OCTUBRE SIN FIN PARA QUE NO SE OLVIDE

 

15150_101819359843226_100000454870889_49543_7602658_a

DANTE N. PINO ARCHONDO

A 13 años del derrocamiento del gobierno constitucional de Gonzalo Sánchez de Lozada, las causas y efectos de ese suceso ya pueden ser analizados y comprendidos con objetividad, sin ese olor a gases y pólvora en los que se vio envuelta la ciudad de La Paz durante un mes.

Trágicos hechos sin duda alguna organizados, provocados y ejecutados con una precisión envidiable, donde las protestas, paros, bloqueos de caminos, construcción de zanjas, huelgas, asaltos, instigaciones a la violencia terminaron en la pérdida de vidas primero y en la destrucción de la democracia que se vino construyendo con grandes sacrificios desde 1982 después.

Rememoro algunos acontecimientos que condujeron a la presión para la renuncia del Presidente Sánchez de Lozada, en la esperanza de que quizás esto sirva para que la juventud tenga una mejor comprensión de lo que pasó.

El 15 de septiembre Felipe Quispe se declara en huelga de hambre pidiendo la libertad de un asesino de apellido Huampo, un pretexto, de esos a los que se recurren los agitadores para provocar. Tan es cierto esto que a Quispe no le importaba la suerte de Huampo, por eso presentó las siguientes demandas:

Apertura de la carretera Cotapata – Santa Bárbara.

Paralización de la erradicación de cocales en las zonas de Yungas  y Caranavi

Proyecto de exportación de gas a Estados Unidos

Proyecto de la Ley de seguridad ciudadana

Desarrollo rural

Saneamiento de tierras

Entrega de mil camiones para el transporte de productos

 

¿Alguien podría entender,  cómo se plantea una huelga de hambre por la libertad de un asesino y luego se envía esta variopinta demanda de proyectos y mil camiones para transportar productos?

A esto Felipe Quispe le llama “hacerlos pisar el palito” sin ninguna vergüenza declaró “aunque lo pongan en libertad (Huampo) la huelga de hambre seguiremos hasta que el gobierno atienda los 70 puntos del convenio suscrito” Convenio que se firmó en el gobierno de Tuto Quiroga.

El diputado del MAS Félix  García, se cobijaba detrás de esta lista de absurdos y declaraba que “las organizaciones cívicas, sindicales y regionales del norte paceño comenzaran a cortar el tráfico de vehículos desde las primeras horas de la jornada…”  En el Alto dirigentes de MAS piden la anulación del impuesto Maya, Paya y Qimsa que propuso la Alcaldía e inmediatamente se incluye el rechazo a la salida del gas natural por Chile.

Luego se produjeron los sucesos de Warisata. Felipe Quispe tomó como rehenes a turistas extranjeros y nacionales impidiendo la salida desde Sorata. El 20 de septiembre se produjo un choque con el Ejército que fue a liberar a los rehenes y en esa emboscada, “para hacer pisar el palito” se perdieron siete vidas y hubo 17 heridos. Con estos muertos Quispe tiene el pretexto para continuar con el bloqueo. Hasta el 30 de septiembre todos los esfuerzos para dialogar fracasan y es que el objetivo no era encontrar soluciones a las demandas, sino el “derrocamiento del Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada” así declaran activistas desde Huanuni en nombre de la COB.

El 8 de octubre se produce un choque entre mineros ilegales y la policía en Ventilla, hubieron dos muertos y 17 heridos, se produce el bloqueo a la ciudad de Oruro negando el paso de las ambulancias. En la ciudad de El Alto el dirigente Melendrez, azuza a jóvenes con palos a cerrar los puestos de venta, bajo pena de quitarles sus productos. Cuando los medios de comunicación detallan este vandalismo Melendrez dice “hay que quemarlos o colgarlos porque los medios no hablan la verdad”

El 12 de octubre la suerte del gobierno estaba echada. En El Alto se produjeron 26 muertos y 92 heridos. Este era el resultado que esperaban los sediciosos. El 13 de septiembre las movilizaciones llegaron a la Plaza San Francisco, la Portada, el Prado, Ovejuyo y Chasquipampa. El 15 de octubre en horas de la noche Sánchez de Lozada accede llevar a cabo un referéndum para consultar la política hidrocarburífera y la modificación de la ley de hidrocarburos.

A esta decisión Evo Morales la calificó de distraccionista y luego pide la renuncia presidencial. El 15 de octubre varios ciudadanos anuncian huelga de hambre pidiendo la renuncia del Presidente. El 17 de Octubre Manfred Reyes Villa anuncia su retiro del Gobierno.

Luego conocemos la carta premonitoria del Presidente Sánchez de Lozada, copio un aparte de la misma “Pero es mi deber advertir que  los peligros que se ciernen sobre la Patria siguen intactos: la desintegración nacional, el autoritarismo corporativista sindical y la violencia fratricida. Estos peligros se asientan en la circunstancia historia en que los fundamentos de la democracia han sido puestos en cuestión..”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1