MAL GOBIERNO BUEN GOBIERNO


EVODICT

DANTE  N. PINO ARCHONDO

No se me ocurre decir algo que no se ha dicho ya, en todos los medios de comunicación y redes sociales. El trabajo de periodistas ajenos al gobierno, ha mostrado una enorme red de corrupción en el centro mismo del Gobierno y como nunca se ha puesto en el ojo de la tormenta a un Presidente.

Desde que puedo decir que entendía la política un poco, recuerdo la Presidencia del general Barrientos casi a finales de 1966 justo cuando salía bachiller y buscaba mi vocación hasta el momento en que el año 1971 cuando busqué a Marcelo Quiroga Santa Cruz después de leer “Mañana el Pueblo”, un verdadero modelo de análisis político en la coyuntura, en la Universidad de San Andrés y le pedí unirme al PS1, hasta el momento en que juré como Ministro de Servicios Financieros en el último Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, nunca he vivido los acontecimientos políticos de estos últimos diez años con tanta amargura.

No es porque soy uno de los cientos de refugiados bolivianos perseguidos jurídicamente por el gobierno de Evo Morales que esa pena invade mi alma, sino porque nunca observé que gran parte del pueblo representado en los mineros, campesinos, obreros y clase media que dice ser el más del 60 por ciento sigan apoyando a un Presidente que ha demostrado ser la peor representación de lo político y de la política.

Es increíble que más del 40 por ciento hayan estado de acuerdo con el manoseo constitucional del referéndum para que pueda prorrogarse. Encuestas realizadas dijeron que más del 50 por ciento iban a votar por el NO pero también advirtieron que más del 60 por ciento apoyaban al Presidente. ¿Cómo podemos entender eso?

La lectura superficial de ello se traduce como un, no quiero que siga, pero ahora lo apoyo porque es un buen gobierno. Y sobre esta lectura se vienen preparando los acontecimientos futuros para desconocer el resultado y darle la vuelta a la tortilla.

Yo no creo que esa lectura sea la mejor. Ciertamente me cuesta aceptar que esos mineros, obreros y campesinos que han dado luchas heroicas contra el Poder corrupto y enajenador de nuestras riquezas ahora sea cortesanos de un Presidente que los ha traicionado en todos los sentidos, que le ha mentido hasta el cansancio, que les ha engañado con sus dadivas miserables mientras llena los bolsillos de los obsecuentes y que ha seguido por el mismo camino de la enajenación de nuestros recursos naturales cambiando al imperio norteamericano por el chino y haciendo negocios con gobiernos que ahora destilan corrupción en el Brasil, y en Venezuela.

Toda la información que se tiene a mano muestra el uso más desvergonzado de nuestros hidrocarburos, riqueza natural que ha dejado indemne sin inversiones y con un futuro incierto, mientras se ha despilfarrado los ingresos provenientes de la venta del gas en una farra sin fondo con esas corporaciones sindicales que se auto denominan movimientos sociales.

El uso de dineros destinados a mejorar la producción agropecuaria en gastos sin sentido y proyectos fantasmas perpetuando la postergación de enormes zonas rurales, el manto de  protección a los agentes intermediarios del narcotráfico que son sus bases electorales duras y el empapelamiento del Gobierno Nacional y sub nacionales con la cooptación de una burocracia que no produce nada. Son la muestra de ese gobierno que se lo mira como un buen gobierno.

Solo la carencia de una educación puede convertir a ciudadanos en una suerte de menores de edad que necesitan de un Tutor al cual le creen todo lo que les dice, en otras palabras es la ignorancia que se ha sembrado durante décadas la que ahora hace posible que el mal gobierno sea considerado buen gobierno.  Que un individuo sin educación y sin criterio pueda ser el ejemplo social y el Presidente que representa a los bolivianos, que empresarios e intelectuales le rindan pleitesía y le nombren Doctor Honoris Causa.

Con la justificación de que un indio puede ser Presidente, como si la condición de origen de clase fuera el todo que se necesita para conducir a una sociedad, le hacen la venia y le permiten todo. Todo a lo que ha  otros presidentes ya les hubiera costado su mandato.

No queda sino esperar que así, como esa juventud que en mi época supo jugarse la vida por recuperar la democracia emerja ahora otra que recupere los valores de la verdad, de la justicia, de  la honestidad y del respeto a la ley.

 

de napuco Publicado en 1