APENAS ES OCTUBRE


0004
DANTE N. PINO ARCHONDO
Con los resultados finales y el proceso tortuoso, indisimulado, fraguado, Evo Morales tiene el 61 por ciento de los votos y los dos tercios – quisiera decir ansiados – pero en realidad fueron planificados cuidadosamente desde el mismo momento en que eligieron a los miembros del TSE. Puede ahora dar el salto a la reforma constitucional y la elección indefinida.
Son momentos de gloria los que ahora le adornan al Presidente, luego vendrán tiempos de necesidades, la primera de todas: asegurar le fidelidad presidencial, con vistas a tomar el control real de su Asamblea Legislativa, nominación que le dio la nueva constitución y que en realidad debería haber sido Asamblea Ejecutiva, ya que todo su accionar será preparar el plato fuerte de estos cinco años.
Por delante tenemos todo un proceso penoso. Esto de asegurar la fidelidad presidencial, implica acciones de purga interna. Luego de trece años continuos en el ejercicio del poder, las aguas profundas se agitan y las ambiciones se agigantan, por eso mismo, el precio que deberá pagar su excelencia para asegurar su elección indefinida será muy alto: conceder favores, comprar conciencias, reprimir y eliminar obstáculos le ha de llevar por un camino sinuoso y peligroso.
En medio de un panorama económico con señales de cambio en los precios del gas y que posiblemente tendrán que ser ajustados a nuevos convenios con el Brasil y la Argentina, el alto nivel del gasto fiscal, el endeudamiento interno y externo, la necesidad de ir reduciendo gradualmente la subvención al precio interno de la gasolina y el diesel, el Presidente tiene un terreno ciertamente movedizo.
Sume usted a esto la situación boliviana en relación al tráfico de drogas, en el contexto internacional, principalmente con el Brasil y la Argentina, presiones que recibirá tanto para asumir un mayor compromiso de control por el lado de esos gobiernos y a la vez mayor presión de los carteles colombianos y brasileros que querrán mantener el paraíso de la droga como es actualmente Bolivia. Enfrentarse a ellos, representará un incremento de la violencia con efectos colaterales en el terreno político – la elección indefinida puede ponerse en riesgo – razón por la cual será más conveniente para el gobierno una política de “dejar hacer y dejar pasar”.
La historia nos enseña que las reelecciones en Bolivia son traumáticas y aunque el Presidente cree que el voto recibido es el cumplimiento de la profecía indígena de “volver y ser millones” en realidad lo que va necesitar son millones para envolver este nuevo mandato.
La represión política ha comenzado desde el mismo momento en que el candidato re electo pidió a la oposición trabajar en bien del país, ese llamado a colaborar, es entre líneas, una severa advertencia a que se adhieran a sus decisiones o asuman las consecuencias. Para garantizar la elección indefinida Evo Morales necesita la sumisión absoluta del Poder Judicial y colocar a la oposición política en nivel cero, es decir minimizarla e invisivilizarla al máximo. Lo que se hará entre dadivas, cohecho, prebendas y represión.
Dicen que los pueblos no se equivocan, yo no comparto eso, creo que se equivocan y cuando lo hacen pagan caro su equivocación. Se puede explicar el resultado electoral de este octubre si tenemos en cuenta que seis de cada diez bolivianos que votan por Evo no tienen educación primaria o secundaria, se miran en el espejo que para ellos representa un Presidente analfabeto funcional, se sienten representados y no les gusta que lo ataquen por tener una escaza preparación intelectual, asumen esos ataques en el plano personal.
Si Víctor Paz Estensoro llevó a los indios a la Plaza Murillo, Evo Morales los llevo al mismo Palacio de Gobierno, es la continuidad de la historia, pero tal como Paz Estensoro tuvo que dejarlos en medio de un reparto de tierras inconcluso y se alejó de ellos para acercarse a los herederos de la encomienda, Evo comienza a transitar por el mismo camino, pero no los cambia por aquellos, sino por la nueva burguesía chola que controla la ciudad de El Alto, el contrabando y el blanqueo de dólares.
Apenas es octubre…

de napuco Publicado en 1

NO MAS IMPUNIDAD NI SACRIFICADOS


silencio
DANTE N. PINO ARCHONDO
Ya lo que se echó a rodar tiene demasiado peso como para ignorarlo. Una reelección inconstitucional no es moco de pavo, debió haber producido una resistencia democrática enorme. Los líderes que ahora se destrozan por lograr un segundo módico lugar en las encuestas electorales, tuvieron que haber cerrado filas y convocado a esa resistencia social para evitar una burda reelección, pero prefirieron la contienda electoral, sabiendo de antemano que no podían ganarla. De esa manera le hicieron juego a la reelección.
Lo hecho, hecho está. Ahora las consecuencias son muy grandes. Eso nos dice cuando menos todo lo actuado hasta el momento. Un crimen planificado desde el propio Palacio de Gobierno para ejecutar una persecución política inmisericorde en contra de ciudadanos bolivianos cuyo único delito fue sumarse al pedido de autonomía y no estar dispuestos a transar con un gobierno nacido de las entrañas de narcotráfico.
Varios de sus hijos están encarcelados y asistiendo a una burla denominada juicio, que ha terminado por desnudar la escena real, donde los delincuentes fugan, declaran y aclaran las cosas, y donde los llamados a poner orden y acatar la ley juegan el triste papel de cómplices deliberados, insistiendo en sostener un juicio que ya se acabó.
Que el señor Eduardo Rozsa llegó de la mano de un Comandante de la Policía, que un actual ministro venezolano le costeó el pasaje, que todo fue planificado con la dirección y mando del Evo Morales, Álvaro García, su hermano Raúl, que por estas razones tuvo que fugar el Fiscal del caso Sosa, que su guardaespaldas siguió su ejemplo, que ambos incriminan a los nombrados y que por último el teniente Clavijo tuvo que matar a su esposa por el conocimiento que ella tenía de todo esto, debía ser razón suficiente para que por un momento, un instante, se convoque al pueblo para decir BASTA y exigir que los culpables vayan a juicio, para que se desnude el cinismo y la actitud delincuencial de un gobierno que pretende ser reelegido.
Los actuales candidatos de la oposición que poco pueden hacer contra el fraude cantado de Evo Morales, al menos habrían justificado su paso por estas elecciones, convocando todos en un Manifiesto Abierto al pueblo boliviano a un paro de cinco minutos de un medio día en repudio a esta vil maniobra que significó dolor y luto para Santa Cruz.
Los jóvenes cruceños que se movilizaron para evitar el uso del entorno del Cristo de la Concordia, debían con mayor motivo movilizar a la sociedad para pedir JUSTICIA PARA SANTA CRUZ.

de napuco Publicado en 1