviano, los períodos democráticos siempre han sido el mejor campo de acción para su desarrollo y progreso mientras que los períodos dictatoriales tendían a fortalecerlo reclamando su unidad.
Los pactos democráticos desde 1985 hasta el año 2002 entre otras cosas, tuvieron el efecto de robustecer la resistencia obrera y campesina ante un modelo democrático en lo social pero excluyente en lo económico. Y la debilidad institucional sumada a la crisis mundial durante ese período facilitó la conformación de organizaciones populares con capacidad de respuesta política.
No es mi intención hacer un análisis de este proceso, sino señalar que el resultado de la aplicación de voto universal por la revolución de abril de 1952 coronó su objetivo el año 2005 al reconocer a un ciudadano de origen indígena y extracción campesina como Presidente Constitucional.
Lo lógico sería que este Presidente reconociera y se reconociera como el fruto de esa revolución hecha por bolivianos y para los bolivianos. Lamentablemente no es así. Lejos de ello, reniega del proceso histórico que lo llevó a la Presidencia, desconoce su origen y prefiere adscribirse a otro proceso revolucionario ajeno, como es el cubano.
Evo Morales en este sentido es un renegado. Reconoce a Fidel Castro mucho más que a los precursores y operadores de la revolución del 52 y por ello abjura del origen histórico que lo hizo posible.
Comparando lo descrito con lo que sucedió en Cuba, las muestras son totalmente distintas. El resultado de la revolución cubana no fue el desarrollo de la conciencia democrática de su pueblo, sino la proscripción de sus libertades y el sometimiento a la voluntad dictatorial de un partido y sus dirigentes, en nombre de la misma libertad y dignidad. En Cuba la democracia y el Estado de Derecho se eliminaron, y en estos sesenta años no tienen líderes populares ni renovación porque no quisieron sembrar la semilla del derecho a elegir y ser elegidos. Usaron las elecciones para perpetuarse en el uso del Poder y de esta manera castraron la renovación social y política tan necesaria para que una revolución sea eso.
Después de sesenta años la revolución boliviana tiene a un indio como Presidente, en este mismo tiempo la revolución cubana sigue con los mismos protagonistas enquistados en el gobierno y miedosos de perderlo.
Obras son amores y no buenas razones, dicen.

Anuncios
de napuco Publicado en 1 Etiquetado

¿NO PASA NADA?



DANTE N. PINO ARCHONDO
No es como para preocuparse si a lo largo de estos siete años ya se hizo una costumbre observar, protestar y luego dejar hacer dejar pasar.
Así que ahora cuando los medios nos muestran a “gente de a pie” con sus garrafas en busca de gas, o nos avisan que el señor Vicepresidente le ordena a un Ministro “que antes que acabe su majau quiere que la carga de un empresario privado se desbloquee” o nos dicen que el Presidente Tata Evo, no sabía nada de la requisa del avión militar brasilero y de la humillación al ex embajador de ese país, o nos enteramos que en el campo Margarita hubo fuga de gas que puso a 700 trabajadores en peligro de muerte, y que empresas mineras dejan de operar por la caída de los precios internacionales de los minerales, mientras que dirigentes cocaleros azuzan a indígenas orientales, todo nos sabe a “normalidad” y para algunos a proceso de cambio.
Ni que decir de las noticias que descubren la red de extorsiones de fiscales, jueces y Ministros, embadurnados de podredumbre y que sin embargo siguen dando lecciones de educación y comportamiento social, porque nada ha pasado. Todo se parece al mundo del revés, pero no lo es.
Es una especie de abatimiento, hemos aflojado los músculos de la fuerza social y la anemia nos envuelve disminuyendo nuestra capacidad de reacción. Aunque desde el Beni se accionan protestas es casi un espasmo de contracción débil en medio de una laxitud total.
Un grupo de dirigentes cocaleros, campesinos urbanos y contrabandistas han asumido la conducción del país, mediante el voto ciudadano que los vio como la figura del cambio. A siete años de esa visión todos nos hemos convertido en rehenes de esa banda delincuencial y el temor ha ganado las calles y los caminos.
Nunca la corrupción alcanzó los grados y límites de ahora. Amparados en el silencio de la denominada Asamblea, que no es otra cosa que eso, una asamblea de dirigentillos pagados por el Ejecutivo para que voten y callen, con la anuencia muchas veces de los llamados opositores que cuando pueden les facilitan la tarea dejando sus curules.
Poco se puede hacer, si a todo esto sumamos la complicidad de una Fuerzas Armadas que no son de la República sino del Movimiento al Socialismo, que obligan a los soldados a gritar consignas comunistas a cambio de fondos reservados y que callan vergonzantes el fallo de la Corte Suprema de Justicia encarcelando a sus camaradas de armas por haber defendido un gobierno constitucional y legítimo.
Bolivia es vista en el exterior con conmiseración, con pena. Nos dicen que deben tener paciencia con nosotros porque tenemos que aprender y ese proceso es así. Durará lo que tenga que durar. Mientras tanto, mientras la pandilla siga gobernando Bolivia retrocede, se estanca, se aísla y se convierte en un nudo en la región que imposibilita el flujo del desarrollo de los pueblos indoamericanos.

LOS ILUMINADOS


t_pap___noel
DANTE N. PINO ARCHONDO
Cada cinco años la democracia boliviana elige a un ciudadano para que gobierne, es decir para que administre los intereses generales de la ciudadanía y vele por el bien común. Es tan sencillo esto que no debería merecer mayores argumentos para su comprensión. La sociedad organizada decide elegir a ciudadanos que administren, que procuren el beneficio de todos, usando de los recursos institucionales, económicos y culturales que tenemos.
Así que cuando votamos lo hacemos por aquellos que consideramos harán lo mejor. Que yo recuerde desde que la democracia se recuperó en 1982 nadie pensó que la elección periódica de ciudadanos para gobernar, incluía atribuirles el derecho a decirnos que debemos pensar y cómo hacerlo.
La democracia y la libertad son valores que se complementan, son intrínsecos entre sí. No se puede comprender la democracia que restringe o anula la libertad, como no se puede entender el uso de la libertad sin el contenido de la democracia. Y uno de los valores más importantes que contiene la democracia es la libertad de pensamiento, de opinión, de manifestarse y expresarse mediante el uso de la palabra escrita o hablada. Que cada quien piense como quiera y exprese su pensamiento sin ninguna restricción, tal el mandato fundamental que hace a la democracia. Si a la democracia se le quita este valor todo lo demás pierde sentido, pierde coherencia y se convierte en algo formal, sin contenido.
El comunismo se distingue por ser un sistema que restringe las libertades individuales en beneficio de la libertad común. Los comunistas creen que la libertad social está por encima de la libertad individual. Debemos entender como libertad social, aquella que se representa en el Estado, es decir lo que hace el Estado para todos es bueno y mejor que lo que hace el individuo por sí solo. El individuo es egoísta, la sociedad es benefactora, por tanto, lo individual es malo y lo colectivo es bueno.
Puestas así las cosas, se entiende que el comunismo elimine la propiedad privada al considerarla un germen de individualidad que se contrapone al orden socialista. Para que este orden socialista sea, es imprescindible educar a la ciudadanía en el nuevo ideario comunista, y a ello le denominan revolución cultural. En resumen el comunismo aspira a un solo partido en el gobierno, un solo pensamiento en la sociedad y un solo sistema económico que defina el qué, cómo y para quién se produce. El Estado lo es todo y como ese tipo de Estado lo dirigen hombres, ellos lo son todo.
Son los iluminados. Los que tienen la tea que muestra el camino y son los que deben estar a la vanguardia, delante de aquellos a los que deben guiar. Los iluminados piensan por todos, deciden por todos y hacen de su voluntad la ley suprema. Por eso se dirigen al pueblo como profesores que enseñan. Consideran que el pueblo está protegido por ellos, se sienten los custodios de su bienestar y por tanto tienen que evitar que algún desobediente confunda al resto pensando por su cuenta.
Por decir lo que piensas sin pensar lo que dices, te castigan. Nadie puede salir del discurso pronunciado. Si ellos hablan, habla con ellos todo el pueblo. Podemos ahora entender que la Asamblea Legislativa sea una mera formalidad que sanciona la voluntad de los iluminados y que la justicia no sea más que un instrumento que ejecuta sus sentencias.
Los iluminados se sienten y consideran todopoderosos, el mundo está llamado a seguirles. Sus decisiones son verdades y como tales indiscutibles. Por ejemplo Evo Morales es el Tata, el padre de todos, a él debemos rezarle y creerle, fuera de Evo todo lo demás es pecado, debe ser castigado. Este discurso contiene elementos que buscan ideologizar a los sectores sociales en el ámbito de la fe ciega. Si te falta Evo entonces no tienes nada, perderás todo, volverán los antiguos patrones para hacerte sufrir. Por eso debes dar tu vida por él.
Los iluminados sienten que nadie puede ponerles freno a sus apetitos y que en nombre de lo que ellos llaman lucha anti imperialista, dicen lo que quieren sin fijarse donde hablan y a quien se dirigen. Han perdido en su paroxismo de Poder el sentido del equilibrio, de la correlación de fuerzas y desafían al imperio como si tal cosa los elevara a la categoría de machos, sin darse cuenta de que hacen un triste papel de bravucones.

de napuco Publicado en 1