Y LOS NOMINADOS SON…

alvaro garcia linera
DANTE N. PINO ARCHONDO
Los fines de año terminan en medio de nominaciones para todos los gustos, así que unas más, no le hacen. Yo quiero nominar a la persona más popular en Bolivia: Evo Morales. A la persona más poderosa de Bolivia: Álvaro García Linera. Y estas dos nominaciones no se equivocan. Una cosa es ser popular y otra tener poder. El que tiene poder, sostiene al otro para que sea popular. El popular gana los votos y él sigue manteniendo el poder. ¡Qué tal!
No me digan que esa manera de tener el poder no es inteligente. Yo creo que sí. Miren nomás cuantos años le viene sirviendo usar al tonto útil. Al final tiene todo. Llegó con una mano en el pecho y la otra atrás y ahora tiene dinero para vivir cómodamente sin trabajar, maneja los tres poderes del Estado, tiene fama y se codea con la rancia aristocracia andina y oriental. Eso es saber muchachos.
Por eso Bolivia anda como anda, de fiesta nomás, sin que importen los valores, los principios y el honor, reemplazados por el dinero fácil, por los negocios rápidos, por las ganancias ilícitas y el silencio sobre el origen de ese dinero fácil. Claro que también existe el derroche de los que nos pertenece, todo ese dinero que el gas nos ha dado en estos años, miles de millones de dólares provenientes de esos pozos que cada día se vacían y se van acabando gota a gota, sin que la realidad cambie, ni en ese altiplano frío disperso en comunidades donde no hay electricidad, no hay agua potable y los campesinos viven junto con su ganado, ni en esos valles donde la tierra pierde valor junto con el avance de la coca, ni esos llanos donde esa coca se procesa en cocaína y todo ello sirve para adormecer la conciencia social que mira el cielo porque tiene miedo mirar de frente.
Todo eso le da poder al nominado, de eso viene alimentándose, todo ese festín en la mesa que todos los día se hace con el beneplácito social mayoritario. Y no estoy exagerando, ni dejando de reconocer a esos pocos que dan la cara y ponen en riesgo sus familias predicando, alertando y denunciando tanta fechoría, latrocinio y corrupción, en medio del desierto de oídos, que están en jarana.
Pero las cosas son como son. Y los vientos soplan para todo lado. Esos vientos que vienen del norte, donde nuevas tecnologías de un momento a otro cambian las relaciones de intercambio y nos quitan lo que nos dieron, avisando que la fiesta está llegando a su fin.
Unos creen que la borrachera no se acaba mientras haya cerveza y otros comienzan a despertarse y se dan cuenta de que quedan pocas docenas regadas por los suelos, así que comienzan a ver la puerta de salida. En momentos como este, todo se enturbia,
Tener conciencia sobre la realidad exige estar sobrio, y no todos lo están. Pero al mismo ritmo con el que comienza el cansancio, por tanta fiesta corrida, crecen las ambiciones porque sospechan que el tiempo se acaba y los respetos que antes tenían por el hombre más popular disminuyen con la misma fuerza con que sus ambiciones crecen. Eso no es conveniente para el que tiene el poder.
Su poder, depende de la popularidad de Evo, así que no pude permitir que le pierdan el cariño que le han tenido hasta ahora. Me temo que esta situación lo llevará a reafirmar los controles sobre todo y a dar señales inequívocas para que esos atrevidos sepan dónde está la autoridad. Así que moscas todos.

Anuncios
de napuco Publicado en 1