LA CONSPIRACIÓN


t_pap___noel

DANTE N. PINO ARCHONDO

 

En algún momento se jodió todo. Se dice que fue cuando el referéndum para cambiar la constitución y forzar la nueva reelección de Evo Morales sufrió una derrota. El bloque en el poder vio como una grieta comenzaba a debilitar su estructura. Había que preguntarse, quien podía sustituirlo. Y esa pregunta para obtener su respuesta tenía que pasar inevitablemente por la recomposición del bloque. Situación común en casos similares. Acaso no se platearon lo mismo cuando el General Banzer dejó la dictadura o cuando Gonzalo Sánchez de Lozada fue derrocado el 2003? Los tiempos de cambio llegan y sucede que hay maneras para que estos cambios se produzcan.

Las cooperativas mineras están en mejor condición que los cocaleros o los gremiales para asumir la posta de la continuidad su estructura orgánica como la composición de clase que tienen les permite asumir este papel y cohesionar a los otros. Así que plantearse el tema desde esta perspectiva no es una idea alocada.

Al interior del Gobierno, por su parte, se mueven también internas de poder inevitables. Cabezas ministeriales que juegan al papel  protagónico y esperan la bendición de Evo Morales para ser proclamados sucesores, son otra pata en la mesa de la conspiración. Así tenemos dos líneas que inevitablemente deben alcanzar, en algún momento acuerdos para viabilizar el proceso: las organizaciones sindicales y las cabezas políticas.

La conspiración se encuentra dentro el Palacio de Gobierno y en las Sedes Sindicales que lo componen. Esto debía saber el Presidente, que tiene miedo mirar a los costados y enfila de frente contra uno de los pilares que los sustenta.

Visto que la reelección previa modificación de la actual constitución sería otro fracaso con mayores repercusiones que el primero, queda el camino de generar el caos con el fin de crear nuevas condiciones las mismas que serían promovidas desde el propio gobierno.

Una de estas vertientes ha sido el uso indebido que se le ha dado a la reivindicación marítima buscando cohesionar a la ciudadanía con el gobierno y declarando que solo Evo Morales podría lograr que Chile ceda un acceso a las costas del pacífico. Ahora se provoca a sus propios pilares políticos para que el escenario se enrarezca y el miedo comience a originar el deseo de salir de la confrontación al precio de renunciar a la propia constitución. Evo Morales, conoce como funciona esto. Fue él quien comandó las movilizaciones de los cocaleros con bloqueos de caminos y confrontaciones sociales seguidas de muerte, desde el año 1997 hasta octubre del 2003, consiguiendo que la ciudadanía cansada de estos abusos decidiera hacerlo Presidente con la esperanza de que se termine la agitación y los enfrentamientos sangrientos.

Ahora vuelve por sus propios caminos y comienza a provocar acciones de fuerza entre sectores sociales, luego agitará a las regiones y por ultimo al campo con las ciudades. Cuando esto suceda ya no solo se hablará de conspiraciones sino de separatismo nuevamente y el caos servirá para proponer un gobierno de recomposición social, cerrando el parlamento, para terminar con todo vestigio de oposición, creando una Asamblea Popular en su reemplazo y un gobierno de transición que sirva de puente para una “normalización” del proceso mediante nuevas elecciones que le devuelvan su contenido democrático y lo eternicen en el Poder.

Estas son las reales conspiraciones que aparecen en el horizonte político boliviano y que no tienen correlato alguno con el imperio norteamericano, la CIA, la DEA, el Pentágono, la Iglesia, los medios de comunicación social, las redes sociales y otros diablos pintados en la pared para buscar manos negras que no existen. Por esto no debemos caer en la ingenuidad de hacerle el juego al gobierno.

La crisis económica que ya se siente en el empleo, en los ingresos, en la salud y educación tiene responsables que han gobernado al país más de diez años, en ellos debe recaer la rendición de cuentas que le deben al pueblo por el manejo de más de 525 mil millones de bolivianos que han pasado por sus manos. Esta es la mejor respuesta que se debe dar a los planes de desestabilización social, económica y política que están fraguando en contra de la libertad y la democracia.

Anuncios
de napuco Publicado en 1

LOS MANDATOS HISTORICOS EN BOLIVIA


REV. 9 ABRIL

DANTE N. PINO ARCHONDO

Los gobiernos tienen la obligación de cumplir con los compromisos nacionales que tuvieron a bien ofertar en los procesos electorales. Se entiende que estas ofertas son el fruto de una profunda reflexión política, económica, social y cultural que desarrollaron con anterioridad y que recibieron, en el voto, la aquiescencia de la ciudadanía para llevarlas a cabo.

En la historia nacional de los últimos sesenta y seis años en Bolivia solo un partido político tuvo la capacidad de proyectar programas de cambio estructurales que significaron verdaderas revoluciones cuyos resultados modificaron la realidad y crearon condiciones indispensables para resolver los viejos problemas que impedían su desarrollo como nación.

Si repasamos la historia, aquella que no está descrita por lo circunstancial sino por los hechos que cuentan a la hora de explicar la realidad objetiva, Bolivia ha tenido en el Movimiento Nacionalista Revolucionario el único partido con la creatividad y suficiencia para mostrar el camino a recorrer en cada hito en el que tuvo que actuar.

En 1952 después de una larga lucha por la reivindicación de los intereses nacionales, el MNR ejecutó tres medidas cuyos efectos tuvieron un impacto determinante en los veinte años siguientes: nacionalizó la minería privada, llevo a cabo una reforma agraria y determinó el voto universal. En aquella época tales políticas resultaban en el contexto internacional una provocación al orden establecido casi intolerable, pues convertía al Estado en un actor indispensable en el desarrollo nacional, a la vez que convertía al indio en ciudadano con plenos derechos. La inclusión social se produjo entonces reafirmando su derecho a poseer la tierra que trabajaba y participar de la vida política en condiciones de igualdad.

De estas políticas se benefició todo el ciclo de las dictaduras militares a partir del año 1966, cuando el General Barrientos Ortuño derrocó al Dr. Víctor Paz Estensoro, hasta el año 1982 cuando se produce la transición a la democracia con el gobierno del Dr. Hernán Siles Suazo.

Ninguno de los gobiernos militares pudo desandar el camino trazado con esa revolución, todo lo que hicieron fueron acompañarla con medidas coyunturales de corto plazo. Unos por rutas más cercanas a los principios de abril y otros buscando salir de ellas. Pero ningún gobierno de ese ciclo logró derribarlas.

El año 1985 el  MNR vuelve a ser gobierno. Y tiene otra vez el mandato de reorientar la situación nacional frenando una inflación provocada por los desgobiernos militares del general Banzer y sucesores, cuya herencia recibió el Dr. Siles Suazo. Es cuando se dicta un Decreto que determina un cambio estructural en el ordenamiento económico, emitido por el Dr. Paz Estensoro en su tercer mandato constitucional con el número 21060 que pasó a ser una norma indispensable para encaminar la economía hacia la ruta del crecimiento y posterior desarrollo de sus fuerzas productivas. Sin esa medida Bolivia hubiera transitado por el camino que hoy agita a Venezuela.

De esta nueva política económica, se beneficiaron los gobiernos del pacto por la democracia, desde el año 1985 hasta el año 2005. Otra vez, ninguno de ellos pudo desandar el camino que trazó esa política. En el transcurso de este recorrido histórico que hacemos, el Decreto 21060 que había cumplido con sus objetivos a plenitud, no fue suficiente para generar las condiciones de crecimiento y desarrollo requeridos, y es en ese entendido que el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (MNR) el año 1993 gana las elecciones ofertando un programa de capitalización de las empresas nacionales estratégicas, que hasta ese momento se constituían en una pesada carga económica que no permitía liberar las fuerzas necesarias para captar la inversión extranjera. Ha sido la tercera medida estructural que ha sustentado el ciclo 1997-2016 y sus efectos le han permitido al actual gobierno de Evo Morales recibir ingresos públicos por 525 mil millones de bolivianos (¿Dónde está la Plata? Roberto Laserna) estos recursos son la causa para la prolongación del actual gobierno.

Todo lo anterior demuestra que fuera del MNR, en Bolivia, no hubo otra organización política capaz de generar los cambios estructurales que este partido hizo. Queda para la reflexión en esta coyuntura que muestra el fin de la época de bonanza, ver si otras agrupaciones políticas serán capaces de hacer lo que el MNR hizo en la historia nacional o si tendremos que esperar su retorno para tener nuevamente un programa de cambios necesarios que frenen el actual retroceso en el que Bolivia se encuentra.

de napuco Publicado en 1

GOBERNADORES UNIDOS O VENCIDOS


Garcia Linera

DANTE N. PINO ARCHONDO

Resulta cuasi cómico escuchar al señor Vice Presidente referirse a los Gobernadores como flojos e ineptos para  planificar e invertir los recursos económicos que se les transfiere. Al mismo tiempo el Gobernador  paceño Patzi tiene que suspender una huelga de hambre que no fue “hasta las últimas consecuencias” pidiendo la reposición de recursos que en realidad fueron confiscados por el Gobierno al modificar las alícuotas dispuestas por la ley 3058 de hidrocarburos con un decreto por el cual el gobierno se los sustrajo.

Hay una conducta gubernamental de trancas y barrancas a todo lo que huela a descentralización o le quite protagonismo oficial. Todo para Evo. Es la consigna. Solo él puede inaugurar o hacer obras públicas, los demás deben ser acompañantes pero no pueden tener el papel principal. Y en eso se les ha ido estos diez años.

El último presupuesto del gobierno para este año, contiene resultados que hablan por sí solos. Y parte del reconocimiento explícito de que hay menos dinero presupuestando 1.8% menos que el año pasado o sea 217 mil millones. (Datos: Fundación Jubileo)

Esta disminución tiene consecuencias en el IDH y regalías es decir las gobernaciones, municipios y universidades tienen 19 por ciento menos de dinero en conjunto. El gobierno transmite esto en el Presupuesto y el señor Vicepresidente considera que esta disminución no afecta y que la ausencia de inversión es por flojera.

En muchos casos las gobernaciones tiene recursos inmovilizados porque están como contraparte para proyectos comprometidos y esos dineros no pueden ser dispuestos. Cosa que sabe muy bien el Ministro Arce pero que calla y no le explica al Vicepresidente que no es flojera sino previsión lo que vienen haciendo.

Lo que preocupa a las gobernaciones, municipios y universidades es que la caída de los ingresos provenientes de IDH y Regalías obliga al recorte de obras públicas necesarias y ese es el quid del asunto.

Lo curioso es que no exista un acuerdo de cuerpo entre estos actores públicos para presentar cara al gobierno y exigirle que modifique su presupuesto que sin ninguna consideración muestra un aumento del gasto fiscal en 2.6 por ciento.

Y es que la demagogia política que tuvo incrementado sueldos, pagando doble aguinaldo, distribuyendo bonos y otras lindezas ahora se topa con la cruda realidad, que muestra la dependencia de la economía respecto a las materias primas (gas y minerales) sigue siendo igual que antes determinante en la distribución del ingreso. Se acabó la fiesta, la cerveza y la mistura con la que se alimentó el proceso de cambio.

Ahora el tema de la ausencia de planificación que le extraña al Vicepresidente resulta ciertamente extraña. Porque si algo no ha tenido el gobierno a lo largo de estos diez años ha sido planificar, señalando objetivos y estrategias para alcanzarlos. Todo lo que ha hicieron fue a las topa tolondras, inventándose un cambio que solo se hizo posible en su inmensa imaginación.  Y al contrario de lo que critican ninguno de los proyectos que ejecutaron han servido para algo. Ahí están esas empresas estatales sin oficio ni beneficio, o los proyectos de industrialización del gas sobredimensionados, sin mercados y sin siquiera la correcta ubicación que deberían tener en una muestra de excelencia a la estupidez cuyos resultados no son otros que el despilfarro más inclemente que se ha tenido en la vida republicana.

Los bolivianos hemos tenido mucha paciencia para esperar que aprendan a gobernar y lo único que aprendieron con enorme rapidez es a corromperse. Esto tiene que acabar, no podemos seguir en la pasividad y la tolerancia a semejante despilfarro de dinero en obras que no han tenido ningún impacto en la economía nacional.

Ya sabemos que para estos profetas del socialismo bolivariano que se aprovecharon de la capitalización que les dejó inversiones y que gracias a ella tuvieron dinero para derrochar diciendo que fue obra suya, ahora que se les acabó la herencia tendrán cinismo que decirnos que es por culpa de otros, de los neoliberales que no pueden seguir de fiesta.

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1