TUMBAR A EVO

alvaro garcia linera

Justo cuando los indicadores económicos avisan que las exportaciones muestran una tendencia hacía la baja: el gas en 38 por ciento, minerales 30 por ciento, no tradicionales 24 por ciento, comparando los años 2014 al 2015 y con ello la disminución de los ingresos fiscales que trae a consecuencia una obligada contracción en los gastos, el gobierno insiste en que la economía esta protegida al impacto externo.

No querer ver lo que la realidad muestra es ir por el camino del desastre. Y luego cuando la crisis hace carne en la sociedad se buscan culpables como la derecha neoliberal o el imperialismo que no da la mano.

La ceguera ideológica es el verdadero enemigo de estos gobiernos populistas. En Bolivia a pesar de todo el discurso contra el capitalismo se ha sostenido este sistema sin mayores cambios que la creación de empresas estatales con lo cual podemos decir que el capitalismo de Estado se mantuvo. En realidad Bolivia nunca dejó de tener un capitalismo de Estado, ni siquiera cuando se capitalizaron las empresas estatales el Estado dejó de tener una presencia en ellas. Así que la tajante diferenciación que hace el gobierno de Morales con los que llama neoliberales, no tiene sentido.

Y este hecho, el haber sostenido el capitalismo de Estado, poniendo énfasis en el discurso anticapitalista pero sosteniendo sus principios y cimientos ha sido lo que al final de cuentas ha logrado diferenciar a Bolivia con Venezuela. Los analistas en temas políticos y económicos resaltan esto y tienden a poner al gobierno boliviano como ejemplo del buen manejo económico en contraposición a lo que se hizo en Venezuela y Argentina.

El hecho de que Bolivia haya sostenido y respetado las bases del D.S. 21060 en el manejo de los precios, en la política monetaria, crediticia y financiera con variantes y decisiones que pueden ser cuestionadas, pero no desconocidas es precisamente lo que hace que la economía no esté blindada como quieren hacernos creer. Si reconocemos que las exportaciones de materias primas están sujetas al precio que fija el mercado internacional, negar que la economía sea afectada es querer tapar el sol con un dedo.

En este contexto algunos elementos cercanos al Poder han pedido radicalizar el proceso de cambio aduciendo que la economía tiene fortalezas que la hacen inexpugnables al efecto externo y que ante los resultados electorales en Venezuela y Argentina urge asumir esa radicalización. No han definido en que puede consistir la propuesta, pero puede colegirse que habría que pasar de las nacionalizaciones al capital externo al asalto a la propiedad privada, de la libertad de precios a los precios controlados y de la libertad del comercio exterior al control de las exportaciones y de las importaciones.

La paradoja es que precisamente estas medidas consideradas como radicales han sido las que generaron la crisis que han concluido con las victorias electorales que se quieren prevenir. Menudo consejo de los hermanos García Linera al Presidente Evo Morales. Nos hace pensar que buscan precisamente lo que dicen no querer, tumbarlo.

Anuncios
de napuco Publicado en 1