NO HAGAN MAS DAÑO VÁYANSE!


 

ed45544a8ea7b0f85d7b84f58a80acf0

 

No es porque la bronca esté atragantada ni porque la impotencia te tenga amarrado o la rabia te nuble la razón, no es por eso, tampoco porque un día te despiertas y comprendes junto con el golpe de luz que te da en la cara, que estuviste soñando tanto tiempo. Nada de eso, es porque algo ha cambiado tu rutina y te ha develado que ese sueño no era sueño sino inconciencia, algo así como una retardada manera de mirar al fin lo que estaba todo el tiempo a dos centímetros de tu cara y que de pronto adquiere proporciones agrandadas. Es por eso, porque al tener conciencia de tu realidad el sueño se diluye y comienzas a comprender el engaño que te entretuvo y las mentiras que no te dejaron ver esa careta tan cerca de tu rostro. Es por eso que ahora gritar seria poco y maldecir no sería suficiente.

Es por eso que todo el respeto que les tenías o la atención que les brindabas se convertido en una especie de desprecio, donde la burla queda mejor que el ceño fruncido y donde el sarcasmo sustituye al calificativo que se merecen, solo para no parecer ofensivos a pesar de que la humillación recibida como balde de agua fría en toda la familia se mereciera decirles todo eso que tienes atragantado y no te deja respirar y te tiene enojado contigo mismo por no hacerlo.

¿Quién tiene derecho a jugarse con tu vida? o mejor dicho de otra manera si das lugar a que jueguen con tu vida no puedes quejarte después, no podrías hacerlo sin sentirte deshonesto. Pero es porque nunca les diste lugar a ello, porque nunca lo harías, porque tu vida es tu vida y merece el respeto de todos, más aún de aquellos a los que les diste el voto para que administren tus intereses, porque ahora te asiste el derecho a revelarte a protestar y pedirles que se vayan!

No es asunto de poca monta, no es un temita que se resuelve con una disculpa o con una tontera como esa de “que no sabía”. Te han jodido tu vida y tanto es así que te van a robar todo el esfuerzo que hiciste para tener una vivienda y cobijar a los tuyos, ¿y ahora? ¿Tienes tiempo para volver a comenzar? ¿Quién querría vivir en una ciudad donde se tiene que recoger agua en baldes o recibir una botellita de regalo?

Como paceño tienes que comprender que está en juego toda tu vida. El valor de tus bienes se hará añicos, la migración podría ser enorme y los costos también.

Todo esto tiene responsables y no son simples funcionarios designados sino aquellos elegidos. Y esta es la palabra que te corroe. ¡Los has elegido! Tú los convertiste en autoridades y les diste el poder que ahora tienen. Que duro es darse cuenta de que elegiste a una persona irresponsable y mentirosa. Te ha mentido tantas veces y de tantas maneras que llegó un momento en que nada de eso tuvo valor alguno, las mentiras se convirtieron en ocurrencias y con ello dejaste que pasara una y otra vez hasta que ahora sus mentiras te han tocado directamente a tu vida, a tu familia y al fruto de tu trabajo.

No podrías seguir admitiéndole que mienta. Ya no. Son diez años no es poca cosa. Son esos años en los que el dinero que antes escaseaba ahora era abundante y si antes teníamos que ver en qué gastábamos ahora no sabíamos en que hacerlo. ¡Te han robado! en tus narices, te ha hecho creer que sabían lo que hacían y que estaban gobernando cuando solo estaban de juerga, viajando, en cenas, construyéndose palacios y oficinas, comprándose autos y aviones, jugando futbol y tomando chicha.

Cómo no tener la rabia atragantada y escucharlos decir las mismas mentiras. Ya no. Que se vayan, quisieras mandarlos allí donde te nacen las ganas de hacerlo, pero no es suficiente para este grupo de irreverentes, ya no merecen tu confianza ni tu voto. ¡Que se vayan ya! Porque, si se quedan, el daño va a ser enorme, han destrozado el futuro de tu ciudad y de tu propia vida, ¿qué más puedes esperar a que destruyan?

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1

GOBERNAR ES ADMINISTRAR


evo morales indio

DANTE N. PINO ARCHONDO

Para administrar, para gobernar hay que saber decidir. Tomar decisiones no es algo que nace del capricho o de la imaginación. No se puede decidir al calor de las emociones, ni de los presentimientos y menos cuando los que nos aconsejan hacer esto o aquello no tienen la menor idea de lo que dicen.

La primera regla para una toma de decisiones, es estar informado, sin información no hay conocimiento y sin conocimiento se camina a tientas y cuando uno hace eso es seguro que se caerá.

La segunda regla es cotejar la información que se tiene, no basta tener una sola fuente de información, hay que compararla, cotejarla y ver si resiste, si es consistente a las dudas o preguntas que se tenga acerca de lo que ella contiene. La tercera regla enseña que una vez resuelto el problema de la información se debe trazar una estrategia con un objetivo concreto y definir pasos tácticos que nos lleven al objetivo. Tanto la táctica como la estrategia deben ser eficientes en su formulación es decir se debe lograr el objetivo con el menor costo y el mayor beneficio posible.

Esto que parece muy simple es demasiado complejo. Las decisiones que se asumen cuando se gobierna, requieren de equipos multidisciplinarios conformados por profesionales idóneos, es decir por gente que sabe lo que hace. Y medida en tiempo una decisión puede llevar mucho más de lo que uno se imagina a un principio, es decir cuando nace una idea.

Un gobierno serio sabe que cada paso que da esta precedido de decisiones que se han tomado de manera debida, es decir, usando los medios que las ciencias sociales nos enseñan. Hoy día nada es casual, en un mundo interdependiente como el que tenemos no hay campo para las casualidades. Todo tiene una causa, un principio, y una decisión tomada genera una serie de efectos, que nos llevaran al éxito o al fracaso para conseguir nuestro objetivo.

Si no tenemos información, no tenemos conocimiento y sin este no podemos tomar decisiones que tengan éxito. Ahora bien, cuando se gobierna la primera obligación es pedir y recibir la información que se necesita, para esto se tiene  a disposición las instituciones que tienen la obligación de elevar esa información al conocimiento de quienes toman decisiones.

Todo esto conforma un sistema de administración o sea de gobierno. Con esta simplificación queremos señalar que el ciudadano comienza a percibir a darse cuenta de que algo no funciona cuando su derecho a vivir bien se ve amenazado y cuando algo tan elemental como es el agua deja de ser un elemento de la cotidianidad, para convertirse en una pesadilla que trastoca todo el engranaje de la vida ciudadana.

¿Tenemos gobierno, es decir administración de la cosa pública? Cuando elegimos a un gobierno, elegimos a los responsables de la administración del interés colectivo, a los que administraran los recursos que son de todos. No elegimos a Jefes, ni a iluminados ni a seres que se convierten en dioses. Esperamos que nuestros intereses colectivos sean administrados con eficacia y eficiencia por aquellos que nos piden el voto para gobernar.

Esta es la mayor responsabilidad que encierra el voto. Es la autorización a un ciudadano para que en nuestro  nombre administre lo que es de todos. Y este ciudadano tiene que administrar con honestidad, transparencia, conocimiento y eficiencia.

Ahora después de diez años, en los que aquellos que asumieron el gobierno creyeron que era tomar posesión privada del interés general y usar las instituciones no como inquilinos sino como propietarios y disponer del dinero de todos los bolivianos en objetivos sin sentido y superfluos, de corromper y corromperse, de designar Ministros y cuanto cargo jerárquico tiene el Gobierno como fichas de casino para los militantes de un movimiento denominado instrumento político, comenzamos a sentir que no solo nos mintieron prometiendo cambiar el pasado, sino que nos engañaron y malversaron lo nuestro.

Seguir insistiendo en prolongar este gobierno es dejar que nuestros intereses sigan perdiéndose por las cañerías del derroche. Van a dejarnos sin reservas internacionales, con un endeudamiento cruel y sin sentido y van a echar mano del dinero de los jubilados para gastarlo en sus fiestas suntuosas, jaranas comunitarias y oficinas paradisíacas.

Ha llegado la hora de pararlos, de poner freno al derroche masista, de revocar su mandato. Un Presidente que no sabe que tuvo un hijo, que no tiene idea si murió o si existió, que no se enteró del robo a los dineros del Fondo Indígena, que nos dice que no le informan, que se dedica a jugar fútbol y a viajar, no es un buen administrador del bien común, y este Presidente es el que nombra Ministros y Vice Ministros y Directores y Gerentes en todas las instituciones dependientes, es el que tiene bajo su mando a la Asamblea Legislativa, al Tribunal Supremo de Justicia,  este Presidente es el responsable número uno de todo lo que se hace o deja de hacer en las instituciones a su cargo.

A mayor libertad de acción y decisión mayor responsabilidad. El actual Presidente dispone de una libertad enorme para tomar decisiones. Hay que juzgarlo por eso.

 

 

 

de napuco Publicado en 1

EL DIOS DE LA COCA NACIO EN ORINOCA


evo morales indio

DANTE N. PINO ARCHONDO

Dicen que la realidad es testaruda y que te persigue sin clemencia cuando tratas de ignorarla. Ahí están esos muchachos sobradores, consentidos y seguros de que todo se lo debemos. Sin ellos estos diez años de jolgorio no habrían existido. ¿No es que miraban desde lo alto a los neoliberales? Llegaron a decir que les dieron cátedra en el manejo de la economía. Se rieron y mofaron cuantas veces pudieron. En toda ocasión en la que el Jefazo se presentaba, comenzaba con la danza de cifras que mostraban el déficit de antes y los superávit de hoy, las menguadas reservas internacionales de antes y las millonarias de hoy, las pobres inversiones de ayer y los miles de millones presupuestados hoy y así sucesivamente lo de antes era la miseria y lo de hoy la bonanza. ¡Gracias al Jefazo y a nadie más!

Con esta pose de vencedores, de machos y todopoderosos arrancaban aplausos de sus huestes que les miraban con cara de incrédulos ante tanto éxito en tan poco tiempo. Lo que en cincuenta años no se hizo ahora en menos de diez ya estaba hecho, el Jefazo estaba ahí: regalando cheques a los Alcaldes, inaugurando estadios de futbol, convocando a asambleas en las comunidades indígenas, viajando en su avión a las Europas, dando la mano a reyes y príncipes, como todo un Jefazo hecho y derecho, haciendo sentir a sus congéneres la envidia y el Poder con gran ostentación.

Y el cuento del derroche se lo creyeron muchos, tantos que le recontra eligieron con más del cincuenta por ciento de los votos, dándole todo el poder, para que haga y deshaga y el Jefazo que de tonto no tiene un pelo, hizo y deshizo tal cual esperaban sus hermanos, enseñándoles que si se tiene todo el poder se usa y se abusa, como manda la ley de los machos.

Así que la fiesta ha durado diez años y alguito más. Se debe tener la sensación de que es poco para los invitados al derroche, porque se acostumbraron a vivir farreando y al final ya no sienten que son invitados, son los dueños: de la fiesta, del dinero que cuesta y de todo lo que eso conlleva.

¡El cielo es el límite!  Entonces podemos anular las licitaciones, transferir los dineros del pueblo a cuentas corrientes privadas, decidir compras millonarias, tener palacios y oficinas suntuosas, viajar como Jefazos en aviones privados, llevar a los dirigentes fieles y leales a viajar con gastos pagados en primera clase, regalar sedes sindicales, construir lo que se le venga en gana, como esa planta de urea ubicada en Bulo Bulo zona de los cocaleros teniendo el mercado en el Brasil, o la de propileno o fertilizantes que se hacen sin tener mercados ni gas para producir, es decir cuanta cosa se le ocurra al Jefazo no importa si es viable o no, si cuesta millones o no, si es necesario o no, él le mete nomás porque es el Jefazo, el dios aimara, el elegido y tiene que demostrarlo.

Ahora podemos entender cuando en sus primeros años decía que “no podía creer que era Presidente” y creo que nunca fue más sincero, la presidencia le cambio la vida, su vida se convirtió en un sueño de dinero, fortuna, caprichos, deseos y zalamerías, alabanzas y aplausos, el Jefazo ahora comía rodeado de mozos con guantes blancos. Era un sueño, su sueño.

¿Alguna vez fue consciente de la responsabilidad de ser Presidente? Podemos afirmar que no, nunca pudo tener conciencia de la responsabilidad, ni quiso tenerla, ni asumirla. Ni siquiera cuando le dijeron que iba a tener un hijo, ni cuando le avisaron que había fallecido. ¿Se puede ser más inconsciente?

Entonces para escapar a su responsabilidad la delega, y convierte al Vicepresidente en Co Presidente mediante una reforma constitucional y le entrega el Gabinete para dedicarse a vivir su sueño.

¿Cómo explicarle ahora que ya no hay dinero para el derroche, para sus viajes, para sus regalos, para que siga la fiesta? ¿Quién se atrevería a decirle que se acabó? Su Ministro de Economía y Finanzas Públicas debía ser el encargado de terminar con el sueño, pero no tiene el valor para decirle la verdad porque le mintió tanto y le consintió tanto sus caprichos que ahora sería cruel develarle la realidad. Así que decidió blindarse solito y construirse una oficina digna del ejemplo del derroche. Una manera de enviar un mensaje de prosperidad eterna.

Los otros, los demás, los que saben que tienen que atarle los cordones de sus zapatos para seguir siendo invitados, piensan que la re elección eterna es la solución. Su Co – presidente declama versos premonitorios de grandes males esotéricos si Evo se va. Sus huestes planifican las movilizaciones que pedirán a los dioses aimaras puedan quebrar las leyes y ungirlo nuevamente Presidente. En fin nada será mucho para evitar que la fiesta continué. Nada será suficiente para calmar sus ambiciones de dinero y de Poder. Por encima de la ley están ellos, que se han definido como propietarios del Poder y no como inquilinos. Así comienzan a preparar la masa de la injusticia y calientan el horno de la confrontación.

Todo aquel que ose rebelarse o disputarle el trono al dios de la coca tendrá que sufrir el castigo de la cárcel o el destierro.

 

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1