TERTULIAS ACTO VIII

evo morales indiofelipe quispehugo banzer

Las cosas tienen un principio ni duda cabe, pero este principio siempre está precedido de procesos, en los cuales se  prepara el terreno, es igual a la siembra y luego viene la cosecha, en este caso fíjese usted fue como si el diablo hubiera activado el polvo del mal para capturar el alma nacional y ahora se está riendo a carcajadas al ver el fruto de sus esfuerzos y la estupidez de la gente que cree que hizo bien al desatar los demonios.

Me refiero al período previo al 2002, cuando el general Banzer al fin culminó su sueño de ser Presidente constitucional, luego de haber sido dictador durante siete años, ¿limpiaba su imagen? Al final, él pudo haber creído eso, pero, la dictadura pesa más que la democracia a la hora de hacer cuentas, y ese pasado lo tenía prisionero. La cárcel en la que se metió se llamaba democracia. Como dictador en sus siete años no permitió la disidencia ni la oposición política, ahora en democracia tenía que soportar ambas cosas. Esto le llevaba a dos caminos: volver a reprimir o dejar pasar. Reprimir no era posible, ya la historia había hecho su senda y los activistas sindicales sabían que si provocaban a Banzer y le empujaban a reprimir esto les convertía nuevamente en héroes y les daba banda para desestabilizarlo, más aún cuando el Congreso tenía una oposición que actuaba como el cajón de resonancia para sus fechorías.

Así que el general de la mano dura estaba esposado. Mire le recuerdo estos sucesos para que recupere la memoria y vea a lo que me refiero. Solo en el mes de julio de 2001 en la primera quincena el gobierno tuvo que soportar el enfrentamiento entre comuneros y el Ejercito con dos muertos y turistas varados en Copacabana, la toma de rehenes entre ellos un niño de doce años por 95 personas en la Superintendencia de Bancos amenazando con hacerla explotar, la reunión de Evo Morales y Felipe Quispe junto con Oscar Olivares “héroe” de la guerra del agua, para convocar a un bloqueo de caminos contra el modelo económico. El 18 de julio el Presidente del Senado Leopoldo Fernández se reunía con Felipe Quispe y Evo Morales para pactar el retiro de los militares a sus cuarteles con el fin de evitar más enfrentamientos en el campo. Pero al día siguiente, cuando cinco Ministros de Estado junto con Leopoldo Fernández fueron a la Federación de Campesinos Túpac Katari, fueron recibidos de tal manera que por poco los matan y tan suelto de cuerpo Quispe que firmaba un pacto de no agresión día antes, ahora declaraba que “no vamos a levantar ningún bloqueo, han arrastrado e nuestros abuelos, han violado a nuestras hijas y eso no lo vamos a permitir”. Total; el altiplano paceño estuvo bloqueado durante veinte días.

En premio a esto el gobierno del general el 21 de agosto fecha conmemorativa del golpe de 1971, les ofrece a los campesinos 70 millones de dólares mejorando su oferta inicial de 36 para el desarrollo agrícola más una indemnización de 50 mil bolivianos a los fallecidos en los conflictos sociales. Dígame si esto no es estar prisionero del pasado.

Si quiere le cuento otra. La que se produjo en septiembre de ese año en medio de la erradicación de la coca muere un cocalero Ramón Pérez y esto ocasiona manifestaciones en Santa Cruz y Cochabamba con la CSUTCB y el CIDOB declarando fin de la tregua por la muerte de ese campesino en Loma Alta, para el 12 de octubre ya estaba convocado el bloqueo de caminos.

Felipe Quispe y Evo Morales jugaban como gatos con el ratón del gobierno, lo desafiaban cuando y donde querían y en el Congreso en vez de unirse como demócratas, se solazaban y se disparaban entre ellos creyendo que cada quien ganaría luego.

Así se preparó la cama para octubre del 2003.

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1