LA RENUNCIA DE LOS MAGISTRADOS


ahorcado
DANTE N. PINO ARCHONDO
En días pasados el señor Andrés Gómez Vela Director de Radio Erbol, presentó una petición moral ante los magistrados que tienen a su cargo la administración de justicia, por la cual, solicitó su renuncia demostrando con suficiencia actos jurídicos y personales que violaron la ley y torcieron la justicia.
Me allano plenamente a este pedido por ser una de las víctimas de la justicia amañada, manoseada y supeditada a la voluntad del poder Ejecutivo desde hace ocho años. En efecto, la conducta venal que practican actualmente los Magistrados, no es nueva, responde a una vieja práctica que usaron todos los gobiernos para hacer prevalecer sus intereses.
Precisamente por ello es que se ofertó al pueblo una nueva manera de elegirlos, y se dispusieron elecciones que tuvieran el encanto de elegirlos por el voto popular para que esa elección los liberara del control político y económico del Poder Ejecutivo, esa fue la idea central en la Constitución Política Plurinacional.
Durante el debate que se produjo con este fin faltaron horas para denunciar la forma y conductas ilegales, injustas y venales que usaron los jueces y Magistrados para administrar la justicia, se dijo que el neoliberalismo había cuoteado esos cargos con el fin de controlarlos y obligarlos a dictar sentencias a su favor. Todo lo actuado desde la fundación de la República en 1825 hasta ese momento estuvo constituido por un mecanismo perverso que terminó por generar un dicho “cuídate de la justicia boliviana” ante esto es que Evo Morales y el MAS pidieron hacer las cosas de diferente manera.
Evo Morales ha querido mostrarse permanentemente como el ejemplo del cambio y dice a los cuatro vientos que está haciendo las cosas de manera distinta a las que se hacía. Sin embargo él mismo, termina reconociendo que la justicia está podrida. Es decir los jueces que él eligió a los cuales les dieron el cargo para que cumplieran con sus instrucciones, hacen lo mismo que sus predecesores.
Y el señor Gómez Vela demuestra casos concretos en los cuales hubo conducta indebida de los Magistrados y no pasó nada. Entiendo que Evo Morales conoce estos asuntos y actúa con complicidad y usa de ellos para sacarle provecho a su apetito inconmensurable de poder. El magistrado de apellido Cusi denunció el voto venal de Tribunal Constitucional para legalizar la nueva reelección del actual Presidente.
La Corte Suprema de Justicia que llevó el juicio de responsabilidades contra Gonzalo Sánchez de Lozada y en mi contra como Ministro de Servicios Financieros, dictó sentencia acusatoria contra Erick Reyes Villa y Adalberto Kuajara, no lo hizo en contra mía porque decidí buscar refugio ante lo inevitable: ser acusado de complicidad con el supuesto genocidio y asesinato de ciudadanos bolivianos. No sé las razones para que esos dos ex ministros hayan decidido aceptar esta sentencia a pesar de ser inocentes, pero yo nunca le haría el juego a la injusticia, y nunca aceptaré que se me acuse y sentencie por lo que no hice. Por eso soy refugiado. No le temo a un juicio imparcial, manejado por jueces probos, porque sé que mis pruebas demuestran mi inocencia, les temo a esos jueces venales que maneja el gobierno de Evo Morales, que me negaron el debido proceso y que me avisaron de la sentencia condenatoria ocho meses antes de que la dictaran al negar la extinción del proceso.
Me allano pues a lo pedido por el señor Gómez Vela, y añado que no solo deben renunciar por dignidad estos Magistrados sino que todos los juicios, por causas políticas, en los que han intervenido Magistrados durante el actual gobierno, sean objeto de una revisión por un Tribunal de Excepción nombrado por dos tercios de la Asamblea Legislativa Nacional o sean remitidos a un Tribunal Internacional donde podamos acudir con la confianza de tener un proceso legal transparente y justo.
El que tenga oídos para oír que oiga.

de napuco Publicado en 1

LAS COSAS EN SU LUGAR


evo y alvaro
DANTE N. PINO ARCHONDO
Alimentar el ego con mentiras termina convirtiéndote en un iluso. Repitiendo cada año lo mismo, el gobierno de Evo Morales está convencido de que los resultados macroeconómicos son el fruto de la “nacionalización” del gas, que la acumulación de las Reservas Internacionales la muestra de que antes se robaba y ahora no, que el aumento del gasto corriente es una virtud del proceso de cambio y que si ahora se exporta más que antes es porque Bolivia tiene un modelo que todo el mundo desea copiar.
Afanoso el Ministro de Economía y Finanzas Públicas declara emocionado que revistas neoliberales hablan del éxito macroeconómico boliviano, y a coro, el resto del gabinete que no entiende nada de nada, repite la muletilla. Esta manera desvergonzada y mentirosa de mostrar las cosas, necesita reacomodarse.
Sin los altos precios de las materias primas como el gas y los minerales, que representas más de 54 por ciento de las exportaciones, Bolivia no tendría ni superávit comercial ni fiscal. Las reservas internacionales apenas podrían cubrir las importaciones para tres meses y la inflación dejaría a los ingresos personales con una pérdida del poder adquisitivo de más de 30 por ciento. Toda la bonanza que está pagando el derroche populista – empresarial deviene de esta fuente primaria de ingresos.
Otro de los factores que opera es el dinamismo del comercio, especialmente del contrabando que oferta todos los productos de consumo familiar y gran parte de los insumos y materias primas que usa la industria nacional, factor que se desarrolla al amparo de la economía informal con la cual el gobierno no tiene nada que ver, es decir, para la cual no ha implementado ninguna política.
Por ultimo las remesas de dinero que provienen del narcotráfico, son otra fuente que alimenta las importaciones ilegales, la construcción con todo su efecto multiplicador incluido el lavado de dinero.
Las tres variables descritas no guardan relación con ningún proceso de cambio, sea anticapitalista, o anticolonial, al contrario son la muestra cabal de la continuidad y profundización del neoliberalismo tan satanizado por el gobierno.
Lo triste es que se aplazan cuando no quieren ser neoliberales y también cuando quieren ser socialistas, comunitarios, y otras lindezas folklóricas. Lo grave de esta desorientación originaria es que el modelo neoliberal que sostienen carece de una política relacionada con la variable inversión.
No hay ni habrá inversión en la exploración y menos explotación de nuevos pozos gasíferos, aunque propaganda por medio digan lo contrario, y aún si ahora fuera cierta toda la fanfarria de inversiones en gas y petróleo que se dicen se hará, el tiempo para que maduren no les alcanza para cubrir la brecha de la oferta y demanda tanto interna como externa. La oferta agrícola sigue encogida con excepción de la soya, que está en manos de empresarios capitalistas y neoliberales.
Si hablamos de la inversión industrial estamos como estamos, es decir, igual que antes, con un aparato producto de tecnología atrasada, empresarios de visión cortoplacista empeñados en sumar utilidades y comprarse bienes inmuebles en el exterior, como una proeza digna de seguir. En esto el gobierno tampoco tiene vela que lo alumbre.
Todo lo cual nos lleva a la triste conclusión de saber que el gobierno más ineficiente, incapaz, corrupto y delincuencial tiene la avenida asfaltada para continuar mostrando como suyos los resultados que son en realidad fruto del sistema neoliberal con todas sus sombras.

de napuco Publicado en 1

MIENTRAS DURE LA FIESTA


DSC01250
DANTE NAPOLEÓN PINO ARCHONDO
Mientras dure la fiesta y haya trago, comida y baile nadie escuchará las voces que advierten del derroche que se está haciendo. Cuando leo interesantes artículos que explican el comportamiento de la economía y su tendencia, señalando y apuntando la ausencia de políticas que refuercen la inversión a mediano y largo plazo, el gasto desmesurado que crece, mientras los ingresos son gasíferos – dependientes, la declinación en la producción de hidrocarburos por falta de inversión y otras verdades me digo que son voces al viento.
En efecto, sectores empresariales que ven crecer sus negocios junto con sus utilidades consideran la situación actual como buena y brindan su apoyo político al gobierno, el comercio aumenta, la construcción de viviendas de lujo es cada vez mayor, las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz cambian su rostro, los trabajadores reciben doble aguinaldo, el 30 por ciento de la población se beneficia con bonos de asistencia Estatal, todo es una fiesta, financiada con dineros provenientes de nuestros recursos naturales no renovables, así que hacer esfuerzos por advertir el derroche y pedir que se guarde pan para mayo, se convierte en una especie de catarsis personal antes que un mensaje a la conciencia social.
¿Cómo hacer entender, en medio de la borrachera masista- empresarial que nadie cuida los bolsillos ajenos como cuida los propios? Es tan sencillo gastar a troche y moche cuando el dinero es de los otros, pero bueno no quiero caer en mi propia crítica y tratar de ser equilibrado entre tanto mareado.
El problema no es económico, al menos en el corto plazo. Es político. No hay alternativa al derroche. Quiero decir no hay un programa y oferta que atraiga la atención de los fiesteros. Y los que ofician de oposición, vienen confeccionando un movimiento para la ocasión. Siguen el ritmo del baile y hablan también de lo plurinacional, de sostener un estado indígena con autonomías cortejando la verborrea paranoica del M.A.S.
Recuerdo los años setenta, cuando el General Banzer se aprestaba a fundar Acción Democrática Nacionalista, iban a la arena política con las ideas claras y con ofertas que no dejaban dudas acerca de lo que pensaban sobre el rumbo que debía seguir el país, y a Marcelo Quiroga Santa Cruz como la contra postura que definió un programa socialista que tampoco dejaba dudas sobre la visión que tenía para Bolivia. El proceso electoral de esos años, los dejó a ambos en la cabeza de las definiciones, su crecimiento político fue definitivo y las poses centristas del MIR y el MNRI perdieron apoyo social.
Hoy día tenemos un gobierno de ex sindicalistas, cocaleros y parcelarios (Silvia Rivera) y alrededor de ellos a sectores sociales embriagados, pero una oposición con ideas claras y programa alternativo no se observa hasta ahora y esto es lo que se necesita: liderazgo fuerte, alternativo, sin complejos y sin miedos, contestatario y con un programa que deje dudas acerca del camino correcto que debe seguir Bolivia lejos de ese pluralismo centralista, racista y derrochador.

de napuco Publicado en 1