DOBLE O NADA APUESTEN

fiesta
DANTE N. PINO ARCHONDO
Entre los tiempos y ritmos con los cuales se mueve el gobierno, hay una coordinación política que impresiona, el secreto está en que no tienen que negociar como una coalición, y las decisiones cupulares se asumen y se ejecutan. Hasta ahora lo que tenemos es un anillo cerrado que no permite transparentar nada y que encubre con solidez la realidad económica. Es un monopolio político, y actúa como tal. Define sus acciones por sí y ante sí, obliga a los ciudadanos a tener que aceptarlas porque no hay institucionalidad que pueda oponerse a ellos e impone sus políticas sin temor a ninguna fiscalización o control posible.
Con la afirmación no comprobada, de que las empresas bolivianas han obtenido ganancias a lo largo de estos siete años de gobierno, afirman que ahora ha llegado el momento de redistribuir esas ganancias y pagar un doble aguinaldo, razonamiento que tiene la virtud de encender los ánimos obreros y aplaudir ese decreto tan exquisito a su gusto y sabor. Ningún asalariado permitirá que esa medida retroceda, faltaba más, lo que harán es callarse en siete idiomas ante la avalancha de pedidos sociales para ser incluidos en el, ya que la lógica es que esas ganancias empresariales que deben ser redistribuidas actúan como percutor que dispara en contra del mismo gobierno el que ahora deberá enfrentar con sus propios recursos la justa redistribución definida.
En el sector publico queda la duda sobre las empresas que en vez de dar utilidades han arrojado perdidas al Estado, y también si la enorme burocracia estatal contratada a lo largo de estos siete años ha sido eficiente y ha mejorado la calidad de sus servicios, o si por el contrario, el mal trato sigue como antes, la ineficiencia campea y la corrupción se ha incrementado, situación que debería inducir no al pago de doble aguinaldo sino ha tener ajustes administrativos y salariales urgentes.
Por otra parte, la economía tiene sus propias leyes y estas nos enseñan que cuando la demanda se incrementa y la oferta permanece constante,, los precios suben. En el presente caso, por decreto, los ingresos de los consumidores se verán incrementados, lo que les llevará a demandar mas bienes y servicios en el corto plazo, mientras que la oferta para atender esta demanda requiere de un período mas largo, luego la única forma de atenderla es incrementando los precios. Así que el camino del infierno esta empedrado de buenas intenciones. Al final del día esos trabajadores premiados hoy, recibirán mañana, el castigo de ver sus salarios con menos poder adquisitivo y su canasta de bienes disminuida.
El otro efecto que se producirá, en aquellas empresas privadas que obtienen utilidades, cuyo fin es la reinversión o mejoramiento de sus activos con nueva tecnología o ampliación de sus instalaciones, será el recorte de esos planes, con lo cual la oferta en el mediano y largo plazo se verá contraída, menos inversión, menos oferta, menos oferta menos empleo, tales los resultados.
Resumiendo, en el corto plazo incremento de precios y en el mediano plazo decremento de la inversión privada. Vale decir además, que esta medida ha tenido la bendición del Fondo Monetario Internacional, o sea de la institución mas preciada del capitalismo imperial. Su visto bueno debería ser al menos analizado por un gobierno que se dice anti imperialista, al menos cuando alguien considerado tu enemigo, te aconseja que gastes en vez de invertir.
El gobierno ha dado el primer paso que le obligará a tener que enfrentar un alza generalizada de precios de manera continua, es decir a tener inflación, sin contar con el problema que viene arrastrando en materia energética, el gas, cuya producción declinante anuncia menos ingresos para el Fisco.
Mientras tanto la fiesta continúa, la siesta se hace más larga y la producción no aumenta, las importaciones crecen mas rápido que las exportaciones legales, el gasto se incrementa y la inversión disminuye, tal cual le sucede a Venezuela actualmente, en Bolivia par el 2016 tendremos el mismo panorama. Señores hagan juego!

Anuncios
de napuco Publicado en 1