LO QUE JUEGA ESTE OCTUBRE


samuel doria medina
alvaro garcia linera
DANTE N. PINO ARCHONDO
Entre las maravillas con las que se desenvuelven en la órbita de los boliviarianos, está sin duda el uso de los medios para propagar una imagen todopoderosa que desvirtúe la realidad y la convierta en un mundo mágico, donde todo está resuelto, la vida es maravillosa y quien no crea esta verdad es enemigo y hay que tratarlo como a tal.
El Presidente Correa se mostraba sonriente y decía sin dubitar, a quienes lo acusaban de querer prorrogarse en el poder, que estaban equivocados, él solo buscaba la reelección permitida por la Constitución, ahora pide la reforma constitucional con el único fin de prorrogarse y usa de la propaganda oficial para decir que la reforma a la constitución es posible “por la voluntad popular”.
El señor Silvio Rodríguez que defendió al comunismo castrista a diestra y siniestra, que se enojó con Pablo Milanés por haber viajado a Miami a cantar, que alabó a Fidel Castro hasta el cansancio, ahora se da cuenta que su pueblo está más jodido de lo que el imaginaba, tarde reconoce la realidad del pueblo cubano, que estuvo y aún está, plagada de propaganda castrista y de represión a quien se atreva a discutir siquiera a dos súper-hombres de apellido Castro.
En Bolivia el señor Evo Morales se inventa victorias e imaginarios escenarios donde la comunidad internacional – dice él – estudia el modelo económico boliviano y no solo eso, sino que ahora Bolivia es un referente internacional de primera mano. Los medios que tiene a su disposición emiten tales declaraciones en letras de molde bien grandes para que no quepa la duda a nadie de que eso es la pura verdad.
Estas tres escenas, tiene un común denominador, la de negar las verdaderas intenciones con las que se hacen las cosas. Una de ellas es la reelección indefinida, que logró el señor Chávez en Venezuela, seguido de Ortega en Nicaragua, que busca con afán indisimulado Correa en Ecuador y que va camino al mismo fin Evo Morales en Bolivia. Esta elección del 2014 no se trata de una simple elección, para todos los demócratas bolivianos, es en realidad “la elección” porque de ella dependerá que el prorroguismo se instale, o no, y se use para terminar con las pocas libertades que quedan aún en pie.
Por eso la propaganda oficial hace hincapié en que la realidad nacional de los bolivianos es de maravilla, no solo estamos a paso de dejar el subdesarrollo económico, sino que vamos camino a ser una potencia en el cono sur, como dijo el señor García Linera, que hemos alcanzado la soñada industrialización y otras delirantes frases que le pintan de cuerpo entero. Este panorama tan brillante seguro dará paso a otra declaración, como la del señor Silvio Rodríguez, que hablará de lo jodida que es la realidad social envuelta en las garras del narcotráfico.
Las próximas elecciones tienen un problema y es que deben resolver el dilema del prorroguismo o de la democracia. Y de este problema central se derivan los otros. El despilfarro y derroche de Evo Morales, al que Doria Medina le ha puesto cifra: 120 mil millones que se han ido por el tubo de la fiesta masista.
Los Castro en Cuba han derrochado mucho más que Evo Morales y han vivido de la manga soviética y venezolana, toda la propaganda usada no ha podido ocultar la realidad a la que el canta-autor Rodríguez se ha referido, todo el derroche de Evo Morales tampoco lo hará, es cuestión de tiempo y ojalá que el voto popular sea firme y evite el prorroguismo y por tanto el derroche indiscriminado que vienen haciendo de los dineros del pueblo.
Esta es la gran responsabilidad de los líderes que van a esta elección, y aquellos que no entiendan la dimensión de lo que se juega, son unos ciegos con ojos. El gran acuerdo nacional para tener un solo referente de oposición, es la respuesta al prorroguismo, creer que el voto popular les servirá como trampolín para luego fortalecer sus partidos, es una gran equivocación, porque Evo Morales si logra tener el control del Congreso o Asamblea como se llama ahora, no dudará un instante en buscar la manera de anularlos jurídica o físicamente.
Cuidado Juan del Granado, mírate en el espejo de Manfred Reyes Villa, no importa cuánto creas que vales, lo cierto es que no se puede luchar por la democracia sin tener el control del área más importante como es la Asamblea Nacional. Si Evo gana, el inmediato próximo a ser eliminado políticamente será tu alfil Revilla y luego tú.

Anuncios
de napuco Publicado en 1

EL DEBATE QUE SE NEGARAN TENER


samuel doria medina
DANTE N. PINO ARCHONDO
Siempre se trató de “marear la perdiz”, de distraer, de confundir y en medio de esas aguas sacar provecho. Lo hicieron antes de ser gobierno, creer otra cosa es un error, tuvieron esa práctica política, esa conducta artera, y esa manera de hacer política deviene de una carencia absoluta de saber lo que quieren y adonde van. Por eso entendemos lo que quieren decir, cuando reclaman a la oposición “un programa, una propuesta” para debatir.
Este reclamo a la oposición es la mejor forma de encubrir su propia carencia y ausencia de programa y propuesta nacional. Reclaman que otros tengan lo que ellos no tienen y de esa forma hacen creer que tienen lo que reclaman. Es esto, lo que no se debe facilitar.
Y hay una sola manera de descorrer el telón y mostrar la verdadera escena. El debate. Poner a Evo Morales en el debate nacional y que demuestre ese programa y propuesta que dice tener. El M.A.S. ha venido deambulando borracho entre las ideas castro-comunistas y chavistas hablando de un proceso de cambio que nunca quedó claro. Hacer del Estado la suma de nacionalizaciones y estatizaciones para recuperar, según ellos, el control de la economía y de esa forma devolverle al pueblo, que ellos gobiernan, la propiedad, que antes era de otros y ahora vuelve a ser del pueblo – léase bien- vuelve a ser de ellos, que se sienten representar al pueblo.
Eso ha sido todo, amén de que el cambio se ha reducido a traspasar de unas a otras manos: el uso prebendal del Estado, la corrupción, el amparo al narcotráfico y el contrabando. El agravante de Evo Morales es que ha destruido la poca institucionalidad que se construyó en años de esfuerzo democrático, a título de descolonizar el Estado y con ello ha dado curso a un proceso que tiende a convertir a Bolivia en un Estado fallido, donde no se tiene control del territorio, copado por los carteles del narcotráfico y donde la ley es un adorno discursivo que no sirve para nada, convirtiendo con ello a los derechos humanos y sociales en apéndices de la voluntad de un señor que es analfabeto funcional y que en su ignorancia creer que puede “meterle nomás” a todo lo que se le ocurra, y ocurrencias no faltan cuando la ignorancia es supina.
Así de mal está Bolivia, en medio de una farra y derroche de dinero sin precedentes. Claro la plata todo lo puede, y porque todo lo puede ahora se encubre asesinatos planificados, persecución política, despilfarro presidencial, corrupción vicepresidencial y atentados a la economía nacional.
Pero no hay mal que dure cien años ni pueblo que lo resista, nos enseñó el profesor Nilo Soruco y de eso estamos seguros.

de napuco Publicado en 1 Etiquetado ,