LOS ILUMINADOS

t_pap___noel
DANTE N. PINO ARCHONDO
Cada cinco años la democracia boliviana elige a un ciudadano para que gobierne, es decir para que administre los intereses generales de la ciudadanía y vele por el bien común. Es tan sencillo esto que no debería merecer mayores argumentos para su comprensión. La sociedad organizada decide elegir a ciudadanos que administren, que procuren el beneficio de todos, usando de los recursos institucionales, económicos y culturales que tenemos.
Así que cuando votamos lo hacemos por aquellos que consideramos harán lo mejor. Que yo recuerde desde que la democracia se recuperó en 1982 nadie pensó que la elección periódica de ciudadanos para gobernar, incluía atribuirles el derecho a decirnos que debemos pensar y cómo hacerlo.
La democracia y la libertad son valores que se complementan, son intrínsecos entre sí. No se puede comprender la democracia que restringe o anula la libertad, como no se puede entender el uso de la libertad sin el contenido de la democracia. Y uno de los valores más importantes que contiene la democracia es la libertad de pensamiento, de opinión, de manifestarse y expresarse mediante el uso de la palabra escrita o hablada. Que cada quien piense como quiera y exprese su pensamiento sin ninguna restricción, tal el mandato fundamental que hace a la democracia. Si a la democracia se le quita este valor todo lo demás pierde sentido, pierde coherencia y se convierte en algo formal, sin contenido.
El comunismo se distingue por ser un sistema que restringe las libertades individuales en beneficio de la libertad común. Los comunistas creen que la libertad social está por encima de la libertad individual. Debemos entender como libertad social, aquella que se representa en el Estado, es decir lo que hace el Estado para todos es bueno y mejor que lo que hace el individuo por sí solo. El individuo es egoísta, la sociedad es benefactora, por tanto, lo individual es malo y lo colectivo es bueno.
Puestas así las cosas, se entiende que el comunismo elimine la propiedad privada al considerarla un germen de individualidad que se contrapone al orden socialista. Para que este orden socialista sea, es imprescindible educar a la ciudadanía en el nuevo ideario comunista, y a ello le denominan revolución cultural. En resumen el comunismo aspira a un solo partido en el gobierno, un solo pensamiento en la sociedad y un solo sistema económico que defina el qué, cómo y para quién se produce. El Estado lo es todo y como ese tipo de Estado lo dirigen hombres, ellos lo son todo.
Son los iluminados. Los que tienen la tea que muestra el camino y son los que deben estar a la vanguardia, delante de aquellos a los que deben guiar. Los iluminados piensan por todos, deciden por todos y hacen de su voluntad la ley suprema. Por eso se dirigen al pueblo como profesores que enseñan. Consideran que el pueblo está protegido por ellos, se sienten los custodios de su bienestar y por tanto tienen que evitar que algún desobediente confunda al resto pensando por su cuenta.
Por decir lo que piensas sin pensar lo que dices, te castigan. Nadie puede salir del discurso pronunciado. Si ellos hablan, habla con ellos todo el pueblo. Podemos ahora entender que la Asamblea Legislativa sea una mera formalidad que sanciona la voluntad de los iluminados y que la justicia no sea más que un instrumento que ejecuta sus sentencias.
Los iluminados se sienten y consideran todopoderosos, el mundo está llamado a seguirles. Sus decisiones son verdades y como tales indiscutibles. Por ejemplo Evo Morales es el Tata, el padre de todos, a él debemos rezarle y creerle, fuera de Evo todo lo demás es pecado, debe ser castigado. Este discurso contiene elementos que buscan ideologizar a los sectores sociales en el ámbito de la fe ciega. Si te falta Evo entonces no tienes nada, perderás todo, volverán los antiguos patrones para hacerte sufrir. Por eso debes dar tu vida por él.
Los iluminados sienten que nadie puede ponerles freno a sus apetitos y que en nombre de lo que ellos llaman lucha anti imperialista, dicen lo que quieren sin fijarse donde hablan y a quien se dirigen. Han perdido en su paroxismo de Poder el sentido del equilibrio, de la correlación de fuerzas y desafían al imperio como si tal cosa los elevara a la categoría de machos, sin darse cuenta de que hacen un triste papel de bravucones.

Anuncios
de napuco Publicado en 1