TERTULIAS ACTO X


cocaevo

Cuando Gonzalo Sánchez de Lozada terminó de escribir su carta de renuncia condicionada a que el Congreso de la República la negara o ratificara, una de las frases resultó ser una premonición de lo que pasaría después. “…la democracia está bajo el asedio de grupos corporativos, políticos y sindicales que no creen en ella y que la utilizan según su conveniencia”  luego continua: “ …pero es mi deber advertir que los peligros que se ciernen sobre la Patria siguen intactos: la desintegración nacional, el autoritarismo corporativo y sindical y la violencia fratricida. Estos peligros se asientan en la circunstancia histórica en que los fundamentos de la democracia han sido puestos en cuestión…”

Los fundamentos de la democracia son los que ahora resaltan por su ausencia. Son once años en los cuales esos fundamentos se han pisoteado y desconocido en nombre de un proceso de cambio, que ha terminado con la institucionalidad, con el Estado de Derecho y la alternancia democrática. En estas tertulias quise poner los antecedentes primero para hacer las reflexiones después.

Mire usted si Bolivia no se encuentra en una situación de profunda división social y política, si los sindicatos y corporaciones denominados movimientos sociales no ejercen una verdadera dictadura política y no han generado violencia durante el derrocamiento y posteriores etapas de este proceso, sume usted a todo esto la descarada manera con la que – a pesar de haber un mandato democrático en el referéndum del 21 de febrero de 2016 negando la postulación al señor Evo Morales- se insiste en hacerla, la constante violación a la nueva Constitución Política del Estado, para favorecer las posturas políticas del régimen, la fractura democrática de los Poderes del Estado subsumidos en el Ejecutivo y el uso abusivo y corrupto de los recursos económicos, financieros y naturales de la Patria.

Esto es lo que veía el Presidente Sánchez de Lozada y por eso advertía de las consecuencias de la ruptura del orden constitucional. Octubre de 2003 fue el tiempo de quiebre y fractura de un proceso democrático instaurado en octubre de 1982, dos caras opuestas de la misma Bolivia.

Hoy estamos viviendo tiempos de retroceso, de desconocimiento de todo lo trabajado en veinte años sosteniendo- a pesar de las adversidades- la democracia y las libertades, valores que les sirvieron a quienes hoy día los atropellan, negando lo que entonces reclamaban como derecho.

Cuando los gobiernos de la democracia negociaban con los grupos sindicales en medio de bloqueos criminales por su alcance y daño a la economía nacional, ellos clamaban por sus derechos a la protesta y tanto los medios de comunicación como la Iglesia Católica salían en su defensa, hoy se enjuicia, se persigue, se exilia y se usa el crimen para callar la protesta social alcanzando a esos medios de comunicación y la propia Iglesia Católica con el palo a las libertades y garantías constitucionales.

Octubre de 2003 no sirvió para que aquellos males que se dijeron había que combatir se convirtieran en soluciones y para bienes en la vida nacional, no sirvió para que el respeto a la ley sea lo cotidiano y el fortalecimiento de las instituciones democráticas fuera un proceso en desarrollo permanente, no sirvió para que los enormes recursos económicos y financieros que percibieron en estos once años modificaran la estructura y base de la economía nacional, no sirvió para que el sistema de salud protegiera a todos como debe ser o la educación mejorara sus niveles de calidad.

Sirvió para retroceder, para alimentar ambiciones y riquezas del grupo en el Palacio de Gobierno, para aislar a Bolivia, para encajonar su economía y super explotar sus recursos naturales. En resumen Octubre de 2003 no sirvió para nada bueno. Este es mi punto de vista que con mucho gusto voy a desmenuzar en datos y cifras que demostraran lo que ahora afirmo, de la misma manera con que con datos, fechas y hechos he mostrado cómo se fue arrinconando a la democracia para instaurar la noche más negra de la historia nacional de los últimos años.

de napuco Publicado en 1

TERTULIAS ACTO IX


felipe quispe¡17 DE OCTUBRE: SEIS AÑOS!evo morales indio

Esta es la parte en la que los recuerdos me erizan la piel, como le dije al comenzar nuestras tertulias. Octubre es un mes destinado a mandar al diablo al mismo diablo. En ese año del 2003 la política cobró su bono y lo hizo con creces. A estas alturas ya no quedan secretos ni dudas sobre la enorme conspiración que se confeccionó desde Cuba y Venezuela para derrocar a Gonzalo Sánchez de Lozada, lo que si usted me permite no quita los errores que tuvo a la hora de enfrentarla. Pero vamos por parte como dijo el descuartizador: del 2 de octubre al 17 hay quince días y en eso tiempo se desataron los demonios, y bailaron pero no para adorar a la mamita del socavón, sino para terminar con el gobierno y todo un período de construcción democrática que nos costó dinero y sacrificio, ¡sí señor! Nos tuvimos que endeudar para paliar el hambre y reducir los ingresos para mejorar los déficits. Ese fue el sacrificio, y con mucho gusto pagamos ese precio para defender las libertades y los derechos sociales implementando políticas serias y sostenibles que lo hagan posible.

La Paz llevaba ya una semana paralizada por los bloqueos Felipe Quispe decía que no permitiría la llegada de alimentos que se intensificarían los bloqueos, las provincias de Larecaja y Omasuyos así como la carretera hacía Oruro con sus efecto sobre Cochabamba y Santa Cruz estaban bloqueadas, los precios de los alimentos en la ciudad de El Alto comenzaron subir y la escasez se dejaba sentir en los mercados, el gobierno llamó al dialogo el 22 de septiembre con un documento de propuestas llamado Reencuentro Nacional, el que ofertaba la reactivación de la economía, el compromiso de diseñar una estrategia nacional para el gas y sus derivados basado en la información y consulta a cargo de una comisión multipartidaria, soluciones al problema de la tierra-territorio, fortalecer la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, pero los dirigentes de la oposición Evo Morales y Felipe Quispe no fueron y  la iglesia católica a la cabeza de Monseñor Jesús Juárez se hizo a un lado y pidió que no se manipule el documento.

Total el 2 de octubre se militarizó la plaza Murillo y se desplegaron tropas para resguardar edificios como el de la Corte Superior de Justicia y Superintendencia de bancos, la respuesta fue el anuncio de una movilización para el 6 de octubre, los universitarios encabezados por Torrico del MAS comenzaron a hostigar a los mercados y obligar a levantar sus puestos, en estos afanes también se encontraba Roberto de la Cruz haciendo explotar cachorros de dinamita.

Para el 4 de octubre se supo que elementos de sendero luminoso del Perú estaban en Achacachi y en el Chapare se conformaba el Ejercito de Dignidad Nacional un tal Francisco Cortés fue encontrado con artefactos explosivos y fue luego liberado en el gobierno de Evo Morales.

El 8 de octubre se registraron enfrentamientos con mineros de Huanuni en Ventilla y esto exaltaba los ánimos, se dijo que habían 17 heridos y la ciudad de La Paz tenía ya tres semanas semi paralizada bombardeada por noticias de último momento que anunciaban la llegada de 3000 mineros, la toma del agua y su envenenamiento por comunaríos y otras ocurrencias que se difundían por medios radiales con absoluta falta de responsabilidad.

El 10 de octubre el gobierno el gobierno ofreció un decreto a los mineros asociados en FENCOMIN buscando la forma de desactivar su movilización pero todo lo que trataba de hacer ya no tenía eco en la conspiración y el 12 de octubre los enfrentamientos en El Alto dejaron 26 muertos y heridos, esto desató una furia descabellada en los alteños que era lo que buscaba la conspiración, y fíjese usted el 11 de octubre en la noche se emite el decreto 27209 para garantizar el suministro de gasolina a la ciudad de La Paz, cuyas actividades ya no podían desarrollarse con normalidad y se encarga de ello al Ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, este operativo se llevó a cabo junto con soldados resguardando las cisternas que tenían que bajar por el viejo camino que une a la ciudad de El Alto con La Paz y ese camino estaba asediado por activistas con la amenaza de lanzar cachorros de dinamita, pues bien fue ese decreto el que utilizó la fiscalía para acusarnos de genocidio.

El 13 de octubre las movilizaciones se situaron en la plaza San Francisco, la Portada, el Prado, Ovejuyo y Chasquipamapa, el vicepresidente Carlos Mesa decide dar “un paso al costado” la noche del 12 de octubre el Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada luego de extensas reuniones accede a firmar un decreto que establece la realización de consultas y debates nacionales para definir la política de exportación de gas, pero ya era tarde, ese decreto no logra calmar los ánimos sociales.

El 14 de octubre la NFR le pide al gobierno considerar la convocatoria a una Asamblea Constituyente, referéndum para consultar la política hidrocarburifera y modificación de la ley de hidrocarburos, esto como respuesta a los movilizados para que cesen los actos de violencia, la respuesta de Evo Morales fue de rechazo tratándola de distraccionista.

El 15 de octubre la señora Ana María Campero y Juan Claudio Lechín declaran una huelga de hambre pidiendo la renuncia del Presidente a la cual comienzan a sumarse ciudadanos de la zona sur de La Paz. Ese día en Patacamaya se produce un hecho entre militares y mineros que llevaban más de dos mil cartuchos de dinamita, lo efectivos disparan las llantas de los camiones en los que se movilizaban con un saldo luctuoso de tres muertos y el 17 de octubre la NFR deja el gobierno, en horas de la mañana, por la tarde el Presidente envía una carta dejando en manos del congreso su renuncia.

Así suceden las cosas en Bolivia, fueron quince días los que dieron al traste con los valores democráticos y nos llevaron a una época oscura y peligrosa que quisiera reflexionar contigo.

de napuco Publicado en 1

TERTULIAS ACTO VIII


evo morales indiofelipe quispehugo banzer

Las cosas tienen un principio ni duda cabe, pero este principio siempre está precedido de procesos, en los cuales se  prepara el terreno, es igual a la siembra y luego viene la cosecha, en este caso fíjese usted fue como si el diablo hubiera activado el polvo del mal para capturar el alma nacional y ahora se está riendo a carcajadas al ver el fruto de sus esfuerzos y la estupidez de la gente que cree que hizo bien al desatar los demonios.

Me refiero al período previo al 2002, cuando el general Banzer al fin culminó su sueño de ser Presidente constitucional, luego de haber sido dictador durante siete años, ¿limpiaba su imagen? Al final, él pudo haber creído eso, pero, la dictadura pesa más que la democracia a la hora de hacer cuentas, y ese pasado lo tenía prisionero. La cárcel en la que se metió se llamaba democracia. Como dictador en sus siete años no permitió la disidencia ni la oposición política, ahora en democracia tenía que soportar ambas cosas. Esto le llevaba a dos caminos: volver a reprimir o dejar pasar. Reprimir no era posible, ya la historia había hecho su senda y los activistas sindicales sabían que si provocaban a Banzer y le empujaban a reprimir esto les convertía nuevamente en héroes y les daba banda para desestabilizarlo, más aún cuando el Congreso tenía una oposición que actuaba como el cajón de resonancia para sus fechorías.

Así que el general de la mano dura estaba esposado. Mire le recuerdo estos sucesos para que recupere la memoria y vea a lo que me refiero. Solo en el mes de julio de 2001 en la primera quincena el gobierno tuvo que soportar el enfrentamiento entre comuneros y el Ejercito con dos muertos y turistas varados en Copacabana, la toma de rehenes entre ellos un niño de doce años por 95 personas en la Superintendencia de Bancos amenazando con hacerla explotar, la reunión de Evo Morales y Felipe Quispe junto con Oscar Olivares “héroe” de la guerra del agua, para convocar a un bloqueo de caminos contra el modelo económico. El 18 de julio el Presidente del Senado Leopoldo Fernández se reunía con Felipe Quispe y Evo Morales para pactar el retiro de los militares a sus cuarteles con el fin de evitar más enfrentamientos en el campo. Pero al día siguiente, cuando cinco Ministros de Estado junto con Leopoldo Fernández fueron a la Federación de Campesinos Túpac Katari, fueron recibidos de tal manera que por poco los matan y tan suelto de cuerpo Quispe que firmaba un pacto de no agresión día antes, ahora declaraba que “no vamos a levantar ningún bloqueo, han arrastrado e nuestros abuelos, han violado a nuestras hijas y eso no lo vamos a permitir”. Total; el altiplano paceño estuvo bloqueado durante veinte días.

En premio a esto el gobierno del general el 21 de agosto fecha conmemorativa del golpe de 1971, les ofrece a los campesinos 70 millones de dólares mejorando su oferta inicial de 36 para el desarrollo agrícola más una indemnización de 50 mil bolivianos a los fallecidos en los conflictos sociales. Dígame si esto no es estar prisionero del pasado.

Si quiere le cuento otra. La que se produjo en septiembre de ese año en medio de la erradicación de la coca muere un cocalero Ramón Pérez y esto ocasiona manifestaciones en Santa Cruz y Cochabamba con la CSUTCB y el CIDOB declarando fin de la tregua por la muerte de ese campesino en Loma Alta, para el 12 de octubre ya estaba convocado el bloqueo de caminos.

Felipe Quispe y Evo Morales jugaban como gatos con el ratón del gobierno, lo desafiaban cuando y donde querían y en el Congreso en vez de unirse como demócratas, se solazaban y se disparaban entre ellos creyendo que cada quien ganaría luego.

Así se preparó la cama para octubre del 2003.

 

de napuco Publicado en 1

TERTULIAS ACTO VII


 

 

felipe quispe

Bueno mi querido amigo, Goni supo que yo sería su Ministro y esa era una ironía mordaz del destino. Pero las cosas son como son. Y aquel 6 de agosto de 2003 yo estaba jurando en el Palacio como Ministro y dos meses después me veía envuelto en uno de los episodios más importantes del siglo XXI, uno de los momentos en los que la historia hace una mueca de dolor y tiene un espasmo porque el tiempo cambia y las cosas nunca volverán a ser como antes.

En el Palacio esa ceremonia del juramento esta siempre preñada de un aire de suspenso, donde el Poder, la intriga, la adulación, las miradas, las sonrisas y los deseos impregnan el aire y todo gira como en una rueda del molino, yo sentía curiosidad, miraba a quienes me abrazaban y me deseaban éxito como si me estuvieran mandando una advertencia. Son todos los conocidos en esa ruta que la vida traza y te rodea de nombres y personas que por alguna razón forman parte ahora de tu vida y se cruzan en tu camino para compartir un mismo destino.

No tuve tiempo de hacer mucho, el Ministerio que me asignaron no tenía oficinas propias, personal suficiente y había que comenzar casi de cero, así que mi tiempo se consumía en armar el Ministerio y resolver toda su estructura para luego cumplir con los objetivos que se tenían uno de los cuales era frenar la crisis financiera que el sistema estaba atravesando y el otro procurar mantener la paz con el sector de jubilados siempre dispuesto a movilizarse por demandas variopintas.

Entre la construcción de la estructura orgánica del Ministerio, buscar un espacio físico y recibir las visitas de personajes del mundo financiero se fue agosto y septiembre, cuando la estructura administrativa estuvo completa, el presupuesto asignado y la información analizada, comenzaron los problemas y las demandas, una de ellas la declaratoria de huelga de hambre de Felipe Quispe en demanda de la liberación de un campesino de apellido Huampo.

Todo el trabajo se paralizó y mi tiempo de construcción dio paso al tiempo de discusión. Todo comenzaba a agitarse y yo me decía que la experiencia de un partido como el MNR junto con el MIR era suficiente para calmar esas aguas, no tenía idea de lo que me esperaba. Si carajo! Nadie podía predecir que esas aguas iban a convertirse en un rio furioso que se llevaría todo a su paso. La sensación que se vivía en el Palacio era que todo tenía un interés político de este o aquel dirigente que querían mantener su vigencia en el escenario y que por tanto era cuestión de negociar y de darles curso a sus ambiciones en la medida que el interés político lo permita.

El pedido de Felipe Quispe para liberar a un campesino acusado de asesinato con huelga de hambre por medio era considerado una maniobra para recuperar liderazgo en el sector campesino y el gobierno envió a ministros del área para negociar. Pero Quispe no tenía la menor intención de negociar nada, quería violencia y muertos, quería incendiar a media Bolivia y todo lo que hacía eran tácticas para confundir, cosa que logró en toda su amplitud. Entre Huampo y Huarisata hay una enormidad de hechos que vistos ahora a la distancia resultan tan evidentes que solo la ceguera producida por un equivocado sentido de la autosuficiencia y menosprecio por las personas y sus conductas pudo conducir al desastre que se tuvo.

Mire usted le hago una síntesis de lo que paso: el 15 de septiembre a Quispe ya no le importaba la suerte de Huampo quería la apertura de la carretera Cotapata – Santa Bárbara, que se paralicen las erradicaciones de cocales en los yungas y Caranavi, que se detenga el proyecto de exportación de gas a los Estado Unidos, que se realice el saneamiento de tierras y que se entregue mil camiones para el transporte de productos, que tal! Si eso no era hacer política pura dígame usted que era, mil camiones para transportar productos, y una exportación de gas a los Estados Unidos, que le parece esa demanda! Y todo eso fue con la yapa de los consabidos bloqueos de camino, amenazas que fueron acompañadas por Felipe Quispe con esta declaración “queremos evitar los enfrentamientos, pero comenzaremos a bloquear en cualquier momento. Ya nos hemos cansado de que nos sigan engañando. El movimiento no parará hasta que el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada deje el gobierno por incapaz”

Eso se dijo a mediados de septiembre el 17 de octubre Sánchez de Lozada estaba dejando el gobierno y salía al exilio. Lo que le voy a relatar a continuación me hace todavía erizar los pelos del cuerpo, porque toda esa mezcla de conspiraciones y sangre no fue casual, fue el resultado planificado de un proceso de sedición para encaramar a elementos sindicales corporativos e instaurar un ciclo de dictadura disfrazada de democracia.

de napuco Publicado en 1

TERTULIAS ACTO VII


REV. 9 ABRIL21060

Aquel 6 de agosto del 2003 ingresé al Palacio de Gobierno habiendo sido nominado como Ministro de Servicios Financieros. Una semana antes Manfred me comunicó que le había entregado al Presidente Sánchez de Lozada los tres nombres que debían representarlo en el Gabinete, uno era el mío. Me contó que cuando escuchó mi nombre le había preguntado si estaba seguro, Manfred le respondió que sí y que iba a ser uno de sus mejores Ministros.

La pregunta de Goni , tenía que ver con una vieja historia, que se remontaba a los años 80 cuando el Doctor Paz volvió por tercera vez a ser Presidente, dictaminó el famoso D.S. 21060 con Gonzalo Sánchez de Lozada como Presidente del Senado Nacional y posteriormente fue Ministro de Planeamiento con la misión de implementar el decreto.

Yo era en ese entonces Sub Gerente de Desarrollo del Banco Central, es decir era ejecutivo y cómo tal tenía que ayudar en la operatividad del decreto, pero mucho antes de eso, fui dirigente sindical del Banco y en ese accionar llegué a ser asesor económico de la Central Obrera Boliviana, cuando el poderoso Juan Lechín Oquendo la gobernaba, esos antecedentes adornados por una huelga dura que sostuvimos en el gobierno de la UDP contra las medidas económicas de reajuste que buscaban reducir los déficit fiscal y de cuenta corriente, que duró tres meses, me convertían en algo así como un peligroso elemento a  los ojos del gobierno .

Cierta ironía se desparramaba en esa pregunta, pues el MNR dejó que el sindicato del Banco Central le ocasionará la paralización de las actividades económicas al Dr. Siles Suazo, buscando su alejamiento como sucedió al final, hecho que facilitó el retorno del Dr. Paz en 1985, claro que la huelga del Banco fue una de las causas para que eso suceda, los mineros y fabriles también hicieron lo suyo. Golpearon al gobierno que se consideraba popular y democrático.

Al final el Dr., Siles Suazo renunció a un año de su mandato y el Dr. Paz ganó esas elecciones con la ayuda de la UCS, y emitió el decreto que revolvía todo el sistema económico que hasta ese momento se había sostenido después de las tres medidas del año 1952 que el mismo Dr. Paz ejecutó y que convertía al Estado en el eje central del manejo económico.

Fueron años terribles, en los que la democracia se puso a prueba con mucho rigor. La incomprensión de los sectores sociales al gobierno de la UDP y la misma composición del gobierno donde comunistas y social demócratas no encontraron otra manera de resolver la aguda crisis económica que recibieron de la dictadura militar, que no sean las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional con la promesa de otorgar créditos para paliar la situación lo que llevó al desencanto de la COB y su furia para recordarles que ese era el camino de los gobiernos que cambiaban de piel pero en el fondo eran los mismos, es decir que aplicaban la  política económica que era la misma que ejecutó la dictadura en si ciclo desde 1964 hasta 1982.

Con la victoria del Dr., Paz se cerraba el ciclo del capitalismo de Estado y se habría el ciclo del neoliberalismo económico. Recuerdo que en el Congreso cuando se leía el decreto, muchos diputados de izquierda se tomaban la cabeza y no podían creer lo que oían, agitados salían del Hemiciclo para intercambiar ideas y no atiban a entender lo que estaba sucediendo. Ante semejante respuesta estaban seguros de que la COB iba a levantar los muertos de sus tumbas para terminar con semejante atrevimiento.

Es en ese escenario en el que yo como ejecutivo del Banco Central tenía que implementar los artículos relacionados con el bolsín que no era otra cosa que una flotación sucia de las divisas que se remataba en el Banco una vez por semana. Bueno todo esto viene a cuento para que comprenda que mi nombramiento como Ministro de Goni era algo bastante peculiar por darle un nombre. Ahora le cuento que pasó.

 

 

 

 

 

de napuco Publicado en 1