TODOS SE SIENTEN EVO


evo_morales
DANTE N. PINO ARCHONDO
No es negociable, de ninguna manera, el tercer mandato es sólo el paso para lograr su sueño: la reelección indefinida. Ya no es un dirigente sindical de la coca, eso dejó de serlo hace mucho, tampoco es un simple presidente, como aquellos que se renuevan cada tanto o aquellos que no piensan en hacerlo, es mucho más, es un dios, el nuevo mensajero, el predestinado y ante él nada pueden.
Así de simple, pero muy complejo si tenemos en cuenta el entramado. Toda historia por muy imaginaria que sea, termina por ser cierta de tanto repetirla. Y cada día le dicen lo mismo, tú eres el que esperábamos. Y se siente de esa forma y actúa de la forma en que se siente y piensa de la manera y la forma en que se siente.
No estamos ante un político común, como aquellos que pasaron por el Palacio para cumplir un mandato o un período electoral, no señores se equivocan. Por eso cuando quieren desarrollar estrategias políticas normales para políticos normales, sienten que disparan al aire. Lo gracioso es que luego se preguntan qué pasa.
Lo que pasa es que la ciudadanía ha comenzado a mudar de piel. De mirarlo con curiosidad, como quien mira algo raro a través de una ventana, ahora quieren imitarlo y sentirse, y peinarse, y hablar, y vestirse como él. Todos se sienten Evo.
Pero claro también al sentirse Evo se convencen de que pueden ser Evo. Y eso es un problema. No la oposición que le sigue el juego electoral como bueyes tirados del hocico. Los que pasan de imitarlo a querer sustituirlo; esos son un problema y para ellos se ha confeccionado un gabinete, cuyo mandato no es otro que asegurar la victoria electoral de gobernadores y alcaldes. El Ministro de Gobierno junto con el Ministro de la Presidencia y el Canciller en conjunción con los gobernadores y alcaldes, todos del MAS, deberán asegurar la reelección indefinida.
Controlar los movimientos sociales (no al señor Doria Medina ni Quiroga, los cuales son pan comido para el gobierno) es el asunto. Domarlos, hacerles sentir las espuelas del poder y apaciguarlos con el dinero que todavía fluye de las arcas del tesoro nacional, es el objetivo por el cual pasan las próximas elecciones como el acto previo para el final feliz.
Los dioses le sonríen y hay que saber aprovechar esa racha de 14 años que le extienden, voto mediante de más del 50 por ciento de bolivianos, fraude más o menos, esa mayoría que goza del festín en la mesa originaria repleta de bonos y regalos y corrupción en medio de una borrachera social nunca vista.
Preste indefinido es lo que quiere el gobierno, derroche es lo que quiere el pueblo y mientras hayan dólares imperialistas en abundancia siga la fiesta señores, para eso somos MAS.

de napuco Publicado en 1

ORA PRO NOBIS


ph2013660320098052076
DANTE N. PINO ARCHONDO
Cuando la esperanza parece alejarse y tienes la sensación de que se pierde, se desvanece, se vacía, entonces puedes decir: ora pro nobis.
Es que esa fuerza que todo lo puede, que no respeta a nadie ni a nada, que se impone, que tuerce la verdad, que mata sin piedad, simplemente te hace repetir: ora pro nobis.
En nombre de todos, en nombre de la justicia, en nombre de la dignidad, en nombre de la misma Patria, te apuñalan, te quitan lo tuyo, te arrebatan la familia: ora pro nobis.
Son tantos y tan pocos pero son, y eso es lo que cuenta. Existen y deciden, mientras los demás obedecemos, nos acostumbramos, nos anestesiamos, nos comemos la conciencia y aún respiramos: ora pro nobis.
Tenemos lo que nos dan, tenemos migajas y les agradecemos de rodillas, pero no les vemos, no podemos verlos son como sombras, están aquí y luego allí: ora por nobis.
Canto susurrando tu nombre, tengo miedo, si me escuchan pueden hacerte daño, por eso me debato entre la rabia y el terror: ora pro nobis.
Y me quedo sin fuerzas y me quedo parado, con los brazos colgando como mi vida, con el corazón estrujado en carne viva: ora pro nobis.
Aun a pesar de todo miro a lo lejos, veo la luz, creo, pero no puedo alcanzarla, los años cansados me atrapan, me aquietan: ora pro nobis.
No me olvides, no dejes que la soledad me envuelva, que me devore hasta sentir que no soy nada: ora pro nobis.

de napuco Publicado en 1