TERTULIAS ACTO V

15150_101830569842105_100000454870889_49791_7841136_aMilitares-policias-Comercio-Ayacucho-Colon_LRZIMA20130208_0157_3

En febrero del año 2003 el segundo gobierno de Sánchez de Lozada confrontó un motín de la Policía Nacional, la causa fue el decreto emitido el 9 por el cual se incrementaba el impuesto a la renta personal, la idea del Presidente era recaudar para financiar el Plan de Todos. Se había escogido entre subir el precio de la gasolina o incrementar las recaudaciones vía impuesto y esto último es lo que decidió hacer.

Aunque el anuncio ese domingo fue realizado con la solemnidad del caso y la cara seria del Presidente tratando de emular al doctor Paz cuando emitió el D.S. 21060 para pedirle al pueblo fortaleza y evitar un colapso económico, el descontento fue creciendo al mismo tiempo que el Presidente pedía comprensión. No era en los hechos un incremento descomunal- sus efectos no superaban el 20 por ciento de la población asalariada- pero el horno no estaba para bollos.

Los policías ganan poco y cubren su déficit con coimas, eso lo sabe usted como yo, en este caso los cálculos parecían decirles que eso no iba a ser posible, y los llevó a plantear un incremento salarial, que el Ministro de Gobierno Alberto Gasser no supo y no tenía cómo atender. Así que el Grupo Especial de Seguridad (GES)  se amotinó a media cuadra del Palacio de Gobierno en la Plaza Murillo.

Anoticiado de esto el Presidente Sánchez de Lozada  pidió  el despliegue del Grupo de Acción Inmediata (GAI) para que le informaran el alcance del amotinamiento, en los hechos el GAI se sumó a la protesta de la Policía Nacional. Lo cierto es que la Policía estaba en una actitud dura desde las 06:00 a.m. del día 12 de  febrero.

Mientras otros policías vestidos de civil iban sumándose al motín por la Plaza Murillo unos alumnos del colegio Ayacucho salen en manifestación  protestando y llegan a la Plaza, era como las 10:00 de la mañana y estos muchachos estaban como de costumbre gritando sus consignas, unidades de control de la Policía Nacional les lanzan gases lacrimógenos y buscan dispersarlos.  Los estudiantes ayacuchenses son famosos por ser peleadores y esos gases no los amedrentaron así que se reagruparon y a eso de las 11 de la mañana volvieron a la Plaza justo cuando la Policía que los estaba conteniendo se replegó al Palacio Legislativo. ¿Y qué cree que sucede? Son estas cosas que se sabe cómo comienzan pero nunca como acaban.

Unos soldados salen del Palacio para dispersarlos, entonces la Policía Nacional que estaba en el Palacio Legislativo lanza gases a esos soldados, estos retroceden e ingresan al Palacio, lo que deja a la Plaza a merced de los estudiantes que comienzan a apedrear y romper ventanas. Y ya está, se produce el pandemonio. Policías que lanzan gases al Palacio, soldados que hacen lo mismo para dispersar a los estudiantes, estos se van hacia el Ministerio de Relaciones Exteriores. Fuerzas de la Policía y del Ejercito se reagrupan y entonces un disparo, un bombero que tenía mascara de gas recibe el impacto cae y comienza un fuego cruzado. Te leo lo que el informe de la OEA dice sobre estos acontecimientos para que tengas una idea más cruda de lo que pasó.

“Al iniciarse el repliegue militar, continúan llegando al lugar unidades de la Policía, que toman posiciones en diversas intersecciones de la zona que rodea a las unidades militares en el Palacio Presidencial y en la Plaza. Es en ese momento en que un contingente de integrantes de la PN llega en varios vehículos con el rótulo “Radio Patrulla 110” desde el Este, por la calle Comercio, con sonido de sirenas, e inmediatamente sacan y empuñan sus armas al bajar de sus vehículos, enfrentando a unidades del Ejército ubicadas en la misma calle.  Los soldados no efectúan disparos, sino que se retiran dando vuelta a la esquina y penetrando en la calle Ayacucho, pero lanzan gas lacrimógeno a las unidades policiales.  Se producen disparos.

 

Unidades policiales posicionadas en el MRE comenzaron a disparar gas lacrimógeno y a efectuar disparos con armas de fuego a unidades militares ubicadas directamente en frente de ellas, en la calle Socabaya y Comercio. Los militares responden con gas lacrimógeno y con armas de fuego (no se sabe si en esta oportunidad utilizaron balas de goma o munición letal).  Prosigue el intercambio de disparos y un efectivo de la PN que caminaba frente al MRE es alcanzado por un disparo en la pierna. Al proseguir  los disparos, miembros de la PN se retiran dando vuelta a la esquina y penetran en la sede del GES, y comienzan a disparar con armas cortas y fusiles de asalto al  personal militar que está en la Plaza”

 

Este fue el comienzo del fin, dicen que el Presidente no atendía razones y que su terquedad no era comprensible lo cierto es que la debilidad del gobierno se advertía sin disimulos, al final de este episodio quedaron 31 muertos, las instituciones de la Policía Nacional y Ejercito dañadas y el decreto derogado.

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1