TERTULIAS ACTO X

cocaevo

Cuando Gonzalo Sánchez de Lozada terminó de escribir su carta de renuncia condicionada a que el Congreso de la República la negara o ratificara, una de las frases resultó ser una premonición de lo que pasaría después. “…la democracia está bajo el asedio de grupos corporativos, políticos y sindicales que no creen en ella y que la utilizan según su conveniencia”  luego continua: “ …pero es mi deber advertir que los peligros que se ciernen sobre la Patria siguen intactos: la desintegración nacional, el autoritarismo corporativo y sindical y la violencia fratricida. Estos peligros se asientan en la circunstancia histórica en que los fundamentos de la democracia han sido puestos en cuestión…”

Los fundamentos de la democracia son los que ahora resaltan por su ausencia. Son once años en los cuales esos fundamentos se han pisoteado y desconocido en nombre de un proceso de cambio, que ha terminado con la institucionalidad, con el Estado de Derecho y la alternancia democrática. En estas tertulias quise poner los antecedentes primero para hacer las reflexiones después.

Mire usted si Bolivia no se encuentra en una situación de profunda división social y política, si los sindicatos y corporaciones denominados movimientos sociales no ejercen una verdadera dictadura política y no han generado violencia durante el derrocamiento y posteriores etapas de este proceso, sume usted a todo esto la descarada manera con la que – a pesar de haber un mandato democrático en el referéndum del 21 de febrero de 2016 negando la postulación al señor Evo Morales- se insiste en hacerla, la constante violación a la nueva Constitución Política del Estado, para favorecer las posturas políticas del régimen, la fractura democrática de los Poderes del Estado subsumidos en el Ejecutivo y el uso abusivo y corrupto de los recursos económicos, financieros y naturales de la Patria.

Esto es lo que veía el Presidente Sánchez de Lozada y por eso advertía de las consecuencias de la ruptura del orden constitucional. Octubre de 2003 fue el tiempo de quiebre y fractura de un proceso democrático instaurado en octubre de 1982, dos caras opuestas de la misma Bolivia.

Hoy estamos viviendo tiempos de retroceso, de desconocimiento de todo lo trabajado en veinte años sosteniendo- a pesar de las adversidades- la democracia y las libertades, valores que les sirvieron a quienes hoy día los atropellan, negando lo que entonces reclamaban como derecho.

Cuando los gobiernos de la democracia negociaban con los grupos sindicales en medio de bloqueos criminales por su alcance y daño a la economía nacional, ellos clamaban por sus derechos a la protesta y tanto los medios de comunicación como la Iglesia Católica salían en su defensa, hoy se enjuicia, se persigue, se exilia y se usa el crimen para callar la protesta social alcanzando a esos medios de comunicación y la propia Iglesia Católica con el palo a las libertades y garantías constitucionales.

Octubre de 2003 no sirvió para que aquellos males que se dijeron había que combatir se convirtieran en soluciones y para bienes en la vida nacional, no sirvió para que el respeto a la ley sea lo cotidiano y el fortalecimiento de las instituciones democráticas fuera un proceso en desarrollo permanente, no sirvió para que los enormes recursos económicos y financieros que percibieron en estos once años modificaran la estructura y base de la economía nacional, no sirvió para que el sistema de salud protegiera a todos como debe ser o la educación mejorara sus niveles de calidad.

Sirvió para retroceder, para alimentar ambiciones y riquezas del grupo en el Palacio de Gobierno, para aislar a Bolivia, para encajonar su economía y super explotar sus recursos naturales. En resumen Octubre de 2003 no sirvió para nada bueno. Este es mi punto de vista que con mucho gusto voy a desmenuzar en datos y cifras que demostraran lo que ahora afirmo, de la misma manera con que con datos, fechas y hechos he mostrado cómo se fue arrinconando a la democracia para instaurar la noche más negra de la historia nacional de los últimos años.

Anuncios
de napuco Publicado en 1