EL GASTO DE GOBIERNO MERECE UNA EXPLICACION

IMG00111-20130207-2147

DANTE N. PINO ARCHONDO

Hace diez años que Evo Morales está en campaña electoral. Desde que asumió la Presidencia hasta hoy no ha dejado de estar en constantes asambleas prometiendo todo, entregando obras necesarias o no para la ciudadanía, haciendo declaraciones poco juiciosas, amenazando y advirtiendo a quienes no comulgan con sus raras teorías sobre: el capitalismo, el imperialismo romano, el colonialismo, el medio ambiente, el futbol, la religión, las mujeres y el pollo, que tendrán que atenerse a las consecuencias por no estar al lado del proceso de cambio.

Mientras tanto, en estos diez años, no hay una sola obra de carácter nacional que sea remarcable, no hay un solo proyecto que muestre resultados positivos, no hay un departamento o alcaldía de capital o rural que haya salido de la situación de atraso social.

Las promesas de industrialización se han quedado en eso y a pesar de ello se sigue hablando de tal cosa como si estuviera recién tratando de ser gobierno. Y es que desde hace diez años que vivimos sin un programa que tenga visión de país, vivimos sin una estrategia definida para saber a dónde nos dirigimos y caminamos de tumbo en tumbo errando para cualquier lado que al señor Presidente se le ocurra.

Todo lo que ha hecho ha sido manejar dinero, gastarlo en sus ocurrencias electorales permanentes, repartirlo, y con todo ello corromper a todos. Fueron corrompidos sus Gobernadores, sus Alcaldes, las organizaciones sociales como la COB, las organizaciones campesinas y mineras, los sindicatos obreros y gremiales. Nadie ha podido librarse del largo brazo de la corrupción. Debo decir que los primeros entre los primeros en ser corrompidos fueron y son sus diputados y senadores, luego sus Ministros y después los jueces de la judicatura.

Con el dinero mal usado ha logrado ganar elecciones, mostrarse al mundo con careta democrática y reclamar, a sus corruptos, lealtad en todo momento.

Todo esto esta encubierto desde el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, que es de donde nace el reparto de ese dinero. Luego está la Procuraduría General del Estado que coloca un manto de complicidad con el mal manejo de los dineros del pueblo. Actuando ambas instituciones como corchos responsables para tapar toda la podredumbre acumulada en estos años.

No hay acceso a las cifras y documentación que avalarían las denuncias publicadas por algunos medios de comunicación y ONGs que por su tamaño y amplitud no pudieron ser ocultadas. Tal el caso del Fondo de Desarrollo Indígena, Huanuni y Vinto. Queda por estudiar los casos de las empresas eléctricas: Corani, Guaracachi, RURELEC PLC,  Valle Hermoso y la Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba. Punto aparte merece la situación de YPFB con la migración de los 44 contratos de las empresas multinacionales, donde se debe efectuar una auditoria global sobre los resultados obtenidos y los impactos que esto ha tenido sobre la economía nacional. Es urgente que el pueblo conozca en detalle cómo se han utilizado los dineros del gas.

El manejo de las fuentes de energía que por su decisión han pasado a la administración estatal tiene un impacto serio sobre el resto de las actividades y por esto mismo se necesita conocer cuál es el futuro de estas empresas para cubrir las necesidades nacionales.

Están por otra parte las empresas estatales creadas bajo su gobierno, con dineros cuya fuente debe ser señalada y cuyos resultados deben se explicitados. No se puede aceptar que el gobierno diga que estas empresas dan perdidas y anuncie el cierre de algunas sin señalar responsabilidades.

Ya es hora de que el pueblo advierta que no todo es fiesta y cerveza. Que durante estos años hemos vivido de la bonanza de las políticas económicas heredadas, que han hecho posible el mayor derroche que un gobierno pudo hacer en toda la vida republicana. El Presidente Evo Morales ha manejado el presupuesto general de la república más grande en toda su historia y esto representa una gravísima responsabilidad, responsabilidad que está compartida por su Vicepresidente con atribuciones ejecutivas por mandato constitucional y la Asamblea Legislativa que se ha limitado a levantar la mano para autorizar el desembolso de recursos económicos y el endeudamiento durante estos años.

Las formalidades legales no bastan cuando se tiene que rendir cuentas al pueblo. No es suficiente que los diputados y senadores levanten la mano para aprobar autorizaciones de deuda y desembolso de recursos, esas aprobaciones contraen responsabilidades y tendrán que responder por ellas.

En estos momentos en los que el cinismo político alcanza su mayor nivel, cuando decide el señor Presidente hacer campaña para sus propia re elección inconstitucional, cuando se atreve a ofrecer a futbolistas lo que le pidan si ganan un partido, se hace urgente replantear la agenda nacional. Que no puede estar circunscrita a una eterna campaña para una eterna re elección.

Hay que demandar explicaciones sobre la administración económica, política y social durante estos diez años. Exigir que antes de plantear re elecciones se aclare al pueblo el uso que de su dinero se hizo.

Anuncios
de napuco Publicado en 1