TERTULIAS ACTO IV

CUESTION DE PRINCIPIOSGSL

Siempre es lo mismo, entre ellos se dan con todo a la hora de hacer política y eso de hablar de la unidad es como una utopía, todos dicen que sí y nadie, está dispuesto a ello, esto vale tanto para la izquierda como  para la derecha. Yo recuerdo en los setenta las discusiones interminables de la Unidad, para hacer frente a la derecha, pero siempre había un pero y todo terminaba con cada quien por su cuenta. Lo mismo pasó desde la recuperación de la democracia en 1982. Se buscaba la unidad y se terminó con la UDP que fue digamos el acuerdo unitario de izquierda más grande que se pudo lograr: el MNRI, MIR, PCB y PRIN, luego de eso nunca más, por otra parte en la derecha los acuerdos fueron por periodos y todos electorales: PACTO POR LA DEMOCRACIA MNR – ADN (1985 – 1989); ACUERDO PATRIÓTICO ADN -MIR  (1989 – 1993); MNR – UCS (1993 – 1997) ADN – MIR, CONDEPA, PDC (1997 – 2002), todos estos pactos de unidad fueron meramente electorales y duraban tanto como las elecciones.

La cosa es que entre ellos se destrozaron como gallos en pelea, cuando el Pacto por la democracia el MIR fue el palo de la denuncia, cuando el Acuerdo Patriótico el MNR hizo lo mismo, cuando el MNR volvió en 1993 la ADN y el MIR le sacaron las cuentas y finalmente en el periodo 2002- 2003 la NFR y el MAS fueron la oposición dura.

Lo cierto es que desde 1982 hasta el 2002 no se pudo consolidar la democracia a plenitud, por los apetitos de turno. Para el MIR el MNR fue “vende patria”,  para el MNR el MIR fue “narcotráfico”, si Carlos Palenque y Max Fernández no hubieran muerto en el intento seguro habrían recibido su etiqueta. Todo esto en la actualidad se llama neoliberalismo y todos estos partidos que hicieron historia son tachados de neoliberales, porque todos arrancaron con el D.S. 21060 decreto al cual fue el profesor Pablo Ramos quien le puso el mote de neoliberal.

¿Cómo llegaron a perder apoyo social y quedar en la orfandad?  Yo le puedo relatar lo que viví y puedo dar fe de eso. Sucedió luego del ingreso de la NFR al gobierno del MNR – MIR el año 2003, el último año que tuvimos democracia en serio.

Paso que Manfred Reyes Villa fue avisado por el embajador norteamericano Rocha que la situación nacional estaba en un punto muy álgido. Este embajador hizo declaraciones inconvenientes cuando en el periodo electoral del 2002 provocó el voto popular en favor de Evo Morales al advertir al electorado que Estados Unidos no iba a apoyar un posible gobierno suyo, declaración que fue el detonante para que los indecisos votaran por Evo. Este mismo señor, ahora le pedía a Manfred que apoyara a Goni, claro,  con cierta molestia Manfred le recordó a Rocha esa mal habida intervención y Rocha le pidió que no insistiera en ello, mostrándole un fax donde se le instruía hacer esa declaración.

Lo cierto es que el embajador hacía de vocero del Presidente Sánchez de Lozada quien estaba contra las cuerdas y no podía ejecutar su Plan de Todos sin el apoyo suficiente del Congreso, entonces el país estaba como siempre viviendo entre déficits fiscales y comerciales y créditos para sobrevivir.

Dicen que Sánchez de Lozada lo llamó al Secretario del Tesoro americano para pedirle apoyo por unos cien millones de dólares y el secretario dijo que podía enviarle unos diez, así estaban las cosas. Bueno le cuento, al final Manfred dijo sí y decidió darle apoyo a Goni, era agosto de 2003 y Manfred nombró sus ministros: Erick Reyes Villa su hermano para Desarrollo Sostenible, Adalberto Kuajara para Trabajo y Dante Pino para Servicios Financieros. No sabe usted lo que fue eso, puertas adentro, se entendía que al ampliar la coalición se debían recomponer las instituciones para dar cabida a militantes de la NFR. Pues bien, eso no fue posible porque Oscar Eid se oponía a que el MIR pierda puestos y le decía a Sánchez Berzaín que el MNR se reduzca porque fueron ellos lo que nos invitaron y así entre tiras y afloja me di cuenta de que no les importaba para nada llevar adelante los programas, sino que lo verdaderamente importante eran las pegas, perdíamos horas de nuestro tiempo discutiendo que áreas y cuantos podían encargarse de tal o cual dirección o jefatura en un Ministerio, como si el precipicio no estuviera a metros de nuestros pies. Esa fue una extraña situación en la que a pesar de tener ojos ¡todos estábamos ciegos! Y ¿Qué paso? Ahora le cuento.

 

 

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1